| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Libros |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia |  | Abre mis ojos | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Sermones en Vivo
Estudios
 Días festivos ocultos
 Doctrina
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS DE DIOS
 El Sábado
 La Pascua
 Panes sin Levadura y Pentecostés
 Trompetas, Expiación, Tabernáculos y Último Gran Día
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Seis dias antes de la ultima Pascua de Jesús
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Temas varios
Atrás

CAPITULO DOCE

(Tomado del libro “El día que Jesús el Cristo murió.”)

_________________________

 

Un llamado al Arrepentimiento

 

Por

Fred R. Coulter

www.iglesiadedioscristianaybiblica.org

 

 

         No solo es la muerte de Jesucristo—Dios manifestado en la carne—un testimonio para el mundo, las naciones, los líderes religiosos y toda persona, ¡sino es un llamado al arrepentimiento! Juan el Bautista fue enviado a preparar el camino para Jesucristo. Él predicó el arrepentimiento de pecados, instruyendo a la gente a creer en Jesucristo, Quien vendría tras él. Después que Juan el Bautista fue puesto en prisión, Jesucristo comenzó Su ministerio predicando el arrepentimiento: “El comienzo del Evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios;Luego después del encarcelamiento de Juan, Jesús fue a Galilea, proclamando el evangelio del reino de Dios, y diciendo, “El tiempo ha sido cumplido, y el reino de Dios está cerca a la mano; arrepiéntanse, y crean en el evangelio” (Marcos 1:1, 14-15).

         Jesús dejó claro que Él vino a llamar a los pecadores al arrepentimiento, “No vine a llamar a los rectos [aquellos que creen que son rectos], sino a los pecadores al arrepentimiento” (Marcos 2:17); y, Él no dejó duda que todos deben arrepentirse de sus pecados: “Entonces al mismo tiempo, estaban allí presentes algunos quienes le estaban diciendo acerca de los galileos, cuya sangre Pilato había mezclado con sus sacrificios. Y Jesús respondió y les dijo, “¿Ustedes suponen que estos galileos eran pecadores por encima de todos los galileos, porque padecieron tales cosas? Yo les digo que no; pero si ustedes no se arrepienten, todos perecerán igualmente. O aquellos dieciocho sobre quienes cayó la torre de Siloé, y los mató, ¿suponen ustedes que estos eran deudores por encima de todos los hombres que moraban en Jerusalén? Yo les digo que no; pero si ustedes no se arrepienten, todos perecerán igualmente” (Lucas 13:1-5).

 

Todos hemos pecado

 

         El Nuevo Testamento define el pecado como la transgresión de la ley (I Juan 3:4). Una traducción literal del griego de este verso dice: “Todo aquel que practica pecado está también practicando ilegalidad, pues pecado es ilegalidad.

         No hay ninguno en toda la historia del mundo que no haya pecado, excepto Jesucristo. Es por eso que solo Él puede ser nuestro Redentor y nuestro Salvador. Toda persona necesita ser salvada de sus pecados, porque “la paga del pecado es muerte, pero el regalo de Dios es vida eterna a través de Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 6:23).

         En su epístola a los Romanos, el apóstol Pablo fue inspirado a declarar enfáticamente que todos hemos pecado—todos hemos transgredido las leyes y mandamientos de Dios, y todos estamos sentenciados a muerte. El único escape y salvación es a través de Jesucristo: “¿Qué entonces? ¿Somos [los judíos] mejores [que los gentiles] por nosotros mismos? ¡No, en absoluto! Porque ya hemos acusado a ambos judíos y gentiles—TODOS—con estar bajo pecado, exactamente como está escrito: “Porque no hay un justo—¡ni siquiera uno! No hay uno que entienda; no hay uno que busque a Dios. Todos ellos han salido del camino; juntos todos ellos han llegado a ser depravados. No hay siquiera uno que esté practicando bondad. ¡No, no hay tantos como uno! Sus gargantas son como una tumba abierta; con sus lenguas han usado engaño; el veneno de áspides esta bajo sus labios, cuyas bocas están llenas de maldición y amargura; sus pies son rápidos para derramar sangre; destrucción y miseria están en sus caminos; y el camino de paz no han conocido. No hay temor de Dios delante de sus ojos.” Entonces, sabemos que cualquier cosa que la ley diga, habla a aquellos que están bajo la ley, para que toda boca pueda ser cerrada, y todo el mundo pueda llegar a ser culpable delante de Dios. Porque todos hemos pecado, y estamos destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:9-19, 23).

         En el Día de Pentecostés, tan solo 54 días después de la crucifixión, los apóstoles comenzaron a predicar el evangelio de Jesucristo del arrepentimiento para remisión de pecados. En aquel día, Dios derramó Su Santo Espíritu en poder, y los apóstoles hablaron en una multitud de idiomas como un testimonio fantástico a los judíos de todas las naciones reunidas en el templo en Jerusalén para el día de la Fiesta, quienes cada uno escuchó el Evangelio en su propio idioma (Hechos 2:1-18). Cuando ellos se preguntaban que significaba ese milagro, el apóstol Pedro fue inspirado a predicar poderosamente a Cristo y el arrepentimiento de pecados. Su conmovedor testimonio a los judíos quienes se habían reunido en el templo terminó con estas palabras: “Por tanto, toda la casa de Israel sepa con plena seguridad que Dios ha hecho a este mismo Jesús, a Quien ustedes crucificaron, ambos Señor y Cristo. Entonces después de oír esto, ellos fueron compungidos del corazón; y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles, “Hombres y hermanos, ¿Qué haremos?” Entonces Pedro les dijo, ‘Arrepiéntanse y sean bautizados cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para la remisión de pecados, y ustedes mismos recibirán el regalo del Espíritu Santo.Y con muchas otras palabras sinceramente testificó y exhortó, diciendo, “Sean salvos de esta perversa generación.” Entonces aquellos que alegremente recibieron su mensaje fueron bautizados; y alrededor de tres mil almas fueron añadidas ese día” (Hechos 2:36-41).

 

El llamado del apóstol Pablo al arrepentimiento

 

         Cuando el apóstol Pablo llegó a Atenas, el centro de las religiones paganas griegas, predicó un mensaje poderoso de arrepentimiento. Como esta registrado en Hechos, él exhortó a los atenienses a arrepentirse de sus idolatrías y vanas prácticas religiosas:  “Entonces Pablo se paró en el centro de la colina de Marte y dijo, “Hombres, atenienses, percibo que en todas las cosas son muy reverentes a deidades; porque mientras estaba pasando a través y observando los objetos de su veneración, encontré también un altar sobre el cual estaba inscrito, “A un Dios desconocido.” Así entonces, a Él a Quien ustedes adoran en ignorancia es Aquel que les proclamo.

         “Él es el Dios que hizo el mundo y todas las cosas que están en el. Siendo el Señor del cielo y la tierra, no vive en templos hechos por manos; ni es servido por las manos de hombres, como si necesitara algo, porque Él da a todos vida y aliento y todas las cosas. Y Él hizo de una sangre todas las naciones de hombres para habitar sobre toda la faz de la tierra, habiendo determinado de antemano sus tiempos señalados y los límites de sus habitaciones; para que pudieran buscar al Señor, si tal vez pudieran palpar tras Él y pudieran encontrarlo; aunque verdaderamente, Él no está lejos de cada uno de nosotros, porque en Él vivimos y nos movemos y tenemos nuestro ser; como algunos de los poetas entre ustedes también han dicho, ‘Porque somos Su descendencia.’

         “Por tanto, ya que somos la descendencia de Dios, no deberíamos pensar que la Deidad es como eso lo cual es hecho de oro, o plata, o piedra—una cosa esculpida de arte ideado por la imaginación del hombre; porque aunque Dios en verdad ha pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, Él ordena ahora a todos los hombres en todo lugar arrepentirse, porque Él ha fijado un día en el cual juzgará al mundo en justicia por un Hombre a Quien Él ha nombrado, habiendo dado prueba a todos resucitándolo de los muertos.” ” (Hechos 17:22-31).  El mensaje de arrepentimiento de Pablo fue el mismo del de Jesucristo: “Si ustedes no se arrepienten, todos perecerán igualmente.”

 

El significado de Arrepentimiento

 

         A causa del testimonio que Jesucristo ha dado al mundo—a todas las naciones, todas las religiones y toda la gente—Él ordena que todos los hombres y mujeres se arrepientan y vuelvan a Dios con todo su corazón. Hoy en día, el juicio de Dios está a la puerta. ¡Nadie escapará a menos que él o ella se arrepienta!

         ¿Qué es arrepentimiento? Hay dos clases de arrepentimiento. Uno es el arrepentimiento del mundo, el cual es arrepentimiento no profundo que lleva a la muerte. El otro es el arrepentimiento piadoso que lleva al perdón y salvación. El apóstol Pablo dijo, “Porque tristeza hacia arrepentimiento ante Dios produce salvación de no estar arrepentido; pero la tristeza del mundo produce muerte” (II Corintios 7:10).

         El arrepentimiento piadoso significa un rechazo completo de los pecados de uno, un volverse del pecado—de la transgresión de las leyes y mandamientos de Dios. El arrepentimiento es una completa rectificación de la vida, un apartarse del propio camino pecaminoso de uno al camino de amor y obediencia, guardando las leyes y mandamientos de Dios y viviendo por cada palabra de Dios como es enseñado por Jesucristo.

         En el libro de Salmos, encontramos la oración de arrepentimiento del Rey David, pronunciada cuando Natán el profeta vino a él después de la aventura de David con Betsabe y el asesinato de su esposo Urías. Esta oración muestra el rechazo completo de David del pecado y de sí mismo mientras suplica a Dios con lágrimas de angustia y tristeza, rogando Su misericordia y perdón. Él no confesó sus pecados a un sacerdote. Él no confesó sus pecados a Natán el profeta. Así como hizo David, debemos confesar nuestros pecados directamente a Dios el Padre y a Jesucristo, no a un hombre. La oración del Rey David ha sido preservada para nosotros de modo que podamos entender la actitud de arrepentimiento verdadero:  “Ten misericordia de mí, Oh Dios, de acuerdo a Tu bondad; de acuerdo a la grandeza de Tu compasión, borra mis transgresiones. Lávame totalmente de mi iniquidad, y límpiame de mi pecado, porque reconozco mis transgresiones, y mi pecado esta siempre delante de mí.

         “Contra Ti, contra Ti solamente, he pecado, y he hecho mal a Tu vista, para que pudieras ser justificado cuando hablas y estar en lo correcto cuando juzgas. He aquí, fui dado a luz en iniquidad, y en pecado mi madre me concibió. He aquí, Tú deseas verdad en las partes internas; y en la parte oculta Me harás conocer sabiduría. Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve. Hazme oír gozo y alegría para que los huesos los cuales has roto puedan alegrarse. Oculta Tu cara de mis pecados, y borra todas mis iniquidades. Crea en mí un corazón limpio, Oh Dios, y renueva un espíritu firme dentro de mí. No me eches de Tu presencia, y no saques Tu Santo Espíritu de mí. Restáurame el gozo de Tu salvación, y Tu espíritu gratuito me sostenga.Líbrame de la culpa de derramar sangre, Oh Dios, Oh Dios de mi salvación” (Salmo 51:1-14).

         El arrepentimiento es el primer paso en la reconciliación del pecador con Dios el Padre y Jesucristo. Dios el Padre a través de Su Espíritu debe abrir la mente de una persona para entender que él o ella es un pecador contra Él. Como dijo David, “Contra Ti, contra Ti solamente, he pecado.” Entonces uno debe creer en el evangelio de Jesucristo, en que es a causa de los propios pecados de uno que Él tuvo que morir. Creencia verdadera trae arrepentimiento y necesidad de confesar los pecados de uno a Dios el Padre y pedir perdón, la remisión y perdón de aquellos pecados a través de la sangre de Jesucristo. El arrepentimiento verdadero, profundo y piadoso producirá un cambio profundo en la mente y actitud de la persona, lo cual resultará en un deseo continuo de vivir por cada palabra de Dios. La persona verdaderamente arrepentida se apartará de los malos pensamientos y prácticas impías y buscará conformar su vida a la voluntad de Dios como es revelado en la Santa Biblia y como es guiado por el Espíritu Santo. El arrepentimiento y la confesión de pecados es un proceso continuo en el crecimiento espiritual de un cristiano hacia la perfección en Jesucristo.

         Basado en arrepentimiento verdadero y profundo, Dios está listo y deseoso de perdonar los pecados, como se muestra en otra oración de arrepentimiento de David: “Sé misericordioso conmigo, Oh SEÑOR, porque Te suplico todo el día. Alegra el alma de Tu siervo, porque a Ti, Oh SEÑOR, levanto mi alma. Porque Tú, SEÑOR, eres bueno y listo para perdonar, y rico en misericordia para todos aquellos que Te invocan. Da oído, Oh SEÑOR, a mi oración, y atiende a la voz de mis suplicas. En el día de mi problema Te invocaré, porque Tú me responderás” (Salmo 86:3-7).

         Dios no requiere sacrificios animales por la propiciación del pecado. Él no requiere que el pecador ejecute oraciones de memoria con la ayuda de un rosario. Él no requiere cientos de repeticiones del “Ave María” o del “Padre Nuestro.” Dios no requiere que una persona se arrastre por kilómetros sobre sus rodillas o que ejecute auto-flagelación o algún ritual sangriento. Dios requiere solamente que el pecador tenga un corazón quebrantado y contrito y que se arrepienta genuinamente como está escrito: “Porque Tú no deseas sacrificio, o sino yo lo daría; Tú no tienes placer en ofrenda quemada. Los sacrificios de Dios son un espíritu quebrantado; un corazón contrito y quebrantado, Oh Dios, Tú no despreciarás” (Salmo 51:16-18).

         El apóstol Juan escribió, “Si confesamos nuestros propios pecados [directamente a Dios el Padre en oración], Él es fiel y justo, para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda injusticia” (I Juan 1:9). Si nos arrepentimos y confesamos nuestros pecados directamente a Dios el Padre y a Jesucristo en oración sentida, Dios seguramente nos perdonará. Una vez nuestros pecados son perdonados, debemos dejar de vivir en pecado como dijo Jesús, “No peques más, para que algo peor no te pase”; y “Ve, y no peques más” (Juan 5:14; 8:11). 

         El profeta Isaías escribió: “Lávense ustedes mismos, límpiense ustedes mismos; repudien el mal de sus obras de delante de Mis ojos; cesen de hacer el mal; aprendan a hacer el bien; busquen juicio, reprueben al opresor. Juzguen al huérfano, aboguen por la viuda. Vengan ahora, y razonemos juntos,” dice el SEÑOR. “Aunque sus pecados sean como escarlata, serán tan blancos como la nieve; aunque sean rojos como carmesí serán como la lana. Si están dispuestos y son obedientes, comerán lo bueno de la tierra; pero si se rehúsan y rebelan, serán devorados con la espada;” porque la boca del SEÑOR lo ha hablado.” (Isaías 1:16-20).

 

El significado de Bautismo en agua

 

         Después de aceptar a Jesucristo como el Salvador personal de uno, uno debe ser bautizado por inmersión completa en agua para remisión de pecados. El bautismo en agua simboliza la muerte y entierro de cada creyente arrepentido—una unión espiritual en la muerte de Jesucristo. A través de esta muerte bautismal llegamos a ser coparticipes de la crucifixión y muerte de Jesucristo, Cuya sangre es aplicada como pago total por nuestros pecados. Levantarse del agua simboliza nuestro ser unido con Jesucristo en la resurrección. Cuando nos levantamos de la tumba acuosa del bautismo, nos levantamos a novedad de vida. Para llegar a ser una nueva persona, debemos recibir el engendramiento del Espíritu Santo de Dios el Padre a través de la imposición de manos. Entonces somos guiados por el Espíritu Santo para caminar en obediencia amorosa a Dios el Padre y Jesucristo.

         Pablo fue muy enfático cuando escribió que después del bautismo ¡no debemos vivir más en pecado!:  “¿Qué diremos entonces? ¿Continuaremos en pecado, para que la gracia pueda abundar? ¡DE NINGUNA MANERA! Nosotros quienes morimos al pecado, ¿Cómo viviremos más en el? ¿O son ustedes ignorantes que nosotros, como tantos que fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en Su muerte? Por tanto, fuimos sepultados con Él a través del bautismo en la muerte; para que, así como Cristo fue levantado de los muertos por la gloria del Padre, en la misma forma, deberíamos también caminar en novedad de vida. Porque si hemos sido unidos juntamente en la semejanza de Su muerte, así también lo seremos en la semejanza de Su resurrección. Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue co-crucificado con Él, para que el cuerpo de pecado pudiera ser destruido, para que ya no pudiéramos ser esclavizados para pecar; porque quien ha muerto al pecado ha sido justificado del pecado. Entonces si morimos junto con Cristo, creemos que también viviremos con Él” (Romanos 6:1-8).

         Después del arrepentimiento verdadero y piadoso, y del bautismo para el perdón de pecados, el nuevo creyente es justificado y puesto en recta posición con Dios el Padre. El apóstol Pablo explicó esta operación de la gracia de Dios: “Pero estamos siendo justificados gratuitamente por Su gracia a través de la redención que está en Cristo Jesús; A Quien Dios ha manifestado abiertamente ser una propiciación a través de la fe en Su sangre, para demostrar Su justicia, respecto a la remisión de pecados que son pasados,Incluso la justicia de Dios que es a través de la fe de Jesucristo, hacia todos y sobre todos aquellos que creen; porque no hay diferencia” (Romanos 3:24-25, 22).

         Es la fe de Jesucristo, la que Él tuvo cuando voluntariamente se dio a Sí mismo para ser golpeado, flagelado y crucificado, la que nos salva de nuestros pecados y nos justifica para Dios el Padre. A través del poder del Espíritu Santo, Jesús nos imparte Su fe de modo que podemos vivir por fe: “He sido crucificado [a través del bautismo] con Cristo, aun así vivo. Ciertamente, ya no soy más yo; sino Cristo vive en mí. Porque la vida que estoy ahora viviendo en la carne, la vivo por fe—esa misma fe del Hijo de Dios, Quien me amó y Se dio a Si mismo por mi” (Gálatas 2:20).

 

Salvación por Gracia

 

         Una vez hemos sido justificados, continuamente permanecemos en un estado de gracia ante Dios: “Por tanto, habiendo sido justificados por fe, tenemos paz con Dios a través de nuestro Señor Jesucristo. A través de Quien también tenemos acceso por fe a esta gracia en la cual permanecemos, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no solo esto, sino también nos gloriamos en las tribulaciones, dándonos cuenta que la tribulación da a luz resistencia, y la resistencia da a luz carácter, y el carácter da a luz esperanza. Y la esperanza de Dios nunca nos avergüenza porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones a través del Espíritu Santo, el cual nos ha sido dado” (Romanos 5:1-5).

         La salvación por gracia no confiere una licencia para pecar con impunidad. Ni Jesucristo ni los apóstoles enseñaron alguna vez tal doctrina. Jesús Mismo dijo, que si lo amamos, guardaremos Sus mandamientos: “Si Me aman, guarden los mandamientos—a saber, Mis mandamientos.Aquel que tiene Mis mandamientos, y los está guardando, ese es quien Me ama; y quien Me ama será amado por Mi Padre, y Yo lo amaré, y Me manifestaré Yo mismo a él.Si alguno Me ama, guardará Mi palabra; y Mi Padre le amará, y Nosotros vendremos a él, y haremos Nuestra morada con él. Aquel que no Me ama, no guarda Mis palabras; y la palabra que ustedes escuchan no es Mía, sino del Padre, Quien Me envió” (Juan 14:15, 21, 23-24).

         En su primera epístola, el apóstol Juan muestra que debemos guardar los mandamientos de Dios. De hecho, cuando estamos guardando Sus mandamientos, sabemos que conocemos a Jesucristo y estamos siendo perfeccionados en amor: “Y por este estándar sabemos que lo conocemos: si guardamos Sus mandamientos. Aquel que dice, “Lo conozco,” y no guarda Sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no esta en él. De otro lado, si cualquiera está guardando Su Palabra, verdaderamente en aquel el amor de Dios está siendo perfeccionado. Por este medio sabemos que estamos en Él” (I Juan 2:3-5).

         Muchos quienes profesan ser cristianos reclaman que “aman al Señor” pero luego rechazan guardar Sus mandamientos. Amar a Dios es más que una emoción. Nuestras acciones también deben reflejar ese amor a través de nuestra obediencia. El apóstol Juan escribió: “Por este estándar sabemos que amamos a los hijos de Dios: cuando amamos a Dios y guardamos Sus mandamientos. Porque este es el amor de Dios: que guardemos Sus mandamientos; y Sus mandamientos no son pesados” (I Juan 5:2-3).

         El apóstol Santiago, un hermano del Señor Jesucristo, también escribió que debemos guardar los mandamientos de Dios: “Porque si cualquiera guarda toda la ley, pero peca en un aspecto, se hace culpable de todo. Porque Quien dijo, “No cometerán adulterio,” también dijo, “No cometerán asesinato.” Ahora, si ustedes no cometen adulterio, pero cometen asesinato, se han hecho transgresores de la ley. En esta manera hablen y en esta manera compórtense: como aquellos que están a punto de ser juzgados por la ley de libertad” (Santiago 2:10-12).

         Santiago además escribió que fe sin obras es muerta—eso llevará a muerte, no a vida eterna: “…fe, si no tiene obras, es muerta, por si misma. Pero alguien va a decir, “Usted tiene fe, y yo tengo obras.” Mi respuesta es: Usted pruébeme su fe a través de sus obras, y yo le probaré mi fe a través de mis obras. ¿Cree usted que Dios es uno? Hace bien en creer eso. Incluso los demonios creen y tiemblan de miedo. ¿Pero está deseoso de entender, Oh hombre tonto, que fe sin obras es muerta? ¿No fue nuestro padre Abraham justificado por obras cuando ofreció a Isaac, su propio hijo, sobre el altar? ¿No ve que la fe estaba trabajando juntamente con sus obras, y por obras su fe fue perfeccionada? Y la escritura fue cumplida la cual dice, “Entonces Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia”; y fue llamado un amigo de Dios. Vea, entonces, que un hombre es justificado por obras, y no por fe solamente” (Santiago 2:17-24).

         La salvación por gracia es demostrada en obras—no las tradiciones humanamente inventadas y las obras de religión sino las obras de amar a Dios y guardar Sus mandamientos como lo nota Pablo, “Porque por gracia han sido salvos a través de fe, y esta no es de ustedes mismos; es el regalo de Dios, no de obras, para que nadie pueda jactarse. Porque somos Su hechura, creados en Cristo Jesús hacia las buenas obras que Dios ordenó de antemano para que pudiéramos caminar en ellas” (Efesios 2:8-10).

         Cuando hemos recibido el engendramiento del Espíritu Santo de Dios el Padre, debemos caminar en el camino del Señor y amar a Dios el Padre y a Jesucristo con todo el corazón, y con todo el entendimiento, y con toda el alma y con toda la fortaleza (Marcos 12:29-34). Debemos guardar los mandamientos de Dios de corazón en el espíritu de la ley. Finalmente, debemos crecer en gracia y conocimiento y ser fieles hasta la muerte. Entonces, al regreso de Jesucristo, seremos resucitados a vida eterna y gloria como un hijo o hija espiritual de Dios. ¡Traer muchos hijos e hijas a la gloria es la razón por la cual Jesucristo murió!

         Querido lector, Jesucristo murió por sus pecados, y Él puede ser su Salvador personal, Usted tiene la elección de arrepentirse y creer en el Hijo de Dios, aceptando Su sacrificio por sus pecados, o rechazar a Jesucristo y Sus palabras y recibir el juicio de Dios y muerte eterna. ¿Qué hará? Usted será hecho responsable por su decisión. ¡Usted debe decidir! 

 

 

Atrás
Carta de Agosto 2022
Nosotros
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Telegram
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
© 2022 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones