| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Videos |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Estudios Biblicos en video
Sermones
 Doctrina
 Estudios bíblicos
 Nuevo Orden Mundial
 Profecías de los últimos tiempos
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS ANUALES Y FIESTAS DE DIOS
 Años anteriores
 2016
 2017
 2018

 

 SERIES
 ¿Quién y que controla su mente?
 14 cosas para ver en Profecía
 Cristo y nuestro llamado
 Daniel y Apocalipsis
 El amor de Dios
 El Calendario Hebreo Calculado
 El Diezmo
 El lavamiento del agua por la Palabra
 El Sábado
 Epístola de Primera de Corintios
 Epístola de Segunda de Corintios
 Epístola de Primera de Pedro
 Epístola de Segunda de Pedro
 Gobierno en la Iglesia
 La gracia de Dios y el guardar los Mandamientos
 Las 10 mentiras mas creíbles de Satanás
 Matrimonio, divorcio y recasamiento
 Obras de ley y justificación
 Preparación para la Pascua y Panes sin Levadura
 Preparación para Pentecostés
 Proverbios para Jóvenes
 Respuestas bíblicas a los evangélicos
 Restaurando el Cristianismo original para hoy
 Sociedad adicta
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Doctrina
Atrás

Cómo Usar el Espíritu Santo de Dios #2

Fred R. Coulter—20 de diciembre, 1993

www.laVerdaddeDios.org

 

Al vivir en el mundo en el que vivimos actualmente, realmente necesitamos entender cómo usar el Espíritu Santo de Dios. Solamente repasemos algunas cosas básicas.

Cómo recibe uno el Espíritu Santo:

Eso es básico y fundamental. El Espíritu Santo no es dado solamente abriendo su corazón para que entre el Señor, como muchas personas creen en la actualidad.

No funciona de esa forma; usted tiene que arrepentirse y bautizarse, entonces Dios le dará el regalo del Espíritu Santo (Hechos 2:38). Veamos que también hay una condición para recibir el Espíritu Santo.

o     Dios no le dará Su Espíritu Santo a aquellos que no le obedezcan

o     Dios no le va a dar Su Espíritu a alguien que no vaya a llegar al Reino de Dios

Al recibir el Espíritu Santo de Dios, está haciendo el compromiso de que usted va a estar en el Reino de Dios. Lo único que puede evitar que llegue al Reino no es Dios, sino usted ¡cada individuo! Hay muchas veces en que las personas, no solo en el mundo sino también en la Iglesia, se confunden y pasan por muchos problemas y dificultades, que llegan como a rendirse. Piensan que tal vez Dios se ha rendido con ellos. ¡No! Dios no se ha rendido con ellos, porque Jesús dijo ‘Ninguno se deslizará de Mi mano o de la mano de Mi Padre.’

Esto se vuelve algo muy importante y es una de las condiciones para recibir el Espíritu Santo. Esto fue justo después de lo que pasaron en la prisión y el Sanedrín les dijo que no predicaran más ‘en ese nombre.’

Hechos 5:29: “Pero Pedro y los apóstoles respondieron dijeron, ‘Estamos obligados a obedecer a Dios antes que a hombres… [Esa es la clave en recibir el Espíritu Santo: ¡Obedecer a Dios antes que a hombres!]… El Dios de nuestros padres levantó Jesús a Quien ustedes mataron colgándolo sobre un árbol’” (versos 29-30).

Por cierto, concerniendo el reciente acuerdo entre Israel y el Vaticano ¿Cuántos de ustedes han leído el libro El Judaísmo y el Vaticano? Todo acerca del acuerdo fue para tratar de que la Iglesia católica dijera que los judíos no mataron a Jesús (era lo principal) y ellos lo firmaron. Declaraba explícitamente que la Iglesia católica iba a ayudar a los judíos a abolir el anti-semitismo. Pensé que esa fue una parte muy profunda del acuerdo.

El apóstol Pedro no firmó eso. Él dijo, “…a Quien ustedes mataron colgándolo sobre un árbol. A Él Dios ha exaltado con Su mano derecha para ser un Príncipe y Salvador, para dar arrepentimiento y remisión de pecados a Israel” (versos 30-31). Ahí tenemos:

o     Arrepentimiento

o     Perdón del pecado

Junten eso con:

o     Arrepiéntanse y bautícense (Hechos 2)

Y conecten eso con

o     Recibir la imposición de manos para el Espíritu Santo (Hechos 8)

Verso 32: “Y nosotros somos Sus testigos de estas cosas, como lo es también el Espíritu Santo, el cual Dios ha dado a aquellos que lo obedecen.” Eso le dice al Sanedrín ‘tú no estás obedeciendo a Dios y no tienes el Espíritu de Dios.’

Hechos 7:51—Esteban dio este testimonio: “¡Oh tercos e incircuncisos de corazón y oídos! Ustedes siempre resisten al Espíritu Santo; como hicieron sus padres, así también hacen ustedes. ¿cuál de los profetas no persiguieron sus padres? Y ellos mataron a aquellos que predijeron la venida del Justo, de Quien ustedes han llegado a ser los traicioneros y asesinos” (versos 51-52). Y él los acusa de matar a Jesucristo. Ellos se enojaron tanto que fueron tras él y lo apedrearon mientras que Saulo (quien se convirtió en el apóstol Pablo) estaba ahí viendo todo y aprobándolo. Para poder recibir el Espíritu Santo:

o     Tiene que arrepentirse

o     Tiene que bautizarse

o     Tiene que tener la imposición de manos

o     Tiene que estar dispuesto a obedecer a Dios

Eso es todo lo importante ahí.

¿Qué hace eso por una persona?

o     ¿Lo hace perfectos? ¡No!

o     ¿Va a regir su vida? ¡No!

Veremos que el Espíritu Santo lo va a guiar.

o     ¡No lo va a manejar!

o     ¡No lo va a empujar!

o     ¡Ni lo va a tirar!

¡Lo va a guiar conforme usted decida seguir a Dios!

o     ¿Qué es lo que hace?

Trae lo que el Nuevo Testamento llama ‘¡la circuncisión del Espíritu!’ Nos muestra cómo tener la mente carnal circuncidada, que es entonces quitar la hostilidad hacia Dios.

Demasiadas veces involucramos nuestros sentimientos, otras personas se vuelven hostiles contra nosotros y tenemos sentimientos incorrectos, aunque tengamos el Espíritu Santo de Dios. No es un tema de que Dios lo esté haciendo, o causando el problema ni que no seamos convertidos. Es simplemente una frustración y problema en ese momento particular.

Romanos 2:28: “Porque no es judío quien lo es exteriormente, ni es esa circuncisión la cual es externa en la carne; sino, es judío quien lo es interiormente, y la circuncisión es del corazón, en el espíritu y no en la letra; cuya alabanza no es de hombres sino de Dios” (versos 28-29). Esa es la circuncisión en Cristo que es llamada ‘la circuncisión hecha sin manos’ (Colosenses 2).

¿Qué es el Espíritu Santo para nosotros?

¡Es una garantía y una promesa de Dios! Por eso importante que nos demos cuenta que a pesar de nuestros errores y problemas:

o     Tenemos la gracia de Dios para el perdón

o     Tenemos el amor de Dios para el perdón

o     Tenemos Su amor para guiarnos

o     Tenemos el Espíritu de Dios para guiarnos

Dios ha dado un compromiso absoluto por el recibimiento del Espíritu Santo. Hay veces en que nos volvemos un poco débiles, porque no nos mantenemos cerca de Dios como deberíamos. Así que necesitamos ‘avivar’ el Espíritu de Dios que está en nosotros.

Aquí está el compromiso absoluto, II Corintios 1:21: “Pero Aquel que nos establece con ustedes en Cristo, y Quien nos ha ungido… [El recibimiento del Espíritu Santo es llamado un ungimiento]…es Dios, Quien también nos ha sellado y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones” (versos 21-22). Dios ha hecho un compromiso—el compromiso del Dios de Verdad absoluta; Dios de amor; Dios de fe. Él nos puede ayudar en cualquier momento, aunque nosotros hagamos lo que es llamado comúnmente en la Biblia como recaer.

Atributos del Espíritu Santo:

Veamos algunos de los atributos que tiene el Espíritu Santo y veamos algo muy importante acerca del Espíritu Santo.

Romanos 8:9: “Sin embargo, ustedes no están en la carne…” Viviendo su vida como un ser humano carnal, y ordinario; atado al mundo, sin darle importancia a Dios ni a lo que usted está haciendo. Esa es la mente carnal preocupándose las cosas de la carne.

“…sino en el Espíritu, si el Espíritu de Dios está ciertamente viviendo dentro de ustedes…” (verso 9). Cuando se da el Espíritu de Dios por medio del engendramiento, se une con el espíritu de nuestra mente y entonces nos convertimos en los elegidos, seleccionados, los llamados a salir y santos consagrados de Dios.

¡Es algo asombroso! Esto se está fijando más en mi mente al ir estudiando estas cosas, escribiendo y demás. Es realmente asombroso cuando se detiene a pensar en que, ¡Dios el Padre lo ha llamado personalmente a usted! En Juan 6:44 dice ‘Nadie puede venir a Mí a menos que el Padre lo atraiga.’ Dios el Padre le ha dado el engendramiento de Su Espíritu Santo para que pueda ser un hijo mismo de Dios. Dios el Padre es Quien escucha y responde sus oraciones. ¡Es increíble cuando empieza a conectar todo!

Estoy empezando a ver y entender que la razón por la que la Iglesia de Dios tiene todos los problemas por los que está pasando, es porque no se está enfocando en amar a Dios y en usar Su Espíritu. En lugar de eso, muchas de ellas están enfocadas en una doctrina particular. Lo que se está reciclando ahora son las postergaciones y el calendario.

O pasa que se enfocan en otro tipo de doctrina o lo que sea y se les pasa el amor de Dios, la gracia y la misericordia de Dios. Entonces hay muchos cristianos allá afuera que realmente quieren hacer las cosas bien y seguir avanzando, pero no pueden porque se sienten de alguna forma limitados y restringidos por las circunstancias en las que se encuentran.

Sin embargo, tengo que decir que aunque las personas que he ido a visitar  hayan pasado por tantas cosas, siguen tratando de ser lo más fieles posibles a Dios. Se tiene que concluir que ellos tienen el Espíritu de Dios dentro suyo como para que pasen por tantas cosas. Algunas de las historias de horror son increíbles y hay personas que han tenido que pasar por más cosas que otros.

“…el Espíritu de Dios está ciertamente viviendo dentro de ustedes… [Hay una división marcada y absoluta. Dios no les da parte de Su Espíritu solamente a algunas personas para ayudarles y animarlas. ¡No!]…Pero si cualquiera no tiene el Espíritu de Cristo, no pertenece a Él” (verso 9). Hay una división marcada que Dios hace.

Me he topado con aquellos que no han sido convertidos, aunque lo han intentado. Parte de ello no es su culpa y parte de ello es que realmente necesitan hacer un compromiso completo con Dios a pesar de las circunstancias. Yo no voy a juzgar si es que una persona es convertida o no—yo no soy Dios. Cuando las personas me preguntan si tienen el Espíritu de Dios yo les digo, ‘Si piensa que no, tal vez debe ayunar, orar y pedirle a Dios que le revele si Su Espíritu está en usted o con usted.’ Creo que hay muchas personas que tienen el Espíritu de Dios con ellos, pero no en ellos. Si ese es el caso, entonces tiene que bautizarse apropiadamente, para que realmente tenga el Espíritu de Dios en usted.  Si está dentro suyo, entonces usted le pertenece a Cristo. ¡Usted es de El! Por eso es que la Biblia habla sobre un siervo y demás.

Verso 10: “Pero si Cristo está dentro de ustedes, el cuerpo ciertamente está muerto por causa del pecado; sin embargo, el Espíritu es vida por causa de justicia… [La justicia que viene de Dios]…Entonces si el Espíritu de Quien levantó Jesús de los muertos está viviendo dentro de ustedes, Quien levantó Cristo de los muertos también resucitará sus cuerpos mortales por causa de Su Espíritu que vive dentro de ustedes” (versos 10-11). Ahí está toda la promesa y el compromiso de Dios.

Necesitamos reclamar esas promesas y debemos pedirle a Dios que nos ayude a avivar Su Espíritu. Por causa de nuestras debilidades humanas, necesitamos ir a Dios y pedirle que nos ayude a vencer esas cosas. Pero sé esto: si nos enfocamos más en el amor de Dios—que es lo más grandioso—podremos vencer muchos de los problemas y las dificultades que tratamos de superar por nuestra propia cuenta.

Tiene que vivir y experimentar eso, para poder verlo. Hay ciertas cosas que yo veo y que he tenido que hacer, que he cambiado o he tratado de cambiar muchas veces. Me digo que voy a hacer mejor, y que realmente voy a proponerme ser mejor. Si realmente no entiendo cuanto me ha amado Dios y lo que Él ha hecho por mí, entonces me cuesta mucho vencerme a mí mismo. Después me pregunto por qué no puedo vencer y por qué no puedo cambiar esto o por qué no puedo hacer esto. Me he dado cuenta que la razón es que no entiendo el amor de Dios por mí y lo que Él ha hecho por mí y por qué lo ha hecho. Espero poder crecer en eso para poder permitir que el Espíritu de Dios haga cambios en mí. Yo necesito cambios tanto como cualquier otro.

Hay muchas cosas que hablan sobre el Espíritu Santo en el libro de Isaías. Debemos permitir que la mente de Cristo esté en nosotros—por medio del Espíritu de Dios—con el espíritu de amor, fe y todo lo demás que se obtiene en el camino de Dios. El camino de Dios también nos da otras cosas:

o     El espíritu de juicio

o     Espíritu de incendio

Isaías 4:4: “Cuando el SEÑOR haya lavado la suciedad de las hijas de Sión, y haya limpiado la sangre de Jerusalén de en medio de ella por el espíritu de juicio, y por el espíritu de incendio.” A veces el Espíritu de Dios tiene que ser muy filoso, poderoso y a veces algo caliente. Dios es Quien puede hacerlo de esa forma.

En mi viaje a Pasadena hablé con un hombre y dijo que él fue a al Muro de los Lamentos en Jerusalén y él dijo ‘Eso es católico.’ Yo le dije ‘Realmente no entiendes lo que estás diciendo con esa declaración.’ Encontrarán información sobre eso en los sermones que tenemos en la serie Escrituralismo vs Judaísmo.

Está hablando sobre Cristo. ¿A Quién tenemos en nosotros con el Espíritu de Dios? ¡A Cristo! También necesitamos crecer en este tipo de atributos, porque todo esto es parte de usar el Espíritu Santo de Dios.

Isaías 11:1: “Y saldrá un brote de la cepa de Jesé, y una Rama crecerá de sus raíces. Y el Espíritu del SEÑOR descansará sobre Él…” (versos 1-2). ¿No sucedió eso en Juan 1? Juan lo bautizó y se le había dicho, ‘Aquel sobre Quien veas que el Espíritu Santo llegue como una paloma, es Él’ ¡Sí! ¿No fue Jesús guiado por el Espíritu hacia el desierto para ser tentado por el Diablo durante 40 días y 40 noches y Él estaba lleno del Espíritu Santo? ¡Sí!

o     Espíritu de sabiduría

o     Espíritu de entendimiento

o     Espíritu de consejo

o     Espíritu de fuerza

o     Espíritu de conocimiento

o     Espíritu del temor de Dios

“…el espíritu de sabiduría… [Lean los Evangelios y verán sabiduría]…y entendimiento, el espíritu de consejo y poder, el espíritu de conocimiento y de temor del SEÑOR. Y Su delicia será en el temor del SEÑOR. Y Él no juzgará de acuerdo a la vista de Sus ojos, ni conforme al oír de Sus oídos. Sino con justicia Él juzgará al pobre, y reprenderá con equidad por los mansos de la tierra. Y golpeará la tierra con la vara de Su boca…” (versos 2-4). Lo cual hará cuando El regrese. Todo eso es parte del Espíritu de Dios y parte de las cosas que el Espíritu de Dios hará por nosotros.

o     Espíritu de gracia

o     Espíritu de suplica

Zacarías 12:10: “Y derramaré sobre la casa de David… [Esa es una declaración muy interesante, ¿no es así? {Ver sermón sobre El Tabernáculo de David}]…y sobre la gente de Jerusalén, el espíritu de gracia y de súplica…” Todo eso es muy importante en relación a Cristo y a la Verdad de Dios.

Después continúa con la profecía de Cristo: “…Y ellos Me mirarán a Quien han atravesado, y lamentarán por Él, como uno lamenta por su único hijo, y estarán en amargura por Él, como la amargura por el primogénito” (verso 10).

Va a venir un tiempo en que Dios empiece a lidiar con los judíos en Jerusalén, ¡Y ese día va a venir! ¡Va a ser algo impresionante cuando El derrame el Espíritu de arrepentimiento sobre ellos! No sé exactamente cómo va suceder, ni cómo se van a desarrollar los eventos llegando a ese tiempo, pero sabemos que Zacarías 3 habla del sumo sacerdote en Jerusalén que es guiado al arrepentimiento. En Zacarías 4 habla sobre Zorobabel y estos dos se convierten en ‘los dos árboles que están de pie ante el Señor de toda la tierra’—que se conecta con Apocalipsis 11 y los dos testigos.

Tal vez sea en ese tiempo cuando Dios derrame el Espíritu sobre aquellos que estén en Jerusalén. ¡Va a ser un evento asombroso! Si saben algo de los judíos, saben que una vez que están entusiasmados se van de lleno. ¡Será increíble cuando suceda!

Vayamos al Nuevo Testamento y probablemente a lo más importante que cubriremos concerniendo el Espíritu de Dios. Al escribir la primera edición de Señor, ¿Qué Debo Hacer Yo? Lo que realmente me impresionó—y que estoy llegando a ver más y más—es que demasiadas personas usan la Palabra de Dios engañosamente para desarrollar doctrinas. Así es como inventan falsas doctrinas y usan Escrituras que son verdaderas. Necesitan pensar en eso, ¡porque es algo impresionante!

Se cita una Escritura y otra Escritura—que es cierto—y después llega a la conclusión equivocada porque la aplica incorrectamente. Eso puede suceder, pero esto es lo más importante acerca del Espíritu de Dios.

Espíritu de la Verdad:

Juan 14:15: “Si Me aman, guarden los mandamientos—a saber, Mis mandamientos. Y Yo pediré al Padre, y Él les dará otro Consolador, para que pueda estar con ustedes a través de los siglos: Incluso el Espíritu de la verdad…” (versos 15-17). Eso se vuelve muy importante. Si dejamos que el Espíritu de Verdad nos guie realmente y nosotros dividimos la Palabra de Dios—buscando el camino de Dios humildemente—Dios nos guiará a toda la Verdad que Él quiere que tengamos. Es llamado el Espíritu de Verdad.

Por eso necesitamos tener el Espíritu de Dios en nuestra mente, para que podamos vencer nuestro propio engaño, ¿Cierto? ¿No dice el apóstol Pablo ‘No se mientan unos a otros’? ¿Se han mentido los cristianos unos a otros? ¡Sí! ¿Ha dicho usted mentiras? ¡Sí! Si pregunto si han dicho alguna mentira esta semana, todos podríamos levantar nuestra mano, porque no estamos permitiendo que el Dios de Verdad absoluta nos guie en todo.

Sin embargo, tenemos una advertencia con eso que necesitamos entender: debemos ser ‘sabios como serpientes e inofensivos como palomas.’ No ando cargando una escopeta anti-navidad y la sacó con las personas del mundo.

Ejemplo: Fui invitado a una fiesta de navidad anoche y siendo viernes en la noche no fui y recibí la llamada. No les dije que no quería ir a su tonta fiesta de navidad. Sería cierto, pero en Efesios dice que debemos ‘hablar la verdad en amor.’ Yo les dije, ‘Lo siento, simplemente no pude estar ahí.’ Esa fue una razón aceptable para él. No mentí ni lo estaba engañando. Le estaba diciendo la verdad absoluta de lo que él podía tolerar. Este hombre siendo muy católico piensa que si estás en contra de la navidad, estás en contra de Dios.

Cuando llegue el momento en que yo tenga que testificarle, lo haré. Mientras tanto, le diré que ‘no pude estar ahí,’ lo cual fue un hecho.

o     Porque no necesariamente quería estar ahí

o     Porque era viernes en la noche, es decir Sábado y no iba a estar ahí

Ese es el Espíritu de sabiduría y entendimiento.

Para nosotros es llamado “…el Espíritu de la verdad, el cual el mundo no puede recibir… [¿Por qué el mundo no puedo recibirlo? ¡El mundo no puede soportar la pura Verdad!]…porque no lo percibe, ni lo conoce…” (verso 17). Por eso es que aman su navidad. ¿Qué le refuerza la navidad a la mente carnal? ¡Que pueden lograrlo diciendo mentiras! ¡Todo lo que tiene la navidad está basado en mentiras!

¡No pueden soportar la Verdad de Dios! Por eso es que el mundo no puede recibirla. ¿Por qué? ¿Qué tiene que hacer para recibirla? Arrepentirse, bautizarse, guardar los mandamientos de Dios y ¡obedecer Su voz!

“…pero ustedes lo conocen porque vive con ustedes… [Creo que hay muchas personas en esa categoría, en que el Espíritu de Dios está morando con ellos]…y estará dentro de ustedes” (verso 17). Eso es lo que sucede cuando usted se arrepiente, se bautiza, tiene la imposición de manos y recibe el Espíritu de Dios. Ahora está en usted y con eso se convierte en un hijo de Dios.

Lo que usted desea en toda su vida espiritual es la Verdad. Cristo es la Verdad, el Camino y la Vida ¿Cierto? ¡Cristo en usted! ¡Noten cómo todas estas cosas se vuelven a referir a Cristo en usted!

Espíritu de Santidad:

Romanos 1:3: “Concerniente a su Hijo; Quién vino de la semilla de David de acuerdo a la carne, Quien fue declarado el Hijo de Dios con poder, de acuerdo al Espíritu de santidad…” (versos 3-4). Eso es lo que debe hacer por nosotros y por eso somos llamados Hermanos Santos. No que nosotros mismos seamos Santos, sino por causa del Espíritu Santo.

“…por la resurrección de entre los muertos—Jesucristo nuestro Señor” (verso 4). Será algo asombroso que suceda; ¡Será algo maravilloso cuando suceda la resurrección de los muertos! Cada vez que pasamos por un cementerio lleno de lapidas Dolores y yo bromeamos, preguntándonos si habrá muchas personas inconscientes, que al ser resucitados lo primero que hagan sea estrellarse contra la lápida. No será así porque serán seres espirituales.

Un comentario aparte: ¿Tenía que ser retirada la piedra de la tumba de Cristo para que El fuera resucitado? ¡NO! La mayoría de las personas creen eso. ¿Para qué propósito tenía que ser retirada la piedra? ¡Para que ellos pudieran ver que Él no estaba ahí! Esa es la única razón. El ángel lo hizo por las mujeres que iban hacia allá. Ellas no podrían haberlo hecho.

Es una declaración interesante y es muy importante que lo sepamos y entendamos. Dios soporta mucho de nosotros en Su amor, misericordia, paciencia ¿no es así? ¡Sí lo hace! ¡Dios sabe cuántas cosas tiene que soportar de nosotros! Él nos guía al arrepentimiento para que podamos entenderlo.

(Pasar a la siguiente Pista)

Espíritu de vida:

Romanos 8:1: “Consecuentemente, no hay ahora condenación a aquellos que están en Cristo Jesús…” Esa es una declaración bastante fuerte, ¿no es así? ¡Sí es lo es! No condenación. ¿Por qué? Porque si estamos en Cristo Jesús y amando a Dios con todo nuestro corazón, mente alma y ser, entonces estamos ante Dios como Cristo está ante El. ¿Cómo está Cristo ante Dios? ¡Puro! ¡Irreprensible! ¡Sin pecado! ¡Perfecto!

Por lo tanto, para que Dios nos inspire a querer estar en Su familia, dice “…no hay ahora condenación.” Eso no es para salir a pecar, todos entendemos eso. ¡Sino que es para inspirarnos! Estoy viendo y entendiendo más y más que Dios no nos va a llevar a Su Reino al golpearnos en la cabeza con Sus mandamientos.

Dios nos va a inspirar para querer estar en Su Reino y necesitamos estar inspirados porque Él no nos condena, sino que nos ha dado Su Espíritu para que podamos tener acceso libre a Él. ¡Piensen en eso realmente y pasen algo de tiempo meditando en ello!

Uno se aburre de ir escuchando música en el auto, yo solo apago la radio y digo ‘¡Oh Dios, líbrame de esto!’ Simplemente manejo en silencio y pienso en algunas cosas que Dios ha hecho. Algo que es de mucha ayuda es cuando miro hacia atrás y pienso en todas las cosas de las que Dios me ha librado. Veo toda la estupidez de la que me ha librado y lo que me ha permitido hacer para entender que solo Él puede salvarme. Créanme que tengo una larga lista de estupideces ¡y todos nosotros las tenemos! Por eso es bueno saber que no hay condenación. Dios no lo llevará a Su Reino al condenarlo o golpearlo para que llegue. ¡Él quiere inspirarlo a que llegue! ¡Que podamos aprender esa lección como ministros!

“…quienes no están caminando de acuerdo a la carne, sino de acuerdo al Espíritu; porque la ley del Espíritu de vida… [Tener el Espíritu de Dios es tener el Espíritu de vida. Por eso dijo Cristo ‘Aquel que come Mi carne y bebe Mi sangre ¡tiene vida eterna!’]…en Cristo Jesús me ha librado de la ley de pecado y muerte” (versos 1-2). En otras palabras, no tenemos que ser gobernados por todos los apetitos carnales de la ‘ley del pecado y muerte.’

Dios hizo algo maravilloso aquí, verso 3: “Porque lo que era imposible hacer para la ley…” Recuerdo haber leído en la revista The W.A. {De una de las Iglesias de Dios} que si todos siguieran los Diez Mandamientos, tendríamos una utopía en la tierra. No la tendríamos porque, ¿Cuánto tiempo ha tenido el mundo los Diez Mandamientos? ¿Por qué no se tendría una utopía en la tierra? ¡Por causa de la naturaleza humana y Satanás el diablo!

Satanás el diablo tiene que ser quitado. No importa cuántas personas conozcan los Diez Mandamientos, porque a menos que Satanás sea quitado, no va a deshacerse del pecado. ¿Pecó David con Bestabé y con todo lo que hizo? ¡Sí! ¿Pecó Salomón? Sí, y le dejó una puerta abierta a Satanás, ¿no es así? ¡Sí!

¡No! No se va a tener una utopía antes del retorno de Cristo. Ese es un error que cometen muchos religiosos como Pat Robertson. Ellos sienten que pueden mejorar la política lo suficiente como para tener una nación cristiana. ¡No va a suceder!

Los seres humanos son de esa manera y Dios nos ha puesto bajo sujeción de Satanás el diablo—nosotros no lo pedimos. Nosotros no fuimos con Dios y dijimos ‘Oh Dios, quiero nacer en un mundo que es regido por Satanás.’ No tuvimos opinión al respecto, simplemente nacimos en él y aquí estamos. Estoy agradecido que nacimos aquí y no en ningún otro lado. Así que, esto es lo que Dios hizo.

Verso 3: “Porque lo que era imposible hacer para la ley, en que era débil a través de la carne, Dios, habiendo enviado a Su propio Hijo en la semejanza de carne pecaminosa, y por el pecado, condenó el pecado en la carne.”

¿Cuántas veces han escuchado a alguien decir ‘No solamente necesita arrepentirse de sus pecados, sino que también tiene que arrepentirse de lo que es’? Eso siempre me molestó desde el punto de vista de ¿Cómo puedo arrepentirme de lo que soy si Dios me dio la ‘ley del pecado y muerte’ en mí? ¡Eso es algo bastante difícil de hacer! ¿Por qué debemos hacerlo? Porque Dios—Quien es Santo, justo y perfecto—se vació a Si mismo para convertirse en ser humano nacido de la virgen María ¡y voluntariamente tomó sobre Sí mismo la ‘ley del pecado y muerte!’ Y aun así ¡nunca pecó! Eso es lo que significa ser hecho en la semejanza de la carne pecaminosa. No podemos realmente arrepentirnos de lo que somos—con la ‘ley del pecado y muerte’ en nosotros—y entender lo poderoso que es eso, a menos que entendamos lo que Cristo ha hecho.

Eso requiere mucho amor y mucha preocupación poderosa. Tuvimos una experiencia interesante cuando fuimos a San Francisco recientemente y vimos a todos los vagabundos de clase media. ¿Qué son los vagabundos de la clase media? Aquellos que tienen trabajos, viven en un departamento, ¡pero salen a la noche a pedir dinero!

Era fácil detectarlos porque usaban buenos pantalones, zapatos y camisas, sacudiendo sus tazas. Había unos que eran muy codiciosos. Le di dinero a uno que yo estaba convencido que necesitaba dinero, pero después uno mira a otros que están haciendo eso y no se puede evitar pensar qué personas tan miserables, terribles y asquerosas son. Algunos de ellos lo son.

¿Renunciaría usted a su vida y su casa e ir a vivir como uno de ellos? Le costaría mucho hacerlo, ¿no es así? ¡A mí sí! ¡Me costaría mucho hacer eso! Si eso es algo repulsivo en su mente, trate de entender que es solo un pequeño grado de lo que hizo Jesús al renunciar ser Dios para convertirse en ser humano. Hizo eso para tomar en Su propia carne humana la ‘ley del pecado y muerte.’ Pienso que si podemos comprender eso aún más, entonces entenderemos por qué Dios no nos condena y al mismo tiempo, en el análisis final, Dios nos guiará a arrepentirnos de lo que somos. ¡Lo que somos no es lo que Dios quiere que seamos! Eso requerirá algo de meditación; a mí me ha tomado todos estos años para entenderlo un poco.

No se preocupe si no lo entiende ahora, pídale a Dios que le ayude a entenderlo. Yo espero entenderlo aún más en el futuro, porque es algo increíble cuando piensa a lo que ha renunciado Cristo para salvarnos de la ‘ley del pecado y muerte.’

Entonces es el Espíritu de Vida de Cristo y eso es lo que hace el Espíritu Santo por nosotros: nos da vida y ¡vida eterna! También entendamos lo que es de Dios. ¡Es algo tremendo y asombroso!

Espíritu de Filiación:

Verso 15: “Ahora, ustedes no han recibido un espíritu de esclavitud otra vez hacia temor…” ¿Por qué nosotros como ministros no hemos entendido esto y hemos tratado de dirigir a las iglesias en temor? ¡No se puede hacer eso! ¿Cómo puede desarrollar el amor de Dios si pone temor en los hermanos todo el tiempo? ¿Cómo puede uno desarrollar el amor de Dios si anda temeroso todo el tiempo? ¡No puede hacerlo!

Entonces Pablo está diciendo, “…ustedes no han recibido un espíritu de esclavitud otra vez hacia temor… [Así es el mundo]…sino han recibido el Espíritu de filiación… [Siendo los hijos mismos de Dios; de eso está hablando—para ser los hijos e hijas de Dios. Es absolutamente anonadante cuando se sienta a pensar en ello]…por el cual gritamos, ‘Abba, Padre’” (verso 15).

¡El ser más grandioso en el universo! ¿Es Dios humilde? ¡Sí, es humilde! ¿Cómo quiere ser llamado? ¡Padre! Eso es lo que quiere ser llamado, no grandes nombres como los que tuvo que revelar bajo el Antiguo Testamento porque no podían llegar a una relación de Padre e hijo por no tener el Espíritu de Dios para hacerlo. Esto es lo que Dios quiere ser llamado: ¡Padre! ¿No es asombroso?

Eso les dice acerca de la humildad y el amor de Dios y ¡de la relación que Dios quiere que tengamos con El! Es el Espíritu de la vida de Cristo; el Espíritu de filiación.

Espíritu de Mansedumbre:

Esto es algo en lo que necesitamos crecer. Estaba hablando con una persona y me preguntó por qué tenemos que tener todas estas falsas doctrinas y las demás cosas por las que tenemos que pasar. Yo dije que pienso que la verdadera razón—la cual no entendí durante años—es porque estamos lidiando con la vanidad del ministro y él quiere tener algo nuevo, diferente y especial. Por eso está teniendo problema con ello.

I Corintios 4:21: “¿Qué desean? ¿Iré a ustedes con una vara, o en amor y un espíritu de mansedumbre?” Parte del fruto del Espíritu Santo, ¿Cierto?

Verso 7: “…Y ¿qué tienen que no recibieron?...” ¡Nada! ¿Qué tiene espiritualmente que no haya recibido de Dios? ¡Nada! Todo vino de Dios:

o     Su amor

o     Su Espíritu

o     Su fe

o     Su llamamiento

Si recordamos eso, ¡nos ayudará!

Espíritu de fe:

Muchas veces surge la pregunta: ¿Por qué no hay más milagros en la Iglesia? De nuevo, ¡Creo que debemos enfocarnos más en el Espíritu de Dios y en Su amor! Estoy empezando a entender que entre más entendamos realmente el amor de Dios, mas vendrán esas cosas porque no estaremos ‘estancados’ en eso.

II Corintios 4:13: “Y teniendo el mismo espíritu de fe, de acuerdo a como está escrito, ‘Creí, por tanto, he hablado,’ nosotros también creemos…”

Como pueden ver, estamos progresando con el Nuevo Testamento y pienso que es la mejor forma de hacerlo, en lugar de ir y volver.

Espíritu de Promesa:

Efesios 1:12: “Que pudiéramos ser para la alabanza de Su gloria, quienes confiamos primero en el Cristo; En Quien también confiaron ustedes después de oír la Palabra de la verdad, el evangelio de su salvación; en Quien también, después de creer, fueron sellados con el Espíritu Santo de la promesa” (versos 12-13).

o     El Espíritu de Verdad

o     La Palabra de Verdad

o     El Evangelio de Verdad

o     El Evangelio de su salvación

o     El Espíritu de la promesa

Si usted tiene el Espíritu Santo y está sellado con el Espíritu de Verdad—que es el Espíritu de Promesa que viene de Dios el Padre— ¿Va Dios a verlo en Su Reino? ¡Sí! ¿Qué ha provisto El?

o     ¡Toda la vida y el sacrificio de Cristo!

o     ¡La posibilidad de llamarlo Padre!

o     ¡Gracia, misericordia y perdón!

o     ¡Su Palabra inspirada por Su Espíritu Santo!

¡Dios da una promesa! ¿Puede Dios mentir? ¡NO! ¡Es imposible para Dios mentir!

Si usted tiene el Espíritu de Dios y es el Espíritu de la promesa, ¡entonces va llegar al Reino de Dios! ¡Piensen en eso! ¡Es mucho más difícil cometer el pecado imperdonable! ¡Mucho más! Dios lo hizo de esa manera. Por eso es que cuando pecamos involuntariamente, necesitamos ir con Dios y pedirle que nos perdone. ¡Él lo hará! ¡Instantáneamente!

“…el Espíritu Santo de la promesa, El cual es las arras de nuestra herencia… [II Corintios 1]…hasta la redención…” (versos 13-14). No es una promesa por un tiempo; no es como nosotros. Nosotros podemos hacer lo que pensamos que son promesas y a veces no las cumplimos o las cambiamos. ¡Dios no es así!

“…el Espíritu Santo de la promesa…hasta la redención… [La recompra]…de la posesión comprada… [¡Nosotros! ¿Qué pagó por nosotros? ¿Cómo se pagó por la Iglesia?]…para la alabanza de Su gloria” (versos 13-14).

Si quieren algo en que pensar en algún momento o si se sienten un poco desanimados, piensen en esto: ¡Dios nos ha llamado para ser la alabanza de Su gloria! ¡Piensen en eso! ¡Es muy anonadante! ¿No es eso algo por lo que los ángeles alabarán a Dios, por la gloria que Él nos dará? ¡Es algo increíble!

Veremos qué fue lo que compró a la Iglesia. Todo esto se relaciona con recibir el Espíritu Santo por medio del sacrificio de Jesucristo. Hay un gran debate llevándose a cabo, que es: ¿Qué es el Evangelio del Reino de Dios? Si no está predicando el Evangelio del Reino de Dios, no es una Iglesia de Dios. Me he dado cuenta que la mayoría de las que dicen eso, no entienden la parte más importante del Evangelio.

Evangelio de la Gracia de Dios:

Hechos 20:24: “Pero yo mismo no tomo ninguna de estas cosas en cuenta, ni mantengo mi vida estimada para mí mismo, para poder terminar mi camino con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para testificar completamente el evangelio de la gracia de Dios.” No se puede predicar el Evangelio sin la gracia y tampoco se puede vivir una vida cristiana sin gracia. No tiene comprensión del crecimiento, del vencer o de rendirse ante Dios el Padre y Jesucristo a menos que entienda sobre la gracia de Dios.

Por eso es que en cada paquete de cuidado ponemos la serie de la Gracia de Dios. Casi todos responden y me dicen que nunca lo habían entendido hasta que repasaron esos sermones. Cuando usted entiende la gracia de Dios y lo que Cristo ha hecho por usted, es una de las cosas más liberadoras que le podrían suceder—desde el punto de vista de deshacerse de la culpa. Eso es lo que predicó Pablo. Él dijo que va a predicar, “…testificar completamente el evangelio de la gracia de Dios.”

Verso 25: “Y ahora he aquí, sé que todos ustedes, entre quienes he andado proclamando el reino de Dios…” Entonces se tiene:

o     El Evangelio de Gracia

o     El Evangelio del Reino

“…no verán más mi cara” (verso 25). ¿Qué sucede cuando uno predica el Reino de Dios y las personas se arrepienten? ¡Se tienen personas en la Iglesia! La mayoría del Nuevo Testamento y todos los escritos del apóstol Pablo tienen que ver con alimentar al rebaño. Cuando hay confusión y dificultades dentro de la Iglesia de Dios, entonces eso se vuelve la parte más importante de predicar el Evangelio, para que ellos puedan entender el amor, la gracia y el perdón de Dios.

Algunas personas están con cabos sueltos dentro de la Iglesia de Dios porque no saben eso. Cuando ellos sean capaces de ser fortalecidos, entonces nosotros podremos tratar de llegar a más personas nuevas, pero no hasta entonces.

Verso 26: “Por eso les testifico en este día… [Esta debió ser una reunión con esos ancianos de Éfeso que vinieron a Mileto para ver a Pablo mientras él iba de camino a Jerusalén]…que soy puro de la sangre de todos, porque no me he retenido de predicarles todo el consejo de Dios. Por tanto presten atención a ustedes mismos y a todo el rebaño, entre el cual el Espíritu Santo los ha hecho supervisores, para alimentar a la iglesia de Dios, la cual Él compró con Su propia sangre” (versos 26-28).

Todos necesitan pensar en eso en cuanto a las personas en la Iglesia de Dios.

o     ¿A Quién le pertenecen? ¡Le pertenecen a Dios el Padre!

o     ¿Quién les dio el Espíritu Santo? ¡Dios el Padre!

o     ¿Quién murió por ellos? ¡Jesucristo!

o     ¿A través de Quien tienen sus pecados perdonados? ¡A través de la sangre de Jesucristo!

¡Ellos son la posesión comprada de Dios! Por lo tanto, cada ministro debe ser un administrador. Ser un administrador significa que usted maneja la propiedad y las riquezas de alguien para su beneficio; sin ningún beneficio para usted. Eso es lo que significa; es una posesión comprada y con Su propia sangre.

Verso 29: “Porque se esto: que tras mí partida lobos crueles entrarán entre ustedes, no escatimando el rebaño.” Los mismos problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad—toda la vanidad de los ministros. Que podamos ser librados de la vanidad ministerial y me incluyo a mí mismo. Que pueda librarlos de mi propia vanidad y solo se puede hacer por medio del Espíritu de Dios.

Vimos la obra de teatro El Fantasma de la Opera y estuvo bastante buena. La vi como si la heroína fuera la Iglesia de Dios siendo atacada por Satanás. En el análisis final la Iglesia es salvada. Pensé que debe ser interesante ser uno de los actores, porque piensan tener esta obra durante tres años. Cada noche durante tres años y una matiné los domingos, así como el domingo a la noche—doble función los domingos. ¿Cómo sería tener que decir las mismas palabras, cantar las mismas canciones y pasar por la misma rutina todos los días por tres años?

Le pregunté a Dolores acerca de eso y ella dijo que cuando Johnny Wiessmuller finalmente se retiró—el que hizo Tarzan—se fuera a una casa de retiro. Pero el mayor problema que tuvieron es que él hacía el grito de Tarzan todo el tiempo.

Uno se mete en problemas si empiezan a creerse su propia propaganda y todos los cumplidos que le dan las personas. Los ministros están en problemas cuando eso sucede; por eso debemos darle toda la gloria a Dios, porque:

o     Es la Iglesia de Dios

o     Él los ha llamado

o     Él ha dado Su Espíritu

o     Cristo la compró con Su propia sangre

Pablo dice aquí que “…lobos crueles entrarán entre ustedes, no escatimando el rebaño; y de entre sus mismos propios hombres se levantarán hablando cosas perversas para apartar discípulos tras ellos mismos” (versos 29-30). Pablo profetizó que pasaría en ese entonces y nosotros estamos pasando por exactamente lo mismo actualmente.

¿Qué es lo que tenemos aquí? Tenemos la receta de cómo vencerlo, ¿Cierto? ¡Deje que todo esté en las manos de Dios! Así debe ser. Deje que Dios le envíe—quienquiera que usted sea como ministro— ¡a quienquiera que El envíe! No vaya a pelear por los hermanos de Dios como si fueran posesiones.

Recuerdo a un hombre que dijo, ‘Yo soy el heredero legítimo.’ Otro de sus competidores en el ministerio dijo ‘Yo soy el heredero legítimo.’ Mi comentario fue: ¿Desde cuándo el pueblo de Dios se convirtió la posesión del ministerio? ¡Ustedes son la posesión comprada de Cristo!

Veremos parte de lo que necesitamos hacer al crecer y usar el Espíritu de Dios. Todos tenemos nuestros altibajos; no conozco a nadie que no los tenga. ¿Alguien aquí tiene una vida perfectamente estable, siempre feliz, siempre amando a Dios, nunca pecando ni teniendo problemas? ¡No! ¡Ninguno de nosotros! Todos tenemos nuestros altibajos y creo que engaña a los hermanos cuando los ministros no son honestos con los hermanos como para dejarlos ver que ellos también tienen sus propias faltas y errores.

Todos los ministros necesitan las oraciones de los hermanos, así como los hermanos necesitan las oraciones del ministerio. Todos llegamos a puntos bajos, especialmente en esta época del año porque Satanás está invadiendo y tomando control del mundo así que se vuelve desalentador. Esto es lo que necesitamos hacer:

II Timoteo 1:5: “Cuando recuerdo la fe sincera que hay en ti, la cual vivió primero en tu abuela Lois y en tu madre Eunice—estoy convencido que vive en ti también. Por esta razón, te aconsejo que avives el don de Dios…” (versos 5-6). ¡Nosotros tenemos nuestra responsabilidad!

¿Cómo lo avivamos? A veces simplemente tenemos que ir con Dios y decir ‘¡Ayúdame Dios para que pueda hacerlo!’ Usted aviva el Espíritu de Dios:

o     Con la Palabra de Dios

o     Con la Verdad de Dios

o     Al estudiar

o     Al acercarse a Dios en oración

o     Al entender qué tan grande y magnifico son Dios el Padre y Jesucristo

Así es como avivamos el don “…que está en ti por la imposición de mis manos” (verso 16). Estoy seguro que en este punto particular también está hablando sobre el don de gracia para el ministerio.

o     ¡Espíritu de amor!

o     ¡Espíritu de poder!

o     ¡Espíritu de una mente sana!

Verso 7: “Porque Dios no nos ha dado un espíritu de temor… [De nuevo noten como el apóstol Pablo siempre estaba en contra del temor y de la esclavitud al temor]…sino de poder, y de amor, y de mentalidad sana.” Necesitamos cada uno de esos, para que podamos vivir nuestras vidas como Dios lo quiere.

¡Necesitamos avivarlo! Si usted se siente muy decaído, vaya con Dios y dígale ‘Dios mira, me estoy sintiendo decaído, me siento totalmente carnal y siento que estoy colgando de un hilo. Ayúdame y fortaléceme para poder avivar Tu Espíritu.’ Lea un salmo todos los días antes de empezar a orar. Aprenda como ir a Dios en oración, rogando la oración.

¡Él lo escuchará! Usted no tiene que gritar muy fuerte ni por tanto tiempo. Puede hacerlo silenciosamente. Recuerden a la madre de Samuel. Ella estaba orando fervientemente en silencio y Eli dijo que ella estaba borracha. Ella dijo ‘No, estoy decepcionada con amargura en mi corazón porque no tengo hijos.’ Eli estaba avergonzado y dijo ‘Dios te conceda tu deseo y tu petición.’ Entonces ella tuvo a Samuel y a seis hijos más después de él.

A veces tenemos que ir con Dios así como Hannah la madre de Samuel y decir ‘¡Dios, aquí estoy! Tengo un terrible desastre.’ Cuando haga eso probablemente haya lágrimas, así que prepare un pañuelo y si se vuelve algo muy fuerte, necesitará la caja de los pañuelos. A veces eso también es necesario y la vida es así. Nosotros podemos avivarlo y pedirle a Dios que nos bendiga con estas cosas.

Después de esto Pablo dijo, verso 8: “Por tanto, no deberías estar avergonzado del testimonio de nuestro Señor, ni de mí Su prisionero; sino colectivamente sufre conmigo por amor al evangelio, de acuerdo al poder de Dios.” El apóstol Pablo tenía todo el derecho de estar amargado y desilusionado contra Dios. ¿Por qué? ¡Porque cada iglesia que el levantaba se iba en su contra!

El quedó solo y el único que estaba con él era Lucas, pero sabía que Dios era verdadero y sabía lo que iba a suceder. Me imagino que el apóstol Pablo se sentía decaído en muchos sentidos aunque sabía que él iba a ser salvo. El dio la profecía que los ‘lobos crueles se levantarían entre los ministros’ y demás.

Él le está escribiendo a Timoteo, animándolo y diciéndole qué hacer. ¡Necesitamos avivar el Espíritu de Dios que está en nosotros! Es:

o     ¡Espíritu de amor!

o     ¡Espíritu de poder!

o     ¡Espíritu de una mente sana!

Aquí hay una advertencia contra el pecado imperdonable. El libro de Hebreos es muy interesante. Les diré algo en qué pensar: Carl Franklin piensa y creo que está bastante acertado: ¿Por qué el libro de Hebreos no empezó como Pablo empezaba todas sus epístolas? ‘Pablo, un apóstol de Jesucristo hacia los hermanos en Jerusalén…’

Si entendieran el disturbio que tuvieron cuando él fue a Jerusalén, sabrían que Pablo no podía hacer que leyeran algo que hubiera escrito. Lo que en realidad estaba sucediendo aquí es que los judíos en Jerusalén estaban abandonando el cristianismo y volviendo a la adoración en el templo y los sacrificios animales. Por eso es que él está enfatizando esas cosas en el libro de Hebreos.

Pero Carl piensa que la epístola de Santiago fue puesta como una carta de presentación o una introducción al libro de Hebreos y por eso Santiago no tiene un ‘Amén.’ Fue directamente al libro de Hebreos, el cual por análisis y estudio se nota que son las enseñanzas de Pablo, escritas por Lucas. No hay ninguna autoría verificada de ella, pero pienso que esa es la mejor explicación que he escuchado de por qué el libro de Hebreos es de esa forma.

Hebreos 10:28: “Consideren esto: cualquiera que rechaza la ley de Moisés muere sin misericordia bajo el testimonio de dos o tres testigos. ¿Cuánto peor castigo piensan que merecerá quien haya pisoteado al Hijo de Dios, y haya considerado la sangre del pacto, con la cual fue santificado, como una cosa profana, y haya despreciado el Espíritu de gracia?” (versos 28-29).

Después de lo que hemos pasado, pueden ver lo difícil que es cometer el pecado imperdonable. Es decir,

o     Usted tiene que rechazar a Cristo

o     Tiene que rechazar la gracia de Dios

o     Tiene que rechazar el Espíritu de Dios

o     Tiene que rechazar todo lo que defienden Dios el Padre y Jesucristo

Para poder cometer el pecado imperdonable y cuando lo comete, está despreciando el Espíritu de gracia.

Espíritu de Profecía:

Apocalipsis 19:10—este es Juan cuando vio al ángel que le trajo el conocimiento del libro de Apocalipsis: “Y caí a sus pies para adorarlo. Entonces me dijo, ‘Mira ¡no hagas esto! Yo soy un consiervo tuyo, y de tus hermanos, quienes tienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios. Porque el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía.’”

Tendremos que pensar un poco más en ese. Cuando piensa en todas las profecías que hemos escuchado y no han sido ciertas, entonces tal vez hay algo que no estamos entendiendo. El Espíritu de Profecía también puede ser predicación inspirada, no solamente profetizar eventos.

En este caso particular el ángel hablando con Juan tenía toda la visión del libro de Apocalipsis por medio del Espíritu de Profecía. ¿No fue Cristo Quien se lo dio? ¡Por supuesto!

Entonces puede haber un poco más de este verso de lo que hayamos entendido, pero debo decir que el record en profecías de la mayoría de las iglesias de Dios no ha sido tan bueno. Así que tal vez eso también nos estaba diciendo algo. Tal vez falta algo por falta de:

o     El amor de Dios

o     La gracia de Dios

o     Confiar en Dios en fe

No lo sé, solo lo menciono como una posibilidad. Necesitamos considerar que esas cosas son ciertas. Si lo son, entonces necesitamos pedirle a Dios que nos ayude a entender las cosas que están sucediendo en el Espíritu de Profecía, si tenemos el testimonio completo de Jesucristo.

Escrituras citadas:

 

o      Hechos 5:29-32

o      Hechos 7:51-52

o      Romanos 2:28-29

o      II Corintios 1:21-22

o      Romanos 8:9-11

o      Isaías 4:4

o      Isaías 11:1-4

o      Zacarías 12:10

o      Juan 14:15-17

o      Romanos 1:3-4

o      Romanos 8:1-3, 15

o      I Corintios 4:21, 7

o      II Corintios 4:13

o      Efesios 1:12-14

o      Hechos 20:24-30

o      II Timoteo 1:5-8

o      Hebreos 10:28-29

o      Apocalipsis 19:10

 

Escrituras mencionadas, no citadas:

o      Hechos 2:38; 8

o      Colosenses 2

o      Juan 6:44; 1

o      Zacarías 3; 4

o      Apocalipsis 11

 

También mencionados:

Serie de sermones:

o     Escrituralismo vs Judaísmo

o     Gracia de Dios

Sermón: El Tabernáculo de David

 

Libros:

o     El Judaísmo y el Vaticano por Vicomte Leon de Poncins

o     Señor, ¿Qué Debo Hacer Yo? (primera edición) por Fred R. Coulter

Atrás
Días festivos ocultos o Días Santos de Dios— ¿Cuales?
Otros libros
 El día que Jesús el Cristo murió
 El plan de Dios para la humanidad revelado por Su Sábado y Días Santos
 Entendiendo las Escrituras difíciles de Pablo concernientes a la Ley y los Mandamientos de Dios
 Los tiempos señalados de Jesús el Mesías
 ¿Señor, qué debo hacer yo?
 ¿Señor, qué debería hacer?
 Comentarios y apéndices a “La Santa Biblia en Su orden original—Una versión fiel”, segunda edición
 Las dos Babilonias
Sermones
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
P.O. Box 831241
San Antonio, TX 78283
© 2018 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones