| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Libros |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia |  | Abre mis ojos | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Sermones en Vivo
Estudios
 Días festivos ocultos
 Doctrina
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS DE DIOS
 El Sábado
 La Pascua
 Panes sin Levadura y Pentecostés
 Trompetas, Expiación, Tabernáculos y Último Gran Día
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Seis dias antes de la ultima Pascua de Jesús
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Días santos de Dios: La Pascua
Atrás
CHAPTER TEN

CAPITULO DIEZ

(Tomado del libro “El día que Jesús el Cristo murió.”)

_________________________

 

El significado de la Sangre

de Jesús el Cristo

 

Por

Fred R. Coulter

www.iglesiadedioscristianaybiblica.org

 

Nota: Todas las Escrituras han sido traducidas de The Holy Bible In Its Original Order (La Santa Biblia en Su orden Original), segunda edición.

 

 

         El Nuevo Pacto fue sellado con la sangre de Jesucristo, “...el Cordero de Dios, Quien quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).   Su sangre derramada es simbolizada por el vino del que todo cristiano verdadero participa durante la ceremonia de la Pascua Cristiana. Cuando Jesús instituyó esta ceremonia, Él “tomó la copa; y después de dar gracias, la dio a ellos, diciendo, “Todos ustedes beban de ella; porque esta es Mi sangre, la sangre del Nuevo Pacto, la cual es derramada por muchos para la remisión de pecados (Mateo 26:27-28).

         Al ofrecer Su propia sangre, Jesús compró la remisión de pecados para todo tiempo: “...sin el derramamiento de sangre no hay remisión de pecados.Pero ahora, una vez y por todas, en la terminación de las eras, Él ha sido manifestado para el propósito de remover el pecado a través de Su sacrificio de Si mismo” (Hebreos 9:22, 26).  La sangre de Jesucristo fue derramada para remover los pecados de toda la humanidad. Pero Jesucristo es un salvador personal, lo cual significa que Su sangre debe ser imputada individualmente a cada uno de los que se arrepienten de pecar y creen en Él: “...Esta copa es el Nuevo Pacto en Mi sangre, la cual es derramada por ustedes (Lucas 22:20). 

         Cada cristiano que participa de la pequeña copa de vino durante el servicio de la Pascua Cristiana está simbolizando su aceptación de la sangre derramada de Jesucristo para el perdón de pecados y la salvación de la pena de muerte. Por participar del vino y el pan sin levadura, cada uno está reconociendo su fe personal en la sangre derramada y el cuerpo roto de Jesucristo, lo cual puede traer vida eterna. Jesús Mismo dijo, “...a menos que coman la carne del Hijo de hombre, y beban Su sangre, no tienen vida en sí mismos (Juan 6:53). 

         La sangre de Jesucristo obra en muchas formas poderosas para traer vida eterna a aquellos quienes aceptan Su sacrificio. Esta obra comenzó con el establecimiento del Nuevo Pacto y continuará hasta el regreso de Jesucristo.

 

El múltiple significado de la Sangre de Jesucristo

 

         Examinemos las muchas formas en las que la sangre de Jesucristo está cumpliendo la promesa de salvación y vida eterna:

 

         1) Jesucristo ratificó el Nuevo Pacto con Su sangre: En la institución de la Pascua Cristiana, Jesús dijo, “Esta copa es el Nuevo Pacto en Mi sangre, la cual es derramada por ustedes” (Lucas 22:20).

         Ningún pacto puede ser establecido sin un sacrificio de sangre. Cuando Dios estableció Su pacto con Abraham, Él lo ratificó al pasar entre las mitades de los animales del sacrificio (Génesis 15:17-18).  Este pacto fue el fundamento de ambos el Antiguo Pacto con la simiente física de Abraham y el Nuevo Pacto con la simiente espiritual.

         Cuando el Antiguo Pacto fue establecido, el pueblo de Israel acordó obedecer todos los mandamientos, leyes y estatutos de Dios, los cuales fueron escritos en el libro del pacto, conocido como “el libro de la ley.” El pacto fue entonces ratificado con la sangre de animales: “Y Moisés tomó la mitad de la sangre, y la puso en vasijas, y la mitad de la sangre la roció sobre el altar. Y tomó el libro del pacto, y leyó a los oídos de la gente. Y ellos dijeron, “Todo lo que el SEÑOR ha dicho haremos, y seremos obedientes.” Y Moisés tomó la sangre y la roció sobre la gente, y dijo, “He aquí la sangre del pacto, el cual el SEÑOR ha hecho con ustedes concerniente a todas estas palabras.” ” (Éxodo 24:6-8).  La sangre de los animales del sacrificio representaba la muerte que sería requerida para cada persona que rompiera el pacto.

         El Antiguo Pacto fue roto incontable veces durante la historia del pueblo de Israel y Judá.  Al romper el pacto, el pueblo perdió su derecho a las bendiciones de Dios y trajeron para sí mismos las maldiciones del pacto, las cuales incluían la sentencia de muerte. Para redimirlos de la maldición de la muerte, Jesucristo, el Señor Dios del Antiguo Testamento, sacrificó Su vida. Como el Dios Quien había establecido el pacto, Él tenía el poder para terminarlo con Su muerte. A través de Su muerte, Él estableció el Nuevo Pacto, el cual ofrece vida eterna.

         Como las palabras del Antiguo Pacto, las palabras del Nuevo Pacto fueron registradas en el Nuevo Testamento. Los libros del Nuevo Testamento revelan la forma para entrar en el Nuevo Pacto y recibir la promesa de vida eterna. Esta promesa fue sellada con la sangre de Jesucristo.  Dios Mismo, Quien no puede mentir, garantizó la promesa de salvación con Su propia sangre y está ahora cumpliendo activamente esa promesa al servir como Mediador del pacto. Todo pecador puede ser reconciliado con Dios el Padre al venir a “...Jesús, el Mediador del Nuevo Pacto; y a la aspersión de la sangre de ratificación, proclamando cosas superiores que esas de Abel.” (Hebreos 12:24).

 

         2) Jesucristo redime a los pecadores y remueve pecados a través de Su sangre: La palabra “redimir” significa comprar de regreso lo que ha sido vendido. Todos los seres humanos han sido “vendidos al pecado” por la trasgresión de los mandamientos y leyes de Dios (Romanos 3:23; 7:14, I Juan 3:4).  Al llegar a ser los siervos del pecado, todos han ganado la pena de muerte (Romanos 6:16, 23).  El único escape de esta muerte es a través de Jesucristo, Quien pagó el precio por la redención de cada ser humano con Su crucifixión y muerte:  “...el Hijo de hombre no vino a ser servido, sino a servir, y a dar Su vida como un rescate por muchos” (Mateo 20:28).

         Jesucristo sacrificó Su propia vida como el Cordero de Pascua de Dios (I Corintios 5:7).  Su sacrificio único perfecto compró la redención por los pecadores a través de todas las eras: “Pero Cristo mismo se ha convertido en Sumo Sacerdote de las buenas cosas venideras, a través de un tabernáculo más grande y perfecto, no hecho por manos humanas (esto es, no de esta creación física presente [el templo en Jerusalén antes de su destrucción]). No por la sangre de machos cabríos y terneros, sino por los medios de Su propia sangre, Él entró una vez por todas en el santísimo [en la presencia de Dios el Padre, como la ofrenda perfecta y completa por el pecado], habiendo por Si mismo asegurado redención eterna para nosotros.” (Hebreos 9:11-12).

         Todo el que es redimido por la sangre de Jesucristo recibe perdón de pecados: “...en donde [Dios el Padre] nos ha hecho objetos de Su gracia en el Amado Hijo; en Quien tenemos redención a través de Su sangre, incluso la remisión de los pecados, de acuerdo a las riquezas de Su gracia” (Efesios 1:6-7).  Cuando una persona se arrepiente verdaderamente de sus pecados y acepta el sacrifico de Jesucristo, Dios el Padre cuenta todo pecado que la persona ha cometido como pagado totalmente por la sangre de Su propio Hijo. Todo aquel que es redimido por la sangre de Jesucristo es liberado de la propiedad del pecado y de la pena de muerte (Romanos 5:21; 6:1-4).  Él no es mas propiedad y esclavo del pecado, sino ha llegado a ser propiedad y siervo de Jesucristo y Dios el Padre (Romanos 6:18, 22).

         Los cristianos quienes están caminando en la luz de la Palabra de Dios al seguir el ejemplo de Jesucristo continuarán recibiendo perdón a través de Su sangre cuando ellos tropiezan y pecan: “Sin embargo, si caminamos en la luz, como Él está en la luz, entonces tenemos compañerismo unos con otros, y la sangre de Jesucristo, Su propio Hijo, nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, estamos engañándonos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros propios pecados, Él es fiel y justo, para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda injusticia (I Juan 1:7-9). 

 

         3) Jesucristo justifica y santifica a los pecadores a través de Su sangre: El regalo de justificación delante de Dios el Padre viene a través de la fe en la sangre de Jesucristo: “...habiendo sido justificados por fe... Pero Dios nos encomienda Su propio amor porque, cuando éramos aun pecadores, Cristo murió por nosotros. Mucho mas, por tanto, habiendo sido ahora justificados por Su sangre, seremos salvos de la ira por medio de Él” (Romanos 5:1, 8-9).  Justificación significa que una persona ha sido colocada en posición correcta con Dios y es contado inocente ante Dios el Padre. Esta correcta posición con Dios el Padre es hecha posible a causa de que la justicia de Jesucristo es imputada o atribuida al individuo. 

         La justificación a través de la sangre de Jesucristo es otorgada solo a aquellos que se arrepienten de sus pecados y transgresiones de las leyes de Dios: “Porque los oidores de la ley no son justos [justificados] delante de Dios, sino los hacedores de la ley [los que están guardando los mandamientos de Dios] serán justificados (Romanos 2:13).

         Todo creyente que se arrepiente de pecar y es bautizado en el nombre de Jesucristo recibe justificación completa ante Dios: “...pero ustedes fueron lavados, fueron santificados, fueron justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (I Corintios 6:11).  En el bautismo, el creyente no solo recibe justificación, sino también es santificado ante Dios el Padre.  La sangre de Jesucristo hace posible esta santificación: “Por esta razón, Jesús, para que pudiera santificar al pueblo por Su propia sangre, también sufrió fuera de la puerta” (Hebreos 13:12). 

         Ser “santificado” significa ser puesto aparte para un uso y propósito santo. La oración de Jesús en Su ultima noche de Pascua muestra que todo verdadero creyente está siendo santificado por la Palabra de Dios: “Santifícalos en Tú verdad; TÚ PALABRA ES LA VERDAD” (Juan 17:17).  Todo aquel que cree verdaderamente en Jesucristo y es santificado a través de Su sangre es colocado aparte por la Palabra de Dios y por el Espíritu Santo.

 

         4) Jesucristo purifica la conciencia y trae paz con Dios a través de Su sangre: Paz con Dios el Padre es posible solo a través de la sangre de Jesucristo: “Porque agradó al Padre que en Él toda la plenitud debería vivir; y, habiendo hecho paz a través de la sangre de Su cruz…” (Colosenses 1:19-20).  La sangre de Jesucristo trae paz con Dios al remover la enemistad que es causada por pecar: “Porque Él es nuestra paz... habiendo anulado en Su carne la enemistad…” (Efesios 2:14-15).

         Jesús remueve esta enemistad al purificar la mente de aquel que se ha arrepentido de pecar: “Porque si la sangre de cabríos y toros, y las cenizas de una novilla rociadas sobre aquellos quienes están manchados, santifica para la purificación de la carne, a un grado mucho mas grande, la sangre de Cristo, Quien a través del Espíritu eterno se ofreció a Si mismo sin mancha a Dios, purificará sus conciencias de obras muertas [obras que llevan a la muerte] para servir al Dios vivo” (Hebreos 9:13-14).

         Aquellos cuyas conciencias han sido purificadas de las obras de la carne no son mas enemigos de Dios porque no están mas “alienadospor obras malignas” (Colosenses 1:21).  Ellos han abandonado el camino de pecado para comenzar una nueva vida de justicia, aprendiendo a hacer las buenas obras que Dios ha ordenado: “Porque somos Su hechura, creados en Cristo Jesús hacia las buenas obras que Dios ordenó de antemano para que pudiéramos caminar en ellas” (Efesios 2:10).  Por guardar los mandamientos de Dios con una consciencia pura, los verdaderos cristianos están manifestando el amor que Dios desea: “Pues el propósito del mandamiento es amor procedente de un corazón puro, y una buena conciencia, y fe genuina” (I Timoteo 1:5). 

 

         5) Jesucristo da acceso directo a Dios el Padre a través de Su sangre: El apóstol Pablo declara, “Pero ahora en Cristo Jesús, ustedes quienes estuvieron una vez lejos son acercados por la sangre de Cristo” (Efesios 2:13).

         En su epístola a los Hebreos, Pablo revela que aquellos cuyas conciencias han sido purificadas por la sangre de Jesucristo tienen acceso directo a Dios el Padre: “Por tanto, hermanos, teniendo confianza de entrar en el verdadero santísimo [en la presencia de Dios el Padre en el cielo arriba] por la sangre de Jesús, según una forma nueva y viva, la cual Él consagró por nosotros a través del velo (esto es, Su carne), y teniendo un gran Sumo Sacerdote sobre la casa de Dios, aproximémonos a Dios con verdadero corazón, con completa convicción de fe, habiendo sido purificados [por la sangre de Jesús] nuestros corazones de una conciencia maligna, y nuestros cuerpos habiendo sido lavados con agua pura. Retengamos sin vacilación la esperanza que profesamos, porque Quien prometió es fiel” (Hebreos 10:19-23).

         Durante Su ministerio, Jesús Mismo reveló que Sus seguidores recibirían acceso directo a Dios el Padre: “En ese día [después de la resurrección de Jesús], ustedes pedirán en Mi nombre; y no les digo que rogaré al Padre por ustedes, Porque el Padre mismo los ama, porque ustedes Me han amado, y han creído que salí de Dios” (Juan 16:26-27).  Desde el tiempo de la ascensión de Jesús al cielo, a todo cristiano le ha sido dada autoridad para aproximarse al Padre en Su nombre. El único intermediario entre los cristianos y Dios el Padre es Jesucristo, Quien intercede como Sumo Sacerdote para remover pecados con Su propia sangre.

         Los cristianos verdaderos no tienen necesidad de un sacerdocio de hombres, ni de un templo en el cual adorar a Dios. No solo tienen acceso directo al trono de Dios el Padre en el cielo, sino que también Él habita dentro de ellos a través del Espíritu Santo: “...Porque ustedes son templo del Dios vivo, exactamente como Dios dijo: “Viviré en ellos y caminaré en ellos; y seré su Dios, y ellos serán Mi pueblo. ...Y seré un Padre para ustedes, y ustedes serán Mis hijos e hijas,” dice el Señor Todopoderoso” (II Corintios 6:16, 18).

 

         6) Jesucristo está construyendo la Iglesia a través de Su sangre: Todo cristiano quien ha sido engendrado por el Espíritu Santo de Dios el Padre llega a ser un miembro de la familia de Dios (Efesios 3:14-15).  Cada uno es un hijo de Dios el Padre y puede llamarlo a Él, “Abba, Padre” (Romanos 8:15).  Esta nueva relación con el Padre muestra el amor de Dios a través de Jesucristo, cuya sangre hace posible que los seres humanos lleguen a ser los hijos de Dios:  “¡He aquí! ¡Que glorioso amor nos ha dado el Padre, que deberíamos ser llamados los hijos de Dios!”  (I Juan 3:1). 

         Cada cristiano está unido al cuerpo de Jesucristo en el bautismo. Cuando un creyente es bautizado, él o ella es bautizado en el pacto de muerte de Jesucristo.  En este pacto de muerte simbólico, el creyente es unido con el cuerpo de Jesucristo, siendo sepultado con Él en la tumba bautismal y luego levantándose con Él a una nueva vida (Romanos 6:3-4).  Al recibir el Espíritu Santo a través de la imposición de manos, todos los creyentes llegan a ser miembros del cuerpo de Jesucristo (I Corintios 12:27).  Este cuerpo está compuesto de todos los cristianos engendrados espiritualmente y constituyen la verdadera Iglesia (Efesios 1:22-23).

         La Iglesia le pertenece a Dios el Padre, Quien ha hecho a Jesucristo su Cabeza, habiéndola comprado con Su propia sangre. Pablo le dijo a los ancianos de Éfeso, “Por tanto presten atención a ustedes mismos y a todo el rebaño, entre el cual el Espíritu Santo los ha hecho supervisores, para alimentar a la iglesia de Dios, la cual Él compró con Su propia sangre”  (Hechos 20:28).

         Todos los miembros de la verdadera Iglesia de Dios pertenecen a Dios el Padre. Ellos ya no son más propiedad del pecado—ni son propiedad de hombre alguno u organización de hombres. Ellos son propiedad e hijos de Dios el Padre, y Jesucristo es la Cabeza de ellos.

 

         7) Jesucristo libra a los cristianos de Satanás el diablo a través de Su sangre:  Todo cristiano que ha sido redimido del pecado por la sangre de Jesucristo también ha sido liberado del poder de Satanás: “Dando gracias al Padre, Quien nos ha hecho calificados para la participación de la herencia de los santos en la luz; Quien nos ha rescatado personalmente del poder de la oscuridad y nos ha transferido al reino del Hijo de Su amor; en Quien tenemos redención a través de Su propia sangre, incluso la remisión de pecados” (Colosenses 1:12-14).

         Satanás es la gran fuerza del mal, el príncipe de poder del aire, quien cautiva las mentes y corazones de la gente y los atrae al pecado (Efesios 2:1-2).  Él es, de hecho, el dios de este mundo (II Corintios 4:4).

         Satanás es ayudado por un ejercito de espíritus seductores en su esfuerzo de engañar a la gente de este mundo: “Y todo espíritu que no confiese que Jesucristo ha venido en la carne no es de Dios. Y este es el espíritu de anticristo, el cual oyeron que iba a venir, e incluso ahora ya está en el mundo. Ustedes son de Dios, pequeños hijos, y los han vencido porque mas grande es Quien está en ustedes [la morada del Espíritu Santo de Dios el Padre] que aquel que está en el mundo” (I Juan 4:3-4).

         Todo cristiano quien ha sido engendrado por el Espíritu Santo de Dios ha sido librado del poder de Satanás. Pero Satanás no se rinde en aquellos que se vuelven del camino de pecado y desobediencia. Todo cristiano debe estar en guardia constante contra los engaños de Satanás y debe usar el poder total de Dios y todas las armas espirituales que Él provee para resistir al diablo (Efesios 6:10-18, I Pedro 5:8-9).  Los cristianos deben acercarse a Dios diariamente, no sea que sean atraídos a la tentación y al pecado. Si pecan, se deben arrepentir y pedirle a Dios el Padre que los limpie de sus pecados a través de la sangre de Jesucristo (I Juan 1:7-9).

         La limpieza por la sangre de Jesucristo es un proceso de toda la vida. Es esta aplicación continua de la sangre de Jesucristo lo que le da a cada cristiano la victoria sobre Satanás y sus maquinaciones: “Y el gran dragón fue echado fuera, la serpiente antigua que es llamada el diablo y Satanás, quien está engañando al mundo entero; fue echado abajo a la tierra, y sus ángeles [espíritus malignos, o demonios] fueron echados abajo con él. Y oí una gran voz en el cielo decir, “Ahora ha venido la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de Su Cristo porque el acusador de nuestros hermanos ha sido echado abajo, quien los acusa día y noche delante de nuestro Dios.Pero ellos lo vencieron [a Satanás, el diablo] a través de la sangre del Cordero, y a través de la palabra de su testimonio; y no amaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:9-11).

 

         8) Jesucristo está perfeccionando a los cristianos a través de Su sangre: Como seres humanos, con la ley de pecado y muerte dentro de nuestra carne, ninguno de nosotros es perfecto.  Pero para entrar al Reino de Dios, debemos todos llegar a ser espiritualmente perfectos, como lo es Dios:  “Por tanto, serán perfectos, incluso como su Padre que está en el cielo es perfecto” (Mateo 5:48). 

         Nada de lo que hacemos por nosotros mismos puede hacernos perfectos ante Dios el Padre. El patriarca Job aprendió ésta lección por experiencia propia (Job 9:20; 40:9-14; 42:1-6).  Ninguna cantidad de poder de voluntad humana y obras pueden traer perfección espiritual. La única forma de alcanzar perfección espiritual es a través de la sangre de Jesucristo, la cual nos habilita para recibir el don del Espíritu Santo de Dios el Padre. La morada del Espíritu Santo nos da el poder para llegar a ser como Jesucristo, Quien Él mismo alcanzó perfección espiritual al vencer las tentaciones de la carne (Hebreos 5:8-9).

         El mismo propósito para la venida de Jesucristo en la carne fue traer a los seres humanos a la perfección al reconciliarlos con Dios el Padre: “Y, habiendo hecho paz a través de la sangre de Su cruz,Él los ha reconciliado en el cuerpo de Su carne a través de muerte, para presentarlos santos e irreprochables e intachables delante de Él [Dios el Padre]; si ciertamente continúan encallados y firmes en la fe, y no son alejados de la esperanza del evangelio, la cual han oído,incluso el misterio que ha estado escondido desde siglos y desde generaciones, pero que ha sido revelado ahora a Sus santos; a quienes Dios quiso dar a conocer cuales son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; el cual es Cristo en ustedes, la esperanza de gloria; a Quien predicamos, amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, para que podamos presentar a todo hombre perfecto en Cristo Jesús” (Colosenses 1:20-23, 26-28).

         En una visión que el apóstol Juan registró en el libro de Apocalipsis, Jesucristo aparece como el Cordero de Dios, Quien fue muerto por los pecados del mundo, y un nuevo canto acompaña las oraciones de los santos: “Digno eres Tú de tomar el libro, y abrir sus sellos porque fuiste muerto, y nos redimiste para Dios [el Padre] CON TU PROPIA SANGRE, de toda tribu e idioma y gente y nación,…”  (Apocalipsis 5:9).

         Esta es la gloriosa salvación que Jesús consideró cuando Él dijo, “Porque esta es Mi sangre, la sangre del Nuevo Pacto, la cual es derramada por muchos para la remisión de pecados” (Mateo 26:28). 

Atrás
Carta de Agosto 2022
Nosotros
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Telegram
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
© 2022 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones