Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a Isaías


Isaías 45

1. “Así dice el SEÑOR a Su ungido, a Ciro, cuya diestra he fortalecido para humillar a naciones delante de él. Y soltaré los lomos de reyes para abrir delante de él las puertas de dos hojas (1); y las puertas no serán cerradas.

2. ‘Iré delante de ti, y nivelaré colinas. Romperé en pedazos las puertas de bronce y cortaré las barras de hierro en dos.

3. Y te daré los tesoros de oscuridad, y riquezas escondidas de lugares secretos, para que sepas que Yo soy el SEÑOR, Quien te llama por tu nombre, el Dios de Israel,

4. Por amor a Mi siervo Jacob e Israel Mi escogido, incluso te he llamado por tu nombre; te he nombrado, aunque no Me has conocido.

5. Yo soy el SEÑOR, y no hay nadie más. No hay Dios aparte de Mí; Yo te vestí, aunque tú no Me has conocido;

6. Para que ellos puedan saber desde donde se levanta el sol, y desde el occidente, que no hay nadie aparte de Mí. Yo soy el SEÑOR, y no hay nadie más;

7. Yo formo la luz y creo obscuridad; Yo hago paz y creo maldad. Yo el SEÑOR hago todas estas cosas.’

8. Dejen caer desde lo alto, Oh cielos, y que las nubes derramen justicia. Que se abra la tierra y que la salvación dé fruto; y que la justicia brote conjuntamente. Yo el SEÑOR la he creado.

9. Ay de aquel que pelea con Aquel que lo formó, ¡un tiesto entre los tiestos de la tierra! Dirá la arcilla a aquel que la forma, ‘¿Que estás haciendo?’ O su trabajo, ‘¿Él no tiene manos’?

10. Ay del que le dice a su padre, ‘¿Qué estás engendrando?’ O a la mujer, ‘¿Por qué estás en labor de parto?’ ”

11. Así dice el SEÑOR, el Santo de Israel, y Aquel Quien lo formó, “Pregúntame sobre las cosas que vendrán concernientes a Mis hijos, y concernientes a la obra de Mis manos. 

12. He hecho la tierra y creado al hombre sobre ella; Yo con Mis manos he extendido los cielos; y a todo su ejército he mandado.

13. En justicia lo he levantado a él, y enderezaré todos sus caminos; él edificará Mi ciudad, y dejará ir a Mis cautivos, no por precio ni recompensa,” dice el SEÑOR de los ejércitos.

14. Así dice el SEÑOR, “El trabajo de Egipto, y la mercancía de Etiopía y de los sabeos, hombres de estatura, vendrán a ti, y serán tuyos. Te seguirán en cadenas; y ellos vendrán y caerán a ti. Te suplicarán diciendo, ‘Ciertamente Dios está en ti; y nadie más, ningún otro Dios.’ ”

15. Verdaderamente Tú eres un Dios que se esconde, Oh Dios de Israel, el Salvador.

16. Ellos serán avergonzados y también confundidos, todos ellos; los que son hacedores de ídolos entrarán juntos en confusión.

17. Pero Israel será salvado por el SEÑOR con una salvación eterna. Tú no serás avergonzado ni deshonrado incluso en las eras de eternidad,

18. Porque así dice el SEÑOR el Creador de los cielos, Él Mismo es Dios, Quien formó la tierra y la hizo; Él la ha establecido. Él no la creó en vano, sino la formó para ser habitada. “Yo soy el SEÑOR, y no hay otro.

19. No he hablado en secreto, en un lugar oscuro de la tierra. No le dije a la semilla de Jacob, ‘Búsquenme en vano.’ Yo el SEÑOR hablo justicia, Yo declaro cosas que son rectas.

20. Reúnanse y vengan; acérquense juntamente, ustedes quienes han escapado de las naciones; quienes cargan la madera de su imagen grabada y aquellos que oran a un dios que no puede salvar no tienen conocimiento.

21. Declaren y acérquense; sí, tomen ellos consejo juntamente. ¿Quién ha declarado esto desde la antigüedad? ¿Quién lo ha dicho desde tiempos antiguos? ¿No he sido Yo, el SEÑOR? Y no hay otro Dios aparte de Mí; un Dios justo y un Salvador; no hay nadie aparte de Mí.

22. Vuélvanse a Mí, y sean salvos, todos los confines de la tierra; porque Yo soy Dios, y no hay nadie más.

23. He jurado por Mí mismo, la Palabra ha salido de Mi boca en justicia, y no regresará, que hacia Mi toda rodilla se doblará, toda boca jurará.”

24. Uno dirá, “Solo en el SEÑOR tengo justicia y fortaleza; incluso a Él los hombres vendrán. Y son avergonzados, todos quieres se enojan contra Él.”

25. En el SEÑOR toda la semilla de Israel será justificada, y se gloriará.

 

(1) Estas eran las puertas del rio Éufrates para entrar a la ciudad de Babilonia.

 

Volver a Isaías
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados