| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Libros |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia |  | Abre mis ojos | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Sermones en Vivo
Estudios
 Días festivos ocultos
 Doctrina
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS DE DIOS
 El Sábado
 La Pascua
 Panes sin Levadura y Pentecostés
 Trompetas, Expiación, Tabernáculos y Último Gran Día
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Seis dias antes de la ultima Pascua de Jesús
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Días santos de Dios: La Pascua
Atrás

CAPITULO ONCE

(Tomado del libro “El día que Jesús el Cristo murió.”)

_________________________

 

El sacrificio único de Jesús cumplió todos

 

Por

Fred R. Coulter

www.iglesiadedioscristianaybiblica.org

 

 

Jesucristo se ofreció a Sí mismo como el sacrificio supremo de Dios el Padre por los pecados de la humanidad. A través de Su sacrificio único perfecto, Jesús compró redención de pecados por todo tiempo. El Nuevo Testamento revela que Su muerte cumplió no solo el sacrificio de la Pascua sino todos los sacrificios animales que eran requeridos por las leyes que Dios había dado a Moisés. Todos fueron cumplidos cuando Jesús murió en el día de la Pascua, ya que el apóstol Pablo nos dice que Jesús “[ofreció] UN SACRIFICIO por el pecado para siempre” (Hebreos 10:12).  Este sacrificio único perfecto compró redención eterna: “Por Cuya voluntad somos santificados a través de la ofrenda del cuerpo de Jesucristo UNA VEZ POR TODAS” (Hebreos 10:10).  Y nuevamente, “Porque cuando murió, murió al pecado UNA VEZ POR TODOS” (Romanos 6:10).

 

Jesús fue nuestra Ofrenda por el pecado

 

         Algunos de los cristianos primitivos hebreos no entendieron plenamente que la muerte de Jesucristo había cumplido los sacrificios animales que eran ordenados bajo el Antiguo Pacto. Ellos aún observaban los sacrificios del templo para la santificación del pecado.  El apóstol Pablo escribió su epístola a los hebreos para explicarles que esos sacrificios por el pecado no eran más requeridos.  Él explicó que el sacrificio de Jesucristo había cumplido todos los requerimientos de la Ley para las ofrendas por el pecado que eran hechas en el templo. 

         Él también explicó que, como la Ley lo requería, Jesús murió afuera de las puertas de la ciudad: “Tenemos un altar del cual aquellos quienes están sirviendo en el tabernáculo terrenal presente no tienen autoridad para comer; por corresponder a aquellos animales cuya sangre es traída a los lugares santos por el sumo sacerdote como ofrenda por el pecado, los cuerpos de todos estos son quemados fuera del campamento. Por esta razón, Jesús, para poder santificar al pueblo con Su propia sangre, también sufrió FUERA DE LA PUERTA” (Hebreos 13:10-12). 

         El hecho de que Jesús murió fuera de las puertas de Jerusalén verifica que Su cuerpo fue una ofrenda por el pecado. La Ley de Dios específicamente ordenaba que todas las ofrendas por el pecado debían ser quemadas “fuera del campamento” (Levítico 4:1-2, 11-12, 21; 16:27).  Después que la sangre de los animales del sacrificio era esparcida sobre el altar, los cuerpos de las ofrendas por el pecado eran llevados al otro lado del Valle Kidron a un lugar alto en el Monte de los Olivos al este de la ciudad de Jerusalén, donde había un altar especial llamado el Altar Miphkad.  Este altar era localizado cerca del Golgota, donde Jesús fue crucificado.

         “El Altar Miphkad y las ofrendas por el pecado las cuales eran sacrificadas en el era realmente una parte cardinal del complejo del Templo que existía en el tiempo de Cristo. Este altar no era uno con rampa que llevara a un área elevada cuadrada, sino que es descrito en la Mishnah como un hoyo en el cual los animales podían ser quemados hacia cenizas (Parah 4:2).  El Altar Miphkad estaba ubicado fuera de los muros del Templo (como lo declara Ezequiel 43:21), pero [el puente a través del Valle Kidron y] la vía que lleva al altar (incluyendo el altar en sí) eran parte del mobiliario ritualistico asociado con los servicios del Templo.... Cristo fue crucificado cerca del Altar Miphkad…” (Ernest L. Martin, Los secretos de la Golgota, p. 41).

         La ubicación de este altar en el Monte de los Olivos ofrecía una vista directa de toda el área del Templo.  En el Día de Expiación, aquellos quienes se paraban en el sitio de este altar especial podían observar al sumo sacerdote mientras él estaba de pie cerca del velo del Templo, listo para entrar en el Lugar Santo. “Incluso el toro y el macho cabrío los cuales eran sacrificados en el Día de Expiación (Levítico 16) tenían que ser muertos cerca del Altar de ofrendas quemadas dentro del Templo y se requería que sus cuerpos muertos fueran sacados por la puerta oriental al Altar Miphkad en el Monte de los Olivos y allí eran quemados hacia cenizas (Levítico 4)” (Ibid., p. 246).

         Las cenizas de todos los animales que eran quemados sobre el altar en el Templo eran llevadas al mismo lugar donde las ofrendas por el pecado eran quemadas (Altar Miphkad) y derramadas en la base del Altar (Levítico 4:12, 21; 6:11) (donde las cenizas podían descender a través de un sistema de conducto al Valle Kidron abajo)” (Ibid., p. 246).  Como la ofrenda suprema de Dios el Padre por el pecado, el cuerpo de Jesucristo fue ofrecido cuando Él fue crucificado en el Monte de los Olivos, cerca al altar donde los cuerpos de todas las ofrendas por el pecado del Templo eran ofrecidos a Dios. Así, Pablo escribió: “Pero Él, después de ofrecer un sacrificio por el pecado para siempre, se sentó a la mano derecha de Dios. Desde ese tiempo, está esperando hasta que Sus enemigos sean colocados como taburete para Sus pies. Porque por una ofrenda Él ha obtenido perfección eterna para aquellos que son santificados” (Hebreos 10:12-14).

 

Jesús fue nuestro Sacrificio de la Pascua

 

         Como el Cordero de Dios, Jesucristo fue sacrificado en el día de la Pascua, Nisan 14/Abril 5, 30 dC.  El apóstol Pablo afirma que Su muerte cumplió el sacrificio del cordero de Pascua: “Porque Cristo nuestra Pascua fue sacrificado por nosotros” (I Corintios 5:7).

         Jesucristo fue el sacrificio completo de Dios el Padre para cumplir las promesas del Nuevo Pacto—el único pacto que ofrece redención del pecado y el regalo de vida eterna.  La promesa de vida eterna a través del Nuevo Pacto fue sellada por el cuerpo golpeado, flagelado y crucificado de Jesucristo y el derramamiento de Su sangre. La ceremonia que conmemora Su sacrificio supremo por los pecados del mundo fue instituida en la noche que Él fue traicionado. Ahí es cuando Sus discípulos participaron de los símbolos de Su cuerpo y Su sangre, y es cuando a todos Sus seguidores se les ordena participar de estos símbolos. Pablo escribió que las instrucciones del Señor eran para ser observadas “en esa noche” cuando Jesús fue traicionado, la cual fue la noche de Nisan 14.  Los cristianos deben renovar el Nuevo Pacto cada año en esa noche al participar en el lavado de los pies y al participar del pan sin levadura roto y la copa de vino. Es una renovación personal, individual del Nuevo Pacto, “...Esta copa es el Nuevo Pacto en Mi sangre, la cual es derramada por ustedes” (Lucas 22:20). Todo cristiano quien tiene parte en esta ceremonia está afirmando su aceptación del sacrificio de Jesucristo y está renovando su compromiso de vivir por las palabras del Nuevo Pacto.  

         Al renovar personalmente el Nuevo Pacto, uno es capaz de recibir perdón continuo y gracia de Dios el Padre, Quien aplica la sangre de Jesucristo a los pecados de uno (I Juan 1:7-9).  A través de la gracia de Dios y por el arrepentimiento, es alcanzada esta limpieza diaria del pecado (Mateo 6:12), permitiéndole a los cristianos permanecer en compañerismo con Dios el Padre y Jesucristo (I Juan 1:3).  Él imparte fortaleza y entendimiento a cada uno a través de Su Santo Espíritu. Todo Cristiano quien es guiado por el Espíritu Santo estará creciendo en conocimiento espiritual y carácter piadoso y ultimadamente recibirá el regalo de vida eterna en el Reino de Dios cuando Jesús regrese (II Pedro 1:4-11). 

 

El Misterio de la Piedad

 

         Dios ha revelado en Su Palabra que Su deseo es otorgar vida eterna a todos los que se arrepientan y acepten a Jesucristo como Salvador personal y sean bautizados para remisión de pecados. Tan maravilloso es el propósito de Dios para el hombre que el apóstol Pablo lo llama “el misterio de piedad.”  Este gran misterio de Dios es la misma razón para la vida, muerte y resurrección de Jesucristo: “E innegablemente, grande es el misterio de piedad: Dios fue manifestado en la carne, fue justificado en el Espíritu, fue visto por ángeles, fue proclamado entre los gentiles, fue creído en el mundo, fue recibido arriba en gloria” (I Timoteo 3:16).

         Fue para levantar hijos e hijas para Dios el Padre que Jesucristo fue manifestado en la carne. El misterio de piedad es el conocimiento de que Jesucristo fue Dios manifestado en la carne y que por el poder del Espíritu Santo, Cristo habita dentro de cada uno a quien el Padre ha llamado, habilitando al creyente a vencer la ley de pecado y muerte y a recibir vida eterna en la resurrección: “Incluso el misterio que ha estado escondido desde siglos y desde generaciones, pero que ha sido revelado ahora a Sus santos; a quienes Dios quiso dar a conocer cuales son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; el cual es Cristo en ustedes, la esperanza de gloria” (Colosenses 1:26-27).

         Al describir el misterio de piedad, Pablo declara que no solo fue Dios “manifestado en la carne” sino que Él “fue justificado en el Espíritu” (I Timoteo 3:16).  ¿Cómo fue Jesucristo, como Dios en la carne, justificado en el Espíritu? Como el Señor Dios del Antiguo Testamento, Quien había creado todas las cosas, Jesús se vació de Su existencia divina y eterna y fue hecho en la semejanza de hombre. Él tomó sobre Sí mismo la misma carne pecadora que todos los seres humanos tienen, y en consecuencia el mismo juicio que fue pronunciado sobre Adán y Eva y sus descendientes. Aunque Él fue tentado como todos los otros seres humanos, Él venció la ley de pecado y muerte y a Satanás, el autor del pecado, a través del poder del Espíritu Santo. Él condenó el pecado en la carne al vivir una vida perfecta, no rindiéndose ni una vez a los jalones de la carne, sino siempre siendo guiado por el Espíritu Santo de Dios el Padre. Así es como Dios fue justificado en el Espíritu.

         A causa de que Jesucristo, como Dios en la carne, fue justificado en el Espíritu, Él ha abierto el camino para que todas las cosas en la tierra y en el cielo sean reconciliadas con Dios el Padre: “Dando gracias al Padre, Quien nos ha hecho calificados para la participación de la herencia de los santos en la luz; Quien nos ha rescatado personalmente del poder de la oscuridad [Satanás] y nos ha transferido al reino del Hijo de Su amor [al darnos el poder de Su Santo Espíritu]; en Quien tenemos redención a través de Su propia sangre, incluso la remisión de pecados; Quien es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación; porque por Él fueron creadas todas las cosas, las cosas en el cielo y las cosas sobre la tierra, lo visible y lo invisible, ya sean ellos tronos, o señoríos, o principados, o poderes; todas las cosas fueron creadas por Él y para Él.

         “Y Él es antes de todo, y por Él todas las cosas subsisten. Y Él es la cabeza del cuerpo, la iglesia; Quien es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todas las cosas Él mismo pudiera tener la preminencia. Porque agradó al Padre que en Él toda la plenitud debería vivir; y, habiendo hecho paz a través de la sangre de Su cruz, por Él para reconciliar todas las cosas a Sí mismo; por Él, ya sean las cosas en la tierra, o las cosas en el cielo. (Colosenses 1:12-20).

         A través del sacrificio de Jesús, de acuerdo al gran plan de Dios de reconciliación, todos los que se arrepientan de sus pecados, acepten a Jesucristo como Salvador personal y sean bautizados reciben el regalo de salvación, con la promesa de vida eterna en el Reino de Dios. “Pero vemos a Jesús, Quien fue hecho un poco menor que los ángeles, coronado con gloria y honor a cuenta de sufrir la muerte, para que por la gracia de Dios Él mismo pudiera probar la muerte por todos; porque era apropiado para Él, para Quien todas las cosas fueron creadas, y por Quien todas las cosas existen, traer muchos hijos a la gloria, para hacer al Autor de su salvación perfecto a través de sufrimientos. Porque ambos, Quien está santificando y aquellos que son santificados son todos de Uno [un Padre]; por tal causa Él no está avergonzado de llamarlos hermanos” (Hebreos 2:9-11). 

         Jesucristo fue el primer ser humano carnal en ser resucitado de los muertos como un ser espiritual glorificado.  A Su regreso, a un número innumerable le será otorgado vida eterna como los hijos e hijas espirituales de Dios el Padre.  Ellos compartirán la misma existencia eterna y gloria de Jesucristo, como lo revela Pablo: “El Espíritu mismo da testimonio conjuntamente con nuestro propio espíritu, testificando que somos hijos de Dios. Entonces si somos hijos, somos también herederos—verdaderamente, herederos de Dios y coherederos con Cristo—si ciertamente sufrimos junto con Él, para que podamos también ser glorificados junto con Él. Porque considero que los sufrimientos del tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que será revelada en nosotros” (Romanos 8:16-18).

         El apóstol Juan escribió que los hijos de Dios serán como Jesucristo:  “¡He aquí! ¡Que glorioso amor nos ha dado el Padre, que deberíamos ser llamados los hijos de Dios! Por esta misma razón, el mundo no nos conoce porque no lo conoció a Él. Amados, ahora somos los hijos de Dios, y no ha sido revelado aun lo que seremos; pero sabemos que cuando Él sea manifestado, seremos como Él, porque lo veremos exactamente como Él es” (I Juan 3:1-2). 

         La esperanza de ser glorificados como Jesucristo y vivir con Él para siempre en el Reino de Dios trae verdadero significado a la observancia de la Pascua Cristiana. Todo cristiano verdadero quien comparte esta esperanza estará guardando fielmente esta ceremonia solemne cada año en la noche que Jesús la instituyó. Cada uno participará en el lavado de pies para tener una parte con Jesucristo en esta vida y en Su reino. Cada uno participará del pan y el vino para renovar el Nuevo Pacto y permanecer bajo la sangre de Jesucristo durante el año venidero. Cada uno determinará vivir por cada palabra del Nuevo Pacto a través del poder del Espíritu Santo. Esta renovación personal del Nuevo Pacto a través de la Ceremonia de la Pascua Cristiana habilitará a cada uno a recibir la herencia gloriosa que les espera a los hijos de Dios.

Atrás
Carta de Agosto 2022
Nosotros
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Telegram
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
© 2022 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones