Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a Isaías


Isaías 36

1. Y sucedió en el decimocuarto año del rey Ezequías, que Senaquerib rey de Asiria subió contra todas las ciudades fortificadas de Judá y las tomó.

2. Y el rey de Asiria envió al comandante de campo en jefe desde Laquis a Jerusalén, al rey Ezequías con un gran ejército. Y se paró junto al conducto del estanque superior en el camino del Campo de Fuller.

3. Entonces Eliaquim, hijo de Hilcías, quien era mayordomo sobre la casa de la casa, y Sebna el escriba, y Joa hijo de Asaf, el cronista, salieron a él.

4. Y el comandante de campo en jefe les dijo, “Digan ahora a Ezequías, ‘Así dice el gran rey, el rey de Asiria, “¿Qué esperanza es ésta en la cual confían?

5. Yo digo, ‘Reclaman tener consejo y maestría para la guerra, pero son sólo palabras.’ Ahora, ¿en quién confían que se rebelan contra mí?

6. He aquí, confían en la vara de esta caña rota, en Egipto; en la cual, si un hombre se apoya sobre ella, entrará en su mano y la perforará. Así es Faraón rey de Egipto para todos los que en él confían.

7. Pero si me dicen, ‘Confiamos en el SEÑOR nuestro Dios,’ ¿no es Él cuyos lugares altos y altares ha quitado Ezequías y Quien dijo a Judá y a Jerusalén, ‘Adorarán delante de este altar’?”’

8. Ahora bien, por favor intercambien promesas con mi amo, el rey de Asiria, y les daré dos mil caballos si pueden, por su parte, poner jinetes sobre ellos para ustedes.

9. ¿Cómo, entonces, apartarán la cara de un comandante de los más pequeños siervos de mi señor, y pondrán su confianza en Egipto para carros y jinetes?

10. ¿He subido ahora sin el SEÑOR contra esta tierra para destruirla? El SEÑOR me dijo, ‘Sube contra esta tierra y destrúyela.’ ”

11. Y Eliaquim y Sebna y Joa dijeron al comandante de campo en jefe, “Por favor, habla con tus siervos en arameo, porque lo entendemos. Pero no nos hable en el idioma de los judíos a los oídos del pueblo en el muro.” 

12. Pero el comandante de campo en jefe dijo, “¿Me ha enviado mi amo sólo a su amo y a ustedes para hablar estas palabras, y no a los hombres que se sientan sobre el muro—quienes aún comerán su propio estiércol y beberán su propia orina con ustedes?”

13. Entonces el comandante de campo en jefe se puso de pie y clamó a gran voz en el idioma de los judíos, y dijo, “Oigan las palabras del gran rey, el rey de Asiria.

14. Así dice el rey, ‘No dejen que Ezequías los engañe, porque él no será capaz de librarlos.

15. Ni dejen que Ezequías los haga confiar en el SEÑOR, diciendo, “El SEÑOR seguramente nos librará; esta ciudad no será entregada en las manos del rey de Asiria.”’

16. No escuchen a Ezequías; porque así dice el rey de Asiria, ‘Hagan las paces conmigo y salgan a mí; y coma cada uno de su vid, y cada uno de su higuera, y beba cada uno las aguas de su propia cisterna,

17. Hasta que venga y los lleve a una tierra como su propia tierra, una tierra de grano y vino, una tierra de pan y viñedos.

18. No dejen que Ezequías los engañe, diciendo, “El SEÑOR nos librará.” ¿Ha alguno de los dioses de las naciones librado a su tierra de la mano del rey de Asiria?

19. ¿Dónde están los dioses de Hamat y de Arfad? ¿Dónde están los dioses de Sefarvaim? ¿Y cuándo han ellos librado a Samaria de mi mano?

20. ¿Quién entre todos los dioses de estas tierras ha librado a su tierra de mi mano, que el SEÑOR debería librar a Jerusalén de mi mano?’ ”

21. Pero ellos guardaron silencio y no le respondieron una palabra, porque la orden del rey fue, “No le respondan.”

22. Entonces Eliaquim, hijo de Hilcías, quien era mayordomo sobre la casa, y Sebna el escriba, y Joa hijo de Asaf, el cronista, vinieron a Ezequías con sus vestiduras rasgadas y le contaron las palabras del comandante de campo en jefe.

 

Volver a Isaías
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados