| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Videos |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Estudios Biblicos en video
Sermones
 Doctrina
 Estudios bíblicos
 Nuevo Orden Mundial
 Profecías de los últimos tiempos
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS ANUALES Y FIESTAS DE DIOS
 Años anteriores
 2016
 2017
 2018

 

 SERIES
 ¿Por qué Dios odia la religión?
 ¿Quién y que controla su mente?
 14 cosas para ver en Profecía
 Cristo y nuestro llamado
 Daniel y Apocalipsis
 El amor de Dios
 El Calendario Hebreo Calculado
 El Diezmo
 El lavamiento del agua por la Palabra
 El Sábado
 Epístola de Primera de Corintios
 Epístola de Segunda de Corintios
 Epístola de Primera de Pedro
 Epístola de Segunda de Pedro
 Gobierno en la Iglesia
 La gracia de Dios y el guardar los Mandamientos
 Las 10 mentiras mas creíbles de Satanás
 Matrimonio, divorcio y recasamiento
 Obras de ley y justificación
 Preparación para la Pascua y Panes sin Levadura
 Preparación para Pentecostés
 Proverbios para Jóvenes
 Respuestas bíblicas a los evangélicos
 Restaurando el Cristianismo original para hoy
 Sociedad adicta
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Serie: Preparación para Pentecostés
Atrás
Pentecostés y el Mar de Vidrio #2

Pentecostés y el Mar de Vidrio #2

Por Fred R. Coulter

www.iglesiadedioscristianaybiblica.org

1 de mayo, 1999

 

Nota: Todas las Escrituras han sido traducidas de The Holy Bible in its Original Order (La Santa Biblia en su Orden Original), Segunda Edición.

 

Este es el segundo sermón sobre el mar de vidrio que nos lleva hacia Pentecostés. Lo he hecho de esta manera para que cuando lleguen a los días 49 y 50 para Pentecostés, puedan poner todas las piezas juntas. En el pasado, he tratado de armarlo todo junto en los días 49 y 50, pero a donde quiera que iba en mis viajes, siempre tenían preguntas: “¿Podrías decirnos más acerca del mar de vidrio?” Entonces se me termino el espacio de grabación, tratando de explicarlo todo en una sola cinta, por eso dije: “Esta bien, lo haremos en dos cintas” y entonces ustedes podrán armar esto en los días 49 y 50, cuando estos lleguen. Entonces retrocedamos y hablemos un poco acerca del trono de Dios, y de cómo el trono de Dios y el mar de vidrio están juntos, como veremos. Pero volvamos a mirar algunas escrituras que habíamos  terminado, como un repaso.

Vayamos a Salmos 11. Creo que lo más interesante de esto, está en ver las cosas concernientes a William Tyndale, las cuales ya hemos discutido un poco, pero que aquellos que realmente tienen el Espíritu de Dios y quieren enseñar la Palabra de Dios, como lo hizo William Tyndale, y como cualquier persona que Dios use, ellos predicarán las palabras de Cristo. Ellos usaran las Escrituras. Cuando usted se detiene y lo piensa bien, no hay nada mejor que usted pueda usar. No hay nada mayor que usted pueda predicar, que la Palabra de Dios. Porque la Palabra de Dios es verdad. La Palabra de Dios nos ha sido enviada para que nosotros entendamos. La Palabra de Dios nos ha sido dada para traernos salvación eterna a través de Jesucristo y del Espíritu Santo de Dios. Así que tenemos en nuestras manos, frente a nosotros la posesión más grande que podríamos tener. Por eso es que dijo David, “Por tanto amo Tus mandamientos por encima del oro¾sí, por encima del oro fino.” (Salmos 119:127). Porque no hay riqueza en el mundo que pueda comprar esto. No hay riqueza en el mundo que pueda comprar lo que hizo William Tyndale hace más de 460 años. Él lo hizo para que fuera una bendición para nosotros hoy.

Parte de entender la Palabra de Dios, es atravesarla, armarla, y dejar que Dios nos introduzca en ella. Cristo hizo la promesa de que el Espíritu nos guiaría a toda verdad, y nos guiaría a entender las cosas que aún están por suceder. Pero también se basa en si amamos a Dios o no. Porque si no amamos a  Dios, esto no va a ocurrir. Dios nos dejará a nuestra propia suerte. Si nosotros amamos el poder, el prestigio, el dinero, y las cosas de este mundo, entonces Dios nos va a dejar a nuestra propia suerte. Pero antes que eso, Él nos va a corregir, trabajará con nosotros para guiarnos al verdadero arrepentimiento, para que podamos crecer y cambiar.

Cando vemos esto relacionado con Pentecostés, y cuando vemos a las antiguas enseñanzas que teníamos en la Universal, pienso que parte del problema es este: que al celebrar Pentecostés en lunes, nunca entendimos la verdad de la resurrección que Pentecostés representa. Eso fue parte del castigo que tuvimos, y a través de los años siempre se presumía: “Bueno, Dios nos bendijo aunque guardamos Pentecostés en Lunes, y lo que fue atado en la Tierra fue atado en el cielo”. Bueno, si así fue, entonces: ¿Por qué lo cambio Dios? ¿Por qué hizo Dios que después lo vieran para hacerlo correctamente? Para que los que quedáramos pudiéramos entender la verdad. Así que para hablar acerca del mar de vidrio, necesitamos entender acerca del trono de Dios. Vamos a cubrir ciertas escrituras sobre el trono de Dios, y después repasaremos el libro de Apocalipsis, y veremos por qué Pentecostés debe de tratarse acerca de la primera resurrección, en vez  de Trompetas.

Aquí en Salmos 11:4 “El SEÑOR está en Su templo santo; el trono del SEÑOR está en el cielo. Sus ojos contemplan; Su mirada escrutadora prueba a los hijos del hombre.” Entonces, Dios sabe. ¿Recuerdan cuando Esteban fu Martirizado en Hechos 7? Él dijo que vio el cielo abierto y al Hijo del hombre parado a la diestra del trono de Dios, mirando hacia abajo y observando lo que iba a ocurrir. “El SEÑOR prueba al justo, pero Su alma aborrece al malo y al que ama violencia. Sobre el malo hará llover emboscadas, fuego y azufre; y un viento abrasador será la porción de su copa,”  Y en el libro de Apocalipsis, ¿Hace Dios esto? Sin duda alguna. “Porque el SEÑOR es justo, El ama la justicia; el recto mirará Su rostro.” (Salmos 11:4-7). Entonces Dios está en su trono.

Vayamos  aquí al Salmo 45, y veamos qué clase de trono es este. Esta es realmente... una profecía de Cristo mismo. Salmo 45:6 “Tu trono, Oh Dios, es eterno y para siempre; un cetro de justicia es el cetro de Tu reino. Tú amas la justicia y aborreces la maldad; por tanto Dios, Tu Dios, Te ha ungido con el aceite de alegría sobre tus compañeros.” (Salmos 45:6-7). Esta es una profecía de Cristo, y por supuesto que Cristo está en el mismo trono de Dios.

Ahora vayamos al Salmo 47 y comencemos en el verso 7. “Porque Dios es Rey de toda la tierra; canten alabanzas con entendimiento. Dios reina sobre las naciones; Dios se sienta sobre el trono de Su santidad.” (Salmos 47:7-8).

Ahora veamos qué pasó con el trono de Dios en los días de Ezequiel. Retrocedamos y repasemos esto, porque parte de entender acerca del mar de vidrio involucra esto: que a cualquier lugar a donde Dios vaya, cuando Él no está en su trono, Él tiene un trono portátil que está en el Querubín. Esto fue lo que vio Ezequiel. No voy a retroceder en este momento para tratar de entender todo eso, y tratar de explicarles esto que vio Ezequiel. No creo que haya algún hombre que pueda descifrar exactamente lo que dijo. Sé que he visto gente dibujando ilustraciones de eso, y como que se parece a una combinación entre un jet y un platillo volador, y esas cosas. No sé realmente que parezca pero es muy posible.

Sin embargo, solo déjenme repasar  y decir esto, como lo discutimos anteriormente. Todo lo que vemos en esta habitación y en el mundo a nuestro alrededor, está hecho del polvo de la tierra. Nosotros estamos hechos del polvo de la tierra, pero este, en la carne de los seres humanos, tiene una composición diferente a la de las demás cosas, a la del pasto, o a los árboles, o a la alfombra que tenemos aquí en el piso, o a las lámparas sobre nosotros. Así también con Dios. Dios hace cosas del Espíritu, que no son necesariamente criaturas vivas. Esto es lo mejor que les puedo explicar acerca del Querubín. El Querubín podría ser seres vivientes, pero si lo vemos de manera diferente, puede ser que no sean seres vivientes ya que están atados a este Querubín, y es un Carro de Dios.

Comencemos aquí en Ezequiel 1:21, y así es  como sucedió: “En su andar, estas también andaban; y al detenerse, estas también se detenían. Y al levantarse sobre la tierra, las ruedas también se levantaban junto con ellos.” Cómo que suena a ruedas colapsándose ¿no? Casi como las ruedas de un Avión, que aterriza sobre estas, y cuando parte las ruedas se cierran. Así es como me suena a mí. “Porque el espíritu de las creaturas vivientes estaba en las ruedas. Y había una apariencia sobre las cabezas de las creaturas vivientesuna expansión, como el color de cristal maravilloso” (Ezequiel 1:21-22). Noten que vamos a ver que el mar de vidrio, y el cristal que rodea el trono de Dios es descrito como cristal. Pero estoy seguro que es algo que está hecho del Espíritu, que es espiritual, y es creado en aquello en lo cual se mueve Dios. Como su auto. Su auto esta hecho del polvo de la tierra. Pero usted se detiene y piensa, como tiene que ser refinado el polvo de la tierra para hacer su auto. Para  hacer el plástico, el metal, las llantas, para darle todas las cosas que tiene con calefacción, aire acondicionado, el radio, con... ustedes saben, si tiene algún reproductor de música o de CD... todas esas cosas.

Si nosotros podemos hacer esto como seres humanos, ¿No podrá Dios hacer más y mejores cosas con el Espíritu? Después de todo, consideren la Nueva Jerusalén que vendrá del cielo. Esta será enteramente hecha de Espíritu, ¿verdad? Entonces tenemos aquí “...cristal maravilloso extendido sobre sus cabezas desde arriba.” Es más o menos como un arco. “Y bajo la expansión sus alas estaban derechas, la una sobre la otra. Cada una tenía dos alas cubriendo este lado, y cada una tenía dos alas cubriendo aquel lado de sus cuerpos. Y escuché el sonido de sus alas, como el sonido de muchas aguas,” Algo así como una gran potencia de empuje al despegar. Así es como suena el lanzamiento del transbordador cuando lo escuchas. Tiene el fuego exhalando de la parte trasera... “como la voz del Todopoderoso, al ir su sonido era como el sonido de tumulto, como el sonido de un ejército. Al detenerse, bajaban sus alas.” (Versos 22-24) En otras palabras, cuando se detienen, descansan sus alas. Me recuerda más bien a un helicóptero ¿no? Con las alas.

Y había una voz desde la expansión la cual estaba sobre sus cabezas, cuando se detenían, y bajaban sus alas. Y desde la expansión que estaba sobre sus cabezas había la semejanza de un trono [Ahora se refiere al trono de Dios], como piedra de zafiro. Y sobre la semejanza del trono había una semejanza como la apariencia de un hombre arriba sobre él. Y Lo vi semejante al color de bronce pulido, viéndose como fuego dentro de si todo alrededor. Desde la semejanza de Sus lomos incluso hacia arriba, y desde la semejanza de Sus lomos incluso hacia abajo, Lo vi, viéndose como fuego, y había luminosidad todo alrededor de Él. Como parece el arco iris que está en la nube en el día de lluvia,” Y cuando volvamos a Apocalipsis 4, vamos a ver que el arco iris rodea el trono de Dios. Entonces este va, a donde quiera que Él vaya. “así era la apariencia de Su luminosidad todo alrededor. Esta era la apariencia de la semejanza de la gloria del SEÑOR. Y vi. Y caí sobre mi rostro, y escuché una voz de Uno hablando.” (Versos 25-28).

Ahora en el capítulo 2:1 “Y me dijo, “Hijo de hombre, ponte de pie, y te hablaré.” Y el Espíritu entró en mi cuando me habló, y me puso de pie, para oír al que me hablaba. Y me dijo, “Hijo de hombre, te estoy enviando a los hijos de Israel, a una nación rebelde, que se ha revelado en contra de Mí; ellos y sus padres han transgredido en contra de Mí, incluso hasta este mismo día.” (Ezequiel 2:1-3).

Vayamos al capítulo 3:10, “Y me dijo, “Hijo de hombre, recibe todas mis palabras las cuales te hablaré. Recíbelas a tu corazón, y oye con tus oídos.” ¡Que lección para nosotros! ¡Que lección! ¿Recibimos y ponemos nosotros, todas las palabras de Dios en nuestro corazón, y las escuchamos con nuestros oídos? ¿Dejamos que nos guíen, así como el Espíritu de Dios nos guía? Verso 11, “¡Y ve! Ve a aquellos de la cautividad, a los hijos de tu pueblo, y háblales, y diles, Así dice el señor Dios; ya sea que oigan o que dejen de escuchar.”” Así que llega un momento en el que tienes que testificar, así oigan o no. Esta es una de las razones por las cuales hacemos las cosas que hacemos. No recibimos respuesta de todos a quienes les enviamos un paquete de atención, pero al menos les es por testigo. Y si no hacen nada al respecto, es un testigo en su contra.

Como mencione anteriormente, a veces un testigo es solo lo que la gente considera como algo pequeño. Como Dios le dijo a Jeremías “Tú escribe este testigo en contra de Babilonia. Dáselo a uno de los cautivos y cuando lleguen a Babilonia que lo avienten al río como testigo contra ellos.” ¿Y cuánta gente vio esto? Estoy seguro que el rey de Babilonia no estaba en el puente cuando lo lanzo al río, pero fue testimonio contra él. Lo que quiero que hagamos mientras proseguimos, es que pensemos en la palabra de Dios, y en lo que Él tiene para nosotros. También quiero que entendamos las palabras de Dios como estas. “Y el espíritu me levantó, y escuché detrás de mí un sonido de un gran estruendo, diciendo, “Bendita sea la gloria del SEÑOR desde Su lugar.” También escuché el sonido de las alas de las criaturas vivientes tocándose una a la otra, y el sonido de las ruedas junto con ellas, y un sonido de un gran estruendo.” (Versos 12-13). Entonces a Ezequiel le tocó montar en el querubín, es lo que él hizo. “Me levantó pues el espíritu y me llevó, y fui en amargura, en el ardor de mi espíritu; pero la mano del SEÑOR era fuerte sobre mí. Entonces en realidad él fue llevado a los cautivos “Entonces llegué a los exiliados en Tel Abib, quienes vivían junto al río Quebar. Y me senté donde ellos estaban sentados; y también permanecí allí atónito entre ellos siete días.” (Versos 14-15). Entonces Dios lo llevo directamente ahí, y él solo estuvo sentado atónito durante siete días, Me imagino que todos pasaban y se preguntaban ¿Y quién es este? ¿Vieron cómo llego aquí? Simplemente fue tirado ahí mismo.

Y aconteció al final de siete días, que la Palabra del SEÑOR llegó a mí, diciendo, “Hijo de hombre, te he puesto por centinela a la casa de Israel. Por tanto escucha la palabra de Mi boca, y dales advertencia de parte mía. Cuando digo al impío, Ciertamente morirás; y tú no le das advertencia, ni hablas para advertir al impío de su mal camino, para salvar su vida; él mismo morirá en su iniquidad; pero yo demandaré su sangre de tu mano.” (Versos 16-18). Ahora esto conlleva responsabilidad, Dios se la dio a él.

Debemos de relacionar esto con lo que estamos haciendo. No es que yo quiera, de alguna manera sugerir que vamos a ser los centinelas de Ezequiel desde la muralla. Como ya lo mencione, conozco al menos entre 8 y 10 ministros que se adjudican esa posición, y creo que la muralla se está saturando de gente.

Sin embargo, esta es la razón por la cual animo a los hermanos, si ustedes conocen a otros hermanos, vayan con ellos. Mándenles una cinta. Pídanle a Dios que les dé el entendimiento para saber cuál sería la mejor cinta para que se las envíen. Justamente esta semana recibí… de hecho fue ayer, recibí cartas de personas a las cuales se les enviaron cintas, y me escribieron: por favor mándenos el Paquete de Atención #1. Entonces quiere decir que está funcionando. Necesitamos acercarnos a ellos, y esta es la mejor manera en que podemos hacerlo. No se quienes sean, ni dónde están, pero muchos hermanos en muchos lugares conocen a algunos, saben dónde están, y les podemos ayudar de esta manera.

Se hizo la recomendación, que alguna cinta que se les pudiera enviar fuera llamada “Los Muertos Vivientes”. Bueno, esto fue cuando llevé el libro de la Pascua a un hombre que todavía estaba en la Universal, y simplemente se miraba como muerto espiritualmente. Sin embargo, ayudó a revivirlo. Entonces, nosotros esperamos terminar el libro de la Pascua… no creo que lo podamos completar, sino hasta después de la fiesta de Tabernáculos, pero lo terminaremos y vaya libro que será. Lo daremos gratuitamente. Todas las cosas que enviamos son gratuitas. Dios proveerá lo suficiente para poder hacerlo. Vamos a mantener los costos fijos al mínimo, vamos a manejar las cosas eficientemente, con transparencia, y de la mejor manera para poder enviar material a los hermanos.    

Continuemos aquí. Aquí hay una advertencia, “Pero si adviertes al impío, y no se vuelve de su iniquidad ni de su mal camino, morirá en su iniquidad; pero tú habrás librado tu alma. Y cuando el justo se vuelve de su justicia y comete iniquidad, y yo pongo una piedra de tropiezo delante de él, morirá. Porque tú no le has dado advertencia, morirá en su pecado, y su justicia la cual ha hecho no será recordada; pero yo demandaré su sangre de tu mano.” Vaya, Dios realmente requiere muchas cosas ¿no? Realmente necesitamos meditar estas cosas, y debemos de tomar esto personalmente. No estoy diciendo que todos nos convirtamos en un Ezequiel, pero la palabra de Dios es para nosotros, necesitamos prestarle atención y usarla. “Pero si adviertes al justo para que no peque, y si no peca, ciertamente vivirá por estar advertido; también tu habrás librado tu alma.”” (Versos 19-21). Entonces esto fue todo un mensaje después de haber cabalgado en un carro, ya saben, después de haber sido llevado sobre el Carro de Dios hasta el campamento de esclavos, donde estaban los israelitas. Después Dios se encargó de que quedara absolutamente claro para ellos. Pero cuando leen el libro de Ezequiel, se dan cuenta de que él tuvo uno de los ministerios más duros y difíciles que hubo. El libro de Ezequiel es un libro muy pesado en cuanto a muerte, destrucción, y masacre, porque el pueblo desecho a Dios y se olvidó de Dios. Creo que podemos ver lo que está pasando en nuestros días, y darnos cuenta que esto mismo volverá a suceder.

Ahora vayamos a Isaías 6, y de nuevo encontramos la situación en donde Isaías fue traído ante el trono de Dios. Comencemos en el Verso 1, “En el año que el Rey Uzías murió, luego vi al SEÑOR sentado sobre un trono, alto y elevado, y el borde de Su vestidura llenaba el templo.” Estoy convencido, después de leer estas escrituras en preparación para este sermón, que como veremos en Apocalipsis 4 y 5, el trono de Dios está mucho más cerca de la tierra de lo que nos imaginamos. Pero Dios no nos ha dado la habilidad para percibir esta cercanía. Él tiene que abrir nuestros ojos, como veremos en Apocalipsis 6. Tiene que enrollar los cielos para que el mundo lo vea. Entonces, hay ciertas cosas que van a ocurrir. Dios no va a permitir que este mundo llegue a su fin, sin que ocurran cosas magnificas y grandiosas.

Ahora el verso 2, “Encima de el se pararon los serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubría su cara, y con dos cubría sus pies, y con dos volaba. Y uno gritó al otro, y dijo, Santo, santo, santo, es el  SEÑOR de los ejércitos; la tierra entera está llena de Su gloria. Y los fundamentos del umbral temblaron a la voz de aquel que gritó, y la casa fue llena con humo.” (Versos 2-4). Separen esta escritura, y volvamos a Salmos 24, aquí habla de los postes, y creo que tiene que ver con Salmos 24. Me di cuenta mientras íbamos por aquí. Salmos 24:7, “Levanten sus cabezas, Oh ustedes puertas; y sean levantadas, Oh ustedes puertas eternas; para que el Rey de gloria pueda entrar.” Creo que está hablando acerca de estos postes. Cuando Cristo fue aceptado por Dios el Padre, los postes dijeron esto, se abrieron las puertas…

Ahora volviendo a Isaías 6. “y la casa fue llena con humo.” Luego verso 5, “Entonces dije, “¡Ay de mí! Porque estoy deshecho;” Vaya, si usted estuviera ante el trono de Dios y viera esto, sentiría lo mismo ¿verdad? Porque cuando los seres humanos ven la magnificencia de las cosas espirituales de Dios, reaccionan justo así. Usted se da cuenta de que no es absolutamente nada. Entonces Isaías dijo: “estoy deshecho; porque soy un hombre de labios impuros, y vivo en medio de un pueblo de labios impuros; porque mis ojos han visto al Rey, el SEÑOR de los ejércitos. Entonces uno de los serafines voló a mí, teniendo un carbón vivo en su mano, el cual había tomado con pinzas del altar.” Entonces, él estaba allí ante el templo de Dios en el espíritu. “Y lo puso sobre mi boca y dijo, He aquí, esto ha tocado tus labios; y tu iniquidad es quitada, y tu pecado expiado. Y oí la voz del SEÑOR, diciendo, “¿A quien enviaré, y quien irá por Nosotros? Entonces dije, Aquí estoy yo; ¡envíame! Y Él dijo, Ve, y dile a este pueblo, Ustedes ciertamente oyen, pero no entienden; y ciertamente ven, pero no perciben. Haz el corazón de este pueblo grueso, y haz sus oídos pesados, y cierra sus ojos; no sea que vean con sus ojos, y oigan con sus oídos, y entiendan con sus corazones, y regresen, y sean sanados.” (Versos 5-10). Entonces Dios ha cerrado los ojos de muchos en el mundo deliberadamente. 

Vayamos a Apocalipsis 4. Y como mencionaré en Pentecostés, yendo más en detalle, las siete iglesias en Apocalipsis 2 y 3 representan la cosecha de siete semanas, comenzando con el primer día, el día después del sábado, incluyendo este y las siete semanas completas. Entonces el día 50 es Pentecostés, y usted verá que el día 50 es el día especial de Dios  para la salvación de los 144,000, y la gran multitud innumerable. Entonces, lo que quiero que hagamos en el libro de Apocalipsis, es ver toda esta situación concerniente al trono de Dios y el mar de vidrio, y por qué en la resurrección, seremos llevados al mar de vidrio. Así que comencemos aquí en el capítulo 4, en el verso 1.

La era de la iglesia termina con la épica de Laodicea. Por eso es que se corta aquí. Luego, cuando ocurre el martirio de los santos, los únicos cristianos vivos en la carne, estarán donde quiera que esté el lugar de protección. Ellos serán los únicos que queden vivos en la carne. Es por esto que Dios llama a los 144,000, y hace Su trabajo, Su ministerio.        

Así que después de la era de la iglesia, justo cuando se está terminando, Apocalipsis 4:1. “Después de estas cosas miré, y he aquí, una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí fue como si una trompeta estuviera hablándome, diciendo, “Sube aquí, y te mostraré las cosas que deben tener lugar después de estas cosas.” E inmediatamente estuve en el Espíritu; y he aquí, un trono fue colocado en el cielo, y uno estaba sentado sobre el trono. Y Quien estaba sentado era en apariencia como una piedra de jaspe y una piedra de cornalina;  y un arco iris estaba alrededor del trono,” De nuevo tenemos al arco iris. Recuerden que tuvimos el arcoíris en Éxodo 24, donde estaba también el mar de vidrio o el pavimentado, donde vieron a Dios de pie y un arco iris estaba alrededor del trono, como una esmeralda su apariencia. Y alrededor del trono había veinticuatro tronos… [Realmente son tronos menores]; y sobre los tronos vi veinticuatro ancianos sentados, vestidos de ropas blancas; y tenían sobre sus cabezas coronas de oro. Y procediendo del trono estaban luces y truenos y voces; y siete lámparas de fuego, las cuales son los siete Espíritus de Dios, estaban ardiendo delante del trono.(Apocalipsis 4:1-5).

Ahora lo que quiero que hagamos es, pensar en la similitud entre esto y cuando Dios bajó al Monte Sinaí en Éxodo 19 y 20, y a cuando trajo los Diez Mandamientos. Cuando hubo truenos y relámpagos, se escuchó la voz de la trompeta sonando extremadamente fuerte. Recuerden que todo esto sucedió en el día de Pentecostés. Ahora, los siete espíritus. Veremos más adelante que su trabajo es ir por toda la tierra, y ver quién busca a Dios. ¿Cómo es que Dios llama a alguien? Él lo hace personalmente. Pienso que primero que nada, alguno de los siete espíritus tiene que buscar y ver quiénes son los que buscan a Dios, y decírselo a Él. Después Dios decidirá si realmente un individuo le está buscando en verdad o no, y lo llamará, y comenzará a trabajar con él. ¿Cómo es que usted comenzó a entender la verdad? ¿Qué sucedió? ¿Qué fue aquello que encendió el switch en su mente? Porque, tuvo que haber sucedido, y fue un milagro espiritual. Bueno, esto es lo que hacen los siete espíritus.       

Ahora el verso 6, “Y delante del trono había un mar de vidrio, como cristal.” Entonces, aquí está el mar de vidrio. Donde quiera que esté el trono de Dios, ahí está el mar de vidrio. Hay un arcoíris, o en el caso de un Querubín, es un trono temporal, este va a donde Dios vaya. “Y alrededor del trono y sobre el trono había cuatro criaturas vivientes, llenas de ojos por delante y por detrás; Y la primera criatura viviente era como un león, y la segunda criatura viviente era como un toro, y la tercera criatura viviente tenía la cara de un hombre, y la cuarta criatura viviente era como un águila voladora.” (Versos 6-7). Esto encaja con la apariencia de un Querubín. Entonces, a donde quiera que Dios vaya en el Querubín, Él tiene Su trono portátil, y tiene una pequeña replica de Su Trono principal, acerca del cual leemos aquí en Apocalipsis 4.      

Y cada una de las cuatro criaturas tenía seis alas respectivamente [Esto encaja con lo que leímos en Isaías  6]; y alrededor y dentro de ellas estaban llenas de ojos; y día y noche no cesan de decir, “Santo, santo, santo, Señor Dios Todopoderoso, Quien era, Quien es, y Quien está por venir.” Y cuando las criaturas vivientes dan gloria y honor y agradecimiento a Quien se sienta sobre el trono, Quien vive en las eras de eternidad, Los veinticuatro ancianos caen delante de Quien se sienta sobre el trono; y adoran a Quien vive en las eras de eternidad, y echan sus coronas delante del trono, diciendo, “Digno eres Tú, Oh Señor, de recibir gloria y honor y poder porque Tú sí creaste todas las cosas, y por Tu voluntad fueron creadas y existen.” (Versos 7-11). Ahora piensen en esto hermanos. Es por el placer de Dios que han sido y están siendo creados, y entiendan que la salvación es creación ahora mismo en ustedes. Una creación espiritual que está tomando lugar. Ustedes fueron creados para Su placer.

 

(Pista 2)

 

Ahora regresemos a Efesios 1. Deténganse aquí un minuto, ya volveremos a Apocalipsis… vayamos a Efesios 1 y comencemos en el verso 3. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Quien nos ha bendecido con toda bendición espiritual en las cosas celestiales con Cristo.” porque un día vamos a estar con Cristo. Un día vamos a estar en el mar de vidrio ante el trono de Dios. “De acuerdo a como Él personalmente nos ha escogido para Sí mismo antes de la fundación del mundo para que pudiéramos ser santos e inocentes delante de Él en amor; Habiéndonos predestinado por filiación para Sí mismo a través de Jesucristo, de acuerdo al buen placer de Su propia voluntad,” (Efesios 1:3-5). Entonces, deje que Dios obre Su placer en usted. Deje que lo edifique en Cristo. Deje que edifique en usted el carácter espiritual y la fuerza que vienen de Dios, porque ese es todo el propósito de su vida. Efesios 2:10, “Porque somos Su hechura, creados en Cristo Jesús hacia las buenas obras que Dios ordenó de antemano para que pudiéramos caminar en ellas.” Y si hacemos eso, entonces llegará el día en que vendremos ante el trono de Dios.

 Ahora volvamos a Apocalipsis 5 de nuevo. Recuerden que todas las cosas fueron creadas por Dios y para Su placer. En otras palabras, Dios tiene algo maravilloso que va a hacer con toda su creación, y nosotros somos Sus primeros frutos. Ahora, el capítulo 5, habla más acerca del trono de Dios, y de cómo Cristo fue considerado digno de abrir los sellos. Ya hemos repasado esto varias veces en el pasado reciente, así que no voy a entrar en muchos detalles, pero comencemos aquí en el verso 5 de Apocalipsis 5.

Entonces uno de los ancianos me dijo, “No llores. He aquí, el León Quien es de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro, y soltar sus siete sellos.” Luego vi, y he aquí, delante del trono y las cuatro criaturas vivientes, y delante de los ancianos, estaba de pie un Cordero como habiendo sido muerto, teniendo siete cuernos y siete ojos, los cuales son los siete Espíritus de Dios que son enviados a toda la tierra.” (Versos 5-6). Ahora, los siete cuernos representan que Cristo es la cabeza de las siete iglesias de Apocalipsis 2 y 3. Cristo es la cabeza de la iglesia. Por eso es que los siete cuernos están en la cabeza del Cordero.

Ahora fíjense, “Y Él vino y tomó el libro de la mano derecha de Quien se sienta sobre el trono… [El cual es Dios el Padre] Y cuando Él tomó el libro, las cuatro criaturas vivientes y los veinticuatro ancianos cayeron delante del Cordero, cada uno teniendo arpas y tazones de oro llenos de incienso, los cuales son las oraciones de los santos. ” (Versos 7-8). Entonces, de alguna manera, cuando nuestras oraciones suben a Dios, ellos ayudan a traerlas ante Dios. No sé realmente como funcione esto, pero sabemos por Romanos 8, que el espíritu intercede por nosotros con sonidos y gemidos impronunciables. La mejor manera en que les puedo explicar esto es la siguiente. El espíritu elimina de nuestras oraciones toda la estupidez que entra en ellas, a causa de la debilidad de nuestras mentes. ¿Alguna vez ha usted orado, y de repente entra algún pensamiento que no tiene nada que ver con la oración? Tal vez que dejó el horno prendido, o que dejó las llaves en el auto, o que no le cerró con llave a la puerta, o lo que sea. La que a mí me molesta es cuando estoy orando, de repente un comercial estúpido se me viene a la mente, ya saben, alguno que oigo en la radio o la televisión. Pero bueno, eso no llega hasta Dios. Creo que eso el espíritu lo filtra y lo deja fuera. El espíritu transmite nuestro verdadero corazón hacia Dios. Después viene ante Dios, ante su trono, y ante el altar dorado. Vaya proceso. Uno de estos días lo podremos ver todo ¿verdad?

Ahora vayamos al capítulo 6, y como lo explico en Pentecostés, esto sucede en algún momento hacia el segundo de los tres años y medio de la tribulación. Apocalipsis 6:12, veamos que sucede aquí. “Y cuando abrió el sexto sello, miré, y he aquí, hubo un gran terremoto; y el sol se volvió negro como el pelo de cilicio, y la luna se volvió como sangre; Y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como una higuera echa sus últimos higos cuando es sacudida por un viento poderoso. Entonces el cielo se apartó como un rollo de papel que está siendo enrollado, y toda montaña e isla fue sacada de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes hombres, y los hombres ricos, y los capitanes jefes, y los hombres poderosos, y todo siervo, y todo hombre libre se escondió a sí mismo en las cuevas y en las rocas de las montañas; Y decían a las montañas y a las rocas, “Caigan sobre nosotros, y escóndanos del rostro de Quien se sienta en el trono, y de la ira del Cordero” (Versos 12-16). Así que al mundo se le da una visión del trono de Dios. No como nosotros lo veremos, pero sí lo alcanzan a dimensionar. 

Vayamos al capítulo 7. Habla de los 144,000 y de la gran multitud innumerable. Comencemos en el verso 10. Cubro esto en Pentecostés, así que no lo voy a repetir aquí. Este es el día 50 de la cosecha de Dios ¿de acuerdo? Verso 10, “Y gritaban con fuerte voz a Quien se sienta en el trono y al Cordero, diciendo,” Ahora volvamos al verso 9 “Después estas cosas miré, y he aquí, una gran multitud, la cual nadie era capaz de contar, de cada nación y tribu y pueblos e idiomas, estaban de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con  túnicas blancas y sosteniendo palmas en sus manos; Y gritaban con fuerte voz a Quien se sienta en el trono y al Cordero, diciendo, “La salvación de nuestro Dios ha venido.” (Versos 9-10). Así que están de pie delante del trono de Dios. Cuando usted resucite, usted vendrá ante el trono de Dios. Esto es lo que nos está diciendo. Cuando los 144,000 y la gran multitud innumerable sean resucitados, vendrán ante el trono de Dios. Y ¿cuál es la base del trono de Dios? El mar de vidrio.  

Verso 11, “Entonces todos los ángeles se pararon alrededor del trono, y los ancianos y las cuatro criaturas vivas, y cayeron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Dios, Diciendo, “Amen. Bendición, y gloria, y sabiduría, y agradecimiento, y honor, y poder y fortaleza sean a nuestro Dios en los siglos de la eternidad. Amen.” Y uno de los ancianos respondió y me dijo, “Estos que están vestidos con túnicas blancas, ¿Quiénes son, y de dónde vinieron?” Entonces le dije, “Señor, usted sabe.” Y me dijo, “Ellos son aquellos que han salido de la gran tribulación; y han lavado sus túnicas, y han hecho blancas sus túnicas en la sangre del Cordero.” (Versos 11-14).

Así que se encuentran ante el trono de Dios. “Por esta razón, ellos están delante del trono de Dios y Le sirven día y noche en Su templo; y Quien se sienta sobre el trono morará entre ellos. Ya no tendrán hambre, ni tendrán sed; ni caerá sobre ellos el sol ni el calor,” Esta es una proyección clara hacia la Nueva Jerusalén. Apocalipsis 22. “Porque el Cordero Quien está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas vivientes; y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos.”” (Versos 15-17). Entonces hay un trono, un mar de vidrio, y todo lo que allí acontece.

Ahora, vayamos al capitulo 11. Veamos qué pasa a la final trompeta. Quiero que entiendan que en cualquier momento que se habla de la resurrección, habla de “la trompeta”, como veremos en un momento, nunca habla de “las trompetas.” Y la fiesta de Las Trompetas es plural, trompetas. Es un memorial de toque de trompetas durante todo el día. Así que comencemos a leer aquí en el verso 15. “Entonces el séptimo ángel tocó su trompeta; y hubo grandes voces en el cielo diciendo, “Los reinos de este mundo han llegado a ser los reinos de nuestro Señor y Su Cristo, y Él reinará en los siglos de eternidad.” Y los veinticuatro ancianos, quienes se sientan delante de Dios sobre sus tronos, cayeron sobre sus caras y adoraron a Dios,” Así que él está mirando el trono de Dios nuevamente. Y el trono de Dios tiene el mar de vidrio. Todos los que van a ser resucitados se presentarán delante del trono de Dios, ¿No es así? Y tiene que haber el mar de vidrio. Ya lo estaremos viendo más delante cuando lleguemos al capítulo 14. “Diciendo, “Te damos gracias, Oh Señor Dios Todopoderoso, Quien es, y Quien era, y Quien está por venir; porque has tomado para Ti mismo Tu gran poder, y has reinado.” (Apocalipsis 11:15-17). 

Porque las naciones estaban furiosas, y Tu ira ha venido,…” Porque, como verán, la resurrección es antes de la ira de Dios, no después. La ira de Dios viene entre Pentecostés y Trompetas. Continuando en el verso 18, “…y el tiempo de los muertos para ser juzgados, y dar la recompensa a Tus siervos los profetas, y a los santos, y a todos aquellos que temen Tu nombre, los pequeños y los grandes; y para destruir a aquellos que destruyen la tierra.”” Entonces todos los santos tienen que ser recompensados individualmente. También sabemos por Apocalipsis 2 y 3, que les tiene que ser dado el nombre nuevo del Padre y el nombre de la Nueva Ciudad de Jerusalén. Les tiene que ser dado el nombre nuevo de Cristo. Todo esto tiene que suceder después de la resurrección.      

Ahora noten en el verso 19, “Y el templo de Dios en el cielo fue abierto, y el arca de Su pacto fue vista en Su templo; y hubo relámpagos, y voces, y truenos, y un terremoto y grande granizo.” Llamo de nuevo su atención a Éxodo 19 y 20, que fue durante Pentecostés.  

Ahora preguntémonos acerca de la resurrección, antes de llegar a Apocalipsis 14. Volvamos a Mateo 24. Cuando seamos resucitados, no vamos a permanecer en la tierra. Ahora, si no permaneceremos en la tierra, ¿A dónde iremos? Aunque también vemos en Zacarías 14 que regresamos a la tierra, ¿verdad? “El Señor viene y todos los santos con El.” Bueno, cuando son resucitados, son tomados de la tierra. Leamos el verso 30, “Y luego aparecerá la señal del Hijo de hombre en el cielo;…” Esto es después de… vayamos al verso 29 para un contexto más completo. “Pero inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol será oscurecido, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo, y los poderes de los cielos serán sacudidos. [Esto nos lleva de vuelta a Apocalipsis 6 y 11] Y luego aparecerá la señal del Hijo de hombre en el cielo; y entonces todas las tribus de la tierra lamentarán, y verán al Hijo de hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.” Pero los santos aún no están con El. Veamos qué dice, que recibiremos a Cristo en el aire.

Verso 31, “Y Él enviará a Sus ángeles con el gran sonido de una trompeta,… [Entonces vemos que hay una trompeta, no “trompetas” en plural. Ya veremos más tarde que es llamada “La Trompeta.”]… y ellos reunirán a Sus elegidos desde los cuatro vientos, desde un fin del cielo hasta el otro.¿Por qué tienen que ser reunidos? Porque no serán dejados en la tierra. Se reunirán con Cristo en el aire. ¿Dónde en el aire estará Cristo? Lo veremos en un momento ¿De acuerdo?

Vayamos a 1 Tesalonicenses 4, esto nos dará un poco más de entendimiento concerniente a esto. 1 Tesalonicenses 4:14, “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó otra vez, exactamente en la misma forma también, aquellos que han dormido en Jesús Dios traerá con Él.” Pero para ser traídos con El,  usted primero tiene que salir del sepulcro. Porque Cristo no va a venir a la tierra a sacarlo de ahí. El enviara a los ángeles a que lo atrapen, después de que usted haya sido resucitado de la tierra. 

Verso 15, “Porque esto les decimos por la Palabra del Señor, que quienes estemos vivos y permanezcamos hasta la venida del Señor en ninguna manera precederemos a aquellos que han dormido.” Entonces todos los muertos resucitarán primero. “Porque el Señor mismo descenderá del cielo con un grito de mando, con la voz de un arcángel y con la trompeta de Dios; y los muertos en Cristo resucitarán primero;” Y serán llevados por los ángeles, como veremos, al mar de vidrio delate del trono de Dios. Después de todo, si usted es resucitado, ¿Porque no podría venir usted ante el trono de Dios? Dios está en Su trono ¿cierto? ¿No deberíamos ir primero a adorarle a Él? Sin duda alguna.         

Bueno, pongan su separador aquí, y volvamos a primera de Corintios 15, y posteriormente terminaremos en 1 Tesalonicenses 4. Ahora, esto es lo que nos sucederá a nosotros cuando suene la trompeta. Dolores y yo siempre solíamos bromear cuando pasábamos por algún cementerio, especialmente cuando está lleno de lapidas  y todo eso. Decíamos que lo que iba a pasar cuando resucitaran era que iban a ser congelados. No, eso no pasará. No les molestarán las cosas físicas.   

Ahora versos 51-52, “He aquí, les muestro un misterio: no todos dormiremos, sino que todos seremos cambiados, En un instante, en el parpadeo de un ojo, (tronar de dedos) [así de simple] a la última trompeta; [refiriéndose a la séptima trompeta, no a la Fiesta de Trompetas]; porque la trompeta sonará, y los muertos serán levantados incorruptibles, y nosotros seremos cambiados.” Cuando seamos cambiados, los ángeles nos reunirán y nos llevaran a recibir al Señor en el aire.

Ahora volvamos a 1 Tesalonicenses 4:17, veamos esto. “Luego nosotros quienes estamos vivos y permanecemos seremos atrapados junto con ellos en las nubes…” Cuando Cristo venga, El vendrá primero, entonces la señal del Hijo del hombre será vista, y se irá acercando más y más a la tierra. Quizá esto ocurra en un lapso de tiempo alrededor de un año y medio, o un poco más de un año. Después estará en las nubes, y se detendrá ahí. Creo que esas nubes estarán sobre Jerusalén, para que cuando seamos elevados, seamos elevados y traídos al mar de vidrio. Seremos atrapados en el viento para recibirle “en las nubes para la reunión con el Señor en el aire;… [Esta es la reunión con el Señor en el aire]; y así siempre estaremos con el Señor.” Ahora, Zacarías 14 muestra que vendremos a la tierra con Cristo, pero esto no sucederá sino hasta la Fiesta de Trompetas. “Por tanto, anímense unos a otros con estas palabras.” (Versos 17-18).

Ahora vayamos a Apocalipsis 14. Cubriré esto detalladamente en Pentecostés, pero primero vayamos a Apocalipsis 14:14. Esto habla de la primera resurrección. Ahora, la primera resurrección es tipificada por la cosecha de los granos, como veremos en Mateo 13 cuando lleguemos al día de Pentecostés. Verso 14, “Y miré, y he aquí, una nube blanca, y uno como el Hijo de hombre...” Entonces, aquí esta Cristo. Cristo desciende a las nubes, ¿correcto? Vamos a recibirle en las nubes ¿correcto? Sí. “sentado sobre la nube, teniendo una corona de oro en Su cabeza; y en Su mano estaba una hoz afilada Y otro ángel salió del templo, gritando con gran voz a Quien estaba sentado sobre la nube, “Empuja Tu hoz y cosecha,…” Esto es lo que se hace con el grano. Tomas la hoz y la cortas, y después la juntas. Y ¿quién la junta en este caso? Los ángeles, y ¿a dónde la llevan? Llevan a las primicias al mar de vidrio, ante Dios. “porque el tiempo ha venido para que coseches; porque la cosecha de la tierra está madura.”” (Apocalipsis 14:14-15). Después habla de la cosecha de los malvados, el resto del capítulo, el cual explicaré en Pentecostés.

Ahora, capitulo 15:1, “Luego vi otra señal en el cielo, grande y sorprendente: siete ángeles teniendo las últimas siete plagas, porque en ellas la ira de Dios es colmada.” Así que la resurrección ocurre antes de las siete últimas plagas, ¿no? Ahora lean el capítulo 16, especialmente el capítulo 16:12 para mostrarles que hay un lapso de tiempo entre la resurrección, y el retorno a la tierra. “Y el sexto ángel derramó su frasco en el gran río Éufrates; y sus aguas se secaron para que el camino de los reyes del levantamiento del sol pudiera estar preparado. Entonces vi tres espíritus impuros como ranas salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta; Porque son espíritus de demonios obrando milagros, saliendo a los reyes de la tierra, incluso al mundo entero, para reunirlos a la batalla de ese gran día del Dios Todopoderoso.” (Apocalipsis 16:12-14). Ahora, ¿cuánto tiempo toma mover un ejército con camiones, incluso con aviones? ¿Cuánto tiempo nos tomó prepararnos para la Tormenta del Desierto? Cuatro meses. Entonces tiene que haber un lapso de tiempo de cuatro meses, que es justo el tiempo entre Pentecostés, y Trompetas, ¿de acuerdo?      

Ahora volvamos a Apocalipsis 15:2, “Y vi un mar de vidrio mezclado con fuego,…” Lo que sería mirarlo. En otras palabras, creado del espíritu, y solo brillaba. “…y aquellos que habían obtenido la victoria sobre la bestia,…” Nosotros sabemos que Satanás es la bestia. Satanás ha estado aquí ¿desde cuándo? Adán y Eva ¿cierto? Entonces usted prevalece sobre la bestia. ¿Deben todos los Cristianos a través de toda la historia, prevalecer sobre la bestia? Sí. ¿Prevaleció Abel sobre la bestia? Sí, y Satanás, que es la bestia, uso a Caín para matarlo. Sí, Abel prevaleció sobre la bestia. “y sobre su imagen,…” Sabemos que había una imagen de la bestia, volviendo a los días de Babilonia ¿Verdad? Donde Sadrac, Mesac, y Abednego, obtuvieron la victoria sobre el ídolo de la bestia que hizo Nabucodonosor, ¿correcto? Sí. “y sobre su marca, [que vendrá] y sobre el número de su nombre, [que vendrá] de pie sobre el mar de vidrio, teniendo las liras de Dios.” Ahora, una pregunta: ¿Cuántas veces debe estar algo mencionado en las Escrituras para que sea verídico? Una es suficiente. ¿Dónde dice que estaremos de pie? Dice que será en el mar de vidrio. ¿Qué más hay sobre el mar de vidrio? El trono de Dios, el templo de Dios. ¿Acaso no lo dice aquí en… si, lo veremos en un minuto… habla del templo de Dios.

Bueno, verso 3, “Y estaban cantando la canción de Moisés, el siervo de Dios, y la canción del Cordero, diciendo, “Grandes y asombrosas son Tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son Tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no Te temerá, Oh Señor, y glorificará Tu nombre? Porque solo Tu eres santo; y todas las naciones vendrán y adorarán delante de Ti, porque Tus juicios han sido revelados.” Y después de estas cosas miré, y he aquí, el templo del tabernáculo del testimonio en el cielo estaba abierto. Y los siete ángeles que tenían las últimas siete plagas salieron del templo;…” (Versos 3-6). Así que estamos en el mar de vidrio. El trono de Dios está ahí, el templo de Dios está ahí, y vemos que los siete ángeles salen, y toman las siete últimas copas, para las siete ultimas plagas. Después, como lo señalo en  Pentecostés, Dios nos da la bendición de Su promesa, de que dijo, que todos veríamos Su venganza. La única manera de que esto suceda es si estamos en el mar de vidrio con el trono de Dios, y todos estos sucesos aconteciendo de acuerdo a como se nos muestra en Apocalipsis.

Ahora, déjenme decirles por qué Pentecostés representa la primera resurrección y no Trompetas.                      

1) Nosotros somos una cosecha de granos “Las Primicias”

2) El Espíritu Santo fue dado en Pentecostés, entonces ¿Por qué no recibir la plenitud en Pentecostés? 

3) Es una cosecha continua, desde el tiempo de Cristo, hasta su retorno. Al igual que siete semanas es una cuenta continua, desde el comienzo de la ascensión de Cristo para ser aceptado por el Padre, hasta el día de Pentecostés, 50 días después.  

4) Siete Iglesias, equivalen a siete semanas de cosecha.

5) Los 144,000 y la gran multitud innumerable, equivalen al día 50 de la cosecha de Dios.

6) Nosotros seremos resucitados a la séptima trompeta, la última trompeta, no trompetas. 

7) Tendremos una reunión con Cristo en el aire.

8) Estaremos en el mar de vidrio.

9) Tendremos que recibir nuestra recompensa.

10) Tendremos que recibir un nombre nuevo. 

11) Se nos tendrá que dar nuestras tareas.

12) Tendrá lugar el matrimonio del Cordero, y de acuerdo a Apocalipsis 19, este será el último suceso. 

Ahora, permítanme decir, porque no será en Trompetas:

1) Trompetas no es una fiesta de cosecha. Es una fiesta que representa guerra, muerte, y destrucción, las cuales sucederán con las siete plagas, y terminaran con el retorno de Cristo y de Sus santos a la tierra. 

2) Nunca se menciona “trompetas”, sino “La séptima trompeta” o “Ultima Trompeta.” 

3) Retornaremos a la tierra después de las siete últimas plagas y el juicio de la Gran Babilonia, no antes de esto. 

4) El matrimonio Del Cordero y la Novia, debe suceder, y esto no es representado por Trompetas, sino por Pentecostés. El libro de Rut es una tipificación de esto. Cuando Rut se casa con Booz, es durante la cosecha de la cebada.   

Sí, y mencioné que Trompetas no es una cosecha de granos. Vamos a terminar con… sé que esto será algo corto, pero no tenemos mucho tiempo en este salón el día de hoy, y nos tendremos que retirar. Sin embargo, ya cubrí todo lo que necesitaba cubrir. 

Vayamos a Hebreos 12, y terminemos aquí, porque esto es también una profecía de nuestra resurrección en el Monte Sión. La ciudad de Sión que por el momento está en el cielo. Hebreos 12, comencemos en el verso 18. Sé que ya he cubierto esto antes, pero me gustaría terminar aquí. “Porque no han venido al monte que podía ser tocado y que quemaba con fuego, ni a penumbra, y temible oscuridad, y el torbellino; Y el sonido de la trompeta, y a la voz de las palabras, las cuales aquellos que oyeron, rogaron que la palabra no fuera hablada directamente a ellos. (Porque no pudieron soportar lo que estaba siendo ordenado: “Y si incluso un animal toca la montaña, será apedreado, o atravesado con una flecha”; Y tan espantosa fue la visión que Moisés dijo, “Estoy grandemente asustado y temblando”.) Sino han venido al Monte Sión, y a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial; y a una innumerable compañía de ángeles; A la reunión festiva gozosa; y a la iglesia de los primogénitos, registrada en el libro de vida en el cielo; y a Dios, el Juez de todos; y a los espíritus de los justos que han sido perfeccionados; Y a Jesús, el Mediador del Nuevo Pacto; y a la aspersión de la sangre de ratificación, proclamando cosas superiores que esas de Abel.” (Hebreos 12:18-24).

Entonces es por esto, que Pentecostés representa la primera resurrección y no trompetas. Y por qué cuando seamos resucitados, estaremos en el mar de vidrio, seremos llevados ahí por los ángeles, y vaya que tiempo será aquel. Seremos capaces de… hablemos de convivencia.      

Ah, hay algo más, algo más que añadiremos aquí. Cristo va a cantar una canción como solista. ¿Sabían eso? Cristo va a traernos música especial. Hebreos 2, en el verso 9. “Pero vemos a Jesús, Quien fue hecho un poco menor que los ángeles, coronado con gloria y honor a cuenta de sufrir la muerte, para que por la gracia de Dios Él mismo pudiera probar la muerte por todos;” Después veremos a todos los resucitados en el mar de vidrio con Él, y conoceremos que El murió por cada uno individual y personalmente. “Porque era apropiado para Él, para Quien todas las cosas fueron creadas, y por Quien todas las cosas existen, traer muchos hijos a la gloria, para hacer al Autor de su salvación perfecto a través de sufrimientos. Porque ambos, Quien está santificando y aquellos que son santificados son todos de Uno;…” Tal y como Cristo oró en Juan 17: “Para que todos ellos puedan ser uno; así como Tú, Padre, estas en Mí, y Yo en Ti; que ellos también puedan ser uno en Nosotros,” Esto es lo que sucederá aquí. “…por tal causa Él no está avergonzado de llamarlos hermanos, Diciendo, “Declararé Tu nombre a Mis hermanos; en medio de la iglesia cantaré alabanza a Ti.”” (Hebreos 2:9-12). Y esto ocurrirá en medio de la Iglesia, porque la iglesia será resucitada en el mar de vidrio. El cantará alabanza a Dios el Padre. Nosotros cantaremos el canto de Moisés. Cantaremos el canto del Cordero. Aprenderemos a tocar esas arpas, y hoy no tengo la menor idea de cómo hacerlo. Y nos podremos conocer con todas aquellas personas que hemos querido conocer, a todos los apóstoles. Yo especialmente quiero conocer, después de conocer a Jesucristo, al apóstol Pablo, y estoy seguro de que habrá una lista de espera bastante larga para eso. También me gustaría especialmente, conocer a William Tyndale, porque él dio su vida por la Palabra de Dios, y por el testimonio. Entonces hermanos, es por esto que Pentecostés representa la primera resurrección y no Trompetas.

         

Referencias Escriturales:

 

Salmos 11:4-7

Salmos 45:6-7

Salmos 47:7-8

Ezequiel 1:21-28

Ezequiel 2:1-3

Ezequiel 3:10-21

Isaías 6:1-4

Salmos 24:7

Isaías 6:5-10

Apocalipsis 4:1-11

Efesios 1:3-5

Apocalipsis 5:5-8

Apocalipsis 6:12-16

Apocalipsis 7:9-17

Apocalipsis 11:15-19

Mateo 24:29-31

I Tesalonicenses 4:14-18

I Corintios 15:51

Apocalipsis 14:14-15

Apocalipsis 15:1-6

Apocalipsis 16:12-14

Hebreos 12:18-24

Hebreos 2:9-12

Atrás
Los tiempos señalados de Jesús el Mesías
Otros libros
 Días festivos ocultos o Días Santos de Dios— ¿Cuales?
 El día que Jesús el Cristo murió
 El plan de Dios para la humanidad revelado por Su Sábado y Días Santos
 Entendiendo las Escrituras difíciles de Pablo concernientes a la Ley y los Mandamientos de Dios
 ¿Señor, qué debo hacer yo?
 ¿Señor, qué debería hacer?
 Comentarios y apéndices a “La Santa Biblia en Su orden original—Una versión fiel”, segunda edición
 Las dos Babilonias
Sermones
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
P.O. Box 831241
San Antonio, TX 78283
© 2018 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones