| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Videos |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Estudios Biblicos en vivo
Estudios
 Días festivos ocultos
 Doctrina
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS DE DIOS
 El Sábado
 La Pascua
 Panes sin Levadura y Pentecostés
 Trompetas, Expiación, Tabernáculos y Último Gran Día
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Días santos de Dios: Panes sin Levadura y Pentecostés
Atrás
CHAPTER SEVEN

 CAPITULO SIETE

(Tomado del libro “El día que Jesús el Cristo murió.”)

__________________________

 

Los eventos en el primer día de

la semana hasta la ascensión

final de Jesús

 

Por

Fred R. Coulter

www.iglesiadedioscristianaybiblica.org

 

 

         Los registros en las Escrituras y los cálculos del calendario hebreo calculado prueban conclusivamente que Jesús fue resucitado cuando se ocultó el sol al final del Sábado semanal. Los registros de los Evangelios no revelan directamente lo que hizo Jesús entre el tiempo que Él fue resucitado y el tiempo que Él fue visto por María Magdalena a la mañana siguiente. Sin embargo, a partir de los registros de las Escrituras podemos ensamblar juntamente lo que hizo Jesús desde el tiempo que Él fue resucitado hasta que Él ascendió para ser aceptado en la mañana por Dios el Padre como la verdadera Gavilla Mecida. El registro en el Evangelio de Juan nos da un entendimiento de lo primero que hizo Jesús cuando Él volvió a la vida en la tumba:  “Entonces Simón Pedro llegó siguiéndolo, y entró a la tumba y vio las ropas de lino tendidas, y la servilleta que había estado sobre Su cabeza, no tendida con las ropas de lino sino doblada en un lugar por sí misma” (Juan 20:6-7).

         El registro de Juan muestra que cuando Jesús volvió a la vida, Él se levantó  directamente fuera de las envolturas fúnebres sin afectarlas. Cuando Pedro entró a la tumba, él vio las envolturas fúnebres de Jesús aun en la forma de Su cuerpo.  Esta fue prueba absoluta de que Jesús había resucitado de los muertos, y nadie había tomado Su cuerpo.  Si alguien hubiera tomado Su cuerpo, aun habría estado envuelto con las ropas de lino fúnebres.

         Después de levantarse de las envolturas fúnebres, Jesús tomó la servilleta que cubría Su cabeza y ordenadamente la dobló y la colocó muy cerca, separada de las otras ropas fúnebres. Esta fue una prueba adicional de que Él estaba vivo. Si alguien hubiera tomado Su cuerpo, la servilleta habría permanecido en Su cabeza o caído a la tierra. No habría sido doblada y colocada ordenadamente por sí misma. El apóstol Juan, quien estaba con Pedro, vio estas cosas y creyó (verso 8).

         Después de doblar la servilleta, Jesús indudablemente ofreció una oración de acción de gracias a Dios el Padre por levantarlo nuevamente a la vida. Tal vez Jesús pensó en la profecía de Su resurrección en el Salmo 16: “El SEÑOR es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú mantendrás mi parte. Las cuerdas han caído para mí en lugares placenteros; si, yo tengo una hermosa herencia.... Por tanto Mi corazón está contento, y Mi gloria se regocija; Mi carne también descansará a salvo, porque no abandonarás Mi alma en la tumba; ni permitirás a Tu Santo ver corrupción. Me harás conocido el camino de vida; en Tu presencia esta la plenitud de gozo. A Tu mano derecha están los placeres para siempre jamás” (Versos 5-6, 9-11).

         Después de ofrecer Su oración de acción de gracias, Jesús debe haber dejado la tumba. Él no necesitó tener removida la piedra de la entrada de la tumba porque ahora era espíritu y tenía la capacidad de pasar a través de la materia. El Evangelio de Lucas confirma este hecho.  Lucas registra que aproximadamente veinticuatro horas después de Su resurrección, Jesús apareció de repente en un cuarto cerrado donde los discípulos estaban reunidos. Esto tuvo lugar tarde en el primer día de la semana, después que Él había caminado con los dos discípulos a la villa de Emaús: “Y ellos [los dos discípulos] se levantaron en esa misma hora y regresaron a Jerusalén; y encontraron juntos a los once y a aquellos con ellos reunidos, diciendo, “¡En verdad, el Señor ha resucitado! Y Él se le ha aparecido a Simón.” Entonces relataron las cosas que les habían pasado en el camino, y como Él fue reconocido por ellos al partir el pan. Luego mientras estaban diciendo estas cosas, Jesús mismo se paró en medio de ellos y les dijo, “Paz sea a ustedes.” ”(Lucas 24:33-36).

         El apóstol Juan escribió también de la aparición repentina de Jesús: “Después, cuando la noche se acercaba ese día, el primer día de las semanas, y las puertas estaban cerradas donde los discípulos se habían reunido por miedo a los judíos, Jesús vino y se paró en el medio, y les dijo, “Paz sea a ustedes.” Y después de decir esto, les mostró Sus manos y Su costado. Entonces los discípulos se alegraron porque habían visto al Señor.” (Juan 20:19-20).

         A causa de que Jesús resucitado tenía la habilidad de pasar a través de la materia, Él fue capaz de dejar la tumba antes que la piedra de la entrada fuera rodada. Es seguro que Él dejó la tumba casi inmediatamente después de haber resucitado. Recuerde, Jesús había dicho, “...el Hijo de hombre estará en el corazón de la tierra tres días y tres noches.”  Si Él hubiera permanecido en la tumba cualquier periodo de tiempo después de Su resurrección, Él habría estado en el corazón de la tierra por más de tres días y tres noches.

         ¿A dónde fue Jesús después que dejó la tumba? Las Escrituras no lo especifican. Sin embargo, es probable que Él fuera a un lugar en el Monte de los Olivos.  Lucas registra que Jesús acostumbraba ir allí, donde Él tenía un lugar especial de oración. En la noche de la Pascua, después que Jesús instituyó la ceremonia del Nuevo Pacto, Él y los discípulos fueron al Monte de los Olivos: “Entonces Él dejó la casa y fue, como estaba acostumbrado, al Monte de los Olivos; y Sus discípulos también lo siguieron. Y cuando llegó al lugar, les dijo, “Oren para que no entren en tentación.” Y se retiró de ellos alrededor de un tiro de piedra; y cayendo en Sus rodillas, oró” (Lucas 22:39-41).

         En su registro, Mateo identifica el lugar de oración como Getsemaní: “Luego Jesús fue con ellos a un lugar llamado Getsemaní; y le dijo a Sus discípulos, “Siéntense aquí mientras Yo voy adelante y oro.” ” (Mateo 26:36). Este es el lugar donde Jesús oró por casi tres horas antes que fuera arrestado (versos 37-44).

         Dado que Jesús no ascendió al Padre sino hasta la mañana después de Su resurrección, es muy probable que Él fuera al Monte de los Olivos a Su lugar especial de oración en el Jardín de Getsemaní.  Una vez allí, Jesús muy seguramente habría ofrecido oraciones de alabanza y acción de gracias a Dios el Padre toda la noche por haberlo levantado de los muertos. Somos capaces de tener un vislumbre de lo que Jesús pudo haber orado a partir de las profecías en el libro de Salmos que predijeron la muerte y resurrección de Jesús.

         Cristo Jesús tenía una fe completa en que Dios el Padre lo levantaría de los muertos. El Salmo 108 revela la fe de Jesús por esa salvación: “Oh Dios, mi corazón está firme; cantaré y daré alabanza, incluso con mi gloria. Despierta, arpa y lira; despertaré temprano. Te alabaré, Oh SEÑOR, entre la gente; y cantaré alabanzas a Ti entre las naciones, porque Tu misericordia es grande sobre los cielos; y Tu verdad alcanza hasta las nubes.

         “Sé exaltado, Oh Dios, sobre los cielos, y Tu gloria sobre toda la tierra, para que Tu amado [Cristo Jesús, el amado hijo del Padre] pueda ser librado [del poder de la muerte]; salva con Tu mano derecha, y respóndeme. Dios ha hablado en Su santidad [para levantar a Jesús de los muertos]: “Me alegraré,..” (Salmo 108:1-7).

         La epístola de Pablo a los Hebreos confirma que mientras Jesús estaba aún en la carne, Él suplicó al Padre salvarlo de la muerte: “Quien, en los días de Su carne, ofreció oraciones y suplicas con fuerte lamento y lágrimas a Quien era capaz de salvarlo de la muerte, y fue oído porque temió a Dios. Aunque fue un Hijo, aun así aprendió obediencia de las cosas que sufrió; y habiendo sido perfeccionado, llegó a ser el Autor de la salvación eterna para todos aquellos que lo obedecen,...” (Hebreos 5:7-9).  Durante Su vida en la carne, Jesús había orado fervientemente al Padre por fortaleza para resistir la tentación, para que Él no incurriera en la pena de muerte por el pecado, sino pudiera colocar Su vida como el sacrificio perfecto por los pecados del mundo. Dado que Él oró tan fervientemente antes de morir, debe haber sido igualmente ferviente en agradecerle y alabar al Padre por haberlo levantado de los muertos.

         Sabemos que las palabras del Salmo 22 fueron pronunciadas por Jesús mientras estaba muriendo en la cruz. Justo antes que Él muriera, Él pronunció las últimas palabras del Salmo 22, “Él ha hecho esto,” cumplido en Juan 19:30.  El siguiente salmo, Salmo 23, tiene mucho más significado cuando es visto en el contexto de Su crucifixión y resurrección. ¿No podría Él también haber pronunciado estas palabras en Sus oraciones a Dios el Padre después que fue resucitado? 

         “El Señor es mi Pastor; nada me faltará. Él me hace acostarme en pastos verdes; me guía junto a las tranquilas aguas. Él restaura mi alma [por la resurrección]; me guía en las sendas de justicia por amor a Su nombre. Sí, aunque camine a través del valle de la sombra de muerte [la crucifixión], no temeré mal, porque Tú estas conmigo; Tu vara y Tu callado, ellos me consuelan. Preparas una mesa para mí en la presencia de mis enemigos. Unges mi cabeza con aceite; mi copa rebosa. Ciertamente bondad y misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y viviré en la casa del SEÑOR para siempre [en las eras de la eternidad]”.

 

Los eventos en la mañana después de la resurrección de Jesús

 

         Los registros del Evangelio muestran que mientras el sol estaba saliendo, temprano en la mañana del primer día de la semana, las mujeres fueron llevando especias para ungir el cuerpo de Jesús. Aunque María Magdalena dejó la casa mientras aún era oscuro, para cuando llegó a la tumba era ligeramente claro para ella ver que la piedra había sido removida (Juan 20:1).  Aparentemente, justo antes que ella y la otra mujer llegaran, un ángel había abierto la tumba.  Si hubiera estado abierta por algún tiempo antes que las mujeres llegaran, los soldados no habrían estado haciendo guardia.  “Y en la mañana súbitamente hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor descendió del cielo, y vino y rodó la piedra de la puerta, y se sentó sobre ella. Y su apariencia era como relámpago, y su vestimenta blanca como nieve. Y por temor de él, aquellos que estaban en guardia temblaron, y se volvieron como hombres muertos” (Mateo 28:2-4).

         Mientras las mujeres estaban aproximándose a la tumba, se estaban preguntando quien movería la inmensa piedra de la entrada de la tumba para ellas poder ungir el cuerpo de Jesús con especias. Pero cuando llegaron, vieron que la piedra ya había sido removida y la tumba estaba abierta. Marcos da este registro: “Y muy temprano en el primer día de las semanas, a la salida del sol, ellas estaban llegando a la tumba; y estaban preguntándose a sí mismas, “¿Quién rodará la piedra de la entrada de la tumba por nosotras?” Porque era una piedra enorme. Pero cuando miraron hacia arriba, vieron que la piedra había sido rodada. Y luego de entrar en la tumba, vieron a un hombre joven [el ángel que había rodado la piedra] sentado a la derecha, vestido con una túnica blanca; y ellas estaban muy asustadas. Mas él les dijo, “No teman. Están buscando a Jesús el Nazareno, Quien fue crucificado. Él ha resucitado; no está aquí. Miren, allí está el lugar donde lo colocaron. Pero vayan, díganle a Sus discípulos y a Pedro que Él va delante de ustedes a Galilea; allí lo verán, como Él les dijo.” Y ellas salieron rápidamente y huyeron de la tumba, porque estremecimiento y asombro se apoderaron de ellas; y no dijeron nada a nadie porque tenían miedo” (Marcos 16:2-8).

         El Evangelio registra claramente que el ángel le dijo a las mujeres, “Él ha resucitado; no está aquí.”  ¡Jesús no estaba en la tumba!  Jesús no estaba allí porque Él había resucitado de los muertos mientras el Sábado semanal terminaba casi doce horas antes. Él no necesitó la piedra rodada para salir de la tumba, porque tenía el poder de pasar a través de la materia. Sin embargo, era necesario que la piedra fuera removida para que las mujeres vieran que Él no estaba allí. Ellas encontraron la tumba vacía excepto por las vestiduras fúnebres que habían sido puestas alrededor de Su cuerpo.

         Cuando las otras mujeres fueron a decirle a los discípulos, María Magdalena fue a decirle a Pedro y a Juan: “Entonces corrió y vino a Simón Pedro y al otro discípulo a quien Jesús amaba, y les dijo, “Se han llevado al Señor de la tumba, y no sabemos dónde lo han puesto.” Como resultado, Pedro y el otro discípulo salieron y fueron a la tumba. Ahora, los dos corrieron juntos, pero el otro discípulo corrió más rápido que Pedro y llegó a la tumba primero; y se inclinó hacia abajo y vio las ropas de lino ahí tendidas, pero no entró.

         “Entonces Simón Pedro llegó siguiéndolo, y entró a la tumba y vio las ropas de lino tendidas, y la servilleta que había estado sobre Su cabeza, no tendida con las ropas de lino sino doblada en un lugar por sí misma. Entonces el otro discípulo, quien había llegado a la tumba primero, también entró y vio estas cosas; y creyó. Porque ellos no entendían aun la escritura la cual decretó que Él debía levantarse de los muertos. Entonces los discípulos se fueron otra vez a su casa” (Juan 20:2-10).

         Después que Pedro y Juan se fueron, María Magdalena permaneció en la tumba porque pensaba que “se habían llevado al Señor,” y no sabía dónde estaba Él.  “Pero María estuvo de pie afuera de la tumba llorando; y mientras lloraba, se inclinó hacia abajo y miró dentro de la tumba. Y vio dos ángeles de blanco quienes estaban sentados, uno a la cabeza y el otro a los pies, donde había sido colocado el cuerpo de Jesús. Y ellos le dijeron, “¿Mujer, porque estás llorando?” Ella les dijo, “Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde lo han colocado.” ” (Juan 20:11-13).

         Después que todas estas cosas tuvieron lugar, Jesús regresó a la tumba y se apareció a María Magdalena: “Y después de decir estas cosas, ella dio vuelta y vio a Jesús de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dijo, “¿Mujer, porque estás llorando? ¿A quién estas buscando?” Pensando que era el jardinero, ella le dijo, “Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has colocado, y yo me lo llevaré.” Jesús le dijo, “María.” Volteándose, ella le dijo, “Rabboni”; es decir, “Maestro.” Jesús le dijo, “No Me toques, porque todavía no he ascendido a Mi Padre. Pero ve a Mis hermanos y diles que estoy ascendiendo a Mi Padre y a su Padre, y a Mi Dios y a su Dios.” María Magdalena vino a los discípulos, trayendo palabra de que había visto al Señor, y que Él le había dicho estas cosas” (Versos 14-18).

        

Corrigiendo la mala traducción de Marcos 16:9

 

         En la versión Reina Valera, Marcos 16:9 dice: “Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena…”  Esta traducción hace parecer que Jesús fue resucitado temprano en la mañana del primer día de la semana. Sin embargo, los registros del Evangelio muestran que Jesús fue resucitado al cierre del Sábado semanal, aproximadamente doce horas antes que las mujeres llegaran a la tumba.  La impresión errónea que da la traducción de la Reina Valera puede ser corregida simplemente por la ubicación de la coma en el lugar adecuado: “Habiendo pues resucitado Jesús, por la mañana el primer día de la semana apareció primeramente a María Magdalena…”  Una traducción más precisa, así como la ubicación adecuada de la coma, aclara cualquier malentendido o mala traducción.  Dice así: “Entonces después de que Jesús había resucitado, temprano el primer día de las semanas apareció primero a María Magdalena,...”  Con la adecuada traducción y ubicación de la coma, este verso armoniza con el resto de los hechos de las escrituras como es encontrado en los otros registros de los Evangelios.

 

Jesús cumplió la Ofrenda de la Gavilla Mecida

 

         En el evangelio de Juan encontramos este registro post-resurrección: “Jesús le dijo [a María Magdalena], “No Me toques, porque todavía no he ascendido a Mi Padre. Pero ve a Mis hermanos y diles que estoy ascendiendo a Mi Padre y a su Padre, y a Mi Dios y a su Dios” (Juan 20:17).

         Cuando Jesús se apareció a María Magdalena, Él no le permitió tocarlo porque no había aun ascendido a Dios el Padre. Las Palabras que Él le habló muestran que iba a ascender. Podemos concluir que Él ascendió al Padre pronto después que ella fue a decirles a los discípulos. Cuando Jesús ascendió, Él cumplió una ceremonia muy especial del templo que Dios había ordenado para ese día. Esa ceremonia era la presentación de la gavilla mecida de los primeros frutos de la cosecha de granos, la cual era ejecutada aproximadamente a las 9 AM en la mañana, después que la ofrenda quemada de la mañana había sido hecha. Fue a esa hora que Jesús ascendió a Dios el Padre.

         La ofrenda de la gavilla mecida era ofrecida cada año en el primer día de la semana durante la Fiesta de Panes sin Levadura. Como el sacrificio del cordero de Pascua era un prototipo de la crucifixión y muerte de Jesucristo, entonces la ofrenda de la gavilla mecida era un prototipo de la ascensión de Jesús al Padre. Este día era un día especial, pero no un día santo. En el templo, en el primer día de la semana durante la Fiesta de Panes sin Levadura, el sacerdote ejecutaría el ritual de la gavilla mecida. Encontramos el mandato de Dios para la ofrenda de la gavilla mecida en el libro de Levítico: “Y el SEÑOR habló a Moisés, diciendo, “Habla a los hijos de Israel y diles, 'Cuando hayan entrado a la tierra la cual Yo les doy, y hayan recogido la cosecha de ella, entonces traerán la primera gavilla de los primeros frutos de su cosecha al sacerdote. Y él mecerá la gavilla delante del SEÑOR para que sean aceptados. En el siguiente día después del Sábado [el primer día de la semana durante la Fiesta de Panes sin Levadura] el sacerdote la mecerá” (Levítico 23:9-11).

         El Rabí mesiánico Alfred Edersheim registra los detalles de la cosecha de la gavilla mecida en su libro La vida y tiempos de Jesús el Mesías: 

         “Esta gavilla de Pascua era cosechada en público la noche anterior a ser ofrecida, y era para dar testimonio de esta ceremonia que la multitud se había reunido alrededor de los ancianos. Ya en el 14 [de] Nisan el punto en donde la primera gavilla debía ser cosechada había sido marcado, al atarla juntamente en grupos, mientras aun [estaba] parada, la cebada que debía ser cortada, de acuerdo a la costumbre, en el protegido Valle Cenizas al otro lado del Kidron.  Cuando había llegado el tiempo de cortar la gavilla—esto es, en la noche del 15 [de] Nisan [por conteo farisaico], aunque era un Sábado [el viaje para cosechar era tomado antes del fin del Sábado, pero estaba dentro del prescrito “Viaje en el día Sábado” tradicional], justo cuando el sol bajaba, tres hombres, cada uno con una hoz y canasta, se ponían a trabajar.

         “Claramente para resaltar lo que era distintivo en esta ceremonia, el primero preguntaba tres veces a los espectadores cada una de las siguientes preguntas: ‘¿HA BAJADO EL SOL?’ ‘¿Con esta hoz?’ ‘¿En esta canasta?’ ‘¿En este Sábado? (o primer día de Pascua)’—y finalmente, ‘¿Cosecharé?’ Habiendo sido respondida cada vez en afirmativo, cortaban la cebada a la cantidad de una efa, o casi tres pecks y tres pints de medida inglesa” (La vida y tiempos de Jesús el Mesías, p. 619).

         Nota: Había una disputa entre los fariseos y saduceos en cuanto a cual Sábado esta diseñado este verso. Los fariseos aplicaban este mandato al primer día Santo de la Fiesta de Panes sin Levadura, el cual era el 15avo día del primer mes, o Nisan. Para ellos, el “día siguiente después del Sábado”—el día para cosechar la gavilla mecida—era siempre el 16 de Nisan.  Por otro lado, los saduceos, quienes estaban a cargo del templo durante los días de Jesucristo, entendían que el mandato de Dios en Levítico 23:11 estaba refiriéndose al Sábado semanal el cual ocurría en conjunción con la Fiesta de Panes sin Levadura. En años cuando el primer día de la Fiesta de Panes sin Levadura caía en el Sábado semanal, tanto los saduceos como los fariseos observarían el 16 de Nisan como el día de la ofrenda de la gavilla mecida. Aunque los saduceos y fariseos generalmente no estaban de acuerda en el DIA correcto para la ofrenda de la gavilla mecida, nunca hubo duda acerca de la HORA del día correcta para cosecharla.

         Después de cortada, la gavilla agrupada era llevada al templo y ubicada junto al altar de ofrendas quemadas.  Luego en la mañana, después de la ofrenda diaria quemada del cordero, el sacerdote “mecía” o elevaba la gavilla para ser aceptada por el Señor. Esta era una gavilla ceremonial especial. En la Biblia Shocken, Volumen I, Los cinco libros de Moisés, Everett Fox traduce Levítico 23:10-11 de esta manera: “Habla a los hijos de Israel y diles; cuando entren a la tierra que estoy dándoles, y cosechen su cosecha, deben traer la primera gavilla de su cosecha al sacerdote. Él debe elevar la gavilla delante de la presencia de YHWH para aceptación por ustedes; en el día siguiente del Sábado el sacerdote la elevará.”

         Note las palabras claves en las instrucciones de Dios para la ofrenda de la gavilla mecida: “para aceptación por ustedes,” lo que significa “a nombre de ustedes.”  Cuando Jesucristo ascendió al Padre en el Día de la Gavilla Mecida, como el primero de los primeros frutos, Su sacrificio por nuestros pecados fue aceptado por el Padre a nombre nuestro. Jesús, como el Cordero de Dios, fue aceptado como la ofrenda de pecado no solo por nuestros pecados sino por los pecados de toda la humanidad: “…el Cordero de Dios, Quien quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

         Jesús cumplió la ofrenda de la Gavilla Mecida como el primero de los primeros frutos a ser resucitado de los muertos. La primera gavilla simbolizaba al Cristo resucitado. Cuando el sacerdote elevaba la gavilla para ser aceptada por el Señor, esta representaba a Jesucristo ascendiendo al Padre para ser aceptado como el primero de los primeros frutos. El apóstol Pablo deja claro que esta primera gavilla de los primeros frutos era un tipo de Jesucristo después que Él había resucitado de los muertos y ascendido al cielo para presentarse a Sí mismo a Dios el Padre: “Pero ahora Cristo ha sido levantado de los muertos; Él ha llegado a ser el primer fruto de aquellos que han dormido. Porque ya que por un hombre vino la muerte, por un hombre también vino la resurrección de los muertos. Porque como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán hechos vivos. Pero cada uno en su propio orden: Cristo el primer fruto; luego, aquellos que son de Cristo a Su venida” (I Corintios 15:20-23).

         Porque Jesús es el primero de muchos quienes resucitarán de los muertos como hijos inmortales de Dios, Él también es llamado “el primogenito de entre los muertos,” como Pablo escribe a los Colosenses: “Porque por Él fueron creadas todas las cosas, las cosas en el cielo y las cosas sobre la tierra, lo visible y lo invisible, ya sean ellos tronos, o señoríos, o principados, o poderes; todas las cosas fueron creadas por Él y para Él. Y Él es antes de todo, y por Él todas las cosas subsisten. Y Él es la cabeza del cuerpo, la iglesia; Quien es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todas las cosas Él mismo pudiera tener la preminencia” (Colosenses 1:16-18).

         En su epístola a los Romanos, Pablo deja claro que muchos serán resucitados de la tumba y adicionados a la Familia de Dios como hermanos inmortales de Jesucristo: “Porque a aquellos a quienes Él conoció de antemano, también predestinó para ser conformados a la imagen de Su propio Hijo, para que Él pudiera ser el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29).  Pablo también les dice a los corintios que aquellos quienes murieron en la fe serán resucitados a Su venida. La resurrección de los santos de Dios a inmortalidad y gloria marcará el final de la cosecha de los primeros frutos, justo como la resurrección de Jesús señaló su comienzo.  Como Él ascendió al cielo en las nubes, así Él regresará, y todos los santos transformados se levantarán en el aire para reunirse con Él. La entrada de los santos a la Familia de Dios ha sido hecha posible a través del sacrificio de Jesucristo, el cual fue aceptado por Dios el Padre en el Día de la Gavilla Mecida.

 

Jesucristo aceptado por Dios el Padre

 

         La ascensión de Jesús a Dios el Padre fue un evento increíble. Jesucristo había terminado la obra que el Padre le había dado para hacer. Como Dios manifiesto en la carne, Él había vivido una vida perfecta, sin pecado y había muerto por crucifixión para llegar a ser el sacrificio perfecto por los pecados de toda la humanidad. Dios el Padre había resucitado a Jesús de regreso a la vida, y en el Día de la Gavilla Mecida Él estaba listo para ascender al trono de Dios el Padre para ser aceptado como el primero de los primeros frutos, el primogenito entre muchos hermanos, y el sacrificio perfecto para la propiciación de los pecados del mundo.

         Mientras Él estaba ascendiendo al Padre, Jesús debe haber estado lleno de gran gozo y expectativa. Él vería al Padre cara a cara por primera vez desde que había llegado a ser un punto de vida cuando se despojó de Su poder y gloria como Dios para ser nacido de la virgen María. Nuevamente, los Salmos nos ayudan a comprender algunos de los pensamientos y sentimientos que Jesús pudo haber experimentado mientras esperaba ser reunido con el Padre: “Oh, Dios, Tú eres mi Dios, ¡temprano Te buscaré! Mi alma está sedienta por Ti. Mi carne anhela por Ti, como en una tierra seca y sedienta donde no hay agua, para ver Tu poder y Tu gloriacomo Te he visto en el santuario. Porque Tu misericordia es mejor que la vida, mis labios Te alabarán” (Salmo 63:1-3).

         Como fue notado anteriormente, el salmo 23 presagió las oraciones de Jesús después que Él fue resucitado de los muertos. El salmo siguiente, salmo 24, está en secuencia profética y representa la ascensión de Jesús para ser recibido por Dios el Padre. Cuando Él llegó al cielo, los ángeles cantaron y gritaron de gozo. Tal vez este salmo fue cantado por los ángeles mientras abrían las puertas eternas y anunciaban que el Rey de gloria estaba entrando en la presencia de Dios el Padre: “La tierra es del SEÑOR, y la plenitud de ella, el mundo, y aquellos que viven en ella, porque Él la ha fundado sobre los mares y la estableció sobre las aguas. ¿Quién ascenderá a la colina del SEÑOR? ¿O quién se parará en Su santo lugar? El que tiene manos limpias y un corazón puro, quien no ha levantado su alma a vanidad y no ha jurado engañosamente [la vida perfecta de Jesucristo]. Él recibirá las bendiciones del SEÑOR y la justicia del Dios de su salvación.

         “Levanten sus cabezas, Oh ustedes puertas; y sean levantadas, Oh ustedes puertas eternas; para que el Rey de gloria pueda entrar. ¿Quién es el Rey de gloria? El SEÑOR fuerte y poderoso, el SEÑOR poderoso en batalla [Él fue victorioso sobre la naturaleza humana, el pecado, Satanás el diablo y la muerte]. Levanten sus cabezas, Oh ustedes puertas; levántenlas, ustedes puertas eternas; para que el Rey de gloria pueda entrar. ¿Quién es el Rey de gloria? El SEÑOR de los ejércitos, Él es el Rey de gloria. Selah” (Salmo 24:1-5, 7-10).

         ¡Qué magnifica escena de esplendor y gloria habría visto Jesús cuando Él entró a través de las puertas eternas del cielo! De pie en el mar de vidrio, Él habría visto la gloria resplandeciente y la majestuosidad asombrosa de Dios el Padre sentado en Su trono con los ejércitos celestiales alrededor. El apóstol Juan, aquel a quien Jesús amaba, vio una visión del trono de Dios y la registró en el libro de Apocalipsis. Lo que Juan registró es lo que Jesús habría visto cuando Él ascendió al Padre.

         “Después de estas cosas miré, y he aquí, una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí fue como si una trompeta estuviera hablándome, diciendo, “Sube aquí, y te mostraré las cosas que deben tener lugar después de estas cosas.” E inmediatamente estuve en el Espíritu; y he aquí, un trono fue colocado en el cielo, y uno estaba sentado sobre el trono. Y Quien estaba sentado era en apariencia como una piedra de jaspe y una piedra de cornalina; y un arco iris estaba alrededor del trono, como una esmeralda su apariencia.

         “Y alrededor del trono habían veinticuatro tronos; y sobre los tronos vi veinticuatro ancianos sentados, vestidos de ropas blancas; y tenían sobre sus cabezas coronas de oro. Y procediendo del trono habían luces y truenos y voces; y siete lámparas de fuego, las cuales son los siete Espíritus de Dios, estaban ardiendo delante del trono. Y delante del trono había un mar de vidrio, como cristal. Y alrededor del trono y sobre el trono había cuatro criaturas vivientes, llenas de ojos por delante y por detrás; y la primera criatura viviente era como un león, y la segunda criatura viviente era como un toro, y la tercera criatura viviente tenía la cara de un hombre, y la cuarta criatura viviente era como un águila voladora. Y cada una de las cuatro criaturas tenía seis alas respectivamente; y alrededor y dentro de ellas estaban llenas de ojos; y día y noche no cesan de decir, “Santo, santo, santo, Señor Dios Todopoderoso, Quien era, Quien es, y Quien está por venir.

         “Y cuando las criaturas vivientes dan gloria y honor y agradecimiento a Quien se sienta sobre el trono, Quien vive en las eras de eternidad, los veinticuatro ancianos caen delante de Quien se sienta sobre el trono; y adoran a Quien vive en las eras de eternidad, y echan sus coronas delante del trono, diciendo, “Digno eres Tú, Oh Señor, de recibir gloria y honor y poder porque Tú sí creaste todas las cosas, y por Tu voluntad fueron creadas y existen.” ” (Apocalipsis 4:1-11).

         Esta era la escena que Jesús habría visto mientras caminaba para presentarse Él mismo al Padre como el sacrificio perfecto por el pecado. Él fue el primero de los primeros frutos y el primogénito de los muertos. Mientras Él caminaba sobre el mar de vidrio hacia el Padre sentado en Su trono, los ángeles, los veinticuatro ancianos y Dios el Padre verían Su cuerpo con las cicatrices de los latigazos que Él había recibido cuando fue azotado con el ‘gato de nueve colas’ el cual abrió Su carne. Ellos verían las cicatrices en Sus manos y pies donde los soldados lo habían clavado a la cruz. Cuando el Hijo amado por el Padre saludó a Su Padre, Ellos deben haber abierto Sus brazos y abrazado el uno al otro en amor profundo y lágrimas de gozo. Así Jesucristo, el Cordero de Dios, fue aceptado por Dios el Padre en el Día de la Gavilla Mecida.

         Después que Él fue aceptado por el Padre, Jesús fue elegido para abrir los siete sellos. Él y solo Él estaba calificado, porque había vencido todo. El apóstol Juan vio esta escena tremenda en una visión la cual registró: “Y en la mano derecha de Quien se sienta sobre el trono vi un libro, escrito por dentro y por detrás, el cual había sido sellado con siete sellos. Y vi a un ángel fuerte proclamando con una fuerte voz, “¿Quién es digno de abrir el libro y soltar sus sellos? Pero nadie en el cielo, o en la tierra, o bajo la tierra era capaz de abrir el libro, o mirar dentro de el. Y yo [Juan] estaba llorando grandemente porque nadie fue encontrado digno de abrir y leer el libro, o mirar dentro de el.

         “Entonces uno de los ancianos me dijo, “No llores. He aquí, el León Quien es de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro, y soltar sus siete sellos.” Luego vi, y he aquí, delante del trono y las cuatro criaturas vivientes, y delante de los ancianos, estaba de pie un Cordero como habiendo sido muerto, teniendo siete cuernos y siete ojos, los cuales son los siete Espíritus de Dios que son enviados a toda la tierra. Y Él vino y tomó el libro de la mano derecha de Quien se sienta sobre el trono.

         “Y cuando Él tomó el libro, las cuatro criaturas vivientes y los veinticuatro ancianos cayeron delante del Cordero, cada uno teniendo arpas y tazones de oro llenos de incienso, los cuales son las oraciones de los santos. Y cantaban un canto nuevo, diciendo, “Digno eres Tú de tomar el libro, y abrir sus sellos porque fuiste muerto, y nos redimiste para Dios con Tu propia sangre, de toda tribu e idioma y gente y nación, y nos hiciste a nuestro Dios reyes y sacerdotes; y reinaremos en la tierra.

         “Y vi y oí las voces de muchos ángeles alrededor del trono, y las voces de las criaturas vivientes y de los ancianos, y miles de miles, diciendo con una fuerte voz, “Digno es el Cordero Quien fue muerto para recibir poder, y riquezas, y sabiduría, y fuerza, y honor, y gloria y bendición.” Y toda criatura que está en el cielo, y sobre la tierra, y bajo la tierra, y aquellos que están sobre el mar, y todas las cosas en ellos, oí diciendo, “A Quien se sienta sobre el trono, y al Cordero, sean bendición, y honor, y gloria, y soberanía en las eras de eternidad.” Y las cuatro criaturas vivientes dijeron, “Amen.” Y los veinticuatro ancianos cayeron y adoraron a Quien vive en las eras de eternidad” (Apocalipsis 5:1-12).

         Esta es la gloria y majestuosidad que recibió Jesucristo cuando fue aceptado por Dios el Padre como el Salvador y Redentor de la humanidad en el Día de la Gavilla Mecida. Jesús había vencido el pecado en la carne y ganó victoria completa sobre la muerte, abriendo el camino para la redención y salvación de toda la humanidad a través de la fe en Él. Ahora Él vive en gloria eterna, como el primero de muchos hijos de Dios quienes serán resucitados a Su segunda venida para compartir Su gloria eterna e inmortalidad. Aquellos quienes son de Jesucristo están ahora siendo perfeccionados a través de amor, gracia y poder de Dios el Padre. A ellos les será otorgada la idéntica existencia espiritual que el Padre y el Hijo tienen. Serán los hijos e hijas de Dios el Padre, y los hermanos de Jesucristo.  Jesús compartió la existencia humana con la humanidad para llegar a ser la ofrenda por el pecado del mundo de modo que todo el que crea en Él pueda ultimadamente compartir Su existencia y gloria eterna en la Familia de Dios a través de las eras de la eternidad.

 

 

Escrituras: Desde el día

después de la resurrección de Jesús

hasta Su ascensión

 

NISAN 18 – DOMINGO EN LA MAÑANA, ABRIL 9, 30 AD

 

54. TEMPRANO EL PRIMER DÍA DE LA SEMANA, JUSTO ANTES QUE LAS MUJERES LLEGARAN A LA TUMBA, UN ÁNGEL ABRE LA TUMBA

 

MATEO 28

 

2. Y en la mañana súbitamente hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor descendió del cielo, y vino y rodó la piedra de la puerta, y se sentó sobre ella.

3. Y su apariencia era como relámpago, y su vestimenta blanca como nieve.

4. Y por temor de él, aquellos que estaban en guardia temblaron, y se volvieron como hombres muertos.

 

55. TEMPRANO EL PRIMER DÍA DE LA SEMANA, LAS MUJERES FUERON A LA TUMBA, PERO JESÚS YA HABÍA RESUCITADO

 

JUAN 20

 

1. Entonces en el primer día de las semanas, mientras todavía estaba oscuro, María Magdalena llegó temprano a la tumba; y vio que la piedra había sido removida de la tumba.

2. Entonces corrió y vino a Simón Pedro y al otro discípulo a quien Jesús amaba, y les dijo, “Se han llevado al Señor de la tumba, y no sabemos dónde lo han puesto.”

3. Como resultado, Pedro y el otro discípulo salieron y fueron a la tumba.

4. Ahora, los dos corrieron juntos, pero el otro discípulo corrió más rápido que Pedro y llegó a la tumba primero;

5. Y se inclinó hacia abajo y vio las ropas de lino ahí tendidas, pero no entró.

6. Entonces Simón Pedro llegó siguiéndolo, y entró a la tumba y vio las ropas de lino tendidas,

7. Y la servilleta que había estado sobre Su cabeza, no tendida con las ropas de lino sino doblada en un lugar por sí misma.

8. Entonces el otro discípulo, quien había llegado a la tumba primero, también entró y vio estas cosas; y creyó.

9. Porque ellos no entendían aun la escritura la cual decretó que Él debía levantarse de los muertos.

10. Entonces los discípulos se fueron otra vez a su casa.

 

56. JESÚS APARECE PRIMERO A MARÍA MAGDALENA

 

MARCOS 16

 

9. Entonces después de que Jesús había resucitado, temprano el primer día de las semanas Él apareció primero a María Magdalena, de quien había echado siete demonios.

10. Ella fue y les dijo a aquellos quienes habían estado con Él, quienes estaban en duelo y llorando.

11. Y cuando ellos escucharon que Él estaba vivo y había sido visto por ella, no lo creyeron.

 

JUAN 20

 

11. Pero María estuvo de pie afuera de la tumba llorando; y mientras lloraba, se inclinó hacia abajo y miró dentro de la tumba.

12. Y vio dos ángeles de blanco quienes estaban sentados, uno a la cabeza y el otro a los pies, donde había sido colocado el cuerpo de Jesús.

13. Y ellos le dijeron, “¿Mujer, porque estás llorando?” Ella les dijo, “Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde lo han colocado.”

14. Y después de decir estas cosas, ella dio vuelta y vio a Jesús de pie, pero no sabía que era Jesús.

15. Jesús le dijo, “¿Mujer, porque estás llorando? ¿A quién estas buscando?” Pensando que era el jardinero, ella le dijo, “Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has colocado, y yo me lo llevaré.”

16. Jesús le dijo, “María.” Volteándose, ella le dijo, “Rabboni”; es decir, “Maestro.”

17. Jesús le dijo, “No Me toques, porque todavía no he ascendido a Mi Padre. Pero ve a Mis hermanos y diles que estoy ascendiendo a Mi Padre y a su Padre, y a Mi Dios y a su Dios.”

18. María Magdalena vino a los discípulos, trayendo palabra de que había visto al Señor, y que Él le había dicho estas cosas.

 

57. SOLDADOS SOBORNADOS PARA MENTIR

 

MATEO 28

 

11. Y mientras estaban yendo, he aquí, algunos de la guardia fueron a la ciudad y reportaron a los sacerdotes jefes todas las cosas que fueron hechas.

12. Entonces, después de reunirse con los ancianos y tomar consejo, dieron una gran suma de dinero a los soldados,

13. Diciendo, “Díganles a todos que Sus discípulos vinieron por la noche y lo robaron mientras ustedes estaban durmiendo.

14. Y si el gobernador escucha esto, lo persuadiremos para liberarlos a ustedes de responsabilidad.”

15. Y ellos tomaron el dinero e hicieron como fueron instruidos; y este reporte ha sido propagado entre los judíos hasta este día.

 

58. JESÚS APARECE A DOS

DISCÍPULOS EN UN VIAJE A EMAÚS

 

 

LUCAS 24

 

13. Y he aquí, en el mismo día, dos de ellos estaban yendo a una villa llamada Emaús, la cual estaba como a sesenta estadios de Jerusalén.

14. Y estaban hablando uno con el otro acerca de todas las cosas que habían tenido lugar.

15. Y sucedió, mientras estaban hablando y razonando, que Jesús Mismo se acercó e iba con ellos;

16. Pero sus ojos fueron refrenados, de modo que no lo reconocieron.

17. Y Él les dijo, “¿Qué son esas palabras que están intercambiando el uno con el otro mientras caminan, y por qué están alicaídos en semblante?”

18. Entonces el llamado Cleofás respondió y le dijo, “¿Estás viajando solo a través de Jerusalén, y no has sabido las cosas que han pasado en estos días?”

19. Y Él les dijo, “¿Qué cosas?” Y ellos le dijeron, “Las cosas concernientes a Jesús el Nazareno, un Hombre Quien era un profeta, Quien era poderoso en obra y palabra ante Dios y toda la gente;

20. Y cómo los sacerdotes jefes y nuestros gobernadores lo entregaron al juicio de muerte, y lo crucificaron.

21. Y estábamos esperando que Él fuera Aquel Quien redimiría a Israel. Pero además de todas estas cosas, a partir de hoy, el tercer día ya ha pasado desde que estas cosas tuvieron lugar.

22. Y también, ciertas mujeres de entre nosotros nos asombraron, después que fueron a la tumba temprano;

23. Porque cuando ellas no encontraron Su cuerpo, vinieron a nosotros, declarando que habían visto en verdad una visión de ángeles, quienes dijeron ‘Él está viviendo.’

24. Y algunos de ellos con nosotros fueron a la tumba y encontraron exactamente como las mujeres habían dicho, pero no lo vieron.”

25. Entonces Él les dijo, “¡Oh tontos y lentos de corazón para creer en todo lo que los profetas han hablado!

26. ¿No era necesario para el Cristo sufrir estas cosas, y entrar en Su gloria?”

27. Y comenzando con Moisés, y a partir de todos los profetas, Él les interpretó las cosas concernientes a Él mismo en todas las Escrituras.

28. Y cuando se aproximaron a la villa a donde estaban yendo, Él pareció seguir más allá.

29. Pero ellos lo restringieron, diciendo, “Quédate con nosotros, porque se hace noche, y el día está declinando.” Y Él entró como si  fuera a quedarse con ellos.

30. Y sucedió, cuando Él se sentó a la mesa con ellos, tomó el pan y lo bendijo; y tras romperlo, lo dio a ellos.

31. Entonces sus ojos fueron abiertos, y lo reconocieron; y Él desapareció de ellos.

32. Y ellos se dijeron el uno al otro, “¿No ardían nuestros corazones dentro de nosotros mientras Él estaba hablándonos en el camino, mientras estaba abriéndonos las Escrituras?”

33. Y ellos se levantaron en esa misma hora y regresaron a Jerusalén; y encontraron juntos a los once y a aquellos con ellos reunidos,

34. Diciendo, “¡En verdad, el Señor ha resucitado! Y Él se le ha aparecido a Simón.”

35. Entonces relataron las cosas que les habían pasado en el camino, y como Él fue reconocido por ellos al partir el pan.

 

59. AL OCASO, CUANDO EL PRIMER DÍA DE LA SEMANA

ESTABA TERMINANDO, JESÚS SE LES

APARECE A LOS DISCÍPULOS

TRAS PUERTAS CERRADAS

 

 

LUCAS 24

 

36. Luego mientras estaban diciendo estas cosas, Jesús mismo se paró en medio de ellos y les dijo, “Paz sea a ustedes.”

37. Pero ellos estaban aterrorizados y llenos de temor, pensando que vieron un espíritu.

38. Entonces Él les dijo, “¿Por qué están angustiados? Y ¿Por qué surgen dudas en sus corazones?

39. Vean Mis manos y Mis pies, que soy Yo. Tóquenme y vean por ustedes mismos; porque un espíritu no tiene carne y huesos, como ven que Yo tengo.”

40. Y después de decir esto, les mostró Sus manos y Sus pies.

41. Pero mientras ellos estaban todavía incrédulos y preguntándose de alegría, Él les dijo, “¿Tienen algo aquí para comer?”

42. Entonces ellos le dieron parte de un pescado asado y una pieza de panal.

43. Y Él tomó esto y comió en su presencia.

44. Y les dijo, “Estas son las palabras que les hablé cuando estaba aún con ustedes, que todas las cosas que fueron escritas concerniente a Mí en la Ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos deben ser cumplidas.”

45. Entonces les abrió sus mentes para entender las Escrituras,

46. Y les dijo, “De acuerdo a como está escrito, era necesario para el Cristo sufrir, y resucitar de los muertos al tercer día.

47. Y en Su nombre, arrepentimiento y remisión de pecados deberían ser predicados a todas las naciones, comenzando en Jerusalén.

48. Porque ustedes son testigos de estas cosas.

 

60. OCHO DÍAS DESPUÉS, JESÚS SE LES APARECE

DE NUEVO A SUS DISCÍPULOS

 

JUAN 20

 

26. Entonces ocho días después, Sus discípulos estaban de nuevo dentro, y Tomás con ellos. Jesús vino después que las puertas estaban cerradas, y se paró en el medio y dijo, “Paz sea a ustedes.”

27. Luego le dijo a Tomás, “Extiende tu dedo, y mira Mis manos; y alarga tu mano, y ponla en Mi costado; y no seas incrédulo, sino crédulo.”

28. Y Tomás respondió y le dijo, “Mi Señor y Mi Dios.”

29. Jesús le dijo, “Porque Me has visto, Tomás, tú has creído; benditos son los que no han visto, pero han creído.”

 

61. JESÚS HACE MUCHOS MILAGROS EN LA PRESENCIA

DE LOS DISCÍPULOS

 

JUAN 20

 

30. Ahora entonces, Jesús hizo muchos otros milagros en la presencia de Sus discípulos, los cuales no están escritos en este libro.

31. Pero estos han sido escritos, para que puedan creer que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que creyendo puedan tener vida a través de Su nombre.

 

62. CIERTO TIEMPO DESPUÉS, JESÚS ES VISTO

POR 500 HERMANOS

 

I CORINTIOS 15

 

4. Y que fue sepultado; y que fue levantado al tercer día, de acuerdo a las Escrituras;

5. Y que apareció a Cefas, y luego a los doce.

6. Luego apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de quienes la mayor parte están vivos hasta ahora, pero algunos han dormido.

7. Siguiente apareció a Santiago; luego a todos los apóstoles;

 

63. JESÚS SE REÚNE CON LOS APÓSTOLES EN LA

MONTAÑA SEÑALADA

 

MATEO 28

 

16. Entonces los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña en la cual Jesús les había señalado para reuniesen con Él.

17. Y cuando lo vieron, lo adoraron; pero algunos dudaban.

 

64. LUEGO, JESÚS SE APARECE A SUS

DISCÍPULOS EN GALILEA

 

JUAN 21

 

1. Después de estas cosas, Jesús Se reveló nuevamente a los discípulos en el Mar de Tiberias. Y así es como Él se reveló a Sí mismo:

2. Simón Pedro, y Tomás (llamado Dídimo), y Natanael de Cana de Galilea estaban allí juntos, y los hijos de Zebedeo y dos de Sus otros discípulos.

3. Simón Pedro les dijo, “Voy a pescar.” Ellos le dijeron, “También iremos contigo.” Ellos salieron inmediatamente y entraron al barco, pero durante esa noche no sacaron nada.

4. Y cuando la mañana había llegado, Jesús se paró en la orilla. Sin embargo, ninguno de los discípulos cayó en cuenta que era Jesús.

5. Entonces Jesús les dijo, “Niños, ¿tienen algo de comida?” Ellos le respondieron, “No.”

6. Y Él les dijo, “Echen la red al lado derecho del barco, y encontrarán algo.” Entonces echaron la red, pero no tenían la fuerza para arrastrarla a causa de la multitud de peces.

7. Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba le dijo a Pedro, “Es el Señor.” Y tras escuchar esto, Pedro vistió su vestido externo, porque estaba desnudo, y se tiró al mar.

8. Pero los otros discípulos vinieron en un barco pequeño, arrastrando la red llena de peces; porque no estaban lejos de tierra, sino alrededor de doscientos cubitos de distancia.

9. Entonces, cuando ellos llegaron a la tierra, vieron un fuego de carbones extendidos, y peces colocados sobre el y pan.

10. Jesús les dijo, ‘Traigan algo de los peces que han acabado de coger.”

11. Simón Pedro subió a la orilla y arrastró la red a la tierra, llena de peces grandes, ciento cincuenta y tres; y aunque habían tantos, la red no fue estropeada.

12. Jesús les dijo, “Vengan y coman.” Pero ninguno de los apóstoles se atrevía a preguntarle, “¿Quién eres?” Porque sabían que era el Señor.

13. Entonces Jesús vino y tomó el pan, y se los dio, y así mismo los peces.

14. Ésta fue la tercera vez que Jesús Se reveló a Sí mismo a Sus discípulos tras ser levantado de los muertos.

 

65. JESÚS LE PREGUNTA A PEDRO SI LO AMA

Y LE ORDENA ALIMENTAR

Y PASTOREAR LAS OVEJAS DE JESÚS

 

JUAN 21

 

15. Por tanto, cuando habían terminado de comer, Jesús le dijo a Simón Pedro, “Simón, hijo de Jonás, ¿Me amas más que a estos?” Y él le dijo, “Si, Señor. Sabes que  Te amo.” Él le dijo, “alimenta Mis corderos.”

16. Él le dijo de nuevo una segunda vez, “Simón, hijo de Jonás, ¿Me amas?” Y él le dijo, “Si, Señor. Sabes que Te amo.” Él le dijo, “Pastorea Mis ovejas.”

17. Él le dijo la tercera vez, “Simón, hijo de Jonás, ¿Me amas?” Pedro estaba afligido porque Él le dijo la tercera vez, “¿Me amas?” Y él le dijo, “Señor, Tu sabes todas las cosas. Sabes que Te amo.” Jesús le dijo, “alimenta Mis ovejas.

18. Verdaderamente, verdaderamente te digo, desde que eras joven, te has vestido tú mismo y caminado a donde has deseado; pero cuando seas viejo, estirarás tus manos, y otro te vestirá y llevará a donde no deseas ir.”

19. Él dijo esto para indicar por que muerte él glorificaría a Dios. Y tras decir esto, Él le dijo, Sígueme.”

20. Pero cuando Pedro volteó, vio al discípulo a quien Jesús amaba siguiendo, quien también se había sentado en la cena y apoyado en Su pecho, y había dicho, “Señor, ¿Quién es el que está traicionándote?”

21. Viéndolo, Pedro dijo a Jesús, “Señor, ¿qué le pasará a este?”

22. Jesús le dijo, “Si Yo deseo que él permanezca vivo hasta que venga, ¿qué a ti? Tú sígueme.”

23. Entonces este dicho salió entre los hermanos, que aquel discípulo no moriría. Sin embargo, Jesús no le dijo que él no moriría; sino, “Si Yo deseo que él permanezca vivo hasta que venga, ¿qué a ti?”

24. Este es el discípulo quien testifica concerniente a estas cosas y quien escribió estas cosas; y sabemos que su testimonio es verdadero.

 

66. LA COMISIÓN DE JESUCRISTO A LOS APÓSTOLES

ANTES DE SU ASCENSIÓN FINAL AL CIELO

 

MATEO 28

 

18. Y Jesús vino y les habló, diciendo, ‘Toda autoridad en el cielo y sobre la tierra Me ha sido dada.

19. Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, bautizándolos dentro del nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

20. Enseñándoles a observar todas las cosas que les he mandado. Y he aquí, Yo estoy con ustedes siempre, incluso hasta la terminación de los siglos.” Amen.

 

67. JESÚS ASCIENDE AL CIELO LA SEGUNDA

Y ULTIMA VEZ

 

HECHOS 1:1-11

 

1. El primer registro que ciertamente he escrito, Oh Teófilo, concerniente a todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar,

2. Hasta el día en el que fue levantado, después de dar mandato por el Espíritu Santo a los apóstoles a quienes Él había escogido;

3. A quienes también, por muchas pruebas infalibles, se presentó a Sí mismo vivo después de haber sufrido, siendo visto por ellos por cuarenta días, y hablando las cosas concernientes al reino de Dios.

4. Y mientras estaban reunidos con Él, les ordenó no salir de Jerusalén sino “esperar la promesa del Padre, la cual,” Él dijo, “han escuchado de Mí.

5. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo después de no muchos días.”

6. Así entonces, cuando estaban reunidos, le preguntaron, diciendo, “Señor, ¿restaurarás el reino de Israel en este tiempo?”

7. Y Él les dijo, “No es para ustedes saber los tiempos o las temporadas, las cuales el Padre ha establecido en Su propia autoridad;

8. Pero ustedes mismos recibirán poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre ustedes, y serán Mis testigos, en Jerusalén y en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.”

9. Y después de decir estas cosas, mientras estaban mirándolo, fue levantado, y una nube lo recibió fuera de su vista.

10. Luego mientras estaban mirando fijamente hacia el cielo mientras Él estaba subiendo, de repente dos hombres en vestidos blancos se pararon junto a ellos,

11. Quienes también dijeron, “Ustedes hombres de Galilea, ¿Porque están parados aquí mirando hacia el cielo? Este mismo Jesús, Quien fue levantado de ustedes al cielo, vendrá exactamente en la misma manera como ustedes lo han visto ir al cielo.”

 

68. JESUCRISTO HIZO MUCHO MAS DE LO QUE ESTÁ REGISTRADO

 

JUAN 21

 

25. Pero también hay muchas otras cosas que Jesús hizo, las cuales si fueran escritas una a una, no creo que incluso el mundo mismo pudiera contener los libros que serían escritos. Amen.

 

 

El amor de Dios

 

Porque Dios amó tanto al mundo, que dio Su único Hijo engendrado, para que todo el que crea en Él no pueda morir, sino pueda tener vida eterna.” Juan 3:16

 

En esta manera el amor de Dios fue manifestado hacia nosotros: que Dios envió Su único Hijo engendrado al mundo, para que pudiéramos vivir a través de Él. En este acto está el amor—no que nosotros amamos a Dios; sino, que Él nos amó y envió a Su Hijo para ser la propiciación por nuestros pecados.” I Juan 4:9-10

 

Y hemos conocido y hemos creído el amor que Dios tiene hacia nosotros. Dios es amor, y aquel que vive en amor está viviendo en Dios, y Dios en él. Por esta relación espiritual, el amor de Dios es perfeccionado dentro de nosotros,No hay temor en el amor de Dios; sino, el perfecto amor echa fuera el temor porque el temor tiene tormento. Y aquel que teme no ha sido perfeccionado en el amor de Dios. Nosotros lo amamos porque Él nos amó primero.” I Juan 4:16-19

 

Por este estándar sabemos que amamos a los hijos de Dios: cuando amamos a Dios y guardamos Sus mandamientos. Porque este es el amor de Dios: que guardemos Sus mandamientos; y Sus mandamientos no son pesados.Y este es el amor de Dios: que caminemos de acuerdo a Sus mandamientos. Este es el mandamiento, exactamente como lo escuchó desde el principio, para que pudiera caminar en el.” I Juan 5:2-3; II Juan 6

 

Si Me aman, guarden los mandamientos—a saber, Mis mandamientos.” Juan 14:15

 

Aquel que tiene Mis mandamientos, y los está guardando, ese es quien Me ama; y quien Me ama será amado por Mi Padre, y Yo lo amaré, y Me manifestaré Yo mismo a él.”Jesús respondió y le dijo, “Si alguno Me ama, guardará Mi palabra; y Mi Padre le amará, y Nosotros vendremos a él, y haremos Nuestra morada con él. Aquel que no Me ama, no guarda Mis palabras; y la palabra que ustedes escuchan no es Mía, sino del Padre, Quien Me envió.” Juan 14:21, 23-24 

 

Como el Padre Me ha amado, Yo también los he amado; vivan en Mi amor. Si guardan Mis mandamientos, vivirán en Mi amor; así como Yo he guardado los mandamientos de Mi Padre, y vivo en Su amor.el Padre mismo los ama.” Juan 15:9-10; 16:27

 

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” Este es el primero y más grande mandamiento; y el segundo es como este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” De estos dos mandamientos pende toda la Ley y los Profetas.” ” Mateo 22:37-40

 

Un nuevo mandamiento les doy; que se amen el uno al otro en la misma forma que Yo los he amado, así es como deben amarse el uno al otro.” Juan 13:34

Atrás
El plan de Dios para la humanidad revelado por Su Sábado y Días Santos
Otros libros
 Días festivos ocultos o Días Santos de Dios— ¿Cuales?
 El día que Jesús el Cristo murió
 Entendiendo las Escrituras difíciles de Pablo concernientes a la Ley y los Mandamientos de Dios
 Los tiempos señalados de Jesús el Mesías
 ¿Señor, qué debo hacer yo?
 ¿Señor, qué debería hacer?
 Comentarios y apéndices a “La Santa Biblia en Su orden original—Una versión fiel”, segunda edición
 Las dos Babilonias
Estudios
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
P.O. Box 831241
San Antonio, TX 78283
© 2018 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones