| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Videos |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Estudios Biblicos en vivo
Sermones
 Doctrina
 Estudios bíblicos
 Nuevo Orden Mundial
 Profecías de los últimos tiempos
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS ANUALES Y FIESTAS DE DIOS
 Años anteriores
 2017
 2018
 2019

 

 SERIES
 ¿Quién y que controla su mente?
 14 cosas para ver en Profecía
 Cristo y nuestro llamado
 Daniel y Apocalipsis
 Dios el Padre no fue el Dios del Antiguo Testamento
 El amor de Dios
 El Calendario Hebreo Calculado
 El Diezmo
 El lavamiento del agua por la Palabra
 El Sábado
 Epístola de Primera de Corintios
 Epístola de Segunda de Corintios
 Epístola de Primera de Pedro
 Epístola de Segunda de Pedro
 Gobierno en la Iglesia
 La gracia de Dios y el guardar los Mandamientos
 Las 10 mentiras mas creíbles de Satanás
 Matrimonio, divorcio y recasamiento
 Obras de ley y justificación
 Preparación para la Pascua y Panes sin Levadura
 Preparación para Pentecostés
 Proverbios para Jóvenes
 Respuestas bíblicas a los evangélicos
 Restaurando el Cristianismo original para hoy
 Sociedad adicta
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Serie: El Sábado
Atrás
Beginner’s Care Package

¿Deberíamos guardar los Días Santos?

Fred R. Coulter  -  Agosto 7, 1999

www.idcb.org

 

¿Deberíamos guardar los Días Santos de la Biblia? La mayoría de las religiones que profesan así mismo ser cristianas claman que “No, no tenemos que guardarlos.” Y muchas de ellas como los Adventistas del Séptimo Día, y otros también, claman que porque habían sacrificios en esos días; por tanto, eran días de rituales y sacrificios y no tienen ningún significado más que lo que significaban en el Antiguo Testamento. ¿Es eso cierto? ¿Qué es lo que muestra la Biblia? ¿Y qué es lo que enseña la Biblia? 

 

¿Cómo puede la gente tomar la Biblia e interpretar que está perfectamente bien celebrar Halloween, navidad, año nuevo, la cuaresma, el viernes santo, Easter y todos los festivos paganos y decir que en la Biblia podemos hacer eso cuando nunca ni siquiera son listados en la Biblia? ¿Cómo es eso posible? Bien, aquí esta como pasa eso. Vayamos a II Corintios 2, al último verso, II Corintios 2:17: “Porque no somos como los muchos,…” entonces lo que estamos tratando es con un problema muy, muy viejo.  “…que por su propio beneficio están corrompiendo la Palabra de Dios;…” y la Palabra de Dios es corrompida por: malas traducciones, textos incorrectos y también por interpretaciones corruptas, y al clamar cosas que no están sustanciadas por la Biblia. Entonces lo que necesita ser hecho es esto: la gente necesita ir a través de la Biblia y en verdad necesitan poner todo junto como sabemos de Isaías 28:13: “…precepto sobre precepto; línea sobre línea; aquí un poquito, allá un poquito…” y también como le dijo Pablo a Timoteo que tiene que dividir correctamente la Palabra de Verdad. Terminemos este verso: “…sino hablamos con sinceridad, como de Dios, y ante Dios, y en Cristo.

 

Vamos a ver otras Escrituras. Vayamos a II Corintios 4 y tomemos en el verso 1. Por tanto, teniendo este ministerio, de acuerdo a como hemos recibido misericordia, no somos pusilánimes. Porque hemos renunciado personalmente a las cosas escondidas de ganancia deshonesta,...” Esto es algo muy importante de hacer, porque el corazón humano es “…engañoso sobre todas las cosas, y desesperadamente malo; ¿Quién puede conocerlo?” (Jeremías 17:9). Entonces tiene que renunciar a eso. “...no caminando en mañosa astucia,...” Esto significa caminar con una agenda oculta que otras personas no saben, que usted astutamente impondrá sobre ellos después. “...ni manipulando la Palabra de Dios engañosamente;...” Esto es, al tomar la Palabra de Dios y aplicarla a cosas que no son ciertas, o a cosas que no son verdaderas y decir que lo son. “...sino por manifestación de la verdad, nos estamos encomendando nosotros mismos a toda conciencia de hombre delante de Dios. Pero si nuestro evangelio es escondido, es escondido para aquellos que están pereciendo; en quienes el dios de esta era ha cegado las mentes de aquellos que no creen, no sea que la luz del evangelio de la gloria de Cristo, Quien es la imagen de Dios, brille hacia ellos.” (II Corintios 4:1-4).

 

Entonces cualquier parte del Evangelio que ha ocultado de usted, o cegado de usted, necesita entender que eso cae en algunas categorías aquí: Primero, ha malinterpretado la Palabra de Dios; segundo, ha cegado sus ojos a ella; tercero, puede ser una tradición; cuarto, Satanás ha cegado su mente a esa parte. Porque Satanás está tratando de atrapar a todos aquellos que verdaderamente tienen el Espíritu de Dios y son cristianos para entregarlos a algo diferente, porque él sabe que un poco de levadura leuda toda la masa. 

 

Entendamos también algo más. Vayamos a Mateo 7, y esto es profundo. Algunas de estas Escrituras son muy básicas, porque este es un tema muy básico; de hecho, tan básico que no he dado un sermón sobre probar el guardar los Días Santos en años y años, porque estoy tratando básicamente con todos aquellos que guardan los Días Santos. Pero cuando entramos en contacto con gente que no guarda los Días Santos, no entienden los Días Santos, entonces necesitamos ir atrás y necesitamos reconfirmar la verdad de porque hacemos esto y demás. Pero voy aproximar esto un poco diferente. Mateo 7. Entendamos esto. Hemos aplicado esto a los falsos profetas, ¿cierto? Porque Mateo 7 habla de falsos profetas. Y puede haber un profeta que es medio falso profeta al predicar la mitad de la verdad. Entonces necesita entender eso también. Verso 21, “No todo el que me dice, ‘Señor, Señor,’ entrará en el reino del cielo; sino aquel que está haciendo la voluntad de Mi Padre, Quien está en el cielo.” 

 

Esta es la clave. ¿Está usted haciendo la voluntad del Padre? ¿Y fue la voluntad del Padre que Cristo creara el Sábado? ¿Fue la voluntad del Padre que Cristo diera los Días Santos a los hijos de Israel? ¿Estuvo la voluntad del Padre en estas cosas? ¿Fue la voluntad del Padre lo que hizo Cristo y Él observó lo que Dios quería? Sí, absolutamente. Entonces si usted no está haciendo la voluntad del Padre Quien está en el cielo, aunque use el nombre del Señor, aunque pueda pertenecer a una iglesia, aunque pueda tener un grupo el cual es un grupo que le gusta mucho, “Muchos me dirán en aquel día, ‘Señor, Señor, ¿No profetizamos por medio de Tu nombre?...” Esto significa, “predicamos en Tu nombre.” Y he escuchado algunos punzantes sermones en contra de los Días Santos. Y hay errores tremendos en su forma de pensar. Cubriremos eso un poco después. “...Y ¿No echamos fuera demonios por medio de Tu nombre? Y ¿No hicimos muchas obras de poder por medio de Tu nombre?” (Mateo 7:21-22). 

 

Entonces ve, puede tener parte de los frutos allí. Puede tener algunas cosas que parecen que vienen de Dios. Puede tener algo de la verdad de Dios. Pero a menos que tenga toda la verdad de Dios y esté deseoso de vivir por toda la verdad de Dios, y si cuando llegue a entender la verdad de Dios la cual no entendía anteriormente, está deseoso de guardarla, si no está haciendo aquellas cosas entonces va a terminar en esta categoría, verso 23: “Y entonces les confesaré, ‘Nunca los conocí. Apártense de Mí, ustedes quienes obran ilegalidad.’” Esto significa estar en contra de la ley. Entonces dado que los Días Santos son parte de la ley de Dios, necesita asegurarse que usted no esté en contra de la ley de Dios en cuanto a los Días Santos. Porque ve, lo único que tiene diferente, fuera del Sábado, no tiene nada diferente de un protestante. Entonces podría ponerse usted en la misma categoría de los protestantes si lo único que hace es guardar el Sábado. Si eso ofende a algunas personas, bien puede llevar su ofensa a Dios y encontrar en Su Palabra lo que necesita hacer. 

 

Tenemos que guardar la voluntad de Dios. Esta es la actitud que necesitamos—Salmo 143, vayamos allí. La voluntad de Dios está contenida en Su Palabra. Y la voluntad de Dios está aquí para nosotros que debemos guardarla. Y vamos a ver que es la voluntad de Dios que guardemos Sus fiestas. De hecho, vamos a ver que el apóstol Pablo, sin duda alguna, ordena absolutamente guardar la fiesta. Salmo 143:10, “Enséñame a hacer Tu voluntad,...” Entonces Dios es el Único Quien va a tener que enseñarle de Su Palabra y con Su Espíritu. “...porque Tú eres mi Dios; pueda Tu buen Espíritu guiarme a tierra de rectitud.” Esto es, ser recto delante de Dios. 

 

Aquí hay una expresión del Nuevo Testamento de aquel mismo Salmo. Vayamos a Romanos 12. Y es importante que entendamos esto. Por la voluntad de Dios es por lo que todos vamos a ser mantenidos responsables, ¿correcto? ¿No dijo Jesús eso? ¿No dijo Jesús a aquellos quienes no estaban haciendo la voluntad del Padre en el cielo arriba que iban a ser echados a las tinieblas de afuera? Sí. Y créanme, después de la experiencia en el lago del fuego será las tinieblas de afuera. Nada quedará. Leamos Romanos 12:1, “Los exhorto por tanto, hermanos,...” Entonces Pablo aquí está pidiéndoles sinceramente a los hermanos, “...por las misericordias de Dios, a presentar sus cuerpos como un sacrificio vivo, santo y bien agradable a Dios, el cual es su servicio espiritual. No se conformen ustedes mismos a este mundo, sino sean transformados por la renovación de sus mentes para que puedan probar lo que es bien agradable y bueno, y la perfecta voluntad de Dios” (Romanos 12:1-2). Y eso es lo que tenemos que hacer. Es por eso que los Días Santos llegan a ser muy importantes. Entonces mientras revisamos esto, pregúntese, “¿Estoy guardando toda la voluntad de Dios?”

 

Notemos aquí, muy importante. Dice probar, renovar su mente. Entonces debe usar su mente. Dividir correctamente la Palabra de Dios, como Pablo le dijo a Timoteo. Dividirla correctamente, no manejarla inadecuadamente. “...que puedan probar...” ¿Cómo prueba usted algo? Por los hechos. Dios es un hecho. Su ley es un hecho. Su Palabra es un hecho, así como la verdad. Lo que es importante aquí es esto: Usted no va con lo que siente. No va con lo que cree personalmente. Porque muchas creencias personales, llegan a ser ídolos delante de Dios. Son ídolos en su mente. Entonces tienen que probar lo que es bueno y aceptable y la perfecta voluntad de Dios. Como es definida por Su Palabra. Así es como lo hace. No lo prueba por una emoción o sentimiento. Vea, la Palabra de Dios está aquí. La tiene completa, es imparcial. Los problemas llegan cuando la gente interpreta las cosas. Y los problemas llegan cuando la interpretan incorrectamente. 

 

Entonces sigamos aquí y veamos algunas cosas y veamos cómo estas son manejadas y lo que es hecho. Vayamos a Lucas 16, y veamos una de las Escrituras la cual ha sido malinterpretada universalmente por los católicos, los protestantes y por algunos en las Iglesias de Dios; las Iglesias de Dios que guardan el Sábado pero que no guardan los Días Santos, lo cual también incluye a los Adventistas del séptimo día. Tomemos el verso 13. Esto llega a ser muy importante de entender. “Ningún siervo es capaz de servir a dos maestros, [esto es cierto] porque u odiará al uno, y amará al otro; o soportará al uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y a mamon.” Lo que significa, que solo hay una forma de servir a Dios, y esto es a través de Su Palabra, y a través de Su verdad, y con Su Espíritu. 

 

Ahora, los fariseos, quienes también eran avaros, oyeron todas estas cosas; y lo ridiculizaron. Y Él les dijo, “Ustedes son aquellos que se justifican a sí mismos delante de hombres,...” Y eso es exactamente lo que pasa con todas esas falsas doctrinas. Se justifican a sí mismos delante de hombres. “...pero Dios conoce sus corazones; porque lo que está en alta estima entre los hombres es una abominación delante de Dios.” Esto puede aplicar a todas las religiones de los hombres. Ellos son muy altamente estimados, ¿cierto? Sí. Aquí está el verso a lo que Él está yendo. Y esto es algo que casi nadie, universalmente, entiende. “La Ley y los Profetas fueron hasta Juan;...” Por tanto, desde el tiempo de Juan el Bautista las leyes de Dios han sido abolidas. Esa es la conclusión. Leamos todo y veamos lo que dice. “La Ley y los Profetas fueron hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es predicado, y todos se esfuerzan celosamente por entrar en él.” Lo que muestra que entrar al Reino de Dios es una situación difícil.

 

Con el Reino de Dios siendo predicado, ¿elimina eso las leyes y mandamientos de Dios, incluyendo los Días Santos? ¿Qué significa, “La Ley y los Profetas fueron hasta Juan”? Aquí también hay otra mala concepción que la gente tiene, la cual es esta: Que Jesús estaba bajo el Antiguo Pacto. No es cierto. Jesús estaba bajo un pacto especial entre Él y Dios el Padre, entonces Él podría establecer el Nuevo Pacto. El Nuevo Pacto es el Reino de Dios. La Ley y los Profetas eran la autoridad para predicar hasta ese entonces. Entonces, Cristo llega y el Reino de Dios es predicado. Pero note, Él quiere dejar esto claro concerniente a las leyes de Dios. Él quiere que entienda que las leyes y mandamientos de Dios no han sido abolidos porque hay diferentes énfasis al predicar. Verso 17, “Pero es más fácil que pasen el cielo y la tierra, a que falle una tilde de la ley” (Lucas 16:13-17). 

 

Veamos otra Escritura. Vayamos a Mateo 5:17. Especialmente para aquellos que observan el Sábado, creen en los mandamientos de Dios, creen en los 10 mandamientos, y probablemente han leído esta Escritura. Bien, tiene que aplicarla correctamente también a todo el resto de Escrituras. Entonces leamos aquí: “No piensen que he venido a abolir la Ley o los Profetas;...” Eso significa, no deje que eso entre en su mente. Ni siquiera tenga ese pensamiento. “...no vine a abolir, sino a cumplir.” Aquí es donde viene la otra mala comunicación y el torcer de la escritura, lo cual es esto: si Cristo la cumple, entonces no tenemos que hacer nada. Lo cual es donde la gente cae en la falsa doctrina de decir, “Bien, Cristo cumplió el Sábado por mí; por tanto, no tengo que guardarlo.” O, “Cristo cumplió los Días Santos; por tanto, no tengo que guardarlos.” O, “Cristo cumplió el ‘No asesinarás’; por tanto puedo asesinar.” O, “Cristo cumplió el ‘No cometer adulterio’; por tanto, está bien cometer adulterio.” No, porque entonces usted ha abolido la ley. Averigüemos qué cumplió Jesús, y averigüemos lo que aún debe ser cumplido, o está siendo cumplido. 

 

Note nuevamente verso 18. “Porque verdaderamente les digo, hasta que el cielo y la tierra pasen, una jota o una tilde en ninguna forma pasará de la Ley hasta que todo haya sido cumplido” (Mateo 5:17-18). Y entonces por supuesto, cuando esto es cumplido entonces lee en Apocalipsis 21 y 22, luego tiene un nuevo comienzo con otras cosas las cuales van a estar cumpliendo a un nivel más grande de las que tuvimos en el pasado. 

 

Vayamos al libro de Hebreos y veamos, primero que todo, ¿qué cumplió Jesús? Porque sé que la doctrina de no guardar los Días Santos, por aquellos que guardan el Sábado, es que los Días Santos eran parte de ritual. Bueno, veremos que Jesús acabó con el ritual. ¿Pero acabó Él con los Días Santos? Vayamos a Hebreos 9, y veamos lo que Cristo hizo. Verso 11: “Pero Cristo mismo se ha convertido en Sumo Sacerdote de las buenas cosas venideras, a través de un tabernáculo más grande y perfecto, no hecho por manos humanas (esto es, no de esta creación física presente)....” Y Pablo estaba refiriéndose a la construcción física del templo en Jerusalén en aquel tiempo. “…No por la sangre de machos cabríos y terneros, sino por los medios de Su propia sangre, Él entró una vez por todas en el santísimo, habiendo por Sí mismo asegurado redención eterna para nosotros” (Hebreos 9:11-12).  

 

Ahora bajemos al verso 28. “…Así Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá la segunda vez sin pecado hacia salvación para aquellos que están esperándolo ansiosamente.” Ahora entonces, Pablo va a explicar lo que hizo Cristo con Su sacrificio. Y cuando Él lo cumplió, veremos que adicionó a esto un sacrificio más grande, esto es, Su sacrificio. Entonces vamos a encontrar que Él cumplió el sacrificio animal y el ritual del templo por un propósito especial. 

 

Hebreos 10:1, “Porque la ley, teniendo solo una sombra de las buenas cosas que vienen, y no la imagen de aquellas cosas, con los mismos sacrificios los cuales se ofrecen continuamente año tras año, nunca es capaz de hacer perfectos a aquellos que vienen a adorar.” Es la meta de Dios tener todo perfeccionado. Los sacrificios animales no podían hacer esto. “De otro modo, ¿no habrían cesado de ser ofrecidos? Porque una vez que hubieran sido purificados aquellos que adoran, no serían más conscientes de pecado. Por el contrario, al ofrecer estos sacrificios año tras año, hay un recuerdo de pecados porque es imposible por la sangre de toros y machos cabríos quitar pecados.” Porque es un ser más pequeño que un ser humano. ¿Cómo puede un chivo expiar el pecado humano? ¿Cómo puede un toro expiar el pecado humano? No, aquellas cosas eran tan solo para cubrirlos en el templo de modo que podría continuar funcionando bajo el Antiguo Pacto.

 

Por esta razón, cuando Él entra en el mundo, dice, “Sacrificio y ofrenda no deseaste, sino has preparado un cuerpo para Mí....” Esto está refiriéndose a Cristo. “…No Te deleitaste en holocaustos y sacrificios por el pecado. Entonces dije, ‘He aquí, Yo vengo (como está escrito de Mí en el rollo del libro) para hacer Tu voluntad, Oh Dios.’” La voluntad de Dios y la adoración correcta de Dios, el perdón de pecados correcto delante de Dios, es de lo que está hablando aquí. Esto enlaza con lo que hablamos sobre la voluntad de Dios. “En el dicho arriba, Él dijo, “Sacrificio y ofrenda y holocaustos y sacrificios por el pecado (los cuales son ofrecidos de acuerdo a la ley) no deseaste ni te deleitaste”;...” ¿Pero es esa la ley entera? Déjeme hacerle esta pregunta: ¿los sacrificios animales constituyen toda la ley de Dios, o son ellos parte de la ley de Dios como lo encontramos en el Antiguo Testamento? Los sacrificios animales eran una parte pequeña de la ley de Dios. Y vamos a verlo cuando entremos en eso. 

 

Verso 9, “…Entonces Él dijo, “He aquí, Yo vengo para hacer Tu voluntad, Oh Dios.” Él quita el primer pacto para poder establecer el segundo pacto;…” Pero entienda esto: el pacto no acaba con la ley; el pacto es su relación con Dios. Y en todo pacto siempre hay leyes. “Por cuya voluntad somos santificados a través de la ofrenda del cuerpo de Jesucristo una vez por todas. Ahora cada sumo sacerdote está ministrando día a día, ofreciendo los mismos sacrificios repetidamente, los cuales nunca son capaces de remover los pecados; pero Él, después de ofrecer un sacrificio por el pecado para siempre, se sentó a la mano derecha de Dios.” ¿De qué estamos hablando aquí? No estamos hablando de deshacernos de la ley; estamos hablando de deshacernos del pecado. La forma para deshacernos del pecado y la forma de adorar a Dios es lo que ha cambiado.

 

Pare y piense en eso: ¿Qué es pecado? La doctrina del Nuevo Testamento dice que el pecado es la transgresión de la ley. Entonces el Nuevo Pacto es como acabar con el pecado y su relación con Dios. Entonces solo el sacrificio de Jesús cumplió todos los sacrificios animales y todo el ritual del templo, y lo remplazó con Su sacrificio y con el templo en el cielo arriba. Entonces fue eliminado solo en respecto a que era obsoleto y no efectivo, y nunca podía deshacer el pecado, y ahora tenemos una nueva forma de adorar a Dios bajo el Nuevo Pacto. Hasta ahora, no tiene nada que ver con el Sábado, nada que ver con los Días Santos. Continuemos.

 

Verso 14, “Porque por una ofrenda Él ha obtenido perfección eterna para aquellos que son santificados. Y el Espíritu Santo también nos da testimonio; porque después de que Él había previamente dicho, “ ‘Este es el pacto que estableceré con ellos después de aquellos días,’ dice el Señor: ‘Yo daré Mis leyes dentro de sus corazones, y las inscribiré en sus mentes;...” Esto es exactamente lo opuesto de eliminarlas. Esto es exactamente lo opuesto de cumplirlas por usted como una persona. “…y sus pecados e ilegalidad no recordaré nunca más.’” Mientras que los sacrificios animales ¿eran qué? Un recordatorio del pecado cada año, ¿correcto? Sí.  “Entonces donde está la remisión de estos, ya no es más necesario ofrecer sacrificios por el pecado.” No más sacrificios animales ni otros rituales, porque la única ofrenda por el pecado fue Cristo.

 

Por tanto, hermanos, teniendo confianza de entrar en el verdadero santísimo por la sangre de Jesús, según una forma nueva y viva, la cual Él consagró por nosotros a través del velo (esto es, Su carne), y teniendo un gran Sumo Sacerdote sobre la casa de Dios, aproximémonos a Dios con verdadero corazón, con completa convicción de fe, habiendo sido purificados nuestros corazones de una conciencia maligna, y nuestros cuerpos habiendo sido lavados con agua pura. Retengamos sin vacilación la esperanza que profesamos, porque Quien prometió es fiel;…” (Hebreos 10:1-12, 14-23). Entonces lo que tenemos aquí es toda una nueva forma de adorar; un nuevo templo en el cielo arriba, un nuevo Sumo Sacerdote, Quien es Cristo, Quien está en el templo en el cielo arriba a la mano derecha del trono de Dios; el cual es superior al templo terrenal, superior al sacerdocio terrenal, superior a los sacrificios terrenales de chivos, toros, palomas y demás. 

 

Entonces eso es lo que ha sido cambiado. Y ha sido cambiado con el cumplimiento de aquellas cosas por Cristo. Jesús dijo “hasta que todo haya sido cumplido.” Hasta ahora lo único que ha sido cumplido es el remplazar los temporales sacrificios animales y el templo temporal, el tabernáculo en la tierra con el eterno permanente en el cielo. Entonces cuando sea que algo ha sido eliminado es remplazado con algo de estándar más alto. Y puede entender esto cuando lee Mateo 5, 6, y 7, donde Jesús dijo, “Han escuchado que fue dicho, pero Yo les digo... Han escuchado que fue dicho, pero Yo les digo…” Entonces cuando sea que Él trajo el cumplimiento de la ley Él la dio a un estándar más alto. Él no eliminó nada. Cristo vino a acabar con el pecado.

 

Hagamos otra pregunta. Vayamos a Génesis 2. Y sé que todos aquellos que creen en el Sábado semanal van allí todo el tiempo para probar que el Sábado fue un día el cual fue creado. Entonces lo que quiero hacer es preguntar: ¿que vino primero—el día, por creación, o el ritual de sacrificios animales? El día vino primero. Sin duda. El engaño astuto al manipular las Escrituras es cuando clama que los sacrificios de rituales y las cosas de los rituales hechos en el templo, cuando fueron eliminados, también eliminan el Sábado y eliminan los Días Santos. Ahí es donde entra el engaño. Entonces por tanto, tenemos que preguntar, ¿qué vino primero? No estamos hablando de evolución, el huevo o la gallina. Estamos hablando de que vino primero—la creación del día o los sacrificios. Obviamente la respuesta es la creación del día. 

 

Génesis 2:1. “Así los cielos y la tierra fueron terminados, y todo el ejercito de ellos. Y para el comienzo del séptimo día Dios terminó Su trabajo el cual había hecho. Y descansó en el séptimo día de todo Su trabajo el cual había hecho. Y Dios bendijo el séptimo día y lo santificó porque en el Él descansó de todo Su trabajo el cual Dios había creado y hecho” (Génesis 2:1-3). Entonces sabemos que Dios hizo el séptimo día, Él santificó el séptimo día. Todos entendemos eso. ¿Pero es eso todo lo que Dios hizo?

 

Vayamos al verso 14, capítulo 1. La verdad es, Dios creó todos los días, ¿correcto? Pero Él especialmente hizo el séptimo día de cada semana, ¿correcto? Entendamos algo más que Él hizo aquí, Génesis 1:14. “Y Dios dijo, “Hayan luces en el firmamento de los cielos para dividir entre el día y la noche, y sean por señales, y por temporadas designadas, y por días y años;...” ¿Cómo va el Sábado semanal? De ocaso a ocaso, ¿correcto? Sí. Pero Dios también creó temporadas, ¿cierto? Sí. 

 

Avancemos aquí y preguntemos un par de cosas. Vayamos a Génesis 15. Tendrá que escuchar los sermones concernientes a los pactos de Dios con Abraham. Porque mucho antes que el antiguo pacto fuera dado, en Génesis 15 el pacto fue dado a Abraham. No tenemos tiempo para ir a la explicación técnica de esto, entonces tan solo lo diré. Tomemos en el verso 4. “Y he aquí, la Palabra del SEÑOR vino a él diciendo, “Este hombre [refiriéndose a Eliecer de Damasco] no será tu heredero; sino el que saldrá de tus propios lomos será tu heredero”. Y lo llevó afuera, y dijo, “Mira ahora hacia los cielos y cuenta las estrellas—si eres capaz de contarlas.” Y le dijo, “Así será tu descendencia”. Y creyó en el SEÑOR. Y Él se lo contó por justicia” (Génesis 15:4-6). Esto fue dado en el día 14 del primer mes en la noche, el mismo día de la Pascua, si cree en el Sábado y la Pascua. Entonces tenemos primero el día, luego el significado del día. Luego al día siguiente en el cual Él hizo el pacto para sacar a los hijos de Israel de Egipto, fue el 15, el cual llegó a ser el primer día de la Fiesta de Panes sin Levadura. 

 

Veamos esto yendo a Éxodo 12. Preguntemos: ¿que vino primero, el día o el sacrificio? Veremos que el día vino primero. El sacrificio fue una instrucción posterior. Aquí está la instrucción de lo que debían hacer respecto al cordero, Éxodo 12:5. “Su cordero será sin mancha, un macho del primer año. Lo tomarán de las ovejas o de las cabras. Y lo guardarán hasta el comienzo del catorceavo día del mismo mes....” Entonces el día vino primero, ¿cierto? Él designó el día primero. “...Y toda la asamblea de la congregación de Israel lo matará entre las dos noches.” No voy a ir a través de ninguna explicación técnica de esto, excepto decir que esto es después del ocaso, entre el ocaso y la oscuridad. 

 

Entonces Dios nombró el día, el 14, verso 11, última frase, “...Es la Pascua del SEÑOR.” Asumo que la mayoría de ustedes guardan la Pascua. Pero ve, si guarda la Pascua y no guarda la Fiesta de Panes sin Levadura, entonces está cortando algo. No está siguiendo los mandamientos de Dios. Está tirando los mandamientos de observación, lo cual Dios ha ordenado ser Días Santos, está tirando eso en la misma categoría de los sacrificios animales. Y nunca estuvieron en la misma categoría. Él dice en el verso 13, “Y la sangre será para ustedes una señal sobre las casas donde estén. Y cuando Yo vea la sangre, pasaré sobre ustedes. Y la plaga no será sobre ustedes para destruirlos cuando hiera la tierra de Egipto. Y este día será un memorial para ustedes. Y lo guardarán una fiesta al SEÑOR a través de sus generaciones. Lo guardarán una fiesta como una ley para siempre.” Entonces el día fue escogido primero, el sacrificio fue puesto en el día, y Dios dice que usted debe guardar el día por siempre. Luego cuando Cristo vino, ¿cuándo fue crucificado? En el día 14. Y esto llega a ser el sacrificio el cual remplaza el cordero el cual mataban los israelitas. Cristo es el Cordero de Dios, y esto fue en el 14. Es por eso que el día de la Pascua debe ser guardado.

 

Note aquí el verso 15, hablando de la Fiesta de Panes sin Levadura. Esto llega a ser muy importante, porque nuevamente, vamos a ver que el día estuvo allí antes de la ofrenda. “Comerán pan sin levadura siete días; incluso el primer día habrán desechado la levadura de sus casas; porque quienquiera que coma pan leudado desde el primer día hasta el séptimo día, esa alma será cortada de Israel. Y en el primer día habrá una santa convocación, y en el séptimo día habrá una santa convocación para ustedes....” Esto es el mismo peso y fuerza de orden como en Génesis 2 de bendecir el día Sábado—santa convocación. “...Ninguna clase de trabajo será hecho en ellos, excepto ese el cual todo hombre debe comer, eso únicamente puede ser hecho por ustedes. Y guardarán la Fiesta de Panes sin Levadura, porque en este mismísimo día Yo he sacado sus ejércitos de la tierra de Egipto. Por tanto guardarán este día en sus generaciones como una ley para siempre” (Éxodo 12:5-6, 11, 13-17). Entonces el día vino primero. 

 

Llegamos a Éxodo 20. Aquí está la entrega de los 10 Mandamientos. Pero en el capítulo precedente tenemos un evento especial que tuvo lugar—la preparación para la entrega de los 10 Mandamientos. Puede escuchar el sermón concerniente a que los 10 Mandamientos fueron dados en el día de Pentecostés. Entonces el día vino primero. Entonces el asunto es este: si cree en los 10 Mandamientos, lo cual cree, entonces ¿por qué no celebra o guarda u observa la Fiesta de Pentecostés en la cual los 10 Mandamientos fueron dados, antes que los sacrificios animales fueran ofrecidos? Necesita entender eso. Esa es la pregunta que necesita hacer.

 

Vayamos a Levítico 23. Y Levítico 23 es el capítulo en toda la Biblia donde están listados todos los Días Santos. Nuevamente, hemos establecido: uno, el día Sábado estuvo antes de cualquier sacrificio; dos, el día de la Pascua fue establecido antes de cualquier sacrificio. Tres, el primer y último día de Panes sin Levadura fueron establecidos antes de cualquier sacrificio; cuatro, el Día de Pentecostés fue establecido antes de cualquier sacrificio, y aquellas son santas convocaciones. Leamos aquí. Levítico 23:1, “Y el SEÑOR habló a Moisés, diciendo, “Habla a los hijos de Israel y diles, ‘Con respecto a las fiestas designadas del SEÑOR,...” Quiero dejar esto muy claro: ellas no son, nunca han sido, nunca serán las fiestas de los judíos, aunque otras personas las han llamado las “fiestas de los judíos,” y aunque por razones particulares las cuales Juan sabía, él llamó “fiesta de los judíos” concerniente a la Fiesta de Tabernáculos, pero es la fiesta del Señor. “...las cuales proclamarán ser santas convocaciones, incluso estas son Mis fiestas designadas.” Todas ellas. Luego ¿Él comienza con qué? “Seis días el trabajo será hecho, pero el séptimo día es el Sábado de descanso, una santa convocación. No harán ningún trabajo. Es un Sábado para el SEÑOR en todas sus viviendas.

 

Las otras santas convocaciones son también “Sábado para el SEÑOR en todas sus viviendas.” Veremos eso aquí en tan solo un minuto. Verso 4, “Estas son las fiestas designadas del SEÑOR, santas convocaciones las cuales proclamarán en sus temporadas designadas.” Dios creó el tiempo, como vimos en Génesis 1:14, para temporadas. Si cree que debe proclamar el séptimo día como una fiesta de Dios cada 7 días, y que está obligado por Dios a guardar el Sábado y mantenerlo santo, entonces ¿qué le da el derecho de ir en contra de Dios y proclamar que Sus fiestas, “santas convocaciones las cuales proclamarán en sus temporadas designadas,” desobedece el mandamiento y no las proclama? ¿Cuál es su razón para no proclamarlas? Bien, miraremos algunas de ellas. Y sus razones van a caer, porque no ha sido una división correcta y recta de la Palabra de Dios. 

 

En el catorceavo día del primer mes, entre las dos noches, es la Pascua del SEÑOR,…” Note, en cada caso Él da primero el día y luego la ofrenda para aquel día, en cada uno de estos. “Y en el quinceavo día del mismo mes es la Fiesta de Panes sin Levadura al SEÑOR. Deben comer pan sin levadura siete días. En el primer día tendrán una santa convocación. No harán ningún trabajo servil en el, sino ofrecerán una ofrenda por fuego al SEÑOR siete días....” Los sacrificios en el templo, entonces, fueron agregados a los días. Los días vinieron primero. Así mismo con Pentecostés, y como contarlo. Si no sabe cómo contar a Pentecostés puede escuchar el sermón o leer el folleto que explica a profundidad todo el asunto de contar a Pentecostés. 

 

Vayamos al verso 21, hablando de Pentecostés, “Y proclamarán en el mismo día que el pueda ser una santa convocación para ustedes....” Luego vayamos al verso 24, “…Habla a los hijos de Israel diciendo, ‘En el séptimo mes, en el primer día del mes, tendrán un Sábado anual, un memorial al toque de los cuernos del carnero, una santa convocación. No harán ningún trabajo servil en el sino que ofrecerán una ofrenda hecha por fuego al SEÑOR.’” Nuevamente, el día es proclamado primero y luego la ofrenda de sacrificio. Verso 27, “También, en el décimo día de este séptimo mes, es el Día de Expiación. Será una santa convocación para ustedes. Y afligirán sus almas y ofrecerán una ofrenda hecha por fuego al SEÑOR. Y no harán ningún trabajo en ese mismo día, porque es el Día de Expiación, para hacer expiación por ustedes delante del SEÑOR su Dios.”

 

Bajemos al verso 32. “Será para ustedes un Sábado anual de descanso, y se afligirán a sí mismos. En el noveno día del mes al ocaso, desde el ocaso hasta el ocaso, guardarán su Sábado anual.” Este es el verso a donde todos los que guardan el Sábado van, para mostrar que debe guardar el Sábado de ocaso a ocaso, pero esta es la definición del Día de Expiación, ¿por qué toma la definición del Día de Expiación y la aplica al Sábado, si esto no es igualmente aplicable al Sábado y al Día de Expiación y todos los otros Días Santos?

 

Luego llegamos al verso 34. “…El quinceavo día de este séptimo mes será la Fiesta de Tabernáculos por siete días al SEÑOR. En el primer día será una santa convocación. No harán ningún trabajo servil en el.” Lo mismo con el octavo día, verso 36. Una santa convocación; tiene día 1, día 8, luego los sacrificios y demás. Note, verso 37, porque es muy importante. “Estas son las fiestas del SEÑOR las cuales proclamarán...” (Levítico 23:1-8, 21, 24-25, 27-28, 32, 34-37).

 

(pase a la siguiente pista)

 

Como puede ver, estoy haciendo este recorrido porque para entender esto, debe tener una visión general. Levítico 23:37, “Estas son las fiestas del SEÑOR las cuales proclamarán ser santas convocaciones...” Entonces si toma esta declaración, la cual es verdadera, y va atrás y la aplica en el verso 2, “...las fiestas designadas del SEÑOR, las cuales proclamarán ser santas convocaciones, incluso estas son Mis fiestas designadas,” y comienza con el Sábado: “Seis días el trabajo será hecho, pero el séptimo día es el Sábado de descanso, una santa convocación. No harán ningún trabajo. Es un Sábado para el SEÑOR en todas sus viviendas.” Entonces, queda atrapado, ¿cierto? ¿Por qué no proclama aquellos otros días de acuerdo al calendario de Dios en la forma que deberían ser? ¿Le hace falta algo para no hacerlo? ¿Está dividiendo incorrectamente la Palabra de Dios porque está aplicando mal las Escrituras?

 

Vayamos a Números 28, y vayamos al corazón y centro de todo el asunto aquí. Lo veremos. También va a ser enfrentado a otro problema si dice que, “Porque ellos tenían sacrificios rituales en esos días, y los sacrificios han sido eliminados porque el sacrificio de Cristo excede todos los sacrificios…” OK, todos estamos de acuerdo hasta aquí, ¿cierto? Entonces ¿qué va a ser con Números 28, especialmente con la primera parte? Verso 1, “Y el SEÑOR habló a Moisés, diciendo, “Ordena a los hijos de Israel, y diles, ‘Mis ofrendas y Mi pan para Mis sacrificios hechos por fuego, [porque estaba el tabernáculo, y luego el templo] un dulce aroma para Mí, serán diligentes de observar para ofrecerme en su temporada debida.’ Y les dirás, ‘Esta es la ofrenda hecha por fuego la cual ofrecerán al SEÑOR: dos corderos del primer año sin mancha día a día, una ofrenda quemada continua.” Esta es la ofrenda quemada diaria. Ahora, dado que los sacrificios animales fueron eliminados, ¿han sido eliminados los días? No. Uno en la mañana y uno en la noche.

 

Vayamos al verso 9. “Y en el día Sábado dos corderos del primer año sin mancha, y dos décimas partes de harina por una ofrenda de grano, mezclada con aceite, y su ofrenda de bebida; esta es la ofrenda quemada de cada Sábado, además de la ofrenda quemada continua, y su ofrenda de bebida” (Números 28:1-3, 9-10). Entonces, si toma su razonamiento, el cual muchos tienen para deshacerse de los Días Santos, al decir que, “Los sacrificios rituales eran ofrecidos en los Días Santos y los sacrificios fueron eliminados; por tanto no tenemos que guardar los Días Santos,” entonces ¿qué va a hacer con el Sábado? Porque si aplica el razonamiento a uno, debe también aplicarlo a lo otro, ¿cierto? ¿Habían sacrificios en el día Sábado? Sí. ¿Fueron aquellos sacrificios eliminados y cumplidos en Cristo? Sí. Entonces si asume que porque aquello fue verdadero, por tanto no tenemos que guardar el Sábado porque los sacrificios fueron eliminados. ¿Ve? Está atrapado con su propia lógica. Porque si guarda el Sábado, porque Dios lo ordena, y no guarda los Días Santos porque los sacrificios fueron eliminados, entonces su lógica lo atrapa en su propia esquina, donde entonces usted no debe guardar el Sábado por la misma lógica.

 

He visto esto en la Iglesia de Dios, la gente del Séptimo día. Ve, cuando tiene su mente decidida, y cuando no está deseoso de dejar que la verdad de Dios entre en ella, entonces puede salir con esa conclusión. ¿Pero cómo más va a concluir eso? Si toma el razonamiento que los Días Santos no necesitan ser guardados porque habían sacrificios rituales en aquellos, y aquellos sacrificios rituales están eliminados en Cristo, entonces el sacrificio ritual del Sábado fue eliminado en Cristo. Entonces por tanto, está atrapado en su propia lógica porque no es honesto en manejar la Palabra de Dios, y aplica mal la Palabra de Dios de modo que puede guardar el Sábado y eliminar los Días Santos. Debe entender esto. Esto es donde debe comenzar. Tal vez otras personas no podrían convencerlo, pero tal vez la Palabra de Dios puede convencerlo. 

 

Vayamos ahora al libro de Ezequiel, capítulo 20. Puede ir a través y aplicar esto a todos los Días Santos aquí en el resto de Números 28 y 29. Porque cada uno de los días tenía sacrificios. Entonces no puede usar esa lógica. Esa lógica es equivocada, no es correcta. Si va a Gálatas 3 y aplica mal eso, entonces también va a estar en problemas. Si necesita algún entendimiento respecto al libro de Gálatas, tenemos varios sermones sobre eso los cuales van a través y lo explican. 

 

Como estamos aquí en Ezequiel 20, llamo su atención a referenciar Éxodo 31, donde Dios dijo que usted debe guardar los Sábados. Note cuando estemos leyendo aquí, Dios no hace distinción alguna entre cual Sábado es cual. Todos los Días Santos—por favor entienda—son Sábados anuales. Entonces cuando leemos esto, comencemos en el verso 10. Dios dice, “Y les hice salir de la tierra de Egipto, y los llevé al lugar desolado. Y les di Mis estatutos y les mostré Mis ordenanzas, las cuales si un hombre las hace, incluso vivirá en ellas. Y también les di Mis Sábados...” Plural. No es “el Sábado,” sino “Mis Sábados,” plural. Porque como ve, el cuarto mandamiento en los 10 Mandamientos dice, “Recuerden el día Sábado para guardarlo santo.” Pero Él les dio más que el Sábado semanal. Él les dio Sus Sábados anuales, “...para ser una señal entre ellos y Yo, para que pudieran saber que Yo soy el SEÑOR Quien los santifica.

 

Pregunta: ¿si no guarda los Días Santos, hay algo que usted no sabe del Señor? ¿Hay algo que hace falta en su entendimiento porque no es santificado por esos días? Verso 13, “Pero la casa de Israel se rebeló contra Mí en el lugar desolado;...” Pregunta: ¿se rebela usted contra Dios si rechaza Sus Días Santos? “...no caminaron en Mis estatutos, y despreciaron Mis ordenanzas, las cuales si un hombre las hace, incluso vivirá en ellas. Y contaminaron grandemente Mis Sábados....” Verso 16, “…Porque despreciaron Mis juicios y no caminaron en Mis estatutos; y contaminaron Mis Sábados; porque su corazón iba tras sus ídolos.” Porque cuando toma el tiempo de Dios y lo hace suyo, o declara el tiempo santo de Dios no santo, entonces llega a ser un ídolo en su mente. Entonces Él les dijo que no hagan eso. Verso 19, Él dijo, “Yo soy el SEÑOR su Dios. Caminen en Mis estatutos, y guarden Mis ordenanzas y háganlas, y guarden Mis Sábados santos; y ellos serán una señal entre ustedes y Yo para que puedan saber que Yo soy el SEÑOR su Dios.’ Pero los hijos se rebelaron contra Mí....” (Ezequiel. 20:10-13, 16, 19-21).

 

Quiero hacer aquí una pregunta. Si usted cree que el Sábado semanal es bueno y recto, dígame porque los Sábados anuales no son buenos ni rectos. Y si no los guarda, entonces está diciendo que la Palabra de Dios no es digna de su observancia. Quiero decir, necesita mantener las cosas en una base clara y de hechos. No tenga sus sentimientos involucrados en eso, porque va a estar en grandes problemas.

 

No voy a manejar una Escritura técnica en este punto. Vayamos al Nuevo Testamento. Vayamos a Mateo 22, y veamos lo que debemos hacer en el Nuevo Testamento. Y luego veremos, ¿guardaron en el Nuevo Testamento, bajo el Nuevo Pacto, esos días? Vayamos a Mateo 22:37. Porque ve, está también atrapado con otro problema. Si dice que ama a Dios, y trata y ama a Dios de esta forma, entonces tiene que preguntarse: ¿por qué rechazo los Días Santos de Dios? “Y Jesús le dijo, “ ‘Amarán al Señor su Dios con todo su corazón, y con toda su alma, y con toda su mente.’ Este es el primero y más grande mandamiento; y el segundo es como este: ‘Amarán a su prójimo como a ustedes mismos.’ De estos dos mandamientos pende toda la Ley y los Profetas” (Mateo 22:37-40). Y por lo cual Jesús dijo, “Una jota o una tilde no pasará de la ley hasta que todo sea cumplido.” Lo único que hemos visto en las Escrituras que ha sido cumplido han sido los sacrificios animales y el ritual del templo, el cual ha sido remplazado y sustituido por un sacrificio más alto de Jesucristo en un templo más grande en el cielo arriba. Todo el resto aún está colgando en el amor de Dios, ¿correcto? ¿Ama a Dios? ¿Ama a Dios en verdad? ¿O quiere amar a Dios a su manera y decirle a Dios que hacer?

 

Vayamos a Juan 4. Hagamos algunas otras preguntas. ¿Cómo quiere Dios que lo adoremos hoy? Verso 23, “Pero la hora viene [esto es, cuando no debían adorar más en Jerusalén, el templo se acabaría y demás], y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad;...” Sabemos que los mandamientos de Dios son verdad; sabemos que las leyes de Dios son verdad; sabemos que todos los caminos de Dios son verdaderos, y Sus mandamientos son verdaderos; entonces por tanto, si va a adorar a Dios en espíritu y en verdad, va a estar guardando Sus mandamientos de corazón espiritualmente, amando a Dios. “...porque el Padre ciertamente está buscando aquellos que lo adoren en esta manera. Dios es Espíritu; y aquellos que lo adoran deben adorar en espíritu y en verdad” (Juan 4:23-24). La palabra “deben” allí en el griego tiene la fuerza de “obligatorio.” Está obligado delante de Dios a adorarlo en espíritu y en verdad. Y dado que todas las palabras de Dios son verdaderas, y dado que los Días Santos son parte de la verdadera Palabra de Dios, debe adorarlo en aquellos días, así como en el Sábado semanal.

 

Vayamos al Salmo 119. Hagamos un pequeño chequeo de actitud, sea que esté de acuerdo o no con lo que he dicho hasta este punto, o tal vez está de acuerdo con algunas de las cosas, y con otras no. Pero tiene que hacerse esta pregunta: ¿estoy de acuerdo con Dios? No que si está de acuerdo conmigo, o en acuerdo con algún hombre. Porque si yo no le enseño la Palabra de Dios, y si no predico la Palabra de Dios, entonces realmente no importa lo que diga, aunque pueda mal utilizar la Palabra de Dios y sonar religioso. Salmo 119:127. Y esto es profundo. Y esta es la actitud completa que debemos tener concerniente a la voluntad de Dios, concerniente a los mandamientos de Dios, concerniente a todas las cosas de Dios. “Por tanto amo Tus mandamientos por encima del oro—sí, por encima del oro fino.

 

Mantenga aquí su lugar porque vamos a volver, y quiero ir a II Tesalonicenses por tan solo un minuto. Porque con el engaño que está viniendo sobre el mundo entero va a haber una razón de porque está viniendo. Y usted puede ser parte de ese engaño, o atrapado en ese engaño si hace lo que hacen en el mundo. Satanás va a venir. II Tesalonicenses 2:9, “Aquel cuya venida [esto es el gran poder de la bestia que está por venir] está de acuerdo al trabajo interno de Satanás, con todo poder y señales y maravillas mentirosas, y con todo engaño de injusticia en aquellos que están pereciendo porque no recibieron el amor de la verdad,...” Acabamos de leer donde David escribió, “Amo tus mandamientos.” Pero si no ama la verdad, la cual entonces es toda la Palabra de Dios, ¿a qué está sujeto? Está sujeto a la muerte, porque no puede ser salvado. Y otra cosa tiene lugar. 

 

Y por esta razón, Dios enviará sobre ellos un engaño poderoso que les hará creer la mentira, para que puedan ser juzgados todos los que no creyeron la verdad, sino se complacieron en la injusticia” (II Tesalonicenses 2:9-12). Entonces si no cree la verdad de la Palabra de Dios, ¿está teniendo placer e injusticia al rechazarlos? Porque si aquellos son Sábados, lo cual son, y si son mandamientos, lo cual son, y si debe guardarlos, lo cual debería, y si transgrede esto, entonces esta pecando y no es recto, ¿cierto? Y si no los guarda entonces tiene placer en la injusticia, ¿correcto? ¿No va a cegarse usted mismo a otras cosas más adelante? Y siempre recuerde, cuando Dios da un testimonio de Su Palabra, una vez es suficiente. Por favor entienda eso. 

 

Volvamos al Salmo 119:127. “Por tanto amo Tus mandamientos por encima del oro—sí, por encima del oro fino.” ¿Y cuantas personas conoce que trabajan en el Sábado de modo que pueden hacer dinero porque rechazan el mandamiento del Sábado? Aplique lo mismo a los Días Santos. Verso 128, aquí es donde necesitamos llegar. “Por tanto estimo ser correctos todos Tus preceptos concernientes a todas las cosas,...” ¿Cree esto de la voluntad de Dios? ¿Cree que cada precepto de Dios es recto, cada mandamiento de Dios es recto, cada ley de Dios es buena y recta? Note, “...y odio todo falso camino.” ¿Está deseoso de odiar el pecado que ha estado cometiendo al no guardar los Días Santos? ¿O va a salir con otros argumentos para justificar su propio ídolo? A eso es lo que esto lleva. Porque aquellas son auto justificaciones para su propio camino. No habrá duda en eso. ¿Considera todos los preceptos de Dios concernientes a todas las cosas ser rectos? Si lo hace, entonces odiará todo falso camino.

 

Vayamos al Nuevo Testamento, y vamos a pasar el resto del tiempo en el Nuevo Testamento, mostrando que, sí, los Días Santos fueron guardados por aquellos en el Nuevo Testamento; y de hecho, por un propio mandato de Dios. Vayamos a Marcos 2. Y este es aquel, para aquellos de ustedes que guardan el Sábado, al que van para mostrar que necesitamos guardar el Sábado en el Nuevo Testamento. Leámoslo aquí, porque llega a ser muy profundo. Verso 27, “Y les dijo, “El Sábado fue hecho para el hombre,...” No hay duda en eso. Dios espera en realidad que toda la humanidad guarde el Sábado. “...y no el hombre para el Sábado; por tanto, el Hijo de hombre es Señor incluso del Sábado” (Marcos 2:27-28). Pregunta: dado que los Días Santos son Sábados, ¿es Él también Señor de aquellos? ¿Es Él Señor de la Pascua? ¿Es Él Señor del primer día de Panes sin Levadura, del último día de Panes sin Levadura, Pentecostés, Trompetas, Expiación, Tabernáculos y del Ultimo Gran Día? La respuesta es sí. Aquellos otros días y mandamientos fueron hechos para el pueblo de Dios. El Sábado fue hecho para la humanidad en general. Entonces si solo guarda el Sábado, esta solo haciendo lo que Dios requiere de todas las personas en todo lugar. Los Días Santos tienen significado especial para el pueblo de Dios. Tal vez nunca lo ha pensado de esa forma. Bueno, necesita pensarlo de esa forma. 

 

Vayamos a Lucas 2, y veamos lo que hizo Jesús. Y entendamos que Jesús no estaba bajo el Antiguo Pacto; Él estaba bajo un pacto especial con Dios el Padre, el cual era incluso más grande que el Nuevo Pacto, cuando lo entiende en realidad. Porque con el pacto que Dios el Padre y Jesucristo tenían, Jesús no podía pecar ni una vez. Voy a dar un sermón sobre cuál era el pacto entre Dios el Padre y Jesucristo. Fue un pacto más grande del que nosotros estamos. Obviamente, tenía que serlo porque Él era Dios antes que llegara a ser un ser humano. Pero notemos lo que Él hizo aquí. Lucas 2:40, “Y el Niñito creció y se volvió fuerte en espíritu, siendo lleno de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él. Ahora, Sus padres iban a Jerusalén cada año a la fiesta de la Pascua. Y cuando Él tenía doce años de edad, ellos subieron a Jerusalén de acuerdo a la costumbre de la fiesta.” Y usted sabe lo que Él estuvo haciendo.

 

¿Guardó Jesús la fiesta? Sí. ¿La guardó solo porque Sus padres la guardaron? No. ¿Por qué la guardaban Sus padres? Porque era una ley de Dios. ¿Pero por qué Jesús la guardaba? Porque era  la ley de Su Padre. ¿Y que estuvo haciendo allí en la fiesta? Verso 46, “Ahora, sucedió que después de tres días lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, oyéndolos y cuestionándolos. Y todos aquellos quienes lo estaban escuchando estaban admirados de Su entendimiento y Sus respuestas.” Porque como lo señalo en la serie sobre las profecías de Jesús, Jesús fue enseñado cada mañana por Dios el Padre. Entonces allí Él estuvo en los Días Santos, y después, haciendo los asuntos del Padre. “Pero cuando ellos lo vieron, estaban asombrados; y Su madre le dijo, “Hijo, ¿por qué has tratado con nosotros en esta manera? Mira, Tu padre y yo hemos estado muy angustiados mientras te buscábamos.” Y Él les dijo, “¿Por qué es que estaban buscándome? ¿No se dan cuenta que debo estar en los asuntos de Mi Padre?”” (Lucas 2:40-42,46-49), mostrando que José no era Su padre. Eso es lo que estaba diciendo claramente aquí. ¿Fue asunto del Padre enviar a Cristo? Sí. ¿Cuándo murió Cristo? En el día de Pascua. ¿Fue eso asunto del Padre? Sí. 

 

Veamos como Él desempeñó los asuntos de Su Padre en Su ministerio. Vayamos a Juan 2. Vamos a recorrer algunas cosas aquí en el libro de Juan por tan solo un minuto. Mantenga en mente esto, que Jesucristo nos colocó un ejemplo, en Cuyas pisadas deberíamos seguir. Ahora, si Jesús no pecó…mire, algunas personas llegan al punto de decir que si usted guarda el Sábado y los Días Santos está pecando. Bien, sabemos que si guarda el Sábado no está pecando. Pero ¿está pecando si no guarda los Días Santos? Sí. Aquí, si fuera pecado guardarlos, entonces Jesús pecó, ¿cierto? Leámoslo. Verso 13, “Ahora, la Pascua de los judíos estaba cerca, y Jesús subió a Jerusalén...” La razón por la que Juan dice “la Pascua de los judíos” es porque está mostrando que Jesús estaba corrigiéndolos de su equivocada adoración de Pascua, y Tabernáculos y otros días. Los Días Santos son días de Dios. 

 

Entonces ¿que hizo Él? Fue al templo, “…Y Él encontró en el templo aquellos que estaban vendiendo bueyes y ovejas y palomas, y los cambiadores de moneda sentados allí; y tras hacer un látigo de cuerdas, Él los expulsó a todos del templo, con las ovejas y los bueyes; y derramó las monedas de los cambistas, y volcó las mesas. Y a aquellos que estaban vendiendo las palomas, Él dijo, “¡Saquen estas cosas de aquí! No hagan la casa de Mi Padre una casa de mercancías.” Entonces se deshizo de ellas, el pecado de allí, ¿cierto? Además, Él también estaba mostrando otra cosa, la cual Él dijo después a los fariseos que querían saber, ¿cuál era el gran mandamiento? Él respondió correctamente y Jesús dijo, “No están lejos del Reino de Dios.” Luego dijo, “Vayan y aprendan que significa: Misericordia deseo y no sacrificio.” Entonces eso es lo que Él estaba enseñando aquí. Él deseaba misericordia y no sacrificio.

 

Note verso 23, “Ahora, cuando Él estuvo en Jerusalén en la Pascua, durante la fiesta, muchos creyeron en Su nombre, mientras observaban los milagros que Él estaba haciendo” (Juan 2:13-16, 23). Entonces Él estaba sanando, y estaba enseñando en la Fiesta de Panes sin Levadura, justo allí en el templo. 

 

Vayamos a Juan 5:1. Esto no nos dice que Fiesta era. Pero de acuerdo a la cronología en el libro de Juan, encontramos Pascua, Fiestas de otoño, Pascua, Fiestas de otoño. Entonces por cronología, esto tuvo que ser o Trompetas o el primer día de la Fiesta de Tabernáculos, o el Ultimo Gran Día, uno de los tres. No fue Expiación, porque estaban llevando cargas y demás. “Después de estas cosas hubo una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.” ¿Estaba Él allí guardándola? Sí. ¿Los corrigió Él de su mal uso del día? Sí. Él le dijo al hombre a quien Él sanó que levantara su catre y caminara, y él caminó. Y así Él dio la lección espiritual aquí que Dios estaba trabajando espiritualmente.

 

Vayamos a Juan 6:4. “Ahora, la Pascua, una fiesta de los judíos, estaba cerca.” Y entonces Jesús explicó acerca del pan y del vino, que simbolizaban Su cuerpo y Su sangre; e hizo absolutamente obligatorio que guarde la Pascua, de otra forma, no tiene ninguna vida en usted. Leamos esto justo aquí en Juan 6:53. “Por tanto, Jesús les dijo, “Verdaderamente, verdaderamente les digo, a menos que coman la carne del Hijo de hombre, y beban Su sangre, no tienen vida en sí mismos.” Entonces a menos que guarde la Pascua adecuadamente no tiene vida en usted. Y puedo también mencionar aquí, aquellos que usan jugo de uva no la están guardando adecuadamente, porque no es vino. Necesita entender eso. 

 

Vayamos a Juan 7:1, “Después de estas cosas, Jesús estuvo viviendo temporalmente en Galilea, porque no quiso viajar a Judea porque los judíos estaban buscando matarlo. Ahora, la fiesta de tabernáculos de los judíos estaba cerca.” Sus hermanos—tan solo lo resumiré—le dijeron, “¿Por qué no subes y Te presentas?” Y Él dijo, “No, suban ustedes. Mi tiempo no es aun.” Así ellos subieron a la Fiesta. Ahora, verso 10, “Pero después que Sus hermanos habían subido, entonces Jesús también subió a la fiesta, no abiertamente, sino como si fuera en secreto.” Entonces aquí, a pesar de la presión pública que estaba puesta contra Él y todos los que buscaban matarlo, Él aun fue y guardó la Fiesta, ¿cierto? Él observó la Fiesta de Tabernáculos, ¿cierto? Sí. 

 

Note ahora. Aquí hay algo muy importante concerniente a la voluntad de Dios y entendimiento. Verso 14, “Pero luego, aproximadamente a la mitad de la fiesta, Jesús subió al templo y estuvo enseñando. Y los judíos estaban asombrados, diciendo, “¿Cómo sabe este hombre letras, nunca habiendo sido escolarizado?” Jesús les respondió y dijo, “Mi doctrina no es Mía, sino de Quien Me envió. Si cualquiera desea hacer Su voluntad, sabrá de la doctrina, si es de Dios, o si hablo de Mi propio ser.” Y Jesús estuvo allí durante la Fiesta de Tabernáculos. Y hay gran significado para la Fiesta de Tabernáculos. Tenemos muchos sermones sobre la Fiesta si desea saber el significado. 

 

Pasemos al verso 37. “Ahora, en el último día, el gran día de la fiesta, Jesús se paró y gritó, diciendo, “Si alguien tiene sed, venga a Mí y beba. Aquel que cree en , como la escritura ha dicho, de su vientre fluirán ríos de agua viva.” Pero esto Él lo habló concerniente al Espíritu, el cual aquellos que creían en Él pronto recibirían; porque el Espíritu Santo aun no era dado porque Jesús no estaba aún glorificado.” (Juan 7:1-2, 10, 14-17, 37-39). Entonces Jesús enseñó en el Último Gran Día, ¿cierto? Así Lo encontramos enseñando durante la Fiesta de Panes sin Levadura, durante la Fiesta de Tabernáculos, en el tiempo de la Pascua, les enseñó a Sus discípulos durante la Fiesta de Panes sin Levadura, y demás. Jesús hizo todas esas cosas. 

 

Vayamos al libro de Hechos, y haremos un pequeño recorrido del libro de Hechos. Por favor entienda, estamos en las enseñanzas del Nuevo Pacto. Y si los Días Santos fueron eliminados, y no debían mas ser guardados, entonces usted escucharía que Jesús diría esto: “Escucharon que fue dicho, ‘Recuerden guardar santo el Sábado y los Días Santos.’ Pero Yo les digo, guarden santo el domingo, la navidad, Easter y el año nuevo.” No dijo eso, ¿cierto? No. Aquí en Hechos 2, en el día de Pentecostés. Hechos 2:1, por orden de Cristo, ¿cierto? Él dijo, “Permanezcan en Jerusalén hasta que sean investidos de poder de lo alto.” Entonces Su mandamiento era estar allí y guardar el día de Pentecostés. Si Jesús ordenó a Sus apóstoles guardarlo, y dio el Espíritu Santo en el día de Pentecostés, el cual fue el mismo día en que los 10 Mandamientos fueron dados, ¿no debería usted guardar el día de Pentecostés?

 

Verso 1, “Y cuando el día de Pentecostés, el cincuentavo día, estaba siendo cumplido, todos ellos estaban de común acuerdo en el mismo lugar. Y de repente vino desde el cielo un sonido como el ímpetu de un poderoso viento, y llenó la casa entera donde estaban sentados” (Hechos 2:1-2). Usted sabe el resto de la historia, la predicación en el día de Pentecostés. Y ahí es cuando Dios comenzó la iglesia. Entonces Él formalizó la iglesia en el lugar desolado en el día de Pentecostés al dar los 10 Mandamientos. Él comenzó la Iglesia del Nuevo Pacto en el día de Pentecostés justo allí en el templo de Dios.

 

Continuemos aquí. Vayamos a Hechos 12:1. “Entonces por aquél tiempo, el rey Herodes extendió sus manos para perseguir a algunos de aquellos de la iglesia; y mató a Santiago, el hermano de Juan, con la espada. Y cuando vio que esto agradó a los judíos, procedió a prender a Pedro también. (Ahora aquellos eran los días de pan sin levadura.)” La razón por la que es mencionado es porque estaban guardando los días de Panes sin Levadura. “Y después de arrestarlo, lo puso en prisión, entregándolo a cuatro grupos de cuatro soldados para cuidarlo con la intención de sacarlo al pueblo después de la temporada de Pascua” (Hechos 12:1-4). 

 

Vayamos al capítulo 16. Conozco todos los argumentos que dará la gente. Hechos 16:13; entendamos esto. Este es un tiempo cuando Pablo fue a Macedonia y les predicó. “Luego en el día de las semanas fuimos fuera de la ciudad junto a un río, donde era acostumbrado hacer oración;...” esto es en Pentecostés. Mantenga aquí su lugar y vayamos a Lucas 4. Y veremos que en este mismo día en una de las sinagogas en Galilea, Jesucristo se paró a leer, y comenzó Su ministerio en Nazaret en aquel día. Lucas 4:16, “Y vino a Nazaret, donde había sido criado; y de acuerdo a Su costumbre, fue a la sinagoga en el día del Sábado anual y se paró a leer.” Y esto es en el “día de las semanas.” Entonces Jesús enseñó en Pentecostés, Pablo enseñó en Pentecostés, el Espíritu Santo fue dado en Pentecostés, el día de las semanas. 

 

Volvamos a Hechos, capitulo 18 y verso 18. “Y después que Pablo había permanecido allí muchos días, se despidió de los hermanos y zarpó a Siria, y con él Priscila y Aquila. Pablo había rapado su cabeza en Cencrea porque él había hecho un voto. Y él llegó a Éfeso, y los dejó allí; pero él entró a la sinagoga y razonaba con los judíos. Y cuando le pidieron permanecer con ellos por un tiempo más largo, él no consintió, sino se despidió, diciendo, “Debo por todos los medios guardar la fiesta que viene en Jerusalén;...” (Hechos 18:18-21). La única fiesta, cronológicamente hablando, que podría estar aquí es la Fiesta de Tabernáculos. Entonces él iba a Jerusalén a guardarla. Entonces Pablo dijo, “Debo por todos los medios guardar la fiesta.” No puede decir que él estaba guardándola bajo la obligación de la circuncisión, porque él predicó en contra de la circuncisión. 

 

Vayamos al capítulo 20:5. “Estos se adelantaron y nos esperaron en Troas. Pero zarpamos de Filipo después de los Días de Pan sin Levadura;...” ¿Por qué mencionar que fueron después de los días de Panes sin Levadura? Muy simple: ellos guardaron los días de Panes sin Levadura y no saldrían sino hasta que la Fiesta de Panes sin Levadura terminara. En otras palabras, observaron la Fiesta de Panes sin Levadura, y salieron después de eso. “...y en cinco días fuimos a ellos a Troas, donde permanecimos por siete días.” Entonces llegaron allí un domingo y permanecieron 7 días. “Entonces en el primer día de las semanas, cuando los discípulos se habían reunido para partir el pan,...” (Hechos 20:5-7). Y esto fue entonces después de la puesta del sol, después que el Sábado terminó, llegando al primer día de la semana y demás. Entonces guardaron la Fiesta de Panes sin Levadura. Eso es lo importante de entender. 

 

Vayamos al capítulo 24:14. “Pero les confieso que de acuerdo al camino el cual ellos [los judíos] llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que están escritas en la Ley y los Profetas;...” Y Pablo mismo fue quien escribió para mostrar que lo único que había sido cumplido y sustituido por el sacrificio de Cristo fueron los sacrificios animales y el ritual del templo. Y leímos eso antes. Él creyó todo lo demás. 

 

Vayamos al capítulo 27:9. “Y después que mucho tiempo había pasado, y que el viaje era ahora peligroso porque el día anual de ayuno ya había pasado,...” En su referencia puede tener Levítico 23:27, refiriéndose al Día de Expiación. Entonces aquí Pablo, incluso cuando estaba zarpando, y era peligroso, estuvo tranquilo guardando el Día de Expiación en aquel barco. Y el ayuno había terminado. Entonces Pablo lo guardó. 

 

Vayamos a I Corintios 16:7. “Porque en este tiempo no me detendré a verlos, más espero en algún tiempo futuro estar con ustedes, si el Señor lo permite. Pero permaneceré en Éfeso hasta Pentecostés.” Entonces ¿cómo median el tiempo? ¿Por navidades? No. ¿Por easter? No. ¿Por años nuevos? No. ¿Por domingos? No, sino por el Sábado y los Días Santos. Y aquí esta Pentecostés. 

 

Ya que estamos aquí, pasemos a I Corintios 5. Y aquí hay un mandamiento. Y necesita entender esto, aquí hay un principio: no puede tener un mandamiento sin el otro. Debe tenerlos todos ellos. ¿Y no dijo el apóstol Santiago que si guarda toda la ley pero ofende en un punto, es culpable de toda la ley? ¿Correcto? Entonces si guarda el Sábado pero no guarda los Días Santos, es culpable de transgredir los Días Santos, y se para ante Dios como un pecador. Especialmente cuando tenemos aquí en I Corintios 5 un mandamiento absoluto, dogmático hecho por el apóstol Pablo para guardar la Fiesta de Panes sin Levadura. Leamos, verso 7. “Por tanto, purguen la vieja levadura,...” Porque durante los días de Panes sin Levadura, la levadura es un tipo de pecado.  “...para que puedan convertirse en una masa nueva, incluso como están sin levadura.” Habiéndola sacado de sus casas, y están sin levadura en Cristo. “Porque Cristo nuestra Pascua fue sacrificado por nosotros. Por esta razón, guardemos la fiesta,...” ¿Cual Fiesta? Panes sin Levadura, “...no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y maldad, sino con el pan sin levadura de sinceridad y verdad” (I Corintios 5:7-8). Entonces él virtualmente está diciendo aquí, en este mandamiento de guardar la fiesta, “Si no guarda la Fiesta, no está guardando la verdad.” Es un gran mandamiento. 

 

Entonces, necesitamos entender otro principio, el cual es este. La gente dice, “Bien, si no está repetido en el Nuevo Testamento, no tengo que hacerlo.” La razón por la que muchas de estas cosas no son repetidas en el Nuevo Testamento es porque llegaría a ser redundante. Y Dios no quiso tener un libro de 50 tomos. Él quiso un libro. Entonces es por eso que tiene que creer toda la Palabra de Dios. Vayamos a Hebreos 4. Quiero tan solo enfocarme en un verso, verso 9, y resumir la parte que lleva a el, porque el plan de Dios no está aún completo. “Queda, por tanto, guardar el Sábado para el pueblo de Dios.” Esto llega a ser muy  importante, porque la observancia del Sábado significa más que tan solo guardar el Sábado. La observancia del Sábado incluye todos los Días Santos, y el pueblo de Dios incluye a los gentiles (I Pedro 1), no tan solo a los hebreos. 

 

Entonces para que la gente diga, “No estoy convencido que debería guardar los Días Santos,” entonces lo que necesita hacer es estudiar en verdad su Biblia, y preguntarse, “¿Creo en verdad en la Palabra de Dios, y la voluntad de Dios, y estoy deseoso de entenderla en la forma que Dios dice? O ¿voy a mantener esto en la forma de opinión personal y llegar a ser como otras personas religiosas?” y termina rechazando la Palabra de Dios.

 

Escrituras referenciadas:

 

·         I Corintios 5: 7-8

·         II Corintios 4: 1-4

·         II Tesalonicenses 2: 9-12

·         Jeremías 17:9

·         Marcos 2: 27-28

·         Mateo 5: 17-18

·         Mateo 7: 21-23; 22:37-40

·         Lucas 2: 40-42; 46-49

·         Lucas 4:16; 16: 13-17

·         Salmo 119:127-128

·         Salmo 143:10

·         Romanos 12: 1-2

·         Juan 2:13-16, 23; 4:23-24

·         Juan 5: 1; Juan 6:4; 53

·         Juan 7:1-2, 10, 14-17, 37-39

·         Hebreos 4:9; 9:11-12, 28

·         Hebreos 10:1-12, 14-23

·         Hechos 2: 1-2

·         Hechos 12: 1-4; 16:13

·         Hechos 18: 18-21; 20: 5-7

·         Hechos 24: 14; 27:9

·         Génesis 1:14; 2: 1-3; 15: 4-6

·         Éxodo 12:5-6, 11, 13-17

·         Éxodo 20

·         Levítico 23:1-8, 21, 24-25, 27-28, 32, 34-37

·         Números 28:1-3, 9-10

·         Ezequiel 20:10-13, 16, 19-21

 

 

Atrás
El día que Jesús el Cristo murió
Otros libros
 Días festivos ocultos o Días Santos de Dios— ¿Cuales?
 El plan de Dios para la humanidad revelado por Su Sábado y Días Santos
 Entendiendo las Escrituras difíciles de Pablo concernientes a la Ley y los Mandamientos de Dios
 Los tiempos señalados de Jesús el Mesías
 ¿Señor, qué debo hacer yo?
 ¿Señor, qué debería hacer?
 Comentarios y apéndices a “La Santa Biblia en Su orden original—Una versión fiel”, segunda edición
 Las dos Babilonias
Sermones
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
P.O. Box 831241
San Antonio, TX 78283
© 2018 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones