Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a Isaías


Isaías 58

1. “Grita duro, no escatimes, levanta tu voz como cuerno de carnero y muéstrale a Mi pueblo su transgresión, y a la casa de Jacob sus pecados.

2. Aun así ellos Me buscan diariamente, y parecen ansiosos de conocer Mis caminos, como una nación que hizo justicia, y una que no olvidó el mandamiento de su Dios. Ellos piden de Mí los mandamientos de justicia; parecen ansiosos de acercarse a Dios.

3. Ellos dicen, ‘¿Por qué hemos ayunado, y Tú no ves? ¿Por qué hemos afligido nuestra alma y Tú no tomas conocimiento?’ He aquí, en el día de su ayuno ustedes buscan sus negocios y explotan a todos sus trabajadores.

4. He aquí, ustedes ayunan para pleito y debate, y para golpear con el puño de maldad; no pueden ayunar como lo hacen este día, y esperar hacer que su voz sea oída en lo alto.

5. ¿Es este tal ayuno el que Yo he elegido? ¿Un día para que un hombre aflija su alma? ¿Es inclinar su cabeza como una espadaña, y extender cilicio y ceniza debajo de él? ¿Llamarás a esto un ayuno y un día agradable al SEÑOR?

6. ¿No es este, más bien, el ayuno que he elegido—el desatar las ataduras de maldad, deshacer las cargas pesadas, dejar ir libres a los oprimidos y que rompan todo yugo?

7. ¿No es el dar de su pan al hambriento, y que deban traer a casa al pobre errante? ¿Cuándo verán al desnudo y lo cubrirán, y no se esconderán de su propia carne?

8. Entonces su luz saldrá como el alba, y su salud brotará rápidamente; y su justicia irá delante de ustedes; la gloria del SEÑOR será su retaguardia.

9. Entonces llamarán, y el SEÑOR responderá; gritarán, y Él dirá, ‘Aquí estoy.’ Si quitan el yugo de entre ustedes, el señalar del dedo, y hablar malicia;

10. Y si alargan su alma al hambriento, y satisfacen al alma afligida; entonces su luz se levantará en la oscuridad, y su penumbra será como el mediodía.

11. Y el SEÑOR siempre los guiará y satisfará su alma en lugares secos, y engordará sus huesos; y serán como un jardín regado, y como un arroyo de agua cuyas aguas no faltan.

12. Y aquellos que vengan de ustedes construirán las ruinas viejas; levantarán los fundamentos de muchas generaciones; y serán llamados, El Reparador de la Brecha, El Restaurador de Caminos para Vivir.

13. Si alejan su pie de profanar el Sábado, de hacer sus propios deseos en Mi día santo, y llaman el Sábado una delicia, el santo del SEÑOR, honorable; y lo honran a Él, no haciendo sus propios caminos, ni buscando sus propios deseos, ni hablando sus propias palabras,

14. Entonces se deleitarán en el SEÑOR; y Yo haré que monten sobre los lugares altos de la tierra, y los alimentaré con la herencia de Jacob su padre, porque la boca del SEÑOR lo ha hablado.”

 

Volver a Isaías
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados