Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a Isaías


Isaías 9

1. Aun así no habrá oscuridad para ella quien estuvo en angustia, como en el tiempo antiguo. Él afligió la tierra de Zabulón, y la tierra de Neftalí, pero en el tiempo postrero Él glorificará el camino del mar, más allá del Jordán, Galilea de las naciones.

2. El pueblo que caminó en oscuridad ha visto una gran luz; quienes viven en la tierra de la sombra de muerte, sobre ellos ha brillado la luz.

3. Tú has multiplicado la nación. Has incrementado su gozo. Ellos se regocijan delante de Ti de acuerdo al gozo en la cosecha, y como hombres se regocijan cuando dividen el botín,

4. Porque Tú has roto el yugo de su carga, y el bastón de su hombro, la vara de su capataz, como en el día de Madián;

5. Porque toda bota de guerrero usada en batalla, y todo vestido rodado en sangre será combustible ardiente para el fuego.

6. Porque para nosotros un Niño es nacido, para nosotros un Hijo es dado; y el gobierno será sobre Sus hombros; y Su nombre será llamado Maravilloso, Consejero, el Dios Poderoso, el Padre Eterno, el Príncipe de Paz.

7. Del incremento de Su gobierno y paz no habrá fin, sobre el trono de David, y sobre Su reino, para ordenarlo y establecerlo con juicio y con justicia desde ahora en adelante, incluso para siempre. El celo del SEÑOR de los ejércitos hará esto.

8. El SEÑOR envió palabra contra Jacob, y ha caído sobre Israel.

9. Y todo el pueblo lo sabrá, Efraín y el pueblo de Samaria, diciendo en orgullo y arrogancia de corazón,

10. “Los ladrillos han caído, pero construiremos con piedras cortadas; los sicomoros están cortados, pero en su lugar usaremos cedros.”

11. Y el SEÑOR levantará a los enemigos de Rezín contra él, e incitará a sus enemigos;

12. Los sirios del oriente y los filisteos del occidente, y ellos devorarán a Israel con una boca abierta. Por todo esto Su ira no se aparta, sino Su mano está extendida inmóvil,

13. Porque el pueblo no se vuelve a Aquel Quien los golpea, ni busca al SEÑOR de los ejércitos.

14. Y el SEÑOR cortará de Israel cabeza y cola, rama y junco, en un día.

15. El anciano y honorable, él es la cabeza; y el profeta quien enseña mentiras, él es la cola,

16. Porque los líderes de este pueblo los desviaron; y aquellos quienes son guiados por ellos son tragados.

17. Por tanto, el SEÑOR no se regocijará de sus jóvenes, ni tendrá misericordia de sus huérfanos y viudas; porque todo el mundo es impío y malhechor, y toda boca habla tonterías. En todo esto Su ira no se aparta, sino Su mano está extendida inmóvil,

18. Porque la maldad arde como el fuego; devorará las zarzas y espinos, y se encenderá en los matorrales del bosque, y rodarán hacia arriba como el elevar del humo.

19. A través de la ira del SEÑOR de los ejércitos es la tierra quemada, y el pueblo será como el combustible para el fuego; ningún hombre librará a su hermano.

20. Y arrebatarán a mano derecha y aún tendrán hambre; y comerán a mano izquierda, y no se estarán satisfechos. Cada hombre comerá la carne de su propio brazo;

21. Manasés sobre Efraín; y Efraín sobre Manasés; y juntos estarán contra Judá. En todo esto Su ira no se aparta, sino Su mano está extendida inmóvil.

 

Volver a Isaías
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados