Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a Isaías


Isaías 26

1. En ese día ésta canción será cantada en la tierra de Judá: “Tenemos una ciudad fuerte; Él establece salvación como nuestros muros y terraplenes.

2. Abran las puertas, para que entre la nación justa, una que esta fielmente guardando la verdad.

3. Tú lo guardarás en perfecta paz, cuya mente está establecida sobre Ti porque confía en Ti.

4. Confía en el SEÑOR por siempre; porque Dios el SEÑOR es la Roca eterna,

5. Porque Él derriba a aquellos que habitan en lo alto; humilla la ciudad elevada; la humilla, incluso a tierra; la trae incluso al polvo.

6. El pie la pisoteará incluso el pie del pobre y los pasos del necesitado.”

7. El camino del justo es rectitud; Oh Recto, Tú haces el camino del justo plano.

8. Sí, en el camino de Tus juicios, Oh SEÑOR, te hemos esperado; porque Tu nombre y porque Tu memoria es el deseo de nuestra alma.

9. Con mi alma te he deseado en la noche; sí, con mi espíritu dentro de mí te buscaré sinceramente porque cuando Tus juicios estén en la tierra, la gente del mundo aprenderá justicia.

10. Aunque favor sea mostrado al malvado, él no aprenderá justicia; incluso en la tierra de la rectitud obrará injustamente, y no contemplará la majestad del SEÑOR.

11. SEÑOR, Tu mano está levantada, pero ellos no verán; que vean el celo que tienes por Tu pueblo y se avergüencen. Sí, el fuego devorará a Tus enemigos.

12. SEÑOR, Tú ordenarás paz para nosotros; porque también has cumplido todas nuestras obras en nosotros.

13. Oh SEÑOR, Dios nuestro, otros señores además de Ti han tenido el dominio sobre nosotros; pero solo por Ti haremos mención de Tu nombre.

14. Los muertos, no vivirán; los difuntos no se levantarán. Por tanto, Tú los castigaste y destruiste, e hiciste perecer toda memoria de ellos.

15. Has aumentado la nación, Oh SEÑOR, has aumentado la nación; Tú eres glorificado; has extendido todas las fronteras de la tierra.

16. SEÑOR, en su angustia te han buscado; derramaron una oración; Tu castigo fue sobre ellos.

17. Como una mujer encinta que se acerca a dar a luz, siente dolor y grita en su angustia; así hemos estado a Tu vista, Oh SEÑOR.

18. Concebimos; hemos estado en dolor, dimos a luz viento. No hemos producido ninguna salvación en la tierra; ni la gente del mundo ha venido a la vida.

19. Tus muertos vivirán, junto con mi cuerpo muerto se levantarán. Despierten y canten, ustedes quienes viven en el polvo; porque su rocío es como el rocío de luces, y la tierra expulsará a los muertos.

20. Ven, pueblo mío, entra en tus aposentos y cierra las puertas a tu alrededor; escóndete por un breve momento, hasta que la furia haya pasado,

21. Porque he aquí, el SEÑOR sale de Su lugar para castigar a la gente de la tierra por su iniquidad; la tierra también revelará su sangre, y no cubrirá más a sus muertos.

 

Volver a Isaías
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados