Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a Isaías


Isaías 54

1. “Canta, Oh estéril, tú que nunca diste a luz; estalla en canto y grita, que nunca tuviste dolores de parto, porque más son los hijos de la desolada que los hijos de la mujer casada,” dice el Señor.

2. “Haz más grande el lugar de tu carpa, y que ellos extiendan las cortinas de tus viviendas. No escatimes, alarga tus cuerdas y fortalece tus estacas;

3. Porque te extenderás a la derecha y a la izquierda. Y tu semilla heredará los gentiles, y hará que las ciudades desoladas sean habitadas.

4. No temas; porque no serás avergonzada, ni serás deshonrada; porque no serás humillada; porque te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y no te acordarás más del reproche de tu viudez,

5. Porque tu Hacedor es tu esposo; el SEÑOR de los ejércitos es Su nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel; Él será llamado el Dios de toda la tierra.

6. Porque el SEÑOR te ha llamado como a una mujer abandonada y dolida en espíritu, y una esposa de juventud, cuando tú eras rechazada,” dice tu Dios.

7. “Por un pequeño momento te abandoné; pero con grandes compasiones te reuniré.

8. En un poco de ira escondí Mi cara de ti por un momento; pero con bondad eterna tendré compasión de ti,” dice el SEÑOR tu Redentor,

9. “Porque esto es para Mí como las aguas de Noé; porque como juré que las aguas de Noé no pasarían más sobre la tierra, así he jurado dejar de estar enojado contigo y de reprenderte;

10. Porque los montes se apartarán y las colinas serán removidas; pero Mi bondad no se apartará de ti, ni el pacto de Mi paz será quitado,” dice el SEÑOR Quien tiene misericordia de ti.

11. “Oh afligida, sacudida por la tormenta y no consolada, he aquí, colocaré tus piedras entre gemas de colores, y colocaré tus fundamentos con zafiros.

12. Y haré tus torres altas de rubí, y tus puertas de carbuncos, y todas tus fronteras de piedras agradables.

13. Y todos tus hijos serán enseñados del SEÑOR; y grande será la paz de tus hijos.

14. En justicia serás establecida; estarás lejos de opresión; porque no temerás; y lejos del terror, porque no se acercará a ti.

15. He aquí, ellos podrán reunirse contra ti, pero no por Mí; cualquiera que se reúna contra ti, caerá por tu causa.

16. He aquí, he creado al herrero que sopla las brasas en el fuego y quien saca un arma por su trabajo; y he creado al derrochador para destruir.

17. Ningún arma que sea formada contra ti prevalecerá; y toda lengua que se levante en juicio contra ti, tú condenarás. Ésta es la herencia de los siervos del SEÑOR, y su justicia es de Mí,” dice el SEÑOR.

 

Volver a Isaías
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados