| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Libros |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia |  | Abre mis ojos | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Sermones en Vivo
Estudios
 Días festivos ocultos
 Doctrina
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS DE DIOS
 El Sábado
 La Pascua
 Panes sin Levadura y Pentecostés
 Trompetas, Expiación, Tabernáculos y Último Gran Día
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Seis dias antes de la ultima Pascua de Jesús
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Temas varios
Atrás
Claves para la oración respondida

Claves para la oración respondida

 

Por

Fred R. Coulter

www.iglesiadedioscristianaybiblica.org

 

Nota: Todas las Escrituras han sido traducidas de The Holy Bible In Its Original Order (La Santa Biblia en Su orden Original), segunda edición.

 

La oración es el vínculo más vital entre Dios y el ser humano. Pero hay mucha confusión sobre cómo orar, y como hacer que nuestras oraciones sean respondidas. La mayoría de las religiones, ya sean cristianas o no, cuentan con algún tipo de oración. Muchas tienen formas de orar donde se usan cánticos, o repeticiones continuas de ciertas palabras. Algunas veces se utilizan devotamente los abalorios del “rosario,” pues se dice que cada abalorio simboliza o representa algo. La gente ora ante ídolos, crucifijos, íconos, y fotos, esperando que de alguna manera éstos hagan que sus oraciones sean más efectivas. En casos muy raros, se ha sabido de personas que se torturan a sí mismas en ceremonias raras, convencidas de que tal sufrimiento tan sangriento está apelando a Dios de manera especial.

 

En el judaísmo, las oraciones previamente escritas son recitadas en casi toda ocasión, y las bendiciones obligatorias son pronunciadas por judíos devotos a lo largo del día. Los chales de oración se usan con frecuencia para parecer más piadosos.

 

Las religiones orientales como en el Tíbet, han utilizado las ruedas de oración durante siglos. Primero se escribiría la oración sobre la rueda; después, cada vez que la rueda ha girado, la oración fue supuestamente enviada al cielo. (Nosotros tenemos programas computacionales similares hoy en día, que pueden repetir oraciones especificadas por el usuario todo el día.) Los católicos y budistas usan velas, al creer que las oraciones se elevan al cielo junto con el humo de las velas encendidas. 

 

Pero tales oraciones paganas ritualizadas no van más allá del girar de la rueda, ni del humo de la vela, ni de la repetición electrónica de una computadora. A Dios no le interesan los cantos, ni las frases repetidas sin fin, ni la digitación supersticiosa de abalorios. Tales métodos son mecánicos, y no tienen nada que ver con la oración bíblica verdadera. De hecho, las oraciones rituales sólo son evidencia de que estamos demasiado ocupados, como para realmente orar de nuestros corazones.

 

La verdad es que Dios no quiere que oremos en ninguna de éstas maneras. Las claves para una oración verdaderamente sincera que Dios escuchará y responderá están contenidas en la Biblia, no en los preceptos, ni supersticiones, ni en tradiciones o inventos de hombres.  

 

Como No Orar

 

Jesucristo, en cuyo nombre deben orar todos los cristianos, dio instrucciones precisas de cómo no orar. Después de haber explicado claramente que los cristianos no deben hacer sus “caridades” u obras religiosas delante de otros, para ser vistos por ellos, Él continuo diciendo, “Y cuando oren, no serán como los hipócritas, porque ellos aman orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, con el fin de que puedan ser vistos por los hombres. Verdaderamente les digo, ellos tienen su recompensa. Pero ustedes, cuando oren, entren en un cuarto privado; y después de cerrar la puerta, oren a su Padre que esta en secreto; y su Padre que ve en secreto los recompensará abiertamente. Y cuando oren, no usen vanas repeticiones, como hacen los paganos; porque ellos piensan que por multiplicar sus palabras serán escuchados. Ahora pues, no sean como ellos; porque su Padre sabe de qué cosas tienen necesidad antes de que ustedes Le pidan. (Mateo 6:5-8).

 

En el encuentro del profeta Elías con los profetas de Baal, se muestra un ejemplo vívido de las instrucciones de Cristo. En este caso, el pueblo de Israel estaba siguiendo a Baal, el supuesto dios sol, pero se aferraba a la idea de que podían adorar al verdadero Dios utilizando métodos paganos. Noten la respuesta de Elías: “Y Elías vino a todo el pueblo y dijo, “¿Cuánto tiempo vacilarán entre dos opiniones diferentes? Si el SEÑOR es Dios, síganlo. Pero si Baal es Dios, entonces síganlo.” Y el pueblo no le respondió ni una palabra.

 

Y Elías dijo al pueblo, “Yo, sólo yo, quedo como profeta del SEÑOR. Pero los profetas de Baal son cuatrocientos cincuenta hombres. Ahora dennos dos toros, y ellos escojan un toro para sí mismos, y córtenlo en pedazos y pónganlo sobre madera. Pero no coloquen fuego bajo el. Y yo arreglaré el otro toro y lo pondré sobre madera, y no colocaré fuego bajo el. Y llamen en el nombre de sus dioses, y yo llamaré en el nombre del SEÑOR. Y será, el Dios que responda por fuego, Él es Dios.” Y todo el pueblo respondió y dijo, “La palabra es buena.”

 

Y Elías dijo a los profetas de Baal, “Escojan un toro para sí mismos, y preparen primero, porque ustedes son muchos. Y llamen en el nombre de su dios, pero no coloquen fuego bajo el.” Entonces tomaron el toro el cual les fue dado, y lo prepararon, y llamaron en el nombre de Baal desde la mañana incluso hasta el medio día, diciendo, “Oh Baal, escúchanos.” Pero no hubo voz, ni alguno quien respondiera. Entonces saltaron hacia el altar que fue hecho.

 

Entonces sucedió al medio día que Elías se burlaba de ellos y dijo, “Griten duro con una gran voz, porque él es un dios. O está meditando, o está buscando, o está en un viaje. ¡Tal vez está dormido y debe ser despertado!” Y ellos gritaron con una fuerte voz y se cortaban ellos mismos con cuchillos y lanzas hasta que la sangre chorreaba sobre ellos.

 

Entonces sucedió cuando el medio día había pasado, y cuando profetizaron hasta la ofrenda de oblación de Elías,  no hubo ni voz, ni alguno para responder, ni nadie quien prestara atención.” (I Reyes 18:21-29).

 

Después, Elías llamó a la gente para que se acercara, construyó el altar, colocó la leña y preparó el buey en orden. Después derramó cuatro barriles de agua sobre el sacrificio tres veces hasta que lo empapó, y la zanja alrededor del altar estaba llena de agua.

 

Cuando Elías oró, la oración no fue larga, ni ruidosa, ni sangrienta por flagelación propia; más bien fue corta y creyente. Él dijo, ““SEÑOR, el Dios de Abraham, Isaac, y de Israel, sea conocido este día que Tú eres Dios en Israel, y que yo soy Tu siervo, y que he hecho todas estas cosas por Tu palabra. Óyeme, Oh SEÑOR, óyeme, que este pueblo pueda saber que Tú eres el SEÑOR Dios, y que Tú has vuelto sus corazones nuevamente.”

 

Entonces el fuego del SEÑOR cayó y consumió el holocausto y la madera, y las piedras y el polvo, y lamió el agua que estaba en la zanja. Y cuando todo el pueblo vio, cayeron sobre sus caras. Y dijeron, “¡El SEÑOR, Él es el Dios! ¡El SEÑOR, Él es el Dios!”” (I Reyes 18:36-39).

 

Lo mismo aplica para nosotros hoy. ¿En realidad amamos, creemos, y tenemos fe en el Dios verdadero?, o ¿tenemos una “religión” que es confortable, que nos permite hacer lo que nos plazca? Éste acontecimiento muestra que Dios oirá y contestará nuestras oraciones, y que no necesitamos orar como los paganos.

 

 

¿Por qué las Oraciones No son Respondidas?

 

En Isaías 59 encontramos razones de Dios, por las cuales algunas oraciones no son respondidas. “He aquí, la mano del SEÑOR no esta acortada que no pueda salvar, ni esta Su oído pesado que no pueda oír. Pero sus iniquidades han venido entre ustedes y su Dios, y sus pecados han escondido de ustedes Su cara, que Él no oirá. Porque sus manos están profanadas con sangre, y sus dedos con iniquidad; sus labios han hablado mentiras, su lengua ha murmurado perversidad. Nadie exige justicia, ni alguien aboga por la verdad; ellos confían en vanidad y hablan mentiras. Conciben malicia y dan a luz iniquidad.” (Isaías 59:1-4).

 

Las personas afirman creer en Dios y en paz, pero el resultado de los caminos del hombre son muerte y destrucción masiva. Los líderes de gobierno sostienen desayunos de oración, misas religiosas, y usan el nombre de Dios como si Él apoyara sus esfuerzos—mientras que la mentira, la corrupción, y los robos están a la orden del día. La oración es un problema controversial en las escuelas públicas, mientras que los deportes, las drogas, los placeres, y la inmoralidad, parecen ser el plan de estudios principal en demasiadas escuelas.

 

Muchos líderes religiosos legislan dogmas y tradiciones como si fueran más importantes que la Palabra Santa de Dios, promoviendo así las prácticas ideadas por el hombre, aprendidas por rutina: “Y el SEÑOR dijo, “Porque este pueblo se acerca a Mí con sus bocas, y con sus labios Me honran, pero su adoración de Mí es conforme a las tradiciones de hombres aprendidas por rutina, y su temor hacia Mi es enseñado por los mandamientos de hombres; por tanto, he aquí, procederé a hacer de nuevo una obra estupenda entre este pueblo, incluso una obra estupenda y una maravilla, porque la sabiduría de sus sabios morirá, y la sabiduría de sus inteligentes desaparecerá.”” (Isaías 29:13-14).

 

Todas estas prácticas constituyen el pecado. Los pecados y las iniquidades nos separan de Dios, y resultan en oraciones sin respuesta. La mayoría de las personas no saben lo que es el pecado. ¡El pecado es el quebrantamiento de las leyes y mandamientos de Dios (I Juan 3:4)! Las religiones de éste mundo insisten que Dios acepta su adoración y sus oraciones vanas. Pero Dios detesta tales prácticas porque al usar Su nombre, están haciendo que les sirva con sus pecados: Sin embargo, tú no Me has llamado, Oh Jacob; y mucho menos te has preocupado por Mí, Oh Israel.[Sino que] Me has hecho servir con tus pecados; Me has cansado con tus iniquidades. Yo, incluso Yo, soy Quien borro tus transgresiones por amor a Mi mismo, y no recordaré tus pecados. Ponme en recuerdo; entremos juntos en juicio; declárate a ti mismo, que puedas ser justificado(Isaías 43:22, 24-26).


Nosotros debemos adorar a Dios en espíritu y verdad

Dios es Espíritu, y no hay necesidad de adorarlo con la ayuda de cosas físicas. Dios está interesado en la actitud y en la intención del corazón de una persona—no en los ídolos, abalorios, o en cantos hipnóticos.

Esto es lo que Jesús dijo sobre la adoración a Dios. “Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque el Padre ciertamente esta buscando a aquellos que lo adoren en esta manera. Dios es Espíritu; y aquellos que Lo adoran deben adorar en espíritu y en verdad” (Juan 4:23-24).

Jesús dijo que la Palabra de Dios era la verdad (Juan 17:17). Entonces, si debemos de adorar a Dios en espíritu y en verdad, debemos de adorarle y orarle a Él, de acuerdo a las instrucciones en Su Palabra Santa. En realidad, esta es una extensión de amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente, y con toda nuestro ser.

Ocho claves para la oración respondida

 

A continuación están ocho claves bíblicas para la oración respondida. Es importante que usted busque y estudie cada uno de los pasajes mencionados, probado la verdad de la Palabra de Dios.

1) ORAR DE ACUERDO A LA VOLUNTAD DE DIOS

Mateo 6:10

Santiago 4:1-4

Juan 5:30

Daniel 3:16-18

I Juan 5:16-17

Lucas 22:42

 

2) CREERLE A DIOS Y LO QUE DICE EN SU PALABRA

Hebreos 3:12

Romanos 4:20-21

Marcos 11:20-26

Mateo 8:5-13

Santiago 1:5-7

Marcos 9: 14-29

Santiago 2:5-26

Hechos 17:11

 

 

3) ESTAR ARREPENTIDO Y BUSCAR A DIOS DESDE SU CORAZON

Isaías 1:15-20

Joel 2:12-14

II Crónicas 15:2

Isaías 55:6-11

Hechos 3:19

I Juan 1: 6-10

Lucas 18:9-14

 

 

 

4) SER FERVIENTE Y CELOSO

Santiago 5:16

Hebreos 5:11-14

Lucas 22:43-44

Oseas 7:14

Apocalipsis 3:14-21

Efesios 6:18

 

5) TENER TEMOR DE DIOS Y HUMILDAD

Salmos 111:10

Mateo 10:28

Hebreos 4:1-16

Mateo 15:21-28

Lucas 18:9-14

Isaías 66:1-2

I Pedro 5:5-10

Santiago 4:6-10

 

 

6) SER PERSISTENTE Y NUNCA RENDIRSE

Lucas 11:1-13

Lucas 18:1-8

Efesios 6:18

Romanos 12:12

I Tesalonicenses 5:17

Colosenses 4:2-3

Colosenses 3:17

Filipenses 4:6

 

 

7) SER OBEDIENTE A LAS LEYES Y MANDAMIENTOS DE DIOS

Juan 14:13-24

Romanos 6:16

Juan 15:1-17

I Juan 2:3-6

I Juan 3:4

I Juan 3:18-24

I Juan 5:1-3

Hechos 5:32

I Pedro 1:14, 22

Proverbios 15:8, 29

Proverbios 28:9

I Pedro 2:1-2

 

8) ORAR DIRECTAMENTE A DIOS EL PADRE EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO

Juan 14:13-14

Juan 15:7, 16

Juan 16:23-27

Hechos 4:12

Filipenses 4:7-9

Romanos 8:9, 39

 

La “Oración del Señor”—Una Oración Modelo

 

Muchos creyentes nuevos preguntan, “¿Cómo puedo orar a Dios apropiadamente?” Esa es una buena pregunta—incluso los discípulos de Jesús le preguntaron, Señor, enséñanos cómo orar... (Lucas 11:1). En respuesta, Cristo dio lo que puede ser considerada una oración modelo—la llamada “oración del Señor” encontrada en Mateo 6:9-13 y Lucas 11:1-4.

 

Contraria a la opinión popular, la “oración del Señor” no debe ser recitada repetidamente; más bien, fue dada por Jesús como un patrón de enseñanza de lo que uno debe cubrir cuando se ora a Dios. De hecho, cada frase de la “oración modelo” de Jesús es instructiva. (La verdadera “oración del Señor,” es una que él en realidad oró—Juan17. Todo el capítulo es la oración que Jesús oró justo antes de Su arresto. Noten que incluso Juan 17, sigue el patrón que Jesús dio en Su “oración modelo.”)

 

Si usted va a seguir este modelo como una guía bíblica, sus oraciones van a ser respondidas. Siempre recuerde, El sacrificio [u oración] del malvado es una abominación al SEÑOR, pero la oración del recto es Su deleite. El SEÑOR esta lejos del malo, pero oye la oración de los justos” (Proverbios 15:8, 29).

 

·            Padre Nuestro Que estás en el cielo. Nosotros debemos de orar a Dios, dirigiéndonos a Él como nuestro Padre amoroso. Debemos de reconocer Su supremacía sobre todo el universo, y expresar gratitud por Su llamamiento a una relación personal con Él y con Su Hijo. Es importante que nos acerquemos a Dios, tal y como se acercaría un niño o niña a su padre humano—con respeto y admiración, ansiosos por compartir nuestras vidas con Él, viéndolo a Él como la persona que cuida de cada una de nuestras necesidades.

En la noche en que fue arrestado, Jesús instruyó a Sus discípulos a orar directamente al Padre—no a Jesús mismo, ni a la “Virgen María,” ni a ningún otro supuesto “santo intermediario.” Noten: “Y en ese día no Me pedirán nada. Verdaderamente, verdaderamente les digo, cualquier cosa que pidieran al Padre en Mi nombre, Él les dará. Hasta este día, ustedes no han pedido nada en Mi nombre. Pidan, y recibirán, para que su gozo pueda ser completo.… En ese día, ustedes pedirán en Mi nombre; y no les digo que rogaré al Padre por ustedes, porque el Padre mismo los ama, porque ustedes Me han amado, y han creído que salí de Dios” (Juan 16:23-24, 26-27).

Jesucristo es nuestro sumo sacerdote en el cielo, sentado a la diestra de Dios el Padre para interceder por nosotros. Pablo escribe que debemos acercarnos a Dios en humildad, pero con audacia: “Porque la Palabra de Dios es viva y poderosa, y mas afilada que cualquier espada de dos filos, penetrando incluso a los pedazos divididos de alma y espíritu, de coyunturas y médula, y es capaz de discernir los pensamientos e intenciones del corazón. Y no hay una cosa creada que no sea manifiesta a Su vista; pero todas las cosas están desnudas y descubiertas delante de Sus ojos a Quien debemos dar cuenta.

Teniendo por lo tanto un gran Sumo Sacerdote, Quien ha pasado a los cielos, Jesús el Hijo de Dios, deberíamos sujetar firme la confesión de nuestra fe. Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno Quien fue tentado en todas las cosas de acuerdo a la semejanza de nuestras propias tentaciones; aunque Él fue sin pecado. Por lo tanto, deberíamos venir con audacia al trono de gracia, para que podamos recibir misericordia y encontrar gracia para ayuda en tiempo de necesidad” (Hebreos 4:12-16).

 

·            Santificado sea Tu Nombre. Nosotros debemos honrar a Dios por su grandeza, pidiendo que su nombre sea “santificado” o sea hecho santo en toda la tierra. Al final, cuando el Reino de Dios sea establecido completamente sobre toda la tierra por Jesús, el nombre del Padre será hecho santo en las mentes y corazones de toda la humanidad. Nuestro deseo más íntimo debe ser que todos vengan a reverenciar el santo nombre de Dios.

 

·            Tu reino venga. Nosotros debemos buscar el Reino de Dios primero (Mateo 6:33). Por consecuencia, nosotros debemos pedir que Dios establezca Su reino pronto, por medio del regreso de Jesús a esta tierra. Mientras nosotros “suspiramos y lloramos” por las abominaciones de éste mundo (Ezequiel 9:4), nosotros debemos de exaltar la grandeza de ese reino venidero, hablando detalladamente con Dios sobre lo maravillosa que será esa era venidera—contrastándola con las penas de ésta era presente. Éste es un elemento clave de nuestra vida de oración, ya que refuerza nuestro deseo y anhelo por el reino de Dios, mientras enfatiza la necesidad de prepararnos personalmente para ese reino.

 

·            Tu voluntad sea hecha sobre la tierra como en el cielo. Así como la voluntad de Dios siempre se hace en el cielo, nosotros debemos buscar que Su voluntad sea alcanzada aquí en la tierra. Al final, esto se hará a través el establecimiento de Su reino. Mientras tanto, nosotros debemos buscar Su voluntad para nuestras vidas—pidiéndole que nos ayude a entender lo que Él quiere para nosotros y para nuestros seres queridos. Nuestro enfoque no debe estar basado en lo que nosotros queremos, sino en lo que Dios realmente quiere lograr tanto en nuestras vidas, como en la Iglesia. Nosotros oramos “Sea hecha Tu voluntad,” sabiendo que Dios siempre tiene nuestro mejor interés en el corazón (I Pedro 5:6-7). Es importante que mientras oramos para que se logre la voluntad de Dios, nosotros estemos listos y dispuestos a entregarnos a Su voluntad en cada área de nuestras vidas—arrepintiéndonos de cualquier pecado que se oponga a Su voluntad.

 

·            Danos este día nuestro pan diario. Como nuestro Padre amoroso, Dios quiere que lo busquemos para nuestras necesidades físicas y espirituales. Él promete cuidarnos en todos los sentidos (Mateo 6:25-34); pero, para cuidarnos de no darlo por sentado, nosotros necesitamos pedírselo (Mateo 7:7-11). No es egoísta ni está mal, que discutamos nuestras necesidades con Él—así que sea específico. Mientras le pidamos de acuerdo a Su voluntad, podemos continuar trayendo nuestras necesidades pacientemente ante Dios (Lucas 18:1-8). Sobre todo, no seamos negligentes en pedir por fuerza y guía diarias—nuestro pan espiritual. También, pida que Dios cuide de las necesidades de los demás.

 

·            Y perdónanos nuestras deudas, como nosotros también perdonamos a nuestros deudores. Nosotros debemos reconocer que aún nos quedamos cortos y pecamos. Pida el perdón de Dios, confesando sus pecados específicos. Agradézcale a Dios por el sacrificio supremo de Jesús, reconociendo que es a través de Su sangre derramada, que nosotros tenemos perdón y reconciliación. Pídale a Dios que lo fortalezca en éstas áreas en particular, para que no tropiece y peque de nuevo—renovando su compromiso para superación. También, pídale a Dios que le muestre las áreas de su vida donde pueda estar pecando sin saberlo. Siguiendo el ejemplo de David, use el Salmo 51 como una guía para ir ante Dios en arrepentimiento por sus pecados.

Un aspecto clave de pedir perdón, es que nosotros debemos de perdonar a otros de cualquier y de todas las ofensas contra nosotros. Dios no nos perdonará si nosotros nos aferramos a rencores, o si albergamos ira contra otros, Pídale a Dios que le ayude a ser perdonador.

 

·            Y no nos hagas entrar en [juicio y prueba] sino rescátanos del maligno. Dios no nos tienta con el pecado; nosotros somos tentados y extraviados principalmente por nuestros propios deseos egoístas (Santiago 1:13-14). Aquí el punto es que oremos para que no tengamos necesidad de ser corregidos por juicios dolorosos—y pedirle a Dios que nos guíe y nos fortalezca para pelear espiritualmente contra nuestro enemigo, Satanás el diablo (I Pedro 5:8). De nuevo, sea específico sobre las batallas que enfrenta mientras lucha para vencer su propia naturaleza, y el mundo de Satanás.

 

·            Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria por siempre. Amen. Así como usted comienza alabando a Dios por Su grandeza y gloria, termine su oración exaltando Su grandeza, Su poder, y Su gloria. Tenga en cuenta una vez más la venida de Su reino, Su voluntad perfecta, y Su asombroso amor por nosotros con acción de gracias. Como se nos instruye en Juan 14:13-14, nosotros debemos de concluir nuestras oraciones pidiéndole al Padre en el nombre de Jesús. De hecho, es por medio de Cristo que podemos orar al Padre. Finalmente, la palabra “Amen” simplemente significa “así sea.

 

Puntos Adicionales para la Oración Efectiva

 

·            Un tono “formal” es innecesario y puede dificultar sus oraciones. Siempre tenga presente honrar a Dios, pero use un tono “conversacional”—que en realidad fomente la intimidad. Dios quiere que nos dirijamos a Él como a un Padre amado. Nosotros debemos sentirnos seguros, apreciados, y amados en Su presencia. No debemos usar palabras repetidas que “suenen religiosas,” ni un tono almibarado con Dios—sino rogarle como un niño lo haría con su padre humano.

 

·            La conversación con Dios es una calle de dos vías. Dios nos habla mientras leemos Su Palabra—así que nunca descuide su estudio Bíblico.

 

·            La oración debe llevarse a cabo en privado (Mateo 6:6) donde habrá mínimas distracciones.

 

·            No “haga tiempo para la oración”—eso no es realmente poner a Dios primero. Más bien, construya su día en torno a su relación con Dios, programando primero la oración. La oración diaria se volverá un hábito fijo con el tiempo—así que adhiérase a ella.

 

·            Valore la oportunidad de desarrollar una relación fuerte y duradera con su Padre espiritual, a través de la oración. Usted debe orar diariamente.

 

·            Dios no escuchará sus oraciones si usted está viviendo en pecado. “He aquí, la mano del SEÑOR no esta acortada que no pueda salvar, ni esta Su oído pesado que no pueda oír. Pero sus iniquidades han venido entre ustedes y su Dios, y sus pecados han escondido de ustedes Su cara, que Él no oirá.” (Isaías 59:1-2).

¿Qué clase de persona tendrá la atención de Dios? En realidad no tiene nada que ver con el lugar en donde “asiste a la iglesia” o donde convive; tiene todo que ver con su corazón y su manera de pensar. “...Pero a éste miraré, a aquel que es de espíritu pobre y arrepentido y que tiembla a Mi Palabra(Isaías 66:2). También, “...los ojos del Señor están sobre los justos, y Sus oídos están abiertos a sus súplicas(I Pedro 3:12).

 

·            Nunca sienta que Dios escucha algunas oraciones, mientras ignora otras. El apóstol Pedro dijo, De una verdad percibo que Dios no es un discriminador de personas, Pero en cada nación, aquel que Le teme y obra justicia es aceptable para Él(Hechos 10:34-35).

 

·            ¿Con qué frecuencia debemos orar? El apóstol Pablo escribió que debemos de orar sin cesar (I Tesalonicenses 5:17). Obviamente, esto no significa que debemos orar durante todo el día, pero si debemos hacer de la oración una parte continua de nuestras vidas (esto también puede significar estar en un espíritu de oración continuo durante el día). David dijo que él oraba tarde, mañana, y mediodía (Salmos 55:17); cuando Daniel pasaba por un momento difícil en particular, él oraba tres veces al día (Daniel 6:10). En algunas ocasiones Jesús comenzaba su día temprano, antes del alba, para tener tiempo extra de oración (Marcos 1:35). Claramente, uno debe orar más de una vez cada día.

 

·            Cuando usted ore, crea que Dios escucha y que Él responderá. “Pero que pida en fe, no dudando en absoluto porque el que duda es como una ola del mar que es llevada por el viento y echada de un lado a otro. Que tal hombre no espere que recibirá algo del Señor” (Santiago 1:6-7). También, “Por esta razón les digo, todas las cosas que pidan cuando estén orando, crean que las recibirán, y les serán dadas” (Marcos 11:24). “Y esta es la confianza que tenemos hacia Él: que si pedimos cualquier cosa de acuerdo a Su voluntad, Él nos oye” (I Juan 5:14).

 

·            De nuevo, Dios tiene condiciones para responder las oraciones. “Y cualquier cosa que podamos pedir recibiremos de Él porque guardamos Sus mandamientos y practicamos aquellas cosas que son agradables a Su vista” (I Juan 3:22).

 

·            En toda la Biblia, el ejemplo es orar a Dios estando de rodillas. Usted puede orar en silencio, pero también debe orar en voz alta algunas veces.

 

·            Utilice el libro de los Salmos en sus oraciones, ya que muchos de ellos son oraciones en realidad. Léalos en voz alta hacia Dios, agregando sus propios pensamientos y comentarios.

 

No permita que la oración se convierta en una lista larga de lo que usted espera de Dios. Más bien, pase un tiempo considerable orando por las necesidades de los demás (incluso por sus enemigos). La oración enfocada apropiadamente puede ayudar a los creyentes a volverse mas sociables, desinteresados, y preocupados por otros.

 

Atrás
Carta de Octubre 2021
Nosotros
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Telegram
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
P.O. Box 831241
San Antonio, TX 78283
© 2021 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones