Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a Isaías


Isaías 25

1. Oh SEÑOR, Tú eres mi Dios; yo te exaltaré, alabaré tu nombre; porque has hecho cosas maravillosas; Tus consejos de antaño son fidelidad y verdad,

2. Porque Tú has hecho de una ciudad un montón; una ciudad fortificada en una ruina; una ciudadela de extranjeros para no ser ciudad; nunca será reedificada.

3. Por tanto el pueblo fuerte Te glorifica, la ciudad de las naciones terribles Te temerá,

4. Porque eres una fortaleza para el pobre, una fortaleza para el necesitado en su angustia, un refugio de la tormenta, una sombra para proteger del calor, cuando el estallido de los terribles es como una tormenta contra el muro.

5. Tú derribarás el ruido de los extranjeros, como el calor en un lugar seco; incluso el calor con la sombra de una nube. El griterío de los aterradores será abatido.

6. Y en esta montaña el SEÑOR de los ejércitos hará fiesta de grosuras para toda la gente, una fiesta de vinos sobre las lías, de grosuras llenas de médula, de vinos refinados sobre las lías.

7. Y destruirá en esta montaña la faz de la cubierta la cual cubre a toda la gente y el velo que está tejido sobre todas las naciones.

8. Destruirá la muerte para siempre y el SEÑOR Dios enjugará las lágrimas de todas las caras. Y quitará de toda la tierra la reprensión de Su pueblo, porque el SEÑOR lo ha hablado.

9. Y uno dirá en ese día, “He aquí, este es nuestro Dios. Lo hemos esperado, y Él nos salvará. Este es el SEÑOR; lo hemos esperado, estaremos contentos y nos regocijaremos en Su salvación”

10. Porque la mano del SEÑOR descansará en esta montaña, y Moab será pisoteada bajo Él, incluso como la paja es pisoteada en el pozo de estiércol.

11. Y Él extenderá Sus manos en medio de ellos, como el que nada braza para nadar. Pero Él derribará su orgullo junto con la habilidad de sus manos.

12. Y Él derribará la fortaleza del fuerte alto de sus muros, los derribará a tierra, incluso al polvo.

 

Volver a Isaías
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados