Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a Isaías


Isaías 65

1. “Me revelé a aquellos quienes no preguntaban por Mí; soy hallado por aquellos que no Me buscaban. Dije, ‘Heme aquí, heme aquí,’ a una nación no llamada por Mi nombre.

2. He extendido Mis manos todo el día a un pueblo rebelde que camina en el camino que no es bueno, incluso tras sus propios pensamientos;

3. Un pueblo que sin cesar Me provoca en Mi cara; que sacrifica en jardines, y quema incienso sobre los ladrillos;

4. Un pueblo que se sienta entre las tumbas, y pasa la noche en las tumbas, que come carne de cerdo, y caldo de cosas viles en sus vasijas;

5. Que dice, ‘Guárdese a sí mismo, no se me acerque; porque soy más santo que usted.’  Estos son un humo en Mis fosas nasales, un fuego que quema todo el día.

6. He aquí, está escrito delante de Mí; no estaré callado, excepto que Yo repagaré; sí, repagaré en su seno

7. Sus iniquidades, y las iniquidades de sus padres juntamente,” dice el SEÑOR, “ellos que quemaron incienso sobre las montañas, y Me blasfemaron sobre las colinas. Y Yo mediré su trabajo anterior en su seno.”

8. Así dice el SEÑOR, “Como el vino nuevo es encontrado en el racimo, y uno dice, ‘No lo destruyas, porque hay una bendición en él,’ así haré Yo por Mis siervos, para que no  pueda destruirlos a todos.

9. Y produciré una semilla de Jacob, y de Judá uno quien herede Mis montañas; y Mis elegidos la heredarán, y Mis siervos vivirán ahí.

10. Y Sarón será un redil de rebaños, y el Valle de Acor un lugar de reposo de manadas para Mi pueblo que Me ha buscado.

11. Pero ustedes que abandonan al SEÑOR, quienes olvidan Mi santo monte, quienes preparan una mesa para Fortuna, y quienes proveen la ofrenda de bebida para Destino,

12. Por tanto, los destinaré a la espada, y todos ustedes se inclinarán a la matanza; porque llamé y no respondieron; cuando hablé, no oyeron sino hicieron maldad delante de Mis ojos, y escogieron eso en lo cual no Me deleité.”

13. Así dice el Señor DIOS, “He aquí, Mis siervos comerán, pero ustedes estarán hambrientos. He aquí, Mis siervos beberán, pero ustedes estarán sedientos. He aquí, Mis siervos se regocijarán, pero ustedes serán avergonzados.

14. He aquí, Mis siervos cantarán por gozo de corazón, pero ustedes llorarán por dolor de corazón, y darán alaridos por vejación de espíritu.

15. Y ustedes dejarán su nombre a Mi elegido por una maldición; porque el Señor DIOS los matará, y llamará a Sus siervos por otro nombre.

16. Quien se bendice a sí mismo en la tierra se bendecirá a sí mismo por el Dios de verdad. Y el que jura en la tierra jurará por el Dios de verdad; porque los problemas antiguos son olvidados, y porque están escondidos de Mis ojos,

17. Porque he aquí, Yo creo cielos nuevos y una tierra nueva. Y las cosas antiguas no serán recordadas, ni vendrán a la mente.

18. Pero estén contentos y regocíjense para siempre en eso que creo; porque he aquí, Yo creo un regocijo a Jerusalén, y un gozo a su gente. `

19. Me regocijaré en Jerusalén, y Me alegraré en Mi pueblo; y la voz de lamento no será más oída en ella, ni la voz de llanto.

20. No habrá un niño que viva solo unos pocos días, ni hombre viejo que no haya llenado sus días, porque el niño morirá de cien años; pero el pecador que tenga cien años será maldito.

21. Y ellos construirán casas y vivirán en ellas y plantarán viñas y comerán su fruto.

22. Ellos no construirán, y otro vivirá en ellas; no plantarán, y otro comerá; porque como son los días de un árbol, así serán los días de Mi pueblo, y Mis elegidos disfrutarán largamente del trabajo de sus manos.

23. Ellos no trabajarán en vano, ni darán a luz hijos para calamidad. Porque son la semilla del amado del SEÑOR, y sus hijos con ellos.

24. Y sucederá, antes que ellos llamen, Yo responderé; y mientras todavía estén hablando, Yo oiré.

25. El lobo y el cordero se alimentarán juntos, y el león comerá paja como el buey; y polvo será la comida de la serpiente. Ellos no herirán ni destruirán en todo Mi Santo monte,” dice el SEÑOR.

 

Volver a Isaías
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados