Responsabilidad Financiera del Cristiano  I


Fred R. Coulter—Diciembre 23, 2000

 


Este sermón va a ser titulado Responsabilidad Financiera del Cristiano. Prometo que una vez al año haré siempre un sermón sobre la responsabilidad financiera, el diezmo y cosas como esas, porque como todo lo demás, es interesante que cuando usted no practica algo, o no usa algo, o no esta al tanto de algo, lo olvida—¿cierto? Anoche estaba grabando el video y Belinda mencionó (ella es la que maneja la cámara) ‘Es algo maravilloso’—porque dado que no habíamos hecho un video en 3 meses ella no se acordaba de todos los pequeños botones para oprimir para hacer el cambio de color y para ampliar la imagen y ese tipo de cosas. Entonces es cierto, si no lo usa, lo pierde.

 

Y es exactamente lo que pasa concerniente con la responsabilidad financiera. Y también he visto, a través de los años, que hay personas que gradualmente de alguna manera se alejan de eso. Y la razón por lo que lo hacen es que no lo guardan en la frente de sus mentes, y no entienden que como cristianos el diezmo, las ofrendas y la responsabilidad financiera es también una parte del pacto y compañerismo con Dios como todo lo demás. Y también hay algo que viene con esto que es muy importante de entender. Miremos eso primero. Vayamos al libro de Malaquías y entendamos algo aquí. Dios le da un reto. Usted tiene que hacerlo: con un corazón deseoso, no a regañadientes; no dando dinero para tan solo ser bendecido. Sino esto viene como una parte de vivir su vida cristiana y parte de su adoración a Dios.

 

Empecemos en Malaquías 3:7—y probablemente volveremos aquí nuevamente porque necesitamos entender algo que es importante, y esto es, con este reto, Dios le muestra como vuelve usted a Dios—no solo con todo su corazón. Tiene que haber arrepentimiento en una relación con Dios. ¿Qué dijo Dios? ‘Vuélvanse, vuélvanse, Oh Israel. ¿Por qué morirán?’ Y Dios dijo a través de Ezequiel que Él no se ‘deleita en la muerte del malvado, sino que ellos se vuelvan de sus pecados.’ Ahora, cuando se vuelven de sus pecados, no solo son ellos, y nosotros, quienes debemos rendirnos a Dios y pedir perdón a través de arrepentimiento, pero luego tenemos que hacer lo que es llamado, en la terminología de hoy, ‘ponga su dinero donde está su boca.’ Y eso es lo que Dios está diciendo, justo aquí en Malaquías 3.

 

Malaquías 3:7: “Desde los días de sus padres, ustedes se han extraviado de Mis estatutos, y no los han guardado. Regresen a Mí, y Yo regresaré a ustedes.” dice el SEÑOR de los ejércitos. “Pero ustedes dicen, ‘¿En que forma regresaremos?’” Entonces Dios dice, en pocas palabras, ponga su dinero donde está su boca. ‘Si van a volver a Mí, eso no es tan solo un sentimiento en el corazón. No es tan solo tristeza por haber pecado.’ Es obedeciendo a Dios y guardando Sus mandamientos. Parte de Sus mandamientos tiene que ver con la responsabilidad financiera.

 

Verso 8: “¿Robará un hombre a Dios?…. [¿Cómo va usted a robar a Dios? ¿Va a subirse en un cohete, ir al cielo y secuestrar o atracar en el trono de Dios y tomar Su oro y plata en el cielo? No, claro que no!] …Aun así ustedes Me están robando. Pero ustedes dicen, ‘¿Cómo Te hemos robado?’… [note la respuesta]: …¡En diezmos y ofrendas!” ¿Por qué? Porque los diezmos y las ofrendas son el mandato de Dios. ¡Es por eso! Recuerden lo que dijo Santiago—¿qué dijo? ‘Si guardan la ley entera, y sin embargo ofenden en un punto, han roto toda la ley.’ Entonces cuando se vuelve, tiene que regresar completamente a Dios. “…¡En diezmos y ofrendas!

 

¿Qué pasa cuando usted no pone su dinero donde está su boca? “Ustedes están malditos con una maldición; porque Me están robando, incluso toda esta nación.” (v 9). ¿Hemos robado a Dios? Y vean como se hacen la mayoría de los ingresos de las familias, y como la mayoría de las familias—al apartarse de Dios—son malditos. Están tan sobrellevados con deudas que en muchos casos escasamente viven—y en los mejores tiempos—del día a día. Y si perdieran sus trabajos, o si la maldición sobre la nación llegara a ser tan grande que hubiera grandes números de desempleados, entenderían que la maldición ocurre sobre un periodo de tiempo. Y una parte de la maldición es porque no tomaron a Dios en Su Palabra; y no hicieron compañerismo con Él concerniente a sus recursos financieros, porque, como veremos, toda riqueza viene de Dios.

 

Note lo que Él dice: “Traigan todos los diezmos a la casa del tesoro, para que pueda haber comida en Mi casa. Y pruébenme…. [Por supuesto, tiene que hacerlo con un corazón recto y una actitud recta. No va a hacerlo como Job. Recuerde, Job dijo, ‘Oh, tan solo deseo que Dios descendiera y me hablara.’ Bien, Él lo hizo, porque Dios tuvo que probarle un punto a Job. Job no le probó nada a Dios.] (Pero en esto, Dios dice): …pruébenme… [Esto significa que usted debe tomarlo a Él en Su promesa—en creencia y en fe; porque ¡usted no va a comprar a Dios! No va a procurar un favor de Dios por dinero. Sino, es por el corazón así como el dinero.] …pruébenme ahora con esto,” dice el SEÑOR de los ejércitos, “para ver si ciertamente no abriré las ventanas de los cielos para ustedes, y derramaré una bendición para ustedes, hasta que no haya suficiente espacio para recibirla. (v 10).

 

Pare y piense por un minuto. ¿Qué póliza de seguro podría alguna vez comprar donde pudiera tener garantía de las bendiciones? Por supuesto, esto tiene que ser combinado con fe. Mirémoslo de otra forma. Tome a aquellas personas quienes no honran a Dios en absoluto. ¿Cómo son sus vidas? Están ‘malditos con maldición.’ Entonces la gente se queja de diezmar y dar ofrendas. Ok, ¿cual es el valor de la vida eterna? No que usted vaya a comprarla con diezmos y ofrendas, pero los diezmos y ofrendas son parte de eso—¿cierto? Porque Dios no dice vengan y ‘preséntense delante de Mí vacíos.’ Él dice, ‘Pruébenme.’ Él quiere que pruebe que Él lo va a bendecir.

 

Note v 11: “Y reprenderé al devorador por amor a ustedes,…” [Hoy, tenemos muchos devoradores—¿cierto? Tenemos devoradores espirituales; Satanás va alrededor ‘buscando a quien pueda devorar.’ Y son tomados a su voluntad. ¡Él lo reprenderá! ¿Cuantas veces—a causa de que usted ha sido fiel y amoroso con Dios y ha sido honesto y franco en cuidar de sus responsabilidades financieras con Dios—Él ha reprendido al devorador; mantenido alejado a Satanás el Diablo; mantenido alejado a los demonios?

 

Entonces este es el primero, el devorador espiritual. El segundo es el devorador físico. Esto tiene que ver con plantas y cultivos y cosas como esas. Pero también hay otro devorador físico que tiene lugar a causa de la mala administración del dinero—y es llamado interés y usura. Porque la gente que no tiene cuidado de su responsabilidad financiera hacia Dios, en la forma que deberían, terminan generalmente altos en deuda. ¿Y cuanto de su ingreso se va a intereses? ¿Eso no devora lo que recibe?

 

He dicho por años, una de las cosas que todos necesitamos hacer—lo cual estoy haciendo y espero que ustedes lo estén haciendo—que es ¡salir de deudas! Colóquese una meta para ser financieramente responsable y ¡salir de deudas! Ahora, a causa de la forma en que vivimos hoy en el mundo, no puede ser posible para usted pagar la totalidad de su casa en digamos, 5 años; sin embargo, aparte de la deuda que pueda tener por su casa, salga de deudas. Y estará sorprendido cuan lejos llegará su dinero, porque no está siendo devorado con interés. Una de las peores cosas para hacer es vivir de las tarjetas de crédito y hacer pagos mínimos—porque el banco es feliz con esto como un devorador de su dinero al tomar los pagos y sus pagos mínimos escasamente cubren un poquito más que el interés. Y nunca saca la cabeza del agua. Es como estar en el agua con el agua hasta su cuello, justo debajo del mentón. Y mientras el agua esté tranquila, puede continuar, Pero cuando se vuelva un arroyo con tempestad, usted no puede mantener su cabeza encima del agua y se hunde.

 

Mire a la nación entera y toda la prosperidad que tenemos hoy. Y por favor entienda, esta es una prosperidad falsa. Tenemos más bancarrotas que nunca antes. ¿Son malditos con maldición? ¿Está toda la nación maldita con maldición? ¡Sí! ¿Han olvidado a Dios? ¡Sí! Cuando se acordaban de Dios ahorraban dinero. Cuando se acordaban de Dios le daban a Dios—aunque su entendimiento de Dios no era el correcto que debería ser. Y a causa de esto, ¿bendijo Dios a ésta nación? ¡No hay duda de eso! Fuimos la más grande nación prestamista en el mundo. ¡Sosteníamos al mundo! Y ahora, porque hemos olvidado a Dios—Lo hemos sacado de nuestros colegios, Lo hemos sacado de nuestras cortes, Lo hemos sacado de nuestras comunidades, Lo hemos sacado de nuestras vidas como población general—somos malditos con maldición de toda clase, ¿cierto? No solo financiera, sino mental, física y espiritual.

 

Por amar y obedecer a Dios, y guardar Sus mandamientos, usted tiene paz con Dios y paz que todo medico entiende: paz de mente la cual es la clave más grande para la salud—¿cierto? ¡Sí! Y si tiene esa clase de relación con Dios, ¿que tiene también? Tiene la bendición de una mejor salud—¿cierto? ¡Con seguridad! Cuanta riqueza es gastada por la gente que acumula riqueza y termina como el hombre en la parábola en Lucas 12, donde él dijo, ‘Wow, miren todo lo que he conseguido, voy a construirme graneros y decirle a mi alma, alma despreocúpate, relájate, disfruta.’ Y Dios dijo, ‘Tu alma es requerida esta noche.’

 

¿Cuantas personas en circunstancias similares hacen que? Terminan gastando sus ahorros de la vida, y además, entran en deuda para intentar mantenerse y no morir de la maldición de enfermedades—las cuales si lee Deuteronomio 28, entenderá que viene de Dios a causa de la desobediencia a todos Sus mandamientos incluyendo esto aquí concerniente a los diezmos y ofrendas.

 

Entonces, no estoy trayendo esto para traerles temor, diciendo, ‘Mejor diezmen o sino van a morir.’ No piensen eso. Estoy trayendo esto para que lo consideren. Estoy trayendo esto para que piense acerca de su vida y piense acerca de sus responsabilidades financieras delante de Dios en la forma en que debería.

 

Note, revisemos nuevamente—v 11: “Y reprenderé al devorador por amor a ustedes,… [entonces esto es espiritual, financiero y en la salud.] …y no destruirá el fruto de su tierra; ni su vid echará su fruto antes del tiempo en el campo,” dice el SEÑOR de los ejércitos. “Y todas las naciones los llamarán benditos;…” (vs 11-12). Y lo máximo es en la resurrección, todas las naciones nos llamaran benditos, ¿cierto?

 

·             ¿No somos benditos y amados por Dios? ¡No hay duda!

·             ¿Y no seremos una nación de reyes y sacerdotes? ¡Sí, en verdad!

·             En el mundo, ¿no han dicho todas las naciones que somos benditos?

·             Todos quieren ser como America—¿cierto? ¡Sí!

·             Todos quieren venir y vivir aquí—¿cierto? ¡No hay duda!

 

Pero no podemos contenerlos a todos. Y esto es solo por la bendición que Dios dio a José y a sus dos hijos: Efraín y Manases. Y la razón que todavía tenemos algunas bendiciones es porque, hoy America es el único lugar en el mundo que el evangelio está siendo predicado—sea en verdad, casi verdad, verdad parcial, verdad a medias, o en contención. Entonces aun así está la bendición.

 

“‘…porque serán una tierra exquisita,” dice el SEÑOR de los ejércitos.… [¿Y no lo eramos? Todavía lo es en gran medida—¿cierto? ¡Sí!] …“Sus palabras han sido todas demasiado fuertes contra Mí.” dice el SEÑOR. “Aun así ustedes dicen, ‘¿Qué hemos hablado tan fuertemente contra Ti?”” (vs 12-13). ¿Cómo ha sido esto? Bien, la ilegalidad del protestantismo y catolicismo. Vaya a través de la serie, El Misterio de ilegalidad. ¿No son esas ‘palabras fuertes’ contra el Señor? Y mire el protestantismo—se pensaba que les gustaría predicar el diezmo, pero no. Sino lo que pasa cuando se deshace de la justicia de Dios, sea esta la observancia del Sábado vs la observancia del domingo, o la observancia de los festivos del mundo vs la observancia de los Días Santos—cuando se deshace del camino de Dios, ¿qué tiene? Tiene que sustituirlo con su propio camino—¿cierto?

 

¿Y que han hecho las Iglesias al sustituir el camino de Dios de los diezmos y ofrendas de corazón? Las comercian. Venden cosas. Tienen promesas. ¿No son esas leyes sustitutas de las leyes de Dios? Si pone algo en lugar de la ley de Dios, ¿no ha creado usted su propia ley, la cual considera mejor que la de Dios? Ahora, los mormones creen en el diezmo, y les digo que ellos cree en el tan incondicionalmente que cada año tienen una reconciliación con el Obispo. Y si cree que ha tenido un tiempo difícil en su pasada experiencia religiosa en alguna Iglesia de Dios sobre cuan duros eran con respecto al diezmo, ellos eran cobardes comparados a los mormones, porque en su reconciliación anual con el Obispo traen su formulario de declaración de impuestos, se sientan y justifican. Y si hay un déficit, lo paga. Han tomado una forma de diezmar y han añadido a esto sus propias leyes—¿para qué?— ¡conseguir mas dinero! Y entonces, todo esto termina siendo comercializado. Y si usted no sigue el camino de Dios, usted es comercializado.

 

Vea cualquier canal religioso y verá que están comerciando—¿cierto? ‘No creemos en la ley del diezmo. No creemos en la observancia del Sábado. No creemos que Jesús pudiera ser el Cristo, porque Dios no puede ser un hombre.’ Bien, el fondo del asunto es: si no le cree a Dios no importa lo que crea, pero no es correcto.

 

Verso 14: “Ustedes han dicho, ‘Es vano servir a Dios;… [He dicho esto todos estos años. Y créanme, cuando salga la Biblia de la Escritura del mundo, va a haber mucha gente mirando y diciendo, ‘Ha sido vano servir a Dios.’] …y, ¿qué provecho es que hemos guardado Su encargo, y que hemos caminado tristemente delante del SEÑOR de los ejércitos?…. [Y eso es lo que hicieron en la IDU—¿cierto? ¡Lo hicieron con seguridad! Fueron a los protestantes del mundo y dijeron, ‘Miren, toda esta observancia del Sábado y cosas así ha sido en vano, ahora dígannos como hacen ustedes con su Cristo.’ Los miraron y dijeron]: …Y ahora estamos llamando el arrogante bendito. Si, ellos que obran maldad son fortalecidos, ellos incluso tientan a Dios, y son librados.’ ”” (vs 14-15). Ha sido en vano servir a Dios.

 

¿No es esta una actitud que tiene mucha gente? ¡Sí! Entonces, ¿qué dice Dios aquí? Verso 16: “Luego aquellos temiendo al SEÑOR… [en todo lo que Él ha ordenado—¿correcto? No solo concerniente a los mandamientos de Dios, siendo los Diez Mandamientos, sino los mandamientos de Jesucristo, las cosas que fueron enseñadas en el Nuevo Testamento—y todo eso—así como los diezmos y ofrendas están incluidas porque están en el contexto de esto—¿correcto? ¡Sí!] …hablaron juntamente, cada hombre a su prójimo. Y el SEÑOR escuchó y oyó. Y un libro de recuerdo fue escrito delante de Él para aquellos que temían al SEÑOR, y para aquellos que pensaron en Su nombre. “Y ellos serán Míos,” dice el SEÑOR de los ejércitos, “en el día que haga Mis propias joyas especiales.…” (vs 16-17).

 

Aquí hay otro devorador que no lo alcanzará: “…Y los perdonaré como un hombre perdona a su propio hijo quien le sirve.” Entonces regresarán, y discernirán entre el justo… [quien ama a Dios y Lo obedece] …y el malo,… [quien Lo rechaza y no hace Su voluntad] …entre aquel que sirve a Dios, y aquel que no Lo sirve.” (vs 17-18). Y aquel día va a llegar. De hecho, ya está aquí y ha estado aquí por un tiempo largo—si tenemos ojos para ver y oídos para oír. Entonces necesitamos entender esto.

 

Entonces, avancemos y seguiremos en el folleto de Creencias Apostólicas (lo puede ver haciendo clic aquí) en la sección de Responsabilidad Financiera. Iremos a través de algunas de estas Escrituras, pero no a través de todas, pero están allí así que puede ir y estudiarlas por su cuenta. Como ve, en el folleto de Creencias Apostólicas hay referencias Escriturales, es así para que usted vaya a esas referencias, las lea y estudie.

 

Responsabilidad con la Familia

 

Las Escrituras enseñan que los cristianos deben ser diligentes al proveer para sus familias. Cualquier cristiano que es capaz de trabajar pero no hace un esfuerzo para mantener a su familia es "peor que un infiel". Jesucristo mismo enseñó que un cristiano debería proveer primero para su familia antes de usar los ingresos personales para otros propósitos, incluyendo las ofrendas a Dios.

 

Él no espera que usted dé lo que no tiene. Sino de lo que sea que tenga—sea tan poco como la viuda que puso dos monedas—debería aun dar de eso una ofrenda a Dios.

 

Jesús condenó a los judíos que daban ofrendas, o “Corban” para el tesoro del templo mientras descuidaban las necesidades de sus padres. Dios no quiere que los cristianos descuiden las necesidades básicas de sus familias para dar diezmos y ofrendas.

 

Y mucho de esto resulta porque en algunos casos usted tiene tanta deuda que no puede sobrevivir, o tiene tantos hijos que no es capaz de tener el dinero para mantenerlos. Y eso lo hace difícil. Pero tiene que resolverlo.

 

Aquellos cristianos que tienen un ingreso limitado… [como los pensionados] …y son capaces únicamente de  suplir sus necesidades básicas, no tienen un incremento real del cual diezmar.

 

Pero todavía pueden dar ofrendas así sean minúsculas como las 2 monedas de la viuda. Tenemos algunas pocas viudas que dan $5 o $10 cuando pueden. Eso es aceptable para Dios. La razón es:

 

Dios desea misericordia y no sacrificio.

 

Pero le garantizo esto: Que si usted tiene la actitud correcta y ama a Dios, Él proveerá los medios entonces incluso si tiene un ingreso limitado, será capaz de cumplir sus responsabilidades con su familia y será capaz de dar ofrendas a Dios—aunque puede estar pensionado y viva de la pensión.

 

La siguiente responsabilidad es la Responsabilidad con los necesitados. Cuando vengo aquí, y paso por el hotel Hampton, justo en la esquina hay algunos allí que dicen, ‘Desempleados, familia tiene necesidad’ y hay una mujer que se ve muy triste con sus hijos allí; y usted piensa al ver eso que están sufriendo en verdad. Bien, alguien quiso averiguar si en verdad estaban sufriendo. Y vio que fueron a atrás del restaurante Denny, a un parqueadero, y he aquí, una gran casa rodante. ¿Y adivinen que? Tres o cuatro familias viven allí mientras mendigan en la esquina bajo el disfraz de ser necesitados. Entonces podemos poner aquí: Responsabilidad con los verdaderos necesitados—aquellos que en verdad tienen necesidad.

 

Responsabilidad con los necesitados

 

Los cristianos son mandados por Jesucristo a socorrer a los pobres y necesitados entre ellos con compasión y entendimiento.… [y deberíamos hacer eso] …Una actitud Cristiana de verdadero amor y servicio debería ser la motivación para dar. Dios desea que a cada uno a quien Él ha prosperado dé alegremente y voluntariamente desde el corazón como él o ella pueda. Aquellos que tienen en abundancia pero no dan por una actitud egoísta son culpables de codicia y están pecando delante de Dios.

 

Y usted ha visto eso una y otra vez. Aquellos que buscan la riqueza por amor a la riqueza se empalan con muchas lujurias dolorosas y perjudiciales. Y si ha estado recientemente en el NASDAQ o en la bolsa, y ha creído la euforia estupida que eso siempre sube, usted está sufriendo ahora. Uno de los socios en donde me hago mi terapia con agua, se ha jactado en el pasado de lo bien que le iba en la bolsa; y se salió y volvió prontamente y fue al NASDAQ y va de vuelta al tanque. Y el otro día, el NASDAQ estaba a 2700, y él estaba diciendo, ‘Bien, tuve un impacto. Entré a 3000.’ Y dice, ‘Espero que no baje mas.’ Y tan solo hice el comentario, ‘Va a estar por 1900.’ Y bajó a 2100. Y dijo, ‘Bueno, entonces mi hijo perderá su primer año de universidad.’

 

Si usted tiene una actitud codiciosa esta va a volver sobre usted, y usted va a pagar mas de lo que podía haber alguna vez diezmado o dado—¡no hay duda de eso!

 

 

Responsabilidad con la Iglesia

 

Dejaré que vaya y estudie a través de las Escrituras y que las busque en su propia Biblia.

 

En el mundo de hoy, el dinero es requerido para cumplir los mandamientos de Jesucristo de predicar el evangelio, alimentar el rebaño de Dios y cuidar de las necesidades de la iglesia.

 

Y por favor entienda que los tiempos del Nuevo Testamento fueron también muy comerciales; y usaban dinero y usaban fondos. Esto no era todo de la agricultura. Y no era todo de animales. Y por favor entienda esto (lo cubriremos en tan solo un minuto: si usted cree que los únicos que diezmaban en Israel eran los granjeros, no tiene ni idea ni entendimiento del método de Dios para calcular la riqueza—o Quien la da. Veremos eso en un minuto.

 

Por tanto, los cristianos están mandados por el Señor Jesucristo a compartir sus recursos financieros con aquellos que sirven en el ministerio de Dios. Pablo escribió, “¿No saben que

 

Aquí está la clave—I Corintios 9:13-14. Iremos a I Corintios e iremos a través de esto un poco después, pero tan solo quiero enfatizar esto aquí:

 

aquellos que están trabajando en las cosas sagradas del templo viven de las cosas del templo,

 

Entonces, ¿qué era traído al templo? Acabamos de leerlo en Malaquías 3. Diezmos y ofrendas—¿correcto? ¡Sí!

 

y aquellos que están ministrando en el altar son participes con el altar? En la misma forma también [griego houtoos, así mismo, en la misma manera] el Señor ordenó

 

Griego ‘diatassoordenar, dirigir, mandar. Entonces, cuando la gente dice que no hay un mandamiento en el Nuevo Testamento para diezmar, no conocen las Escrituras, porque Pablo escribió aquí que el Señor ordenó:

 

que aquellos que predican el evangelio deben vivir del evangelio” (1 Corintios 9:13-14).

 

Cubriremos también eso un poco después, en Hebreos 7.

 

Aquellos que reciben apoyo de sus hermanos le tienen que dar cuentas a Dios y a los hermanos de cómo estos diezmos y ofrendas son usados.

 

Lo cual reportamos cada año—un reporte detallado.

 

Cualquier ministro que hace mercadería de los hermanos usando la intimidación, compulsión o temor para  sacarles los diezmos y ofrendas recibirá juicio severo de Dios.

 

¿Ha caído el juicio de Dios? ¿No lo vimos caer? Permítame decir tan solo algo aquí. Yo envié un correo electrónico sobre lo que estaba ocurriendo en Pasadena. Recuerdo, que fue donde estaban las oficinas globales para la Iglesia de Dios Universal—‘la Iglesia de Dios en la tierra.’ Y era también el campus principal de la Escuela Ambassador. Esto ya ha sido vendido. Todo lo que fue construido allí, con la excepción del auditorio, va a ser demolido—a causa de lo que Dios está haciendo a la Iglesia, en Su juicio severo, porque ellos mercadeaban a los hermanos con cartas mensuales diciendo, ‘envíen, envíen, envíen, envíen; den todo lo que puedan; si no tiene suficiente, pida prestado y dé.’ No va a haber siquiera un indicio del nombre de la IDU, ni de la escuela Ambassador en ningún lugar que pueda ser encontrado. Entonces tenemos un ejemplo justo delante de nuestros ojos—¿cierto?

 

Dios advierte a Sus siervos contra la explotación de los pobres de Su rebaño y en contra de tomar de las pocas provisiones de los necesitados. Sin embargo, Dios honra y bendice a los pobres que dan de lo que pueden, no importa cuan pequeña sea la cantidad, aun como Jesús mandó a la viuda pobre y necesitada quien dio su pizca.

 

Entonces puede buscar todas las referencias que están allí. Miremos tan solo una—Mateo 6—aquí está lo importante de entender. Cuando obedece a Dios y lo hace en amor y fe, sabiendo que Él va a cuidar de usted—Él cuidará de usted. Y usted recibirá bendiciones que nunca entendió que eran. Y solo después que mira hacia atrás; porque recuerde, la visión 20/20 es llamada ‘retrospectiva; mira hacia atrás y vea después, porque si usted pudiera ver hacia adelante, entonces eso no sería por fe.

 

Entonces, aquí está lo que Dios dice, Mateo 6:24—y esto es cierto; y esto es para todos aquellos que tan solo tienen religión suficiente que creen que pueden correr hacia Dios y seguir en el mundo—piense en esto: “Nadie es capaz de servir a dos maestros;… [¡no es posible!] …porque odiará a uno y amará al otro, o se sujetará a uno y despreciará al otro. No pueden servir a Dios y a mamon. Por esto les digo,… [como la base de la fe está en Cristo] …no estén ansiosos acerca de su vida como que comerán y que beberán; ni acerca de su cuerpo como que vestirán. ¿No es la vida más que comida, y el cuerpo más que vestido?” (vs 24-25).

 

En otras palabras, si ama a Dios, confía en Dios, hace lo que Él dice, guarda Sus mandamientos, ¿no cuidará Él de usted? ¡Sí! Eso no quiere decir que no tenga que trabajar y aplicarse. Esto significa que tiene que trabajar y aplicarse. Pero lo hace porque ama a Dios. No lo hace porque está buscando algo físico.

 

Note v 26: “Observen las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni acumulan en graneros; y su Padre celestial las alimenta. ¿No son ustedes mucho mejor que ellas?… [¡Pero por supuesto!] …¿Pero quien entre ustedes, al tomar reflexión cuidadosa, es capaz de agregar un cubito a su estatura?…. [a mucha gente le gusta hacer eso] …¿Y por qué están ansiosos acerca de vestido?…. [Dios cuidará de usted.] …Observen los lirios del campo, como crecen: ellos no trabajan, ni hilan; pero les digo, ni siquiera Salomón en toda su gloria estuvo ataviado como uno de estos.” (vs 26-29).

 

¿Y no recibía Salomón 666 talentos de oro, como tributo, cada año? ¿Y no bebía Salomón en vasos de oro puro, porque nada mas lo satisfacía? Incluso un lirio es mas grandemente adornado que él. Quiero decir, piense en eso. Dios ve las cosas completamente diferente de como nosotros las vemos. Tan solo imagine como se sentiría—y estoy seguro que los corazones de algunas personas batirían duro si tuvieran una copa de oro puro, que fuera tan pesada que tuvieran que usar ambas manos para beber vino de ella. ¿No sería eso tremendo? Durante los días de Salomón tenían tanto oro que la plata era contada como gravilla en la calle. Esto muestra como Dios cuidará de usted. Aquí está la conclusión:

 

Ahora si Dios entonces adorna la hierba del campo, la cual hoy es y mañana es echada en el horno, ¿no hará Él mucho mas que vestirlos, Oh ustedes de poca fe?…. [Podemos aplicar esto a diezmos y ofrendas—¿cierto? ¡No hay duda al respecto!] …Por tanto, no estén ansiosos, diciendo, '¿Qué comeremos? o ¿Qué beberemos?…. [esto es estar ansiosos y temerosos y demasiado preocupados] …o ¿Qué vestiremos?' Porque las naciones buscan todas estas cosas. Y su Padre celestial sabe que tienen necesidad de todas estas cosas.” (vs 30-32).

 

Volvamos y miremos ese verso. Vayamos al v 8, porque este es donde comienza todo el flujo de la reflexión aquí: “Ahora pues, no sean como ellos; porque su Padre sabe de qué cosas tienen necesidad antes de que ustedes Le pidan.” Entonces Dios proveerá. ¡Dios proveerá! Ahora, Él no va a tener los carros transportadores de valores yendo al frente de su puerta y tan solo, como un camión que bota desechos, abre la puerta trasera y bota todo al frente de su puerta. Usted debe trabajar. Tiene que hacer las cosas que son correctas. Tiene que hacer la plantación adecuada con lo que tiene; sin embargo, al mismo tiempo en fe, pidiéndole a Dios que provea para usted y que le ayude a usar lo que tiene en la forma que será correcta y adecuada delante de Dios.

 

Volvamos al v 33—aquí esta la clave completa en todo lo que hace: “Pero en cuanto a ustedes, busquen primero el reino de Dios y Su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

 

Entendamos algo aquí: Que Dios lo hará en Su tiempo y en Su forma; porque Dios no va a darle cosas si usted va a elevarse en su vanidad y terminar como Nabuconodosor. Usted sabe que cuando él terminó la construcción de la ciudad y vio los jardines colgantes y todo, dijo, ‘Oh, miren esta gran ciudad que he construido.’ Entonces ‘cuando,’ como dice en otras Escrituras, las riquezas incrementen, no pongan su corazón en ellas.

 

Pero en cuanto a ustedes, busquen primero el reino de Dios y Su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por tanto, no estén ansiosos acerca del mañana;… [esto significa no esté preocupado.] …porque mañana tendrá cuidado de las cosas de sí mismo. Suficiente para el día es el mal de ese día” (vs 33-34). Usted tiene problemas suficientes para vencerlos tan solo día a día mientras avanza.

 

(pase ahora a la siguiente pista)

 

Veamos ahora algo concerniente a la riqueza y el diezmo. Vayamos al folleto de Creencias Apostólicas aquí:

 

El principio Escritural de Diezmar

 

Dios creó la tierra y todos sus recursos de la cual provienen las riquezas físicas.

 

Y la riqueza y el incremento de riqueza que podamos adicionar, viene de todas las diferentes fuentes.

 

Aunque Dios es dueño de todos los recursos de la tierra y el mar, Él ha dado todas estas cosas a la humanidad para usarlas y disfrutarlas. Usando lo que Dios ha creado, la humanidad es capaz de cultivar la comida, criar animales, sembrar los bosques, minar la tierra y pescar los mares. Porque Dios le ha dado todas estas cosas a la humanidad, El requiere que los hombres lo reconozcan como el Proveedor Todopoderoso y Sostenedor.

 

Vayamos al libro de Hageo por tan solo un minuto. Vamos a ver algo muy interesante aquí. Miraremos dos principios aquí:

 

1.           La construcción del templo: Hageo 1:5: “…“Consideren sus caminos.… [porque no estaban haciendo lo que deberían hacer] (v 7): …Así dice el SEÑOR de los ejércitos, “Consideren sus caminos.… [Pare y piense acerca de lo que está haciendo, hacia donde va, lo que ha pasado.] …Suban a la montaña y traigan madera, y construyan esta casa; y tendré placer en eso, y seré glorificado,” dice el SEÑOR.El mismo principio espiritual como buscar el Reino de Dios. Primero, tuvieron que hacer la obra de reconstruir el templo.

2.           Aquí está lo que pasa si no lo hace: ““Ustedes buscaban mucho, y he aquí, ¡llegó poco! Y cuando lo trajeron a casa, entonces soplé sobre eso. ¿Por qué?” dice el SEÑOR de los ejércitos. “A causa de Mi casa que está desierta, y ustedes, cada hombre corre a su propia casa. [a cuidar de sus cosas primero, en vez de las cosas de Dios.] …Por tanto los cielos arriba de ustedes han retenido el rocío, y la tierra ha retenido su fruto. Y pedí una sequía sobre la tierra, y sobre las montañas, y sobre el grano, y sobre el vino nuevo, y sobre el aceite, y sobre eso lo cual la tierra produce, y sobre los hombres, y sobre el ganado, y sobre toda la obra de sus manos.”” (vs 9-11). ¿Sabe como llamamos eso hoy? ¡Inflación!

 

Volvamos y veamos el  v 6: “Ustedes han sembrado mucho, pero recogen poco; comen, pero no tienen suficiente; beben, pero no son llenos con bebida; se visten, pero nadie está caliente; y el que gana salario, gana salario para ponerlo en una bolsa con huecos.”” Y eso es lo que está pasando hoy justo delante de nosotros en esta nación—¿cierto? Si no me cree, espere hasta que reciba su próxima cuenta. Usted lo entenderá.

 

Ahora, vayamos a Hageo 2:8: “‘La plata es Mía, y el oro es Mío,’ dice el SEÑOR de los ejércitos.” Dios también dice en otro lugar: ‘Los cielos son Míos y la tierra es Mía.’ Entonces ultimadamente toda la riqueza viene de Dios, sin importar la fuente de ella, sean las cosas que crecen en la tierra, o sean las cosas extraídas de la tierra, o sea lo que sea que salga de ella. Volvamos al folleto de Creencias Apostólicas aquí:

 

Las Escrituras revelan que Dios instituyó el principio de  diezmar además de las ofrendas voluntarias como un modo perpetuo para que la humanidad lo honre. El Antiguo Testamento declara que los diezmos y ofrendas pertenecen a Dios y son “santas al Señor.”…. [porque Dios tiene una demanda sobre esto] …Jesucristo reafirmó esta verdad cuando dijo, “Dad...a Dios las cosas que son de Dios.”

 

Y Él también dijo, ‘Dad al Cesar las cosas que son de Cesar.’

 

El relato de la ofrenda de Abel en el libro de Génesis evidencia que esta práctica existía desde el principio de la humanidad y no estaba restringida al pacto de Dios con Israel en el Sinaí.

 

Antes del establecimiento del Antiguo Pacto, los diezmos y ofrendas de Dios eran dados a Melquisedec, el sacerdote del Dios Altísimo. El libro de Génesis registra que Abraham dio diezmos a Melquisedec.

 

Y, por supuesto, aquellos que son cristianos y están bautizados en Cristo son la verdadera simiente de Abraham. Entonces si va a hacer como Abraham hizo, entonces hará como él hizo.

 

Isaac y Jacob indudablemente también  dieron diezmos y ofrendas a Melquisedec.

 

Porque Jacob dijo, después que tuvo la visión de la escalera que ascendía al cielo, cuando tuvo su cabeza sobre un pilar de piedra, él dio una promesa a Dios que todo el diezmo Le daría. Y algunas personas dicen, ‘Bien, eso significa que el diezmo es opcional, y él prometió darlo a Dios.’ ¡Eso NO es cierto! ¿Donde estaba Jacob en aquel tiempo? Estaba con Isaac—¿correcto? ¡Sí! ¿Quien hacia el diezmo por la familia? ¡Isaac! De otro modo, ¿cómo él habría conocido acerca del diezmo? Ahora, cuando él salió por sí mismo y estaba yendo para conseguirse una esposa, él estaría por sí mismo, entonces dijo, “Daré el diezmo a Dios.” Porque de ahí en adelante, después que dejó la casa de su padre, él tendría que ser responsable de su propio ingreso. Hasta ese tiempo, todo lo que él tenía era parte del ingreso de su padre—¿correcto? Entonces por eso es que él dijo eso.

 

Cuando Dios estableció Su pacto con Israel, los diezmos y ofrendas fueron transferidos al sacerdocio Levítico. Dios dijo, “Y he aquí, Yo he dado a los hijos de Levi todos los diezmos en Israel.”

 

Esto nos dice algo—¿cierto? Esto nos dice que el diezmo le pertenece a Dios. Justo como toda la plata y el oro le pertenece a Dios—pero Él nos da el uso de el.

 

Bajo el Antiguo Pacto,  Dios  demandó de Su pueblo que le dieran los primeros frutos de sus cosechas, los primogénitos de sus rebaños, así como un diezmo del incremento que ellos derivaban de sus cultivos, rebaños...

 

Y, como veremos, de cualquier otra fuente que use los recursos naturales de la tierra. ¿Eran los cultivos considerados riqueza? ¿Era el ganado considerado riqueza? ¡Sí! ¿Puede conseguir un incremento en dinero? ¡Sí! ¿Recibe un incremento por su trabajo? ¡Sí! No hay diferencia en el principio de trabajar en un trabajo y siendo pagado por su labor como un incremento por su labor, que en poseer tierra y plantar cultivos y que consiga un incremento del cultivo. La única diferencia es, si usted vive en una sociedad donde es pagado semanal o cada dos semanas o mensual, usted recibe su incremento un poco más rápido que si tuviera que ir a través de todo el ciclo del cultivo del año—y plantar y esperar para que crezca y cosechar. O criar animales y esperar que se reproduzcan, luego tendrá riqueza de los animales. Pero el principio es el mismo. Usted usa lo que Dios le ha dado para crear un incremento—si por trabajo, para ser pago porque el jornalero es merecedor de su paga; o si trabaja realmente con las cosas y crea riqueza para usted. Veremos eso.

 

Dios dijo por medio del profeta Malaquías que los sacerdotes estaban violando los mandamientos de Dios al ofrecer ofrendas contaminadas y estaban robándole a Dios.

 

Esto es usando la cosa incorrecta. Talvez veamos esto un poco mas tarde.

 

De la misma manera, aquellos que no dieron los diezmos y ofrendas a los Levitas como Dios había mandado estaban robándole a Dios.

 

Y hoy vimos en I Corintios 9 que Dios ha transferido esto al ministerio. Entonces por tanto, si usted no da lo que Dios dice que es de Él, esta robando a Dios. Ahora, si eso no es usado correctamente, entonces los levitas, o el ministerio, están robando a Dios porque están usándolo indebidamente. Y cuando eso pasó, ¿no lo quitó Dios? ¡Sí, sin duda! En la IDU, el pico de ingreso que tuvieron para un año era de alrededor de $200 millones o mas. Ahora están por debajo de eso, creo de lo que entiendo, que es alrededor de $70,000 diarios. Entonces ¿Dios ‘sopló en eso’? ¡Sí, Lo hizo! ¿Lo quitó Dios? ¡Sí, Lo hizo! ¿Los rechazó porque habían abusado? ¡Sí, Lo hizo! Entonces las mismas cosas aplican.

 

Bajo el Nuevo Pacto, el sacerdocio de Melquisedec ha reemplazado el sacerdocio Levítico, y la autoridad bíblica de recibir los diezmos y ofrendas de Dios ha sido transferida de nuevo a la orden de Melquisedec.… [quien era Jesucristo, Quien entonces transfirió eso al ministerio] …Jesucristo, sentándose a la mano derecha de Dios el Padre, ahora tiene la posición eterna de Sumo Sacerdote del orden de Melquisedec. Los cristianos hoy dan sus diezmos y ofrendas voluntarias para apoyar la obra de Jesucristo por medio de Su iglesia,..

 

Bien, esto está expresado tan solo un poco diferente allí.

 

Al seguir el principio escritural de diezmar, cada cristiano es individualmente responsable de determinar su verdadero incremento. Jesús dijo: "Dad a Cesar las cosas que son de Cesar,…" revelando así que los impuestos deberían ser pagados a "Cesar" (los gobiernos civiles). Los impuestos son excluidos al determinar el incremento de uno.

 

¿Qué dicen? Hoy en día la persona promedio trabaja 4 meses del año para pagar sus impuestos—llegando hasta a 5. Esto es incremento para Cesar. Usted ha trabajado para Cesar. Usted no diezma sobre lo que va a Cesar. Lo que queda es sobre lo que diezma, porque usted le ha dado a Cesar las cosas que son de Cesar.

 

También están excluidos los gastos relacionados al negocio o empleo de uno, los cuales reducen el ingreso neto real. Los cristianos cuyos ingresos son tan limitados que la totalidad del ingreso neto es requerido para suplir las necesidades básicas para vivir no tienen un verdadero incremento a los ojos de Dios sobre el cual diezmar.

 

Pero esto no significa que no deberían dar ofrendas sobre eso. Sin embargo, he visto esto—déjenme añadir esto justo aquí—que aquellos en su escaso ingreso que comenzaron a diezmar y ajustaron su gasto y su ingreso, Dios los bendijo pronto para que no estuvieran en esa categoría particular—porque no querían permanecer allí porque su ingreso era bajo. Entonces tomaron el reto que Dios dio de ‘probarlo’ e ir adelante y diezmar aunque, en algunos casos, era difícil hacerlo. Entonces tiene que tomar el juicio sobre eso.

 

El dar dinero no es requerido para la salvación.

 

En tanto que no puede comprar la salvación. Sin embargo, si usted está robando a Dios, ¿está pecando? Y si está viviendo en un continuo estado de pecado, ¿recibe vida eterna? Bien, usted tendrá que tomar ese juicio ante Dios—pero creo, si lee las Escrituras cuidadosamente, que ningún pecador va entrar en el Reino de Dios. Ahora, esto no es ponerlo en el nivel de la perdida de salvación. Esto puede venir bajo la categoría de que usted está construyendo madera, heno y rastrojo y van a ser quemadas algunas de las obras que usted está haciendo. En ese caso puede bastante bien caer en esa categoría más que en la situación de los Diez mandamientos. Sin embargo, si llega al punto que está robando a Dios, entonces está violando el mandamiento: ‘no robaras’—¿no es correcto? ¡Sí!

 

Sin embargo, si Dios ha bendecido financieramente a un cristiano, debería deseosamente dar según sea dirigido por el Espíritu Santo. Cada cristiano debería dar de corazón en una actitud deseosa de amor y servicio, de acuerdo a las bendiciones que Dios le ha otorgadoambas espirituales y físicas.

 

Ya he mencionado algo concerniente a Jacob, pero vayamos allí y veamos—pero primero comencemos con Abraham. Vayamos a Génesis 26:5. Sabemos en Génesis 14 que incluso en el caso excepcional de los despojos de batalla, Abraham diezmó. Y mucha gente dice, ‘Bien, esa es la única vez que es registrado en el Antiguo Testamento que Abraham diezmara.’ La razón por la que es registrado es porque dar el diezmo era algo lo cual era requerido automáticamente. Pero dar el diezmo de una batalla estaba por encima y más allá de esto. Entonces por eso es que lo hizo.

 

Leamos lo que Dios le dijo a Isaac, comenzado en Génesis 26:2: “Y el SEÑOR se le apareció y dijo, “No desciendas a Egipto. Vive en la tierra la cual Yo te diré. Permanece en esta tierra, y estaré contigo y te bendeciré, porque a ti y a tu descendencia, daré todas estas tierras; y estableceré el juramento el cual juré a Abraham tu padre. Y multiplicaré tu descendencia como las estrellas de los cielos y daré a tu descendencia todas estas tierras. Y en tu descendencia serán benditas todas las naciones de la tierra, porque…’” (vs 2-5). Entonces cuan ponderosa fue la relación entre Dios y Abraham. Y cuan grande fue aquel pacto que Dios hizo con Abraham. Todo desde el tiempo de Abraham, pasando a través del regreso de Cristo y mas allá, esta basado en aquel pacto.

 

Entendamos algo concerniente a los pactos, como tenemos en las series sobre pactos, y también en la ley del pacto. Todos los pactos tienen mandamientos, estatutos, ordenanzas y juicios. Aquellos son parte de los pactos. Ahora note, a causa del pacto que Dios hizo con Abraham, observe su comportamiento en relación a Dios.

 

“‘…porque Abraham obedeció Mi voz…’” (v 5). ¿Qué acabamos de leer concerniente a la voz de Dios? En Malaquías 3: ‘Traigan todos los diezmos a la casa del tesoro, para que pueda haber comida en Mi casa. Y pruébenme ahora con esto,…’—¿correcto? ¿Es esa la voz de Dios? Usted puede resumir todo en la Biblia por aquellas tres palabras: ¡Obedezcan Mi voz! Cuando sea que hay pecado, es porque no obedecieron a Dios. Lea el libro de Jeremías, y encontrará: Ellos ‘NO obedecieron Mi voz’; ‘NO obedecieron Mi voz’; ‘NO obedecieron Mi voz.’ Lea el pacto que Dios estableció con Israel, y la primera cosa que Él les dijo antes de darle los Diez mandamientos en el Monte Sinaí, Él dijo, ‘Si obedecen Mi voz y guardan Mis mandamientos, Yo seré su Dios y ustedes serán Mi pueblo.’ Entonces ahí esta, ‘obedezcan Mi voz.’

 

Note v 5: “‘…y guardó Mi encargo,… [y esto es cualquier cosa que Dios diga.] …Mis mandamientos, Mis estatutos y Mis leyes.”” Y seguramente alguien va a decir, ‘!Ha! No nos dice cuales—¿cierto?’ Le respondo en esta forma: ‘Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.’ Las mismas leyes que Dios dio a Israel fueron las mismas leyes que Abraham obedeció, y esto va todo el recorrido atrás hasta Abel porque él trajo de las primicias del rebaño, ¿y donde encuentra el mandamiento? En las leyes dadas a Israel.

 

Puede ir y estudiar la primera parte de la Biblia, y puede encontrar—a causa del pecado y otras cosas—puede determinar los mandamientos de Dios. Puede encontrar dioses falsos, idolatría, tomar el nombre de Dios en vano, quebrantando el Sábado. Esta es una de las razones de porque hubo el diluvio, porque toda la humanidad había corrompido el camino de Dios. Y tan solo lleve todo a través. Si Dios es eterno; si Dios es siempre verdadero—lo cual Él es; y si Dios es Dador de la ley—lo cual Él es; ¿no dará Él exactamente las mismas leyes consistentemente a todos aquellos con los que Él entra en pacto? ¡Sí!

 

Cuando llega al Nuevo Pacto, ¿qué hizo Jesús? Él dio la aplicación espiritual de las mismas leyes que Él dio a Adán y Eva, y a Abel y Caín, y a toda la civilización antes del Diluvio, y a Abraham, y a Isaac; y a Jacob; y a los hijos de Israel—a todos la misma ley. Hay una recompensa por guardarla. “…obedeció Mi voz y guardó Mi encargo, Mis mandamientos, Mis estatutos y Mis leyes.”” (v 5).

 

Vayamos ahora a Génesis 28:1—para probar un punto que hice un poco antes, de que ahora Jacob estaba yendo por sí mismo. Ahora él tenía que ser responsable financieramente ante Dios, con lo que Dios lo bendeciría. Génesis 28:1: “Entonces Isaac llamó a Jacob y lo bendijo, y le ordenó. Y él dijo, “No tomarás una esposa de las hijas de Canaán. Levántate, ve a Padan-aram, a la casa de Betuel padre de tu madre. Y toma una esposa de allí de las hijas de Labán hermano de tu madre. Y pueda Dios Todopoderoso bendecirte, y hacerte fructífero, y multiplicarte, para que puedas ser una multitud de pueblos. Y pueda Él darte la bendición de Abraham, a ti y a tu simiente contigo, para que puedas heredar la tierra en la cual eres un extraño, la cual Dios dio a Abraham.”” (vs 1-4). Esto es cuando dejó la casa de su padre.

 

Luego él tuvo la visión: Él vio la escalera alcanzando hasta el cielo, y llegamos aquí al v 19: “Y él llamó el nombre de aquel lugar La Casa de Dios.… [esto es después que él tenía el pilar de piedra, lo ungió con aceite y demás] …Pero el nombre de aquella ciudad era Luz primero. Luego Jacob hizo una promesa, diciendo, “Dado que Dios estará conmigo, y me guardará en el camino que voy, y me dará pan para comer y vestido para vestir,… [¿esto no suena un poco como Mateo 6, el cual acabamos de leer? ¿‘pan y vestido’? ¡Sí! Miren, hermanos, entre mas estudia la Biblia, y mas va a través de ella, mas ve la consistencia de ella. Esto de enfrentar el Antiguo Testamento con el Nuevo Testamento mientras hay algunas cosas validas concerniente a las leyes del sacerdocio y las leyes del templo y los lavados y oblaciones que han sido completadas y no son mas requeridas, el resto de esto tan solo sigue justo uno tras la otra en la misma forma como vemos aquí.] …e iré nuevamente a la casa de mi padre en paz, entonces el SEÑOR será mi Dios. Y ésta piedra la cual he colocado por un pilar será casa de Dios. Y de todo lo que Tú me darás, ciertamente daré la décima parte a Ti.”” (vs 19-22).

 

Ahora, ‘el diezmo de todo’ (KJV)—¿incluye mas que tan solo animales? ¡Por supuesto! Entonces esto es cuando él hizo un voto para dar el diezmo a Dios. Note, esto es la décima parte. Eso pertenece a Dios. Recuerde, Dios dijo, ‘Toda la plata es Mía, todo el oro es Mio.’

 

Vayamos a Números 18 y veamos cuando Dios estableció Su pacto con Israel y levantó a los levitas. Luego Él, a Quien le pertenecen los diezmos y ofrendas, se las dio a los levitas. Primero que todo, la primera parte de esto aquí, Él dio la bendición especial—la cual podría decir es el diezmo del diezmo y lo primero de todo al sacerdocio.

 

Veamos Números 18:20: “Y el SEÑOR dijo a Aaron, “Tú no tendrás herencia en su tierra,… [Hoy en día cuando compramos una casa o algo, somos muy parecidos como eran los levitas. Los levitas no tenían un área geográfica llamada el estado de Levi. Ellos eran dueños de ciudades dentro de todas las 12 tribus de Israel y podían comprar y vender casas dentro de aquellas ciudades. Muy similar a lo que tenemos hoy en relación a todos nosotros concerniente a la casa en que vivimos—sea que compremos o rentemos.] …ni tendrás parte alguna entre ellos. Yo soy tu parte y tu herencia entre los hijos de Israel.

 

Interesante, ¿cierto? Enlacemos esto con ‘parte o suerte’—recuerde lo que cubrimos concerniente cuando Pedro le dijo a Simon el mago, ‘No tienes parte ni suerte…’ Cuando sea que es llamado por Dios, usted tiene parte con Dios. Justo como hoy, no estamos buscando una herencia de un reino físico sobre esta tierra. Estamos buscando el Reino de Dios por venir, el cual establecerá para nosotros. Y Cristo es nuestra parte, y Él es nuestra suerte. Tan solo terminaré esto diciendo que somos coherederos con Cristo—¿correcto? ¡Sí!

 

Verso 21: “Y he aquí, he dado a los hijos de Leví todo el diezmo en Israel…” Esto es interesante—¿cierto? A Dios le pertenece el diezmo. Por eso es que si usted no paga el diezmo, está robando a Dios—eso es lo que Él dijo. Si a Él no le perteneciera; si Él no lo requiriera; usted no estaría robando a Dios—¿cierto? Quiero decir, piense en eso por un minuto. Si algo es robado de su casa, han robado sus bienes—¿correcto? ¡Sí! Pero si usted no tiene los bienes en su casa, nadie puede robarlos—¿correcto? ¡Sí! Nadie puede robar su carro si no tiene un carro—¿correcto? Entonces es lo mismo aquí. ¿Cómo puede usted robar a Dios si no esta tomando algo que pertenece a Dios? Por eso es que Dios lo dio a los levitas. ¿Usted da algo que no tiene? No, no puede dar algo que no tenga o posea. Caminaría dentro de la casa de su vecino y escogería lo mas selecto, la cosa mas costosa de su casa—la tomaría en sus brazos, y mientras él está gritándole mientras usted camina saliendo por la puerta, diciendo, ‘¿Qué esta haciendo con eso?’ Bueno, voy a darlo a mi mejor amigo. ‘Pero me pertenece.’ No puede dar algo que no sea suyo.

 

Entonces, al Dios hacer esto, Él está dando lo que Le pertenece. Veremos un poco después que cuando el sacerdocio levítico fue traído a un fin, entonces Él cambio nuevamente la ley de donde Él dio el diezmo, el cual es de Él. Veremos eso claramente.

 

Y he aquí, he dado a los hijos de Leví todo el diezmo en Israel por una herencia, para su servicio el cual ellos sirven, el servicio del tabernáculo de la congregación. Ni deben los hijos de Israel acercarse al tabernáculo de la congregación desde este tiempo en adelante, para que no lleven pecado y mueran. Pero los levitas harán el servicio del tabernáculo de la congregación, y llevarán su iniquidad, será un estatuto para siempre a través de sus generaciones, que entre los hijos de Israel ellos no tienen herencia. Pero los diezmos de los hijos de Israel,… [esto no esta restringiendo a productos animales, productos agrícolas. Veremos la siguiente vez concerniente a la riqueza, que Dios creó la tierra para que usted consiga riqueza de ella—la cual incluye cualquier labor productiva la cual produce un incremento. Sea que produzca un producto o que sea pagado por su labor, la cual entonces produce un producto para su jefe quien entonces la vende para ganancia. Es la misma cosa.] …Pero los diezmos de los hijos de Israel, los cuales ellos ofrecerán como una ofrenda levantada al SEÑOR, He dado a los levitas a heredar. Por tanto les He dicho, ‘Entre los hijos de Israel ellos no tendrán ninguna herencia.’”” (vs 21-24).

 

Entonces, ellos debían dar un diezmo de eso al sacerdocio. ¿Era el diezmo de los levitas un incremento para ellos? ¡Sí! ¿Les fue requerido diezmar del incremento que les llegaba? ¡Sí!

 

Y el SEÑOR habló a Moisés diciendo, “Y tú hablarás a los levitas, y les dirás, ‘Cuando tomen diezmos de los hijos de Israel, los cuales les He dado de ellos por su herencia, entonces ustedes ofrecerán una ofrenda elevada de eso para el SEÑOR, un diezmo del diezmo.… [entonces allí lo tenemos] …Y su ofrenda elevada será acreditada a ustedes… [Entonces aquí hay una comparación con las cosas agrícolas, cuando no son cosas agrícolas. De eso es lo que está hablando aquí.] …como grano de la trilla y como la plenitud del lagar.… [¿El vino es entonces qué? Un producto manufacturado—¿cierto? Especialmente aquellos de ustedes quienes viven en un país vinícola, entienden eso.] …Entonces ustedes también ofrecerán una ofrenda elevada al SEÑOR de todos sus diezmos los cuales reciben de los hijos de Israel. Y darán de esos la ofrenda elevada del SEÑOR a Aaron el sacerdote. De todos sus regalos ustedes ofrecerán toda ofrenda elevada del SEÑOR de todo lo mejor de ellos, la parte santa de eso.’” (vs 25-29).

 

Lo mejor de todo. ¿No debería dar lo mejor al Señor? No tenemos un himno, ¿que dice qué? ‘Dé de lo mejor suyo al Maestro…’ Entonces aun en un himno tenemos el mismo principio—¿cierto? Dado que el sacerdocio Aaronico era el sacerdocio que Dios estableció allí, lo mejor iba a ellos. Entonces, en el Nuevo Testamento, ¿Quien es nuestro Sumo Sacerdote? ¡Cristo! Dado que no podemos enviarle el diezmo arriba, Él lo ha dado al ministerio; pero nosotros entonces, a su vez, de nuestro carácter y regalos espirituales, damos de lo mejor a nuestro Sumo Sacerdote Jesucristo. Entonces tiene allí la aplicación espiritual de esto.

 

Verso 30: “Y tú les dirás, ‘Cuando hayan levantado lo mejor de ello, entonces eso será acreditado a los levitas como el incremento de la trilla, y como el incremento del lagar. Y lo comerán en cada lugar, ustedes y sus casas. Porque es su recompensa por su servicio en el tabernáculo de la congregación. Y no llevarán pecado a causa de esto cuando hayan ofrecido lo mejor de ello. Ni profanarán las cosas santas de los hijos de Israel, para que no mueran.’”” (vs 30-32). Ni una palabra para distinguir entre el incremento de riqueza monetaria o agrícola.

 

Referencias Escriturales:

 

1)           Malaquías 3:7-18

2)           Mateo 6:24-32, 8, 33-34

3)           Hageo 1:5, 7-11, 6

4)           Hageo 2:8

5)           Génesis 26:2-5

6)           Génesis 28:1-4, 19-22

7)           Números 18:20-32

 

Escrituras referenciadas, no citadas:

 

·             Santiago

·             Lucas 12

·             Deuteronomio 28

·             I Corintios 9:13-14

·             Hebreos 7

·             Génesis 14

 

También referenciado: Serie de Sermones:

·             El Misterio de Ilegalidad

·             Pactos