| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Videos |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Estudios Biblicos en vivo
Sermones
 Doctrina
 Estudios bíblicos
 Nuevo Orden Mundial
 Profecías de los últimos tiempos
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS ANUALES Y FIESTAS DE DIOS
 Años anteriores
 2017
 2018
 2019

 

 SERIES
 ¿Quién y que controla su mente?
 14 cosas para ver en Profecía
 Cristo y nuestro llamado
 Daniel y Apocalipsis
 Dios el Padre no fue el Dios del Antiguo Testamento
 El amor de Dios
 El Calendario Hebreo Calculado
 El Diezmo
 El lavamiento del agua por la Palabra
 El Sábado
 Epístola de Primera de Corintios
 Epístola de Segunda de Corintios
 Epístola de Primera de Pedro
 Epístola de Segunda de Pedro
 Gobierno en la Iglesia
 La gracia de Dios y el guardar los Mandamientos
 Las 10 mentiras mas creíbles de Satanás
 Matrimonio, divorcio y recasamiento
 Obras de ley y justificación
 Preparación para la Pascua y Panes sin Levadura
 Preparación para Pentecostés
 Proverbios para Jóvenes
 Respuestas bíblicas a los evangélicos
 Restaurando el Cristianismo original para hoy
 Sociedad adicta
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Serie: Preparación para la Pascua y Panes sin Levadura
Atrás
The Passover - Abraham, Isaac - Israel & Christ #1

La Pascua: Abraham, Isaac, Israel & Cristo  No.1

Fred Coulter  -  Enero 9, 2002

www.idcb.org

 

          El título de este sermón es La Pascua: Abraham, Isaac, Israel y Cristo. La mayoría de la gente cree que la Pascua comenzó con los hijos de Israel en Egipto. Sin embargo, vamos a ver que eso no es cierto. Comenzó mucho, mucho antes. Y la mayoría de la gente, hoy en día, cree que la Pascua es solo para los judíos. Sin embargo, los judíos la tienen en el día equivocado, y he cubierto eso totalmente en el libro La Pascua Cristiana.  Entonces, aproximémonos a esto desde un punto de vista totalmente diferente. Es por eso que dije, La Pascua: Abraham, Isaac, Israel y Cristo. 

 

          Primero que todo vayamos a Gálatas 3. Aquí, en Gálatas 3:29, encontré al traducirlo que Dios inspiró el griego de tal manera que si va a ser honesto al traducirlo, casi todas las versiones serán similares. Y la razón es porque no lo puede traducir en forma diferente. 

 

          Gálatas 3:29, “Y si ustedes son de Cristo, entonces son semilla de Abraham, y herederos de acuerdo a la promesa.” Daremos un vistazo en detalle a esto, en un momento.

 

          Vayamos al libro de Hebreos. Vayamos al capítulo 6. Creo que si usted va a través y mira los escritos del Nuevo Testamento estará muy sorprendido de cuanto del Nuevo Testamento está centrado en Abraham, y luego Abraham, Isaac, y Jacob, pero más en particular Abraham.

 

          Comencemos en Hebreos 6:13. “Porque Dios, después de prometerle a Abraham, juró por Sí mismo, dado que Él no podía jurar por nadie más grande, diciendo, “Ciertamente en bendición te bendeciré, y en multiplicación te multiplicaré.”  Entonces después que él había soportado pacientemente, obtuvo la promesa. Porque ciertamente, los hombres juran por el más grande, y confirmación con un juramento pone fin a todas las disputas entre ellos. En esta forma Dios, deseando mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la naturaleza inmutable de Su propio propósito, lo confirmó con un juramento;…” (Hebreos 6:13-17).  Quiero que entienda “la naturaleza inmutable de Su propio propósito”, porque esto enlaza con el plan de Dios, y el plan de Dios se enlaza con la Pascua y los Días Santos, así como el Sábado semanal. Entonces, esto es importante de entender.

 

          “Para que por dos cosas inmutables, en las cuales era imposible para Dios mentir, nosotros quienes hemos huido por refugio pudiéramos tener fuerte ánimo para echar mano de la esperanza que ha sido colocada delante nuestro; tal esperanza tenemos como un ancla del alma, segura y firme, y la cual entra en el santuario dentro del velo; donde Jesús ha entrado por nosotros como un precursor, habiendo llegado a ser un Sumo Sacerdote para siempre de acuerdo al orden de Melquisedec” (vs. 18-20). 

 

          Esto también nos dice algo muy importante. Que siempre debemos tener la esperanza que Dios le dio a Abraham, la esperanza de vida eterna. Necesitamos tener eso como segura y firme para el ancla de nuestra alma. En esa forma no vamos a ser llevados de aquí para allá por todo cada cosa que salga. Y como hemos estado encontrando en la serie de Hebreos, que lo que es importante es que tenemos un Sumo Sacerdote Quien está en el cielo a la mano derecha de Dios, y esto es lo más supremo que Dios podría hacer por nosotros mientras estamos en la carne. 

 

          Vayamos a Hebreos 13:8. Y aquí hay algo que es muy importante que necesitamos entender y recordar.  “Jesucristo es el mismo ayer [esto es, cuando Él era Dios del Antiguo Testamento], y hoy [esto es, bajo el Nuevo Pacto], y por siempre [esto está en llevar el plan de Dios hasta las eras de la eternidad].” Entonces necesitamos realmente tener estas cosas como un prefacio antes de entrar en la Pascua concerniente a Abraham, Isaac, Israel, y Cristo.

 

          Volvamos a Gálatas 3, y veamos algo que es importante, algo que es profundo. Tomemos aquí en Gálatas 3:6. “Es exactamente como está escrito: “Abraham le creyó a Dios,…” Esta es una declaración profunda. Él le creyó a Dios. Y eso es lo que tenemos que hacer también en el Nuevo Pacto. Él no creyó tan solo en lo que Dios le dijo. Bueno, él lo hizo, pero él le creyó a Dios. Y esto es lo que necesita ser para todos nosotros, que le creamos a Dios. Cuando Dios dice algo, lo creemos porque Dios lo dijo. Entonces por tanto le creemos a Dios. Note, “…y le fue contado por justicia.”  Esto esta diciéndonos entonces, que cuando le cree a Dios, totalmente y completamente, usted es recto delante de Él. Justicia le es imputada. Veremos cómo viene esto cuando vayamos al libro de Génesis en tan solo un minuto. “Por causa de esto, ustedes deberían entender que aquellos que son de la fe son los verdaderos hijos de Abraham” (Gálatas 3:6-7). Esto es, los hijos espirituales. Hubo hijos físicos a través de Isaac, Jacob e Israel. 

 

          “En las Escrituras, Dios, viendo por adelantado que Él justificaría a los gentiles por fe, predicó el evangelio de antemano a Abraham,…”  ¿Cuándo ha escuchado que el Evangelio fue predicado a Abraham? Aquí esta. Y el Evangelio comienza con lo que Él le dijo a Abraham, “…diciendo, “En ti todas las naciones serán benditas.” Es por esta razón [porque Abraham creyó] que aquellos que son de fe están siendo bendecidos con el creyente Abraham” (vs. 8-9).

 

          Vayamos al libro de Génesis y veamos esto. Y veremos que la Pascua no comenzó con Israel, sino comenzó con Abraham. Y veremos que es el mismo día que Dios dio la Pascua a Israel. Y veremos que la razón de porque guardamos la Pascua hoy en día es a causa de Abraham. Eso es lo que dice en Gálatas 3:29. “Y si ustedes son de Cristo, entonces son semilla de Abraham, y herederos de acuerdo a la promesa.” Y entonces así mismo, cuando participamos de la Pascua, porque estamos llegando a ella prontamente, necesitamos entender las palabras que Jesús dio, las palabras del Nuevo Pacto, necesitamos creer. 

 

          Vayamos a Génesis 12. Comencemos en el verso 1. “Y el SEÑOR dijo a Abram, “Sal de tu país, y de tu parentela, y de la casa de tu padre a una tierra que te mostraré.…”  Mantenga aquí su lugar, y vayamos a Lucas 14, porque quiero dejar algo muy claro. Que Abraham cumplió este requerimiento que Jesús dio en el evangelio de Lucas, comenzando en el verso 26. Leamos el verso 25 y luego leeremos el verso 26.  “Y grandes multitudes iban con Él; y Él se giró y les dijo,…” Esto también es importante de entender. A multitudes de gente les gusta usar el nombre de Cristo, como clamar que son cristianos, como pensar en ellos como cristianos, pero se alegran tan solo como la gente quien estaba aquí que llegaron porque estaban buscando cosas físicas. Ellos recordaban la alimentación de los 4000, la de los 5000, y demás. Entonces Jesús se volvió e hizo un punto muy importante aquí. Él dijo, “Si alguno viene a Mí y no odia a su padre, y madre, y esposa, e hijos, y hermanos y hermanas, y, además, también su propia vida, no puede ser Mi discípulo.” Entonces no es como dicen los protestantes, “Todo lo que tiene que hacer es dar su corazón al Señor.” No, tiene que hacer lo mismo que hizo Abraham. Este es un requerimiento de Abraham, detallado ahora un poco más cercanamente para nosotros. Y donde dice, “no puede ser Mi discípulo”, significa la imposibilidad de ser un discípulo de Jesucristo. Entonces podemos enlazar esto. Si no le cree a Dios, si no le cree a Cristo, si no guarda Sus mandamientos, usted no es de Cristo. Puede clamar serlo, puede pensar que lo es. Incluso puede tener a algunas personas importantes a quienes usted ve en este mundo como sus líderes espirituales, pero a menos que usted haga lo que Jesús dijo aquí, usted no es Su discípulo. 

 

          Verso 27, “Y quien quiera que no cargue su cruz y venga tras de Mi…”  Lo que significa que tiene que ir a través de las pruebas y dificultades que sean por las que va y cargar su cruz.  “…no puede ser Mi discípulo.”  Entonces recuerde lo que dijo Jesús, el camino amplio, el camino fácil. Muchos van por ese camino con el nombre de Cristo, pero va a terminar en destrucción. Entonces Él da un poco más y dice, “Porque ¿quién de ustedes, deseando construir una torre,…”  Puede leer el resto de esto allí. Calcule si tiene lo suficiente para terminarla o no. Y si no, la gente se le va a burlar y decir, “Comenzó pero no terminó.” O un rey, yendo contra otro, él calcula si puede ir en contra de 20,000 con sus 10,000, y si puede ganar o no, si no entonces se adelanta y hace paz.

 

          Verso 33 dice, “En la misma forma también, cada uno de ustedes quien no abandone todo lo que posee no puede ser Mi discípulo.” ¿Qué es lo más difícil de dejar? Mucha gente ha salido de tierras. Mucha gente ha salido de países. Mucha gente ha dejado familias, pero ¿qué es lo más difícil de dejar?  A sí mismo. Usted debe rendir el sí mismo para llegar a ser una nueva criatura en Cristo. 

 

          Volvamos a Génesis 12. Veamos cómo comenzó el Evangelio. Y cuando leemos en Mateo, Marcos, Lucas y Juan, y todo el Nuevo Testamento es un cumplimiento detallado y ejecución de esta promesa, la cual fue dada a Abraham por Dios directamente en Génesis 12:2. “Y haré de ti una gran nación. Y te bendeciré y haré tu nombre grande. Y serás una bendición. Y bendeciré a aquellos que te bendigan y maldeciré al que te maldiga. Y en ti todas las familias de la tierra serán benditas.”  Esta es una promesa muy amplia, ¿cierto? Entonces, por tanto literalmente, el resto de la Biblia a partir de este punto muestra como Dios cumplió estas promesas y estuvo ejecutándolas. Y como el ejecutar estas promesas va claramente a través del milenio, a través del Último Gran Día, a través de la Nueva Jerusalén llegando a esta tierra, y hasta toda la eternidad. Entonces es algo tremendo. “Entonces Abram partió, incluso como el SEÑOR le había hablado.…” (Génesis 12:2-4). 

 

          Vayamos a Génesis 15. Veamos donde entonces, Dios da un poquito más entendimiento de lo que Él le prometió. Él le creyó a Él. Él no le dio ningún detalle. Él dijo, “Te bendeciré.” Así él partió. Por favor entienda esto: esto es lo mismo con nosotros. Muchas veces Dios nos hace hacer cosas que no entendemos ahí mismo. Luego, Él nos lo revela. Aquí está la parte posterior que Él reveló un poquito más a Abram, o Abraham. Vamos a ver que hay dos cosas aquí. Vamos a ver que esto tuvo lugar sobre un periodo de dos días, y que estos dos días son la Pascua, el 14 del primer mes, y el primer día de la Fiesta de Panes sin levadura, el 15 del primer mes. Probaremos esto después que entremos en eso. 

 

Veamos esto. Entonces Él dio la promesa, comenzando en el verso 4. Él dijo, “…sino el que saldrá de tus propios lomos será tu heredero.” Entonces hay una simiente física. Primero esta lo físico, luego lo espiritual. Eso es lo que dijo Pablo. El primer hombre, Adán, era de la carne. El segundo Adán, Cristo, era del cielo. Hay un cuerpo natural el cual es sembrado en la resurrección y levantado en un cuerpo espiritual. Entonces aquí tenemos lo mismo. Dios está dando la promesa de un heredero físico—un hijo. 

 

Luego una segunda promesa es dada. Verso 5, “Y lo llevó afuera, y dijo, “Mira ahora hacia los cielos y cuenta las estrellas—si eres capaz de contarlas.” Y le dijo, “Así será tu descendencia”.”  Esto es algo asombroso. Y recuerde, en aquel tiempo no había contaminación alrededor que oscureciera la visión de las estrellas. ¿Cuándo ve las estrellas? En la noche. Lo que Dios está haciendo aquí, Él está trayendo las palabras del pacto a Abraham. Estas son las palabras del pacto que Dios le dio a Abraham. Él expande hacia esto porque hay 2 partes aquí: la simiente física y la simiente espiritual. 

 

          Mantenga aquí su lugar y vayamos a Mateo 13, y veremos la promesa de la simiente espiritual asemejada a las estrellas. Entonces Él aquí está dando 2 promesas a Abraham. Una simiente física de sus propios lomos. Una simiente espiritual, la cual vendría a través de Cristo, como sabemos, Gálatas 3:29, que si ustedes son de Cristo entonces son simiente de Abraham y herederos de acuerdo a la promesa.

 

          Vayamos a Mateo 13:43.  “Entonces los justos resplandecerán en adelante como el sol en el reino de su Padre. Aquel que tenga oídos para oír, oiga.

 

          Vayamos a I Juan 3, y veamos algo muy importante, como será cuando seamos seres espirituales glorificados. I Juan 3:1, “¡He aquí! ¡Que glorioso amor nos ha dado el Padre, que deberíamos ser llamados los hijos de Dios! Por esta misma razón, el mundo no nos conoce porque no lo conoció a Él. Amados, ahora somos los hijos de Dios, y no ha sido revelado aun lo que seremos; pero sabemos que cuando Él sea manifestado, seremos como Él, porque lo veremos exactamente como Él es” (I Juan 3:1-2).

 

          Vayamos a Apocalipsis 1 de modo que podemos mostrar que cuando Dios sacó a Abraham y le mostró las estrellas, estaba literalmente mostrándole la gloria de su simiente espiritual por venir a través de Cristo. Apocalipsis 1:13, “Y en el medio de los siete candeleros uno como el Hijo de hombre, vestido en una prenda alcanzando los pies, y ceñido por el pecho con una coraza de oro. Y Su cabeza y Su cabello eran como lana blanca, blanca como nieve; y Sus ojos eran como una llama de fuego; y Sus pies eran como latón fino, como si ellos brillaran en un horno; y Su voz era como el sonido de muchas aguas. Y en Su mano derecha tenía siete estrellas, y una espada afilada de dos hojas salía de Su boca, y Su semblante era como el sol brillando en su completo poder” (Apocalipsis 1:13-16). ¿Qué es una estrella? Una estrella es un sol. Sabemos eso, ¿cierto? Sí. Entonces cuando Dios le dijo a Abraham que serían como las estrellas, y que así sería su simiente, esto está hablando de la simiente espiritual. 

 

          Vayamos a Filipenses 3:20.  “Pero para nosotros, la mancomunidad de Dios existe en los cielos, desde donde también estamos esperando al Salvador, el Señor Jesucristo; Quien transformará nuestros viles cuerpos, para que puedan ser conformados a Su glorioso cuerpo [y acabamos de verlo en Apocalipsis 1], de acuerdo al trabajo interno de Su propio poder, por el cual Él es capaz de someter todas las cosas a Sí mismo” (Filipenses 3:20-21). Entonces cuando Dios le dijo a Abraham que su simiente iba a ser como las estrellas del cielo por multitud, Él no solo estaba mostrando el número, también estaba mostrando la clase de gloria que tendrán. 

 

          Volvamos a Génesis 15, y leamos esto nuevamente. Algunas personas pueden preguntar: ¿“Así será tu descendencia”, no se refiere solo a la descendencia física?  Bien, ¿cuál es el plan de Dios general para los seres humanos? Llegar a ser los hijos de Dios. 

 

          Volvamos a I Juan 3 y responderemos la pregunta. Porque cuando recibimos el engendramiento del Espíritu Santo, recibimos la semilla de vida eterna. Y en el griego la semilla es llamada sperma. Infortunadamente I Juan 3:9 es totalmente mal interpretado por los protestantes que dicen que si usted es nacido de nuevo, no puede pecar. Esto es, si tiene una experiencia de conversión, no puede pecar. Eso no es cierto.

 

          Vayamos al capítulo 5 y veamos la contradicción a eso. Verso 16, “Si cualquiera ve a su hermano pecando un pecado que no es hacia muerte,…”  ¿No dice esto que una persona que es convertida es capaz de pecar? ¿Cierto? ¿No es un hermano convertido? Sí. Y si él peca un pecado que no es hacia muerte, eso significa es un pecado del que puede arrepentirse. “…él pedirá, [esto es, orará por él] y Él [Dios] le dará vida para aquellos que no pecan hacia muerte. Hay un pecado hacia muerte, concerniente a ese pecado, no digo que él debería hacer alguna súplica a Dios” (1 Juan 5:16). Esto muestra dos cosas: Gente convertida puede pecar. Gente convertida, de acuerdo a los protestantes, son nacidos de nuevo. Pero esta no es una interpretación correcta. Nadie es nacido de nuevo sino hasta la resurrección. Leamos la traducción adecuada del verso 9 en I Juan 3: “Todo aquel que ha sido engendrado por Dios no practica pecado porque Su semilla de engendramiento [esta es de Dios el Padre, lo cual es el engendramiento, por eso puse en cursiva de engendramiento] está viviendo dentro de él, y no es capaz de practicar pecado porque ha sido engendrado por Dios.” Entonces cuando habla de descendencia en Génesis 15, vemos que hay descendencia física, y también vemos que hay descendencia espiritual. Es por eso que comencé con que si son de Cristo entonces son simiente (espiritual) de Abraham y herederos de acuerdo a la promesa.

 

          Ok, volvamos a Génesis 15 porque vamos a encontrar cuán importante es esto. Y recuerdo cuando entendí esto por primera vez, hace como 4 o 3 años. Fue realmente algo que me abrió los ojos. Entonces iremos a través de esto y lo aclararemos para usted. Ok, Génesis 15:5: “Así será tu descendencia.” En ambos casos, física y espiritual. Verso 6, “Y creyó en el SEÑOR. Y Él se lo contó por justicia.” Entendamos algo aquí. No hubo trabajo que hacer para Abraham porque es imposible contar las estrellas, ¿cierto? Él no podía tener hijos hasta ese momento, entonces no hubo trabajo para él. Él le creyó a Dios. Le fue contado por justicia. 

 

          Ahora, Dios le da una instrucción aquí.  “Y Él le dijo, “Yo soy el SEÑOR que te sacó de Ur de los Caldeos, para darte esta tierra para heredarla.” Y él dijo, “Señor DIOS, ¿cómo sabré que la heredaré?” Entonces Dios hizo algo profundo. Y esto tiene que ver con la propia crucifixión de Cristo y Su muerte, y ser puesto en la tumba. “Y Él le dijo a él, “Tómame una novilla de tres años de edad, y una cabra de tres años de edad, y un carnero de tres años de edad, y una tórtola, y una paloma joven.”” (Génesis 15:7-9). Esto significa que todos eran maduros.

 

          “Y él tomó todos estos para sí mismo, y los dividió por la mitad, y colocó cada pieza opuesta a la otra,…” Lo que significa que la columna está cerca la una a la otra y había un sendero entre estos animales cortados y puestos allí. Todo estaba allí, la sangre, las tripas, todo.  “…pero no dividió las aves.” Probablemente puso un ave a un lado y la otra al otro lado. ¿Cuál es el propósito de esto? Veremos eso. Este es un sacrificio y juramento especial maldiciente, que cuando uno toma tal promesa no puede romperla. Ahora, el verso 11, “Y cuando las aves de presa bajaban sobre los cadáveres de los animales, Abram las ahuyentaba” (vs. 10-11). 

 

Y sucedió, mientras el sol estaba bajando,…”  Esto es muy interesante, ¿cierto? Primero que todo, atrás en el verso 5 tenemos una noche, ¿cierto? Luego en la porción diurna del día, la cual fue el 14 del primer mes como veremos, él hizo el sacrificio de los animales. Note que no había altar, no hubo esparcimiento de sangre, y no hubo quema de esto por Abraham. Tan solo colocados allí. Tanto así que las aves, las cuales serían buitres, estaban sobrevolando. Y descendían sobre los cuerpos, y Abram las espantaba.  “que un profundo sueño cayó sobre Abram.…” Puede leer en el libro de la Pascua como esto es muy semejante a la hora cuando Jesús murió. Él murió a la hora tercera, y el sol estaba bajando a la hora tercera, ¿cierto? Sí. Entonces dos cosas pasaron aquí. “…un profundo sueño cayó sobre Abram.…” Un profundo sueño. ¿Qué es una persona que muere en Cristo? Está durmiendo. Entonces aquí es un profundo sueño. Esto es un tipo de muerte. Un tipo de la muerte de Cristo, tal vez a la misma hora que Jesús murió, cuando Él fue crucificado en el día 14, en la Pascua. “…Y he aquí, ¡un horror de gran oscuridad cayó sobre él! Y Él dijo a Abram, “Debes ciertamente saber que tu descendencia será peregrina en una tierra que no es de ellos, (y les servirán y los afligirán) cuatrocientos años. Y también juzgaré a esa nación a quien ellos servirán. Y después saldrán con gran sustancia. Y tú irás a tus padres en paz. Serás sepultado en buena vejez. Pero en la cuarta generación ellos vendrán de nuevo aquí, porque la iniquidad de los Amorreos no está aún completa” (vs. 12-16).

 

          Note el verso 17: “Y sucedió—cuando el sol bajó y era oscuro—…” Estamos en el segundo día, ¿cierto? ¿Cuándo comienzan y terminan los días de acuerdo a la Escritura? Al ocaso. Entonces tenemos el sol ocultándose, ¿cierto? Recuerde, comenzamos en la noche en los versos 4 y 5. Luego tuvimos la porción diurna con el sacrificio, y explicaremos el sacrificio en tan solo un minuto. Ahora, llegamos y el sol se ocultó y era oscuro. Entonces Dios hizo algo muy profundo para darle a Abraham la garantía de las promesas comenzando en el verso 4, llevadas a través de los versos 13, 14 y 15. Entonces Él hizo algo muy profundo: “…he aquí, un horno humeante y una lámpara ardiente pasó por entre aquellas piezas.” ¿Qué pasó cuando Dios pasó a través de aquellas partes? No nos dice directamente, pero diría por el contexto aquí, cuando Dios caminó entre las partes del sacrificio, aquellos animales fueron consumidos y nada quedó sino cenizas.

 

          Verso 18: “En el mismo día el SEÑOR hizo un pacto con Abram, diciendo, “Yo he dado esta tierra a tu descendencia, desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Éufrates, la tierra de los cineos, y los cenezeos, y los cadmoneos…”, y demás, todas las tribus de Canaán. ¿Dónde más encontramos una secuencia de 2 días? ¿Y cómo sabemos que este es el día 14 y 15? No podemos probarlo aquí, porque aquí no dice día 14 del primer mes, y no dice día 15 del primer mes. Sin embargo, si vamos a Éxodo 12 tenemos los días numerados, y lo tenemos para decirnos exactamente cuando esto tuvo lugar. 

 

          Vayamos a Éxodo 12. Nuevamente lo refiero al libro La Pascua Cristiana. Puede ir a través de el en detalle porque tenemos una explicación detallada de todo lo que está aquí porque hay gran confusión acerca de la Pascua. Y por supuesto es lógico que Satanás confundiría todo lo concerniente a la Pascua, porque si guarda la Pascua cristiana en la forma que Cristo quiere que lo haga, a la hora que él dice, y a la manera que Él dice, entonces usted pertenece a Cristo. Entonces el objetivo de Satanás es confundir esto, causar problemas con esto, cambiar el día si es posible. Y debido a que los judíos hoy en día guardan la Pascua en el 15, lo cual explico plenamente en el libro La Pascua Cristiana, ellos no reconocen a Cristo en absoluto. Porque para verdaderamente reconocer a Cristo, debe entender la verdad de la Pascua, porque Cristo, como veremos luego, murió en el día de la Pascua, a la misma hora que el sacrificio tuvo lugar y Abraham cayó en un sueño profundo. 

 

          Leamos las instrucciones aquí para los hijos de Israel, concerniente a la Pascua. No vamos a entrar en gran detalle, pero quiero resaltar esto. Comencemos en el verso 3. “Habla a toda la congregación de Israel, diciendo, ‘En el décimo día de éste mes tomará cada hombre un cordero por casa de padre, un cordero por casa. Y si la familia es demasiado pequeña para el cordero, él y su vecino próximo a su casa tomen de acuerdo al número de las almas, cada uno, de acuerdo al comer de su boca, contarán concerniente al cordero. Su cordero será sin mancha, [porque es un tipo de Cristo] un macho del primer año. Lo tomarán de las ovejas o de las cabras. Y lo guardarán hasta el comienzo del catorceavo día del mismo mes.…” El cual entonces es el primer mes porque dijo en el verso 2, “Este mes será para ustedes el comienzo de meses.” Entonces es el primer mes. Continuando v 6“…Y toda la asamblea de la congregación de Israel lo matará entre las dos noches” (vs. 3-6). Entre las dos noches es entre el ocaso y la oscuridad, lo cual es ampliamente probado en el libro, La Pascua Cristiana

 

          Entonces, debían comerla en esa noche, después de tomar de la sangre y poner en la puerta y demás y asarlo. Porque Él dice, verso 12, “Porque pasaré a través de la tierra de Egipto esta noche, y heriré a todos los primogénitos en la tierra de Egipto, hombre y bestia. Y ejecutaré juicio contra todos los dioses de Egipto.…” Luego Él dice, “Y la sangre será para ustedes una señal sobre las casas donde estén. Y cuando Yo vea la sangre, pasaré sobre ustedes.…” (vs. 12-13). Entendamos algo aquí muy importante. Todo Israel fue bendecido a causa de la Pascua, ¿pero la Pascua rescataba a quién? Los primogénitos, correcto. Hay un gran paralelo con esto para hoy con la iglesia de Dios la cual es la iglesia de los primogénitos, como veremos después, y también el resto del mundo. Entonces ¿cuán importante es la iglesia de Dios para el mundo? Mucho más importante de lo que hemos pensado. Tan importante como el primogénito de Israel en relación al resto, así la iglesia de los primogénitos, la cual somos nosotros hoy en día, es tan importante a Dios como para el resto del mundo. Entonces, ellos debían guardar esto como un memorial. 

 

Luego tenemos esto. Entendamos algo muy importante aquí. Aquí está la Pascua. Pasemos al verso 21. “Entonces Moisés llamó a todos los ancianos de Israel y les dijo, “Pónganse en marcha y tomen un cordero para sí mismos de acuerdo a sus familias, y maten el cordero de la Pascua. Y tomarán un manojo de hisopo y lo sumergirán en la sangre que está en la taza, y harán una impresión en el dintel y en los dos postes laterales con la sangre en la taza. Y ninguno de ustedes saldrá de la puerta de su casa hasta el alba.” Y esto literalmente significa la puesta del sol. Entonces no podían salir aquella noche. Explicamos todo eso en el libro La Pascua Cristiana. “Porque el SEÑOR pasará para herir a los egipcios. Y cuando Él vea la sangre sobre el dintel, y sobre los dos postes laterales, el SEÑOR pasará sobre la puerta, y no permitirá al destruidor entrar en sus casas para herirlos. Y ustedes observarán esta cosa como una ley para ustedes y para sus hijos por siempre. Y será que cuando hayan venido a la tierra la cual el SEÑOR les dará, de acuerdo a como Él ha prometido, que ustedes guardarán este servicio. Y será, cuando sus hijos les digan, ‘¿Que significa este servicio para ustedes?’ Entonces ustedes dirán, ‘Es el sacrificio de la Pascua del SEÑOR, Quien pasó sobre las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios y libró nuestras casas.’ ” Y el pueblo inclinó sus cabezas y adoró. Y los hijos de Israel fueron e hicieron como el SEÑOR le había ordenado a Moisés y a Aarón; así lo hicieron” (vs. 21-28).  Entonces a media noche Él hirió a los primogénitos.

 

          Vayamos a Números 33:3 porque queremos ver un poco de cronología aquí. Comencemos en el verso 1. “Estos son los viajes de los hijos de Israel, quienes salieron de la tierra de Egipto con sus ejércitos bajo la mano de Moisés y Aarón. Y Moisés escribió sus salidas de acuerdo a sus viajes por la orden del SEÑOR. Y estos son sus viajes de acuerdo a sus lugares de partida. Y ellos salieron de Ramesés en el primer mes, en el quinceavo día del primer mes.…” (Números 33:1-3). ¿Cuándo comienza el día 15? Justo después del ocaso del 14, ¿cierto? Sí. Ellos salieron en la noche, como veremos. No podían haber salido en la noche del 14 porque tenían que permanecer en sus casas. Y si guardaban la Pascua en el 15 entonces no podían haber salido sino hasta la mañana. Y si salieron en la mañana no podían haber salido en la noche. Es muy simple. Si usted va a trabajar a las 6 AM, no se presenta a las 6 PM. Es simple. Entonces salieron al día siguiente, esto es, al día siguiente a la Pascua. 

 

(Pase a la siguiente pista)

 

          Veamos lo que hicieron cuando dejaron sus casas. ¿Dónde estaban las casas de los hijos de Israel? Veremos un poco después que vivían en el área de Gosén. Esto era en el noroccidente del delta, la parte más escogida de Egipto, y tenían sus pequeñas villas allí esparcidas. Y entonces para ellos dejar Ramesés significa que tuvieron que reunirse en Ramesés y entonces salieron de allí. Entonces se reunieron en Ramesés en la porción diurna del 14. Y aquí esta lo que hicieron. Vayamos a Éxodo 12:33. “Y los egipcios estaban urgiendo al pueblo, para poder enviarlos fuera de la tierra rápidamente, porque ellos decían, “Somos todos hombres muertos.” Y la gente tomó su masa antes que estuviera leudada, sus artesas estando atadas a sus ropas sobre sus hombros. Y los hijos de Israel hicieron de acuerdo a la palabra de Moisés. Y pidieron [saquearon]…”  No tenían intención de devolverlo. “…pidieron artículos de plata, y artículos de oro, y vestidos de los egipcios. Y el SEÑOR dio al pueblo favor a la vista de los egipcios, y ellos concedieron su requerimiento, y despojaron a los egipcios.” (Éxodo 12:33-36). 

 

Algo clave aquí comenzando en el verso 37 hasta el 42. Leámoslo. “Y los hijos de Israel viajaron desde Ramesés hasta Sucot, los hombres siendo alrededor de seiscientos mil a pie, además de los pequeños.” Entonces de aquí es donde calculamos 1.8 millones. Si tenemos una mujer y un hijo por hombre, entonces tiene 1.8 millones de personas. “Y también una multitud mezclada subió con ellos, y rebaños y manadas, muchísimo ganado. Y ellos hornearon tortas sin levadura de la masa la cual sacaron de Egipto, porque no estaba leudada, porque fueron expulsados de Egipto y no podían permanecer, ni habían preparado ninguna comida para ellos mismos para el viaje” (vs. 37-39).

 

          Verso 40, de acuerdo al mandamiento de Dios. Recuerde lo que leímos en Números 33. “Ahora, el peregrinaje de los hijos de Israel en Egipto fue cuatrocientos treinta años, y sucedió al final de los cuatrocientos treinta años, fue incluso en ese mismísimo día, que todos los ejércitos del SEÑOR salieron de la tierra de Egipto. Es una noche para ser muy observada al SEÑOR por sacarlos de la tierra de Egipto. Esta es esa noche del SEÑOR para ser observada por todos los hijos de Israel en sus generaciones” (vs. 40-42). Esta no es la Pascua porque en la Pascua permanecieron en sus casas. Aquí salieron por la noche. ¿Cómo enlaza esto con Génesis 15?  Enlaza de esta forma, el verso 41. “Y sucedió al final de los cuatrocientos treinta años, fue incluso en ese mismísimo día,…” Mismísimo día, ¿en referencia a que? En referencia a Génesis 15. 

 

Volvamos allí y tomemos en el verso 17.  “Y sucedió—cuando el sol bajó [lo cual sabemos que comienza un nuevo día, ¿cierto?] y era oscuro—he aquí, un horno humeante y una lámpara ardiente pasó por entre aquellas piezas. En el mismo día  [siendo la noche] el SEÑOR hizo un pacto con Abram, diciendo, “Yo he dado esta tierra a tu descendencia,…” También, este “mismo día”, ¿qué parte tiene en el pacto? Vayamos al verso 13. “Y Él dijo a Abram, “Debes ciertamente saber que tu descendencia será peregrina en una tierra que no es de ellos [esto es todos los que estaban en Egipto], (y les servirán y los afligirán) cuatrocientos años [fue en realidad 430]. Y también juzgaré a esa nación a quien ellos servirán.…” Y Dios dijo que Él los juzgaba en la noche de la Pascua, ¿cierto? Sí. “…Y después saldrán con gran sustancia.” ¿Lo hicieron? Sí. “Y tú irás a tus padres en paz. Serás sepultado en buena vejez. Pero en la cuarta generación ellos vendrán de nuevo aquí, porque la iniquidad de los Amorreos no está aún completa” (Génesis 15:13-16). Entonces cuando el sol se ocultó, comenzando el 15, aquel mismo día Dios hizo el pacto que Él los sacaría y que heredarían la tierra. Entonces a esto es lo que se refiere el “mismísimo día”. Y Dios hizo esto al caminar a través de este sacrificio especial llamado un juramento maldiciente. Que significa que una vez que hace este juramento no puede cambiarlo. Y por supuesto, el horno humeante quemó todo el sacrificio completamente.

 

          Entonces, desde el verso 18, “el mismo día” equivale al mismo día en Éxodo 12:41, “mismísimo día”, esto es el día 15 del primer mes. Entonces por tanto cuando volvamos a Génesis 15, las promesas que Dios dio a Abraham fue entonces en la noche del 14, la cual es la misma noche en la que nosotros tomamos la Pascua, en la cual tenemos las promesas de vida eterna dadas a nosotros por Jesucristo en las palabras del Nuevo Pacto, ¿cierto? Sí. 

 

          Antes que continuemos entendamos un poco más acerca del juramento maldiciente. Vayamos a Jeremías 34. Esto nos dice que clase de juramento es este. No hay juramento más grande ni más fuerte. Y por supuesto, al hacer esto, Él no solo hizo el pacto con Abraham para sacar a los hijos de Israel, sino también Él predijo Su crucifixión futura. Entonces veamos este juramento, y veremos lo que pasa cuando la gente no lo guarda. Este es el juramento más solemne que tiene.

 

          Verso 8, “La palabra que vino a Jeremías del SEÑOR, después que el rey Sedequías había hecho un pacto con todo el pueblo en Jerusalén, para proclamarles libertad,”  Aquí está la libertad. Hicieron un pacto. Veremos como hicieron el pacto.  “Que cada hombre debería dejar a su siervo, y cada hombre a su siervasi fuera un hebreo o una hebreair libres, que ninguno debería esclavizar a un judío, su hermano entre ellos. Y todos los gobernadores obedecieron, y todo el pueblo quienes habían entrado en el pacto les permitieron ir libres, cada hombre a su siervo, y cada hombre a su sierva, de modo que ninguno debería ser más esclavizado entre ellos; y obedecieron y los dejaron ir” (Jeremías 34:8-10). 

 

Note lo que pasó aquí. “Pero después cambiaron y tomaron a los siervos y siervas a quienes habían liberado y los esclavizaron de nuevo como siervos y siervas” (vs. 11). Casi como faraón, cuando Moisés dijo, “Deja ir a mi pueblo.” Ellos no podían avanzar sin los siervos. Entonces los judíos, cuando los dejaron ir dijeron, “Oh, que hemos hecho. Tenemos que hacer el trabajo nosotros mismos.”  Muy malo. 

 

          Verso 12. Fueron en contra de su palabra. Fueron en contra de un pacto. Y quiero que recuerde también esto en relación a la Pascua por venir, la cual es una renovación del Nuevo Pacto. “Entonces la Palabra del SEÑOR vino a Jeremías del SEÑOR, diciendo, “Así dice el SEÑOR, el Dios de Israel, ‘Yo hice un pacto con sus padres en el día que los saqué de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud, diciendo, “Al final de siete años cada hombre debería dejar ir libre a su hermano, un hebreo, quien ha sido vendido a él. Y cuando él les haya servido seis años, le dejarán ir libres de ustedes.” Pero sus padres no Me escucharon, ni inclinaron sus oídos. Y ustedes habían cambiado hoy, y habían hecho lo correcto en Mi vista para pedir la libertad, cada hombre a su prójimo. Y habían hecho un pacto delante de Mí en la casa la cual es llamada por Mi nombre. Pero ustedes se volvieron y profanaron Mi nombre, y cada uno de ustedes ha tomado a su siervo y su sierva a quienes habían liberado para hacer como les agradara. Pero ustedes los forzaron nuevamente para llegar a ser sus siervos y sus siervas.’ Así dice el SEÑOR, ‘Ustedes no Me han escuchado para proclamar libertad ¡cada hombre a su hermano, y cada hombre a su prójimo! He aquí, Yo proclamo libertad para ustedes,’ dice el SEÑOR, ‘a la espada, a la plaga, y al hambre. Y les haré ser un horror a todos los reinos de la tierra” (vs. 12-17). ¿Cuán serio es un pacto? Muy serio. ¿Cuán serio es cuando lo rompe? Y recuerde, ellos lo hicieron en la casa de Dios. Y también recuerde, que cuando hacemos cosas, tenemos acceso a Dios el Padre en el cielo arriba. Entonces esto no es tan solo en una casa física sobre la tierra donde tenemos un pacto. 

 

          Verso 18, “Y daré a los hombres quienes han pecado contra Mi pacto, quienes no han hecho las palabras del pacto el cual hicieron delante de Mi cuando dividieron el becerro en dos…” Así como hizo Abraham. Lo cortó por mitad. “…y pasaron entre sus partes;…” Porque cuando alguien hacia esa clase de pacto y pasaba entre las partes de los animales que eran sacrificados para ese pacto, lo que están declarando por su acción es esto: si rompo este pacto seré como estos animales que han sido sacrificados—cortados por mitad. 

 

          Continuando en el verso 19.  “…Los gobernadores de Judá, y los gobernadores de Jerusalén, los oficiales, y los sacerdotes, y todo el pueblo de la tierra quienes pasaron entre las partes del becerro; Yo incluso los daré en la mano de sus enemigos, y a la mano de aquellos quienes buscan sus vidas. Y sus cuerpos muertos serán por comida a las aves del cielo y a las bestias de la tierra” (vs. 18-20).  ¿No descendieron las aves de los cielos y trataron de ir a los sacrificios que hizo Abraham?  Sí. Entonces ahora Él va a decir, “Voy a hacer eso con ustedes.” 

 

          “Y daré a Sedequías rey de Judá, y a sus gobernadores, en la mano de sus enemigos, y en la mano de aquellos quienes buscan sus vidas, y en la mano del ejercito del rey de Babilonia, quien se ha retirado de ustedes. He aquí, Yo ordeno,’ dice el SEÑOR, ‘y les haré regresar a esta ciudad. Y pelearán en contra de ella y la capturarán, y quemarán con fuego. Y haré las ciudades de Judá un desierto sin un alma para vivir en ella” (vs. 21-22). Aparentemente, Dios peleaba sus batallas por ellos, sacó al rey de Babilonia. Entonces dijeron, “Gracias Dios por hacer eso. Nos arrepentimos. Dejaremos ir libres a nuestros esclavos.” Y luego cambiaron de opinión. Entonces Él dijo, “Voy a hacer que el rey de Babilonia vuelva, y ahora él va a tomar la ciudad entera.” Entonces esto le dice la seriedad de esta clase de juramento cuando hace un pacto y pasa entre las partes. Este es el juramento que Dios hizo con Abraham para garantizar que tendría 1) simiente física, 2) simiente espiritual, 3) que Él los sacaría de la tierra del extraño en el mismo día que Él hizo el pacto con Abraham.  La mismísima noche. Entonces como ve, la Pascua y la Fiesta de Panes sin Levadura comenzaron en realidad con Abraham y no con Israel. 

 

          Veamos ahora la extensión de este pacto, la simiente física, la cual sería Israel. Y llegaría a través de Isaac. Vayamos a Génesis 17. Y a los árabes les gustaría que hubiera sido Ismael, pero no lo fue. Entonces aquí hay una continuación del pacto, dando en detalle los requerimientos para la simiente física. Comencemos en el verso 1.  Abraham tuvo que esperar mucho tiempo, ¿cierto? Esto fue un año antes que naciera Isaac. E Isaac fue entonces la promesa de la simiente física. “Y cuando Abram tenía noventa y nueve años de edad,…”  Bueno, veamos. Él salió a los 75. Aquí estamos 25 años después y contando.  “…el SEÑOR apareció a Abram y le dijo, “¡Yo soy el Dios Todopoderoso [El Shaddai]! Camina delante de Mí y sé perfecto.”  Tan solo ponga en su margen allí, Mateo 5:48, porque se nos dijo ser perfectos como nuestro Padre en cielo es perfecto. Entonces lo ve aquí, es el mismo requerimiento. Este es el Evangelio como fue predicado a Abraham, ¿correcto?  Sí.  

 

          Ahora verso 2 en Génesis 17. “Y haré Mi pacto entre tú y Yo, y te multiplicaré excedidamente.” Y Abram cayó sobre su rostro. Y Dios habló con él, diciendo, “En cuanto a Mí, he aquí, Mi pacto es contigo, y tú serás un padre de muchas naciones. Ni tu nombre será más llamado Abram, sino tu nombre será Abraham; porque te he hecho un padre de muchas naciones.” Y eso fue incluso antes que naciera Isaac. Porque ve, cuando Dios dice algo es hecho. Esto es lo que es importante. Entonces cuando Dios dice que usted estará en el reino de Dios, es hecho. La única condición es, usted tiene que soportar hasta el final y ser fiel.

 

          Verso 6, “Y te haré excedentemente fructífero, y haré naciones de ti, y reyes saldrán de ti. Y estableceré Mi pacto entre Mí y tú y tu semilla después de ti en sus generaciones…”  Esto es entonces, la simiente física. “…por un pacto perpetuo, para ser Dios a ti y a tu semilla después de ti. Y te daré la tierra en la cual eres un viajero, y a tu simiente después de ti, toda la tierra de Canaán, por una posesión eterna. Y seré su Dios.” Y Dios le dijo a Abraham, “Y tu guardarás Mi pacto, tú y tu simiente después de ti en sus generaciones. Este es Mi pacto, el cual guardarás, entre tú y Yo y tu simiente después de ti. Todo niño varón entre ustedes será circuncidado” (vs. 6-10).  Entonces aquí está el pacto de la circuncisión. Recuerde que él fue bendecido por Dios, tuvo justicia imputada a él, sus pecados perdonados por 25 años mientras estaba en incircuncisión de modo que él podría ser el padre de la incircuncisión quien recibe la promesa de vida eterna, así como el padre de la circuncisión.

 

          Continuando en el verso 11, “Y circuncidarás la carne de su prepucio. Y será una señal del pacto entre tú y Yo. Y un hijo de ocho días será circuncidado entre ustedes, todo hijo varón en sus generaciones; el que es nacido en la casa, o comprado con plata de cualquier extranjero quien no es de tu simiente. El que es nacido en tu casa, y el que es comprado con tu plata, debe ser circuncidado. Y Mi pacto estará en tu carne por un pacto eterno” (vs. 11-13). Y esto fue hasta que fue continuo en aquel tiempo. Y creo que para todos los descendientes de Israel debería serlo hasta este día. No para salvación sino para guardar el pacto aquí porque vivimos hoy en día en la tierra que Dios les dio a los descendientes de Israel. No por salvación, sino por esta parte del pacto porque quien quiera que sea descendiente de Israel debería.

 

          Verso 14: “Y el hijo varón incircunciso cuya carne de su prepucio no está circuncidada, esa alma será cortada de entre su pueblo—porque ha quebrantado Mi pacto.” Usted sabe, Dios no ha requerido esto de los gentiles y sus naciones. Sabemos que en el Nuevo Pacto la circuncisión es nada y la incircuncisión es nada, sino la circuncisión del corazón, y la fe en Cristo. Pero esto es para la simiente física. 

 

          Verso 15: “Y Dios dijo a Abraham, “En cuanto a Saraí tu esposa, no llamarás su nombre Saraí, sino su nombre será Sara. Y la bendeciré, y te daré un hijo también de ella. Si, la bendeciré, y ella será madre de naciones—reyes de pueblos saldrán de ella.” Y Abraham cayó sobre su cara y rió, y dijo en su corazón, “¿Será un niño nacido al que tiene cien años de edad? ¿Y Sara, quien tiene noventa años de edad, dará a luz? Y Abraham dijo a Dios, “¡Oh, que Ismael pueda vivir delante de Ti!””  El camino fácil.  “Y Dios dijo, “Sara tu esposa ciertamente te dará a luz un hijo. Y tú llamarás su nombre Isaac. Y Yo estableceré Mi pacto con él como un pacto eterno, y con su descendencia después de él. Y en cuanto a Ismael, Te he escuchado. He aquí, Lo bendeciré, y lo haré fructífero, y lo multiplicaré excesivamente. Él engendrará doce príncipes, y Lo haré una gran nación. Pero estableceré mi pacto con Isaac, a quien Sara te dará a luz en este tiempo establecido en el próximo año” (vs. 15-21). Es importante que entendamos que Dios hace las cosas en el tiempo establecido. Entonces ellos tuvieron el partido de la circuncisión.

 

          Isaac nació, con seguridad en el tiempo establecido que Dios había dicho, y entonces tenemos algo profundo. Vayamos a Génesis 21:1. “Y el SEÑOR visitó a Sara como había dicho. Y el SEÑOR hizo a Sara como había hablado, porque Sara concibió y dio a luz un hijo a Abraham en su edad vieja,…”  Como ve, Dios hace cosas imposibles. En esa forma nunca puede ser dicho que es hecho por hombre. Muéstreme a cualquier hombre de 100 años hoy en día quien haya dejado embarazada a su esposa de 90, y sabremos que esto no fue algo milagroso.  “en el tiempo fijado del cual Dios le había hablado a él. Y Abraham llamó el nombre de su hijo que le nació (a quien Sara le dio a luz) Isaac. Y Abraham circuncidó a su hijo Isaac, cuando tenía ocho días de edad, como Dios le había ordenado. Y Abraham tenía cien años de edad cuando su hijo Isaac le nació” (Génesis 21:1-5). Entonces esto significa que él estaba bastante cerca al final de sus 100 años, porque recuerde cuando Dios le dijo atrás en el capítulo 17:17, él dijo, “¿Será un niño nacido al que tiene cien años de edad?” Entonces aparentemente él tenía 100 en aquel momento. No más de 3 meses en sus 100 años e Isaac nació antes que terminara sus 100 años. Así es como tenemos la cronología.

 

          Ahora, hablemos de la Pascua e Isaac, porque esta vez habla de Isaac y Abraham. En esto encontramos algunos prototipos tremendos llegando en profecía, no solo la profecía sino la crucifixión real de Jesucristo. Aquí encontramos este prototipo en Abraham una representación de Dios el Padre, quien tiene su único hijo. Y ese hijo debe ser sacrificado. No tenemos nada dogmático que pudiera decir que esto tuvo lugar en el día de la Pascua. Es posible, pero no sabemos con seguridad. Entonces no podemos decir eso. Aquí esta una prueba por la que Abraham pasó. Recuerde lo que leímos al comienzo en Lucas 14:26. Aquí nuevamente él va a ser probado. No solamente nosotros hacemos esto que es llamado “contar el costo” como esta en Lucas 14:26 hasta el final del verso 33, pero siempre contamos continuamente el costo mientras vamos a través de nuestra vida cristiana. Somos confrontados con muchas cosas en donde debemos contar el costo. ¿Obedeceremos a Dios o no? ¿Le creeremos a Dios o no? ¿Confiaremos en Dios o no? Y esto es continuamente. No es tan solo, lo hace una vez y ya. No. Entonces aquí está él. No sabemos cuan viejo era. Como veremos después, Isaac es llamado un muchacho. Entonces, podríamos decir que probablemente era menor de 20 años. Incluso tienen un indicio que él no era mucho mayor a 12 años. Entonces entre 12 y 20 era la edad de Isaac cuando este evento tuvo lugar. Lo cual significa que desde el tiempo que Dios llamó a Abraham tenemos 37 a 45 años cuando este evento tuvo lugar. Entonces como ve, Dios también probó a Abraham todos esos años, ¿cierto? 

 

          Hay otro sermón que hice, sobre Abraham y su naturaleza humana, y las cosas que hizo. Abraham tuvo un poco de actitud engañosa en él, la cual heredó Isaac y Jacob heredó. Y también la madre de Jacob, ella tuvo un poco de actitud engañosa en ella. Entonces Dios usa algo de esta debilidad humana en Su plan. Pero aquí tenemos entre 37 a 45 años cuando este evento tuvo lugar en Génesis 22. Comencemos en el verso 1. “Y sucedió después de estas cosas que Dios probó…”  Dios no tenta a nadie con mal. Entendamos eso. Dios pone delante de nosotros elecciones, si obedeceremos a Dios o no. Cuando somos tentados con mal y arrastrados a nuestras propias lujurias, y luego la lujuria concibe y da a luz pecado, Dios no nos hizo pecar cuando hacemos eso. Esa es una naturaleza humana equivocada. Y por supuesto es por eso que tenemos la Fiesta de Panes sin Levadura continuamente cada año, mientras estamos en la iglesia de Dios, de modo que entendemos que nuestra naturaleza humana está siempre aquí y siempre tenemos que estar trabajando en deshacernos de ella, justo como nos deshacemos de la levadura de nuestras vidas. 

 

          Génesis 22:1, “Y sucedió después de estas cosas que Dios probó a Abraham, y le dijo, “¡Abraham!” Y él dijo, “Aquí estoy.” Y Él dijo, “Toma ahora a tu hijo, tu único hijo Isaac,…”  ¿Fue Ismael hijo de Abraham? Sí. Pero no de Sara. No contado como la simiente para la promesa, entonces por tanto Él dijo, “tu hijo, tu único hijo.” Entonces esto es un tipo de Dios el Padre en relación a Cristo. En este caso entonces, Isaac siendo un tipo de Cristo, Abraham siendo un tipo del Padre. “…a quien amas, y entra a la tierra de Moriah. Y ofrécelo allí como un holocausto sobre una de las montañas la cual te diré” (Génesis. 22:1-2). Habían montañas en Moriah. Los judíos claman por tradición que este fue el área en donde el templo fue construido. Pero también una de las montañas de Moriah sería la montaña que luego llegó a ser llamada el Monte de los Olivos. Entonces podría ser, y por supuesto, necesita entender que el Monte de los Olivos es más alto que el monte del Templo. ¿Entonces podría eso ser el monte donde Cristo fue crucificado? Si el paralelo sigue entonces eso podría ser cierto, así que tan solo lo dejo como una pregunta.

 

          “Y Abraham se levantó temprano en la mañana y ensilló su burro, y tomó dos de sus hombres jóvenes con él, y a Isaac su hijo. Y dividió la madera para el holocausto, y se levantó y fue al lugar del cual Dios le había dicho. Entonces en el tercer día Abraham levantó sus ojos y vio el lugar lejos. Y Abraham dijo a sus hombres jóvenes, “Ustedes permanezcan aquí con el burro, y el niño y yo iremos allá y adoraremos, y volveremos de nuevo a ustedes.” Y Abraham tomó la madera del holocausto y la colocó sobre Isaac su hijo. [Esto es como un tipo de cargar la cruz que Cristo cargó, ¿recuerda?] Y tomó la antorcha de fuego en su mano, y un cuchillo. Y ambos fueron juntos.”  Imagino que esta fue una subida silenciosa a la montaña. “E Isaac le habló a Abraham su padre y dijo, “Padre mío.” Y él dijo, “Aquí estoy, hijo mío.” Y él dijo, “He aquí el fuego y la madera.  ¿Pero dónde está el cordero para un holocausto?”” (vs. 3-7). Notemos dos cosas aquí. Hay dos actos de fe. 1) Abraham, él creyó. 2) Isaac, él también creyó y no se quejó. Él podría haber dicho, “Esto es ridículo. Subimos aquí porque va a ofrecer una ofrenda, y encuentro al último minuto que ¡soy yo!” Pero no hizo eso.

 

          Verso 8. “Y Abraham dijo, “Hijo mío, Dios se proveerá a Sí mismo de un cordero para un holocausto.”…”  Algunas veces Dios espera hasta el último minuto para librar, ¿cierto? Sí. “…Entonces ambos continuaron juntos. Y vinieron al lugar del cual Dios le había dicho. Y Abraham construyó un altar allí…” Entendamos algo de las ofrendas por el pecado y las ofrendas quemadas. En el Monte de los Olivos, represente esto en su mente. Usted está mirando el área del Templo, y está mirando al norte a la derecha está el oriente. Al oriente del Templo está el valle Kidron bajando 140 metros. Construyeron un puente a través del valle Kidron para ir a la puerta Oriental del Templo. Este puente iba al Monte de los Olivos. En el Monte de los Olivos bien cerca a la cresta del Monte de los Olivos estaba lo que fue llamado el altar Miphkad. Este era un altar especial fuera del área del Templo. Aquí es donde tomaban todas las ofrendas por el pecado, y tomaban todas las pieles de las ofrendas por el pecado y las quemaban en el altar Miphkad. Entonces este era como un inmenso pozo. Y estas cosas eran constantemente y continuamente quemadas. Y en el fondo del pozo había un conducto el cual bajaba al valle Kidron, en el cual periódicamente ellos echarían las cenizas.  

 

          Pregunta: ¿podría ser que donde él construyó este altar fue luego donde el altar Miphkad fue construido? Aunque esta era una ofrenda quemada, Cristo fue una ofrenda por el pecado, ¿cierto? Cristo no fue quemado, ¿cierto? No, porque Él tenía que ser sepultado y resucitado, entonces el paralelo se rompe cuando sale del paralelo físico y comienza a entrar en el sacrificio real de Cristo. Entonces él “…construyó un altar allí y colocó la madera en orden. Y ató a su hijo Isaac y lo acostó sobre la madera, sobre el altar” (vs. 9).  Esto significa que probablemente él era más como de 12 años de modo que Abraham podía levantarlo y colocarlo sobre el altar. Si fuera un hombre desarrollado, probablemente no podría hacer eso. 

 

          Verso 10, “Y Abraham estiró su mano y tomó el cuchillo para matar a su hijo.” ¿Por qué hizo eso? Su único hijo y el único de quien le fue dicho que tendría simiente física. ¿Por qué él estaba dispuesto de hacer esto? 1) porque Dios le mandó. Pero también ¿que había en su mente? ¿Estaba él dudando de Dios? ¿Estaba bravo con Dios? Vayamos a Hebreos 11. 

 

          Hebreos 11. Comencemos en el verso 8, porque esto da un buen resumen de la vida de Abraham. “Por fe Abraham, siendo llamado de Dios para salir al lugar el cual más tarde recibiría por herencia, obedeció y salió, no sabiendo a donde iba. Por fe él residió temporalmente en la tierra de la promesa, como un extranjero, viviendo en tabernáculos con Isaac y Jacob, los coherederos de la misma promesa; porque él estaba esperando la ciudad con los fundamentos de los cuales Dios es el Arquitecto y Constructor. Por fe también Sara misma recibió poder para concebir semilla, y dio a luz cuando estaba mucho más allá de la edad de tener hijos porque ella estimó fiel a Quien le había prometido personalmente un hijo. A causa de ésta fe, llegaron a ser de un hombre—y más aún, uno quien estaba muerto reproductivamentedescendientes tan numerosos como las estrellas en los cielos, y tan incontables como la arena a la orilla del mar” (Hebreos 11:8-12). 

 

Verso 13: Todos éstos murieron en fe, no habiendo recibido las promesas, sino habiéndolas visto desde lejos, y habiendo sido persuadidos de ellas, y habiéndolas abrazado, y habiendo confesado que ellos fueron extraños y peregrinos en la tierra. Porque aquellos que dicen tales cosas hacen manifiesto que ellos buscan su propio país, prometido por Dios. Y si, por un lado, ellos hubieran dejado habitar sus mentes afectuosamente en el lugar de donde vinieron, ellos pudieron haber tenido oportunidad de regresar. Pero ahora, por otro lado, están aspirando a un país más excelenteesto es, uno celestial. Por tanto, Dios no está avergonzado de ser llamado Dios de ellos porque Él ha preparado una ciudad para ellos. Por fe Abraham, cuando estaba siendo probado, ofreció a Isaac; y él quien había recibido las promesas ofreció su único hijo engendrado de quien fue dicho, “En Isaac tu Simiente será llamada”; porque él reconoció que Dios era capaz de levantarlo incluso de entre los muertos, de lo cual también él lo recibió en una forma figurativa” (vs. 13-19). Es por eso que él estaba dispuesto a hacerlo. Porque él sabía que si llegaba al punto donde él ofrecía a su hijo como la ofrenda, entonces Dios lo levantaría de los muertos.

 

Ok, volvamos y tenemos tan solo tiempo suficiente para terminar Génesis 22.  Entonces él tomó el cuchillo para matar a su hijo. Y luego escuchó una voz del cielo. Imagino que antes que tomara el cuchillo él miró alrededor y no vio un cordero. Entonces verso 11. “Y el ángel del SEÑOR lo llamó desde los cielos y dijo, “¡Abraham! ¡Abraham!” Y él dijo, “Aquí estoy.” Y Él dijo, “No coloques tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada, porque ahora sé que temes a Dios,…”  Entonces ¿cuánto fue él probado antes que Dios en realidad supiera que Abraham le temía a Dios?  37 a 45 años. Digamos 37. ¿Es de preguntarnos porque aun vamos a través de pruebas aunque hemos estado en la iglesia por mucho tiempo? ¿Y cuantos han estado en la iglesia mucho tiempo, digamos 10, 15, 20, 30 años, y luego se van? Entonces es por eso que hemos tenido las pruebas que vienen sobre nosotros, por la misma razón.

 

“…porque ahora sé que temes a Dios, viendo que no has retenido a tu hijo, tu único hijo, de Mi.” Y Abraham levantó sus ojos y miró. Y, he aquí, detrás de él un carnero estaba enredado en un matorral por sus cuernos. Y Abraham fue y tomó el carnero y lo ofreció como holocausto en lugar de su hijo.” ¿Cómo llegó el carnero allí? Bien, o Dios lo llevó allí o Dios lo creó supernaturalmente justo allí, lo cual podría ser, porque eso sería el tipo de Cristo quien fue una creación supernatural, ¿cierto? Sí. “Y Abraham llamó el nombre del lugar, el SEÑOR Proveerá; así es eso dicho hasta este día, “En el monte del SEÑOR será provisto.”” (vs. 11-14). Me pregunto si esto es también una profecía del sacrificio de Cristo en el Monte de los Olivos. Es tan solo una pregunta. 

 

Y el ángel del SEÑOR llamó a Abraham desde el cielo la segunda vez, y dijo, “ ‘Por Mí mismo he jurado,’ dice el SEÑOR,…” Aquí está donde todo llega a ser completamente irrevocable. No puede ser cambiado. Nada puede detener lo que Dios ha prometido. Todas las promesas de Dios vendrán como Él dijo.  “…‘porque has hecho esta cosa, y no has retenido a tu hijo, tu único hijo; que en bendición Yo te bendeciré, y en multiplicación Yo multiplicaré tu semilla como las estrellas de los cielos [simiente espiritual], y como la arena la cual está sobre la orilla del mar [simiente física]. Y tu semilla [la simiente física] poseerá la puerta de sus enemigos. Y en tu semilla serán benditas todas las naciones de la tierra, porque has obedecido Mi voz’” (vs. 15-18). Esta es la única forma en que vamos a tener la bendición de Dios, si obedecemos la voz de Dios. Y como cubrimos en nuestra serie de Hebreos, si usted no escucha a Cristo no hay vida eterna.

 

          Entonces continuaremos la próxima vez con la Pascua: Abraham, Isaac, Jacob, Israel y Cristo.

 

 

Atrás
El día que Jesús el Cristo murió
Otros libros
 Días festivos ocultos o Días Santos de Dios— ¿Cuales?
 El plan de Dios para la humanidad revelado por Su Sábado y Días Santos
 Entendiendo las Escrituras difíciles de Pablo concernientes a la Ley y los Mandamientos de Dios
 Los tiempos señalados de Jesús el Mesías
 ¿Señor, qué debo hacer yo?
 ¿Señor, qué debería hacer?
 Comentarios y apéndices a “La Santa Biblia en Su orden original—Una versión fiel”, segunda edición
 Las dos Babilonias
Sermones
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
P.O. Box 831241
San Antonio, TX 78283
© 2018 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones