| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Videos |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Estudios Biblicos
Cartas del...
 2009
 2010
 2011
 2012
 2013
 2014
 2015
 2016
 2017
 2018
 2019
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Atrás
Restoring Original Christianity—for Today

Restaurando el cristianismo original—¡para hoy!

Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica

P.O. Box 1442

Hollister, California 95024-1442

(831) 637-1875

laverdaddedios.org • truthofgod.org • churchathome.org

afaithfulversion.org • theoriginalbiblerestored.org

 

Fred R. Coulter

Ministro

 

Febrero 12, 2020

 

Queridos hermanos,

 

          Por fin, el juicio al Presidente Donald Trump ha terminado. Después de todas las investigaciones de sus acciones, no encontraron nada—¡absuelto! El proceso, sin embargo, expuso las intenciones engañosas de los demócratas, así como la corrupción rampante del “Estado profundo” y el “pantano” de Washington. Desde una perspectiva Bíblica, el resultado indica que el cumplimiento de muchas profecías del tiempo del fin está aún lejos. ¿Cuantos años más? No lo sabemos.

          Al considerar el cumplimiento de profecía, necesitamos recordar la advertencia de Jesús acerca de proclamar Su regreso: “El cielo y la tierra pasarán, pero Mis palabras nunca pasarán. Pero concerniente a ese día, y a la hora, nadie sabe, ni siquiera los ángeles del cielo, sino solamente Mi Padre. Entonces como fue en los días de Noé, así también será a la venida del Hijo de hombre. Porque como en los días que fueron antes del Diluvio, estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día que Noé entró al arca;  y no fueron conscientes hasta que el Diluvio vino y se los llevó a todos lejos; así también será a la venida del Hijo de hombre.

          “Entonces dos estarán en el campo; uno será tomado, y el otro será dejado; dos mujeres estarán moliendo en el molino; una será tomada, y la otra será dejada. Vigilen, por tanto, porque no saben a qué hora viene su Señor. Pero sepan esto, que si el señor de la casa hubiera sabido a qué hora vendría el ladrón, habría estado vigilando, y no habría permitido que su casa fuera forzada. Por tanto, ustedes también estén listos. Porque el Hijo de hombre viene a la hora que no piensan (Mateo 24:35-44).

          ¿Cómo velamos? Es obvio que necesitamos ver los eventos del mundo y examinarlos a la luz de la profecía Bíblica. Hacemos esto al dividir correctamente la verdad de Dios (II Timoteo 2:15). Pero si estamos muy enfocados en ver eventos, podemos perder lo más importante—vigilarnos ¡nosotros mismos!

          En su epístola a los Romanos, Pablo corrige duramente a los judíos porque ellos—siendo simiente de Abraham y teniendo las Escrituras—aunque ellos estaban en una “posición especial” con Dios. Ellos despreciaban a los gentiles mientras pensaban que eran rectos y que estaban en “buena posición” con Dios. Pero eran realmente tan pecadores como los gentiles—si no peor. Note como Pablo los corrigió por su arrogante auto justicia—y pienso en cómo estos pasajes podrían aplicase a nosotros si nos permitimos entrar en la misma actitud: “He aquí, usted es llamado un judío, y se apoya a sí mismo en la ley, y se jacta en Dios, y conoce Su voluntad, y aprueba las cosas que son más excelentes, siendo instruido de la ley; y está persuadido en que usted mismo es un guía del ciego, una luz para aquellos en oscuridad, un instructor de tontos, un profesor de bebés, teniendo la forma del conocimiento y de la verdad contenida en la ley.

          “Usted, entonces, que está enseñando a otro, ¿no se enseña también a sí mismo? Usted quien predica, “No robar,” ¿está robando? Usted que dice, “No cometa adulterio,” ¿está cometiendo adulterio? Usted que aborrece ídolos, ¿está cometiendo sacrilegio? Usted que se jacta en la ley, ¿está deshonrando a Dios por medio de su transgresión de la ley? Porque a través de usted el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles, exactamente como está escrito. Porque por un lado, la circuncisión aprovecha si está observando la ley; por otro lado, si es un transgresor de la ley, su circuncisión se ha vuelto incircuncisión. Por tanto, si el incircunciso [gentil] está guardando los requerimientos de la ley, ¿no será su incircuncisión contada como circuncisión? ¿Y el incircunciso, quien por naturaleza está cumpliendo la ley, no lo juzgará a usted, quien, con la letra y circuncisión, es un transgresor de la ley?

          “Porque no es judío quien lo es exteriormente, ni es esa circuncisión la cual es externa en la carne; sino, es judío quien lo es interiormente, y la circuncisión es del corazón, en el espíritu y no en la letra; cuya alabanza no es de hombres sino de Dios” (Romanos 2:17-29).

          Cuando Pablo estaba en su camino a Jerusalén, llamó a los ancianos de la iglesia de Éfeso para que se reunieran con él en Mileto. Esta fue la última vez que lo verían. Su advertencia, aunque principalmente para los ancianos, es una amonestación para todos hoy—especialmente con tanta confusión en el mundo y en las iglesias de Dios: “Y ahora he aquí, estoy atado en el espíritu, y voy a Jerusalén, no sabiendo las cosas que me pasarán allí; excepto que el Espíritu Santo testifica completamente en toda ciudad, diciendo que cautiverios y tribulaciones me esperan. Pero yo mismo no tomo ninguna de estas cosas en cuenta, ni mantengo mi vida estimada para mí mismo, para poder terminar mi camino con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para testificar completamente el evangelio de la gracia de Dios. Y ahora he aquí, sé que todos ustedes, entre quienes he andado proclamando el reino de Dios, no verán más mi cara; por eso les testifico en este día que soy puro de la sangre de todos, porque no me he retenido de predicarles todo el consejo de Dios.

          “Por tanto presten atención a ustedes mismos y a todo el rebaño, entre el cual el Espíritu Santo los ha hecho supervisores, para alimentar a la iglesia de Dios, la cual Él compró con Su propia sangre. Porque se esto: que tras mí partida lobos crueles entrarán entre ustedes, no escatimando el rebaño; y de entre sus mismos propios hombres se levantarán hablando cosas perversas para apartar discípulos tras ellos mismos. Vigilen, por tanto, recordando que por tres años no cesé de amonestar a cada uno noche y día con lágrimas” (Hechos 20:22-31).

          Hoy, Satanás el diablo está trabajando tiempo extra para desarrollar su religión mundial final y el gobierno mundial. Todas las religiones están lentamente llegando a una aceptación mutua. Incluso el papa ha proclamado, “Es la voluntad de Dios que hayan todas las diferentes religiones.” En verdad, líderes católicos y musulmanes están trabajando juntamente para traer entendimiento y paz mundial.

          En otro frente importante, Satanás está trabajando para destruir toda moral sexual—de modo que incluso niños jóvenes pueden legalmente ser permitidos en participar en actividades sexuales. Esto es nuevamente Sodoma y Gomorra. Mientras Satanás está endureciendo su garra en este mundo, necesitamos “ceñir los lomos” de nuestras mentes y resistir los caminos y planes del diablo y de esta sociedad. El libro de Proverbios nos da instrucciones detalladas sobre cómo podemos tomar las decisiones correctas para ser fieles y caminar en el camino recto y angosto de Dios que lleva a vida: “Reten la instrucción; no la dejes ir; mantenla, porque ella es tu vida. No entres en el camino de los malvados, y no vayas en el camino de hombres malignos. ¡Evítalo, no entres en el; vuélvete de el, y pásalo! Porque ellos no duermen excepto cuando han hecho maldades; y su sueño es quitado a menos que hagan a alguien caer, porque comen el pan de maldad y beben el vino de violencia.

          “Pero el camino del justo es como la luz brillante, que brilla más y más hacia el día perfecto. [Por otro lado] El camino del malvado es como oscuridad; ellos no saben con que tropiezan.

          “Hijo mío, atiende a mis palabras; inclina tu oído a mis dichos. No se aparten de tus ojos; guárdalos en medio de tu corazón, porque son vida para aquellos que los encuentran, y salud para toda su carne. Sobre todo guarda la puerta de tu mente con diligencia, porque de ella salen los problemas de la vida.

          “Quita de ti una boca engañosa, y labios tortuosos pon lejos de ti. Tus ojos miren lo recto, y tus parpados miren derecho delante de ti. Considera la senda de tus pies, y todos tus caminos serán establecidos. No dobles a mano derecha ni a la izquierda, remueve tu pie del mal” (Proverbios 4:13-27).

          Debemos alcanzar esto a través del poder del Espíritu Santo guiándonos, de modo que tomamos decisiones correctas. Pablo escribe: “Pero si Cristo está dentro de ustedes, el cuerpo ciertamente está muerto por causa del pecado; sin embargo, el Espíritu es vida por causa de justicia. Entonces si el Espíritu de Quien levantó a Jesús de los muertos está viviendo dentro de ustedes, Quien levantó a Cristo de los muertos también resucitará sus cuerpos mortales por causa de Su Espíritu que vive dentro de ustedes. Entonces, hermanos, no somos deudores a la carne, para vivir de acuerdo a la carne; porque si están viviendo de acuerdo a la carne, morirán; pero si por el Espíritu están condenando a muerte los hechos del cuerpo, vivirán. Porque tantos como son guiados por el Espíritu de Dios, esos son los hijos de Dios.Los exhorto por tanto, hermanos, por las misericordias de Dios, a presentar sus cuerpos como un sacrificio vivo, santo y bien agradable a Dios, el cual es su servicio espiritual. No se conformen ustedes mismos a este mundo, sino sean transformados por la renovación de sus mentes para que puedan probar lo que es bien agradable y bueno, y la perfecta voluntad de Dios” (Romanos 8:10-14; 12:1-2).

          El apóstol Pedro adiciona a esto: “Consecuentemente, dado que Cristo ha sufrido por nosotros en la carne, ármense a sí mismos también con la misma mente porque aquel que ha sufrido en la carne ha terminado de vivir en pecado para este fin: que no viva más su tiempo restante en la carne para las lujurias de los hombres, sino para la voluntad de Dios” (I Pedro 4:1-2).

          Aquí está como resistir a Satanás y pararse por Dios y la verdad: “Finalmente, hermanos míos, sean fuertes en el Señor, y en el poder de Su fuerza. Vístanse toda la armadura de Dios para que puedan ser capaces de aguantar contra las artimañas del diablo porque no estamos luchando contra carne y sangre, sino contra principados y contra poderes, contra los gobernadores del mundo de la oscuridad de este siglo, contra el poder espiritual de maldad en lugares altos.

          “Por tanto, tomen toda la armadura de Dios para que puedan ser capaces de resistir en el día malo, y habiendo resuelto todas las cosas, estar de pie. Estén por tanto, teniendo sus lomos ceñidos con verdad, y vistiendo la coraza de justicia, y teniendo sus pies calzados con la preparación del evangelio de paz. Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual tendrán el poder de apagar todos los dardos ardientes del maligno; y vístanse el casco de salvación, y la espada del Espíritu, la cual es la Palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y en esta misma cosa siendo vigilante con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Efesios 6:10-18).

          Cada día, en toda manera, necesitamos permanecer cerca de Dios el Padre y Jesucristo, porque la lucha es constante. Como escribe Pablo: “Continúen firmemente en oración, velando en ella con acción de gracias,Y en todo—lo que sea que hagan en palabra o en hecho—háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios y Padre por Él” (Colosenses 4:2; 3:17).

          Hermanos, les damos gracias por su amor y oraciones por nosotros y todos los hermanos. Oramos por ustedes cada día que Dios los continúe bendiciendo en todo, los sane de toda enfermedad, los fortalezca en sus pruebas, y vele por ustedes y proteja. Gracias por sus diezmos y ofrendas que dan libremente—las cuales nos habilitan para continuar alcanzando a nuevas personas y a otros hermanos.

 

Con amor en Cristo Jesús,

 

 

 

 

Fred R. Coulter

FRC

 

 

Atrás
El día que Jesús el Cristo murió
Otros libros
 Días festivos ocultos o Días Santos de Dios— ¿Cuales?
 El plan de Dios para la humanidad revelado por Su Sábado y Días Santos
 Entendiendo las Escrituras difíciles de Pablo concernientes a la Ley y los Mandamientos de Dios
 Los tiempos señalados de Jesús el Mesías
 ¿Señor, qué debo hacer yo?
 ¿Señor, qué debería hacer?
 Comentarios y apéndices a “La Santa Biblia en Su orden original—Una versión fiel”, segunda edición
 Las dos Babilonias
Carta de Agosto 2020
Cartas del...
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
P.O. Box 831241
San Antonio, TX 78283
© 2018 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones