Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a I Timoteo


I Timoteo 2

1. Exhorto, por tanto, primero que todo, que suplicas, oraciones, intercesiones, y agradecimientos sean hechos a nombre de todos los hombres;

2. Por reyes y todos los que están en autoridad, para que podamos llevar una vida tranquila y pacífica en toda piedad y respetabilidad.

3. Porque esto es bueno y aceptable delante de Dios nuestro Salvador,

4. Quien desea que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

5. Porque hay un Dios, y un Mediador entre Dios y los hombres—el Hombre Cristo Jesús,

6. Quien se dio a Sí mismo como un rescate por todos, el testimonio del cual debe predicarse en sus tiempos señalados.

7. Para este propósito fui ordenado un predicador y un apóstol (hablo la verdad en Cristo—no miento), un maestro de los gentiles en fe y en verdad.

8. Por tanto, deseo que hombres oren en todo lugar, levantando manos santas sin ira y malas opiniones.

9. En la misma manera también, las mujeres adórnense así mismas con ropa que muestre modestia y discreción, no con elaborados trenzados de cabello, o con oro, o perlas, o vestidos costosos;

10. Sino con lo que es apropiado para mujeres que profesan tener reverencia por Dios—con buenas obras.

11. Una mujer aprenda en silencio y sea sumisa en todo aspecto.

12. Porque no permito a una mujer enseñar, ni ejercer autoridad sobre el hombre, sino estar en silencio.

13. Porque Adán fue formado primero, luego Eva.

14. Y Adán no fue engañado (1); sino la mujer llegó a estar en transgresión al ser engañada.

15. Pero ella será salva a través de dar a luz, si continua en fe y amor y santificación con auto-control.

 

(1) Adán pecó conscientemente.

 

Volver a I Timoteo
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados