| Inicio |  Creencias  Estudios  Sermones |  Libros |  Cartas Mensuales |  Contáctenos |  Biblia |  | Abre mis ojos | 
Buscar por palabra
 
Nota: Use comillas para buscar una frase exacta
Sermones en Vivo
Sermones
 Doctrina
 Estudios bíblicos
 Nuevo Orden Mundial
 Profecías de los últimos tiempos
 Temas varios

 

 DIAS SANTOS ANUALES Y FIESTAS DE DIOS
 Años anteriores
 2021

 

 SERIES
 ¿Quién y que controla su mente?
 14 cosas para ver en Profecía
 Cristo y nuestro llamado
 Daniel y Apocalipsis
 Dios el Padre no fue el Dios del Antiguo Testamento
 El amor de Dios
 El Calendario Hebreo Calculado
 El Diezmo
 El lavamiento del agua por la Palabra
 El Sábado
 Epístola de Primera de Corintios
 Epístola de Segunda de Corintios
 Epístola de Primera de Pedro
 Epístola de Segunda de Pedro
 Gobierno en la Iglesia
 La gracia de Dios y el guardar los Mandamientos
 Las 10 mentiras mas creíbles de Satanás
 Matrimonio, divorcio y recasamiento
 Obras de ley y justificación
 Preparación para la Pascua y Panes sin Levadura
 Preparación para Pentecostés
 Proverbios para Jóvenes
 Respuestas bíblicas a los evangélicos
 Restaurando el Cristianismo original para hoy
 Sociedad adicta
Tablas
 Comparación pasajes criticos en el Antiguo Testamento concerniente a la Pascua
 Génesis 15 - Abraham y muerte de Jesús
 Génesis 22 - Isaac y muerte de Jesús
 La ultima Pascua de Jesús - Nisan 14
 Lista de todas las Fiestas y Días Santos ordenados por Dios del año 5 a.C. al 105d.C.
 Los últimos 7 años
 Profecías del reinado de los reinos gentiles
 Seis dias antes de la ultima Pascua de Jesús
 Tres días y tres noches de Jesús en la tumba
 Un gráfico sincronizado de registros que establece el año del nacimiento de Cristo
 Una comparación entre el Antiguo y Nuevo Pacto
Dias santos anuales y Fiestas de Dios 2021
Atrás

“Aprendan las Lecciones del Pueblo de Israel”

¡Sigan adelante y peleen la batalla espiritual en la mente!

Último Día de Panes Sin Levadura

Fred R. Coulter—Abril 3, 2021

www.laVerdaddeDios.org

 

¡Saludos, hermanos! Bienvenidos al séptimo día de la Fiesta de Panes Sin Levadura, ¡el cual es también un Sábado semanal!

 

Nosotros conocemos el mandamiento de parte de Dios acerca de que debemos de traer una ofrenda en los Días Santos, y ese mandamiento lo tenemos justo aquí en Levítico 23. Esto es muy interesante, ¿no es así? Una de las cosas clave para entender lo que Dios está haciendo en el mundo, y además algo importante para ayudarnos a entender los tiempos en los que se cumplen las profecías, todo lo encontramos en Levítico 23; en donde se encuentra la secuencia de los Días Santos. Los Días Santos como tales y la secuencia de ellos.

 

Levítico 23:6: “Y en el quinceavo día del mismo mes es la Fiesta de Panes sin Levadura al SEÑOR. Deben comer pan sin levadura siete días.

 

El día de hoy en la noche nosotros ya podremos comer pan leudado. ¿Por qué es que Dios nos ordena a comer pan sin levadura durante siete días? ¡Esto es para que nosotros aprendamos la lección de que la naturaleza humana pecaminosa no puede lograr por sí misma ningún bien espiritual que tenga duración eterna! Así que, el plan de Dios es cambiarnos y convertirnos:

 

·            Al nosotros depender de Él

·            Al nosotros confiar en Él

·            Al nosotros mirar a Jesucristo como sacrificio por nosotros

 

Verso 7: “En el primer día tendrán una Santa convocación. No harán ningún trabajo servil en él, Sino ofrecerán una ofrenda por fuego al SEÑOR siete días. En el séptimo día tendrán una Santa convocación. No harán trabajo servil en él.’ ” (Versos 7-8).

Nosotros conocemos la importancia de la Fiesta de Panes Sin Levadura, y es realmente muy interesante CUANDO aquellos quienes han estado en la Iglesia pero se han ido, terminan ya no guardan el Sábado de la manera en la que deberían, si es que continúan haciéndolo, además de que ya no guardan las Fiestas de Dios y la Pascua. Esto lo podemos relacionar con lo que Jesús dijo en Juan 15: “Ustedes no pueden dar fruto si no permanecen en Mí…” ENTONCES ¡Nosotros no tenemos vida en nosotros mismos!

¿Qué sucede con estas personas? Ellos continúan sus vidas dirigiéndolas por el concepto humano del ‘bien.’ El hacer el bien de manera humana puede ser levadura espiritual. De hecho, ¡sin el Espíritu Santo es levadura espiritual!

·            ¿Cómo estamos dirigiendo nuestras vidas?

·            ¿Cómo vivimos nuestras vidas?

·            ¿Cómo es que Dios nos ve?

·            ¿Qué es lo que hacemos?

Aquí hay un principio muy profundo; es como sembrar algo, y nosotros conocemos la parábola del Sembrador: Algo de la semilla cayó en buena tierra, algo de ella cayó sobre rocas, algo de ella cayó en tierra poco profunda, y algo de ella cayó entre espinos y cardos. Pero solo la buena tierra produjo frutos. Él dijo que alguna produjo a 30 por uno, a 60 por uno, y a 100 por uno. Aquí vemos el principio:

2ª Corintios 9:6: “Pero digo esto: aquel que siembra escasamente también cosechará escasamente; y aquel que siembra generosamente también cosechará generosamente. Cada uno  como propone en su corazón…” (Versos 6-7).

En otras palabras, es algo entre usted y Dios. Es por eso que nosotros no mendigamos por dinero. No enviamos cartas solicitando dinero a los hermanos. Nosotros siempre mantenemos nuestras operaciones dentro del presupuesto que Dios nos envía. Dios siempre provee, ¡y Él proveerá para usted! ¡Esa es la manera en la que funciona!

“…Cada uno  como propone en su corazón, pero no a regañadientes o por compulsión; porque Dios ama al dador alegre.” (Verso 7).

·            Al guardar la Fiesta de Panes Sin Levadura

·            Al guardar todas las Fiestas de Dios

·            Manteniéndonos cerca de Dios en oración y estudio

·            Manteniéndonos cerca de Dios al crecer y superar pruebas

·            Manteniendo nuestros ojos en la meta

Verso 8: “Porque Dios es capaz… [Él tiene el poder]… de hacer que toda gracia abunde hacia ustedes para que en toda forma puedan siempre tener suficiencia en todas las cosas, y puedan abundar hacia toda buena obra.” ¡Ahí es a donde se dirige todo!

 

(Pausa para recoger la ofrenda)

Muchas gracias hermanos, por las ofrendas que ustedes proveen. Nosotros siempre las usamos para:

·            Servir a los hermanos

·            Predicar y publicar el Evangelio

·            Ayudar a tantas personas como lo necesiten

¡Les agradecemos mucho por ello!

Hoy es un muy buen día con muchas, muchas lecciones para aprender. Esas lecciones:

·            Tienen que ver con nuestra relación con Dios

·            Tienen que ver con cómo necesitamos confiar en Dios en todo lo que hacemos

Nosotros sabemos que debemos de confiar en Dios con todo nuestro corazón. Las lecciones que debemos de aprender hoy son aquellas que provienen del ejemplo del pueblo de Israel.

Ellos salieron de Ramesés con una mano alta, cargados de gran riqueza, con ropas y todo el botín que podían cargar. Moisés los tenía a todos organizados en orden para marchar, y ellos salieron de Ramesés. Eso fue el día después de la Pascua.

Veamos eso, y veamos lo que eso nos dice. Esto también nos dice que la Pascua y los Días de Panes Sin Levadura son días separados, contrario a lo que muchas personas piensan.

Números 33:1: “Estos son los viajes de los hijos de Israel, quienes salieron de la tierra de Egipto con sus ejércitos bajo la mano de Moisés y Aarón. Y Moisés escribió sus salidas de acuerdo a sus viajes por la orden del SEÑOR…” (Versos 1-2).

Así que, ¡lo que leemos aquí es por mandamiento del SEÑOR!

“…Y estos son sus viajes de acuerdo a sus lugares de partida. Y ellos salieron de Ramesés en el primer mes, en el quinceavo día del primer mes. El siguiente día después del día de la Pascua, los hijos de Israel salieron con una mano alta a la vista de todos los egipcios, mientras los egipcios todavía estaban enterrando a todos sus primogénitos a quienes el SEÑOR había golpeado entre ellos. El SEÑOR también ejecutó juicios sobre sus dioses.” (Versos 2-4).

Recuerden, eso es lo que Dios dijo acerca del propósito de la Pascua. Entonces ellos comenzaron su viaje; fueron a Sucot (Verso 5) y luego a “…Etam en la orilla del desierto” (verso 6). De ahí fueron a “…Baal-zefón. Y acamparon delante de Migdol” (verso 7).

¿Qué fue lo que ocurrió en Baal-zefón? Aquí hay una lección: sin importar cuán difíciles sean las circunstancias, nosotros debemos de confiar en Dios. Muchas veces, tal como Él lo hizo aquí con el pueblo de Israel, los guió por el camino fácil hacia la Tierra Santa, pero ellos bajaron a la costa oeste del Mar Rojo. En el litoral del Mar Rojo hay una meseta, pero pasando la planicie se elevan las montañas de manera muy abrupta.

Al estar marchando en una columna ellos no podían reunirse en un grupo grande como lo hicieron después cuando ya tenían el tabernáculo. Cuando el tabernáculo fue construido, fue situado en medio del campamento y las tribus estaban situadas tres al este, tres tribus en el norte, tres tribus al oeste y tres tribus hacia el sur.

Pero aquí se encontraban ellos marchando en una columna, porque no había otra manera en la que pudieran distribuirse. Esto ocurrió en el último día de la Fiesta de Panes Sin Levadura. Así que llegaron ahí—por supuesto, ese fue un Sábado— y se instalaron la noche anterior.

Entonces, ¡resulta que Faraón cambió de parecer! Recuerden que Faraón es un tipo de Satanás el diablo. A Satanás siempre le gusta manipular las circunstancias para poder atacarnos si es que puede. Se nos dice en Efesios 6 que debemos de tener puesta la armadura completa para protegernos de Satanás. Veremos también algo que es más grande cuando leemos Éxodo 14:

Éxodo 14:3: “Porque el Faraón dirá de los hijos de Israel, ‘Ellos están atrapados en la tierra; el lugar desolado los ha encerrado.’ Y Yo endureceré el corazón del Faraón para que los siga. Y seré glorificado a través del Faraón y todo su ejército, para que los egipcios puedan saber que Yo soy el SEÑOR.” Y ellos hicieron así.” (Versos 3-4).

Verso 5: “Y al rey de Egipto le fue dicho que la gente huyó. Y el corazón del Faraón y de sus siervos fue vuelto contra el pueblo. Y dijeron, “¿Por qué hemos hecho esto, que hemos dejado ir Israel de servirnos.” Y alistó su carro y tomó a su pueblo con él. Y tomó seiscientos carros escogidos, y todos los carros de Egipto, y capitanes sobre cada uno de ellos. Y el SEÑOR endureció el corazón del Faraón, rey de Egipto. Y él persiguió a los hijos de Israel, y los hijos de Israel salieron con mano fuerte.” (Versos 5-8). ¡Ellos estaban felices; estaban alegres!

Verso 9: “Entonces los egipcios los persiguieron, todos los caballos y carruajes del Faraón, y sus jinetes, y su ejército. Y los alcanzaron acampando junto al mar, al lado de Pi Hahirot, delante de Baal-zefón.”

Noten cuán rápido cambia la mente carnal. Cuando todo está yendo bien, ‘¡Oh, estamos muy felices gracias a Dios,’ pero cuando las cosas se ponen difíciles, como se muestra aquí, entonces aprendemos algunas lecciones. Veremos que, independientemente de lo que suceda, sin importar las circunstancias:

·            Dios está con usted

·            Dios está en usted

·            Dios es por usted

¡El pueblo de Israel no se daba cuenta de esto, porque ellos no estaban convertidos! Aquí vemos lo que sucedió:

Verso 10: “Y cuando el Faraón se acercó, los hijos de Israel levantaron sus ojos. Y, he aquí, los egipcios marchaban tras ellos. Y ellos estaban muy asustados…”

Deténganse y piensen por un momento. ¿Cuántas de las plagas tomaron lugar en Egipto para llegar al punto de que él al fin los dejara ir? ¡La última plaga fue la muerte de los primogénitos incluyendo a los primogénitos de los animales! Así que, ellos vieron todas las plagas y las últimas nunca se acercaron a ellos pues ellos estaban en la tierra de Gosén.

Así que, aquí viene Faraón. ¿Qué es lo que debieron haber hecho en ese punto? Debieron de haber ido a Moisés y decirle:

‘Moisés, ayúdanos a confiar en Dios. Nos pondremos de rodillas aquí para orar y pedirle a Dios que intervenga. Y tú ora a Dios, porque recordamos todas las plagas que Él envió a Egipto, y Dios tiene el poder de hacer regresar al ejército de Faraón.’

¡Pero ellos no hicieron eso!

“…Y los hijos de Israel clamaron al SEÑOR. Y le dijeron a Moisés, “¿Nos has sacado para morir en el lugar desolado porque no habían tumbas en Egipto?...”” (Versos 10-11).

·            ¿Qué hace usted cuando Dios le pide hacer algo, o se encuentra en circunstancias que caen sobre usted y no sabe cómo manejarlas?

·            ¿Se queja usted con Dios?

o

·            ¿Ora al respecto?

·            ¿Acusa a Dios?

o

·            ¿Le pide a Dios misericordia?

Verso 11: “…Y le dijeron a Moisés, “¿Nos has sacado para morir en el lugar desolado porque no había tumbas en Egipto?...””

En otras palabras, ‘¡Nosotros vamos a morir aquí en el desierto y no hay lugar para enterrarnos!’

“… ‘¿Por qué has… [Acusando a Moisés]… tratado de esta forma con nosotros para sacarnos de Egipto?’” (Verso 11).

Aquí hay otra lección: ¡Nunca miremos las cosas a corto plazo! Miremos el panorama completo y miremos hacia la meta. De esa manera podremos tener perspectiva.

Notemos que antes de que Dios comenzara a sacarlos de la esclavitud de los Egipcios, ellos estaban llorando y gimiendo, ‘Oh, Dios, ayúdanos, estamos siendo oprimidos por los Egipcios. Tenemos que servirles día y noche.’ Fíjense cómo es la naturaleza humana; cambiando de un momento a otro en lugar de alabar a Dios por habernos librado. Aquí está lo que le dijeron a Moisés:

Verso 12: “¿No te dijimos esta palabra en Egipto, diciendo, ‘Déjanos solos para que podamos servir a los egipcios?’ porque hubiera sido mejor para nosotros servir a los egipcios que morir en el lugar desolado.”

Necesitamos siempre mirar las cosas a la manera de Dios; noten lo que Moisés dijo. ¿Qué podía Moisés hacer por sí mismo?

·            Él tenía que confiar en Dios

·            Él tenía que creerle a Dios

Esto es algo que todos los ministros y ancianos deben saber: ¡Debemos de confiar en Dios sin importar las circunstancias!

Incluso cuando todo parezca muy desalentador y parezca que estamos frente a un callejón sin salida. No busque una excusa para no seguir a Dios o para no enseñar la Verdad.

Verso 13: “Y Moisés dijo al pueblo, “¡No teman!... [Lo primero, no tener miedo]… Permanezcan quietos y vean la salvación del SEÑOR la cual Él obrará por ustedes hoy…””¡y Él lo hizo!

Mientras lee esto, quiero que piense acerca de los acontecimientos que han tomado lugar en su vida, las cosas que ha tenido que atravesar:

·            Dios lo ha librado

·            Dios lo ha rescatado

·            Dios lo ha bendecido

·            Dios le ha dado vida y longevidad

¡Todo lo que Dios puede darle!

“…porque los Egipcios a quienes han visto hoy, ¡nunca los verán de nuevo! El SEÑOR peleará por ustedes…” (Verso 14)

Nosotros somos aquellos quienes Dios ha llamado, ¡así que Él peleará por nosotros! Pero nosotros tenemos que confiar en el Señor, someternos a Él, permanecer con las Escrituras. No podemos recurrir a nuestras maneras carnales para tratar de resolver el problema en el cual estemos. Sí, debemos de hacer lo que debemos de hacer, con las bendiciones de Dios, pero no podemos hacer las cosas que sólo Dios puede hacer. Es por eso que Dios los trajo hasta ese lugar, ¡para que tuvieran que confiar completamente en Dios!

Él quería mostrar Su gran milagro final para lidiar con los Egipcios y liberar al pueblo de Israel de la esclavitud.

Verso 15: “Y el SEÑOR dijo a Moisés, “¿Por qué clamas a Mí? Diles a los hijos de Israel que avancen.””

¿Cómo se suponía que ellos debían de avanzar si estaban frente al Mar Rojo y Faraón y su ejército estaba detrás de ellos?

Verso 16—Dios dijo: “Y tú—levanta tu vara, y estira tu mano sobre el mar, y divídelo. Y los hijos de Israel irán sobre tierra seca por en medio del mar.”

¡Ese es un milagro imposible! ¿Cuántos de esos ha hecho Dios por nosotros? ¡Piense en ello!

Verso 17: “Y he aquí, estoy a punto de endurecer los corazones de los egipcios, y ellos los seguirán. Y tendré honor para Mí mismo sobre Faraón, y sobre todo su ejército, sobre sus carros y sobre sus jinetes. Y los Egipcios sabrán que Yo soy el SEÑOR cuando sea glorificado a través de Faraón, sus carros, y sus jinetes.” (Versos 17-18).

Así que, ¿Qué sucedió? Verso 19: “Y el ángel de Dios, quien iba delante del campamento de Israel, se movió. Y fue a la parte trasera de ellos…” ¡Se puso en medio de los dos!

Verso 20: “…Y vino entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel. Era una nube de oscuridad para unos, pero daba luz durante la noche a los otros, de modo que los dos no se acercaron uno al otro en toda la noche.”

Y hubo “…un viento fuerte del este…” (Verso 21) que vino sobre el mar. Consideren esto: Puesto que ellos estaban marchando en una columna a lo largo de la costa este del Mar Rojo, no era como esa fila larga de gente que se muestra en la película de Los Diez Mandamientos, porque entonces tomaría horas y horas cruzar el mar.

¡El cruce del Mar Rojo tenía que ser rápido! Es por eso que estaban en esa distribución al marchar, a pesar de que habían acampado ahí. El viento vino y Dios dividió el mar anchamente—probablemente unas 2-3 millas de ancho— ¡Así que esto fue todo un fenómeno! ¡Dios quería que recordaran los milagros que había hecho antes!

Verso 21: “Y Moisés estiró su mano sobre el mar. Y el SEÑOR hizo retroceder el mar con un fuerte viento occidental toda aquella noche, e hizo el mar tierra seca, y las aguas fueron divididas. Y los hijos de Israel entraron en el medio del mar sobre la tierra seca. Y las aguas eran un muro para ellos a su mano derecha y a su izquierda.” (Versos 21-22).

Aquí lo tienen; esto ocurrió en la vigilia de la mañana. Ellos cruzaron, así que probablemente esto ocurrió justo a la salida del sol. La columna entera marchó a través del Mar Rojo. Probablemente ellos no tomaron más de 45 ó una hora; porque todos alcanzaron a cruzar en la distribución en la cual estaban.

Verso 23: “Y los egipcios persiguieron y fueron tras ellos hasta la mitad del mar…”

Piensen en esto, esta es otra lección: A veces las dificultades nos persiguen, a veces el pecado nos persigue, pero:

·            Dios es capaz de ayudarnos

·            Dios es capaz de intervenir

Ahí es en donde el ayuno y la oración se introducen, en el suplicar a Dios que intervenga y nos ayude.

“…todos los caballos del Faraón, sus carros, y sus jinetes. Y en la vigilia de la mañana sucedió que el SEÑOR miró hacia abajo sobre el ejército de los egipcios a través del pilar de fuego y de la nube, y el ejército de los egipcios fue presa de confusión.” (Versos 23-24).

Esa es la mejor manera de hacerlo, hacer que caigan en confusión. ¿Qué fue lo que Dios hizo en la Torre de Babel? ¡Él confundió los idiomas! Él cambió sus lenguajes de manera que no se pudieran comunicar el uno con el otro. ¡Dios no tuvo que hacer otra cosa! Ellos dejaron de hacer la obra que hacían y se dieron por vencidos. Y Dios los guió a los lugares que Él había  dispuesto como herencia para ellos. De la misma manera aquí, ¡los echó a confusión!

Verso 25: “Y Él aflojó las ruedas de sus carruajes…”para asegurarse de que nadie escapara, ¡y las ruedas de sus carruajes se cayeron! ¡Ese es un gran milagro!

“…y los hizo ir pesadamente, de modo que los egipcios dijeron, “Huyamos de la cara de Israel, porque el SEÑOR pelea por ellos contra los egipcios.” (Verso 25).

Sí, tenemos batalla para pelear por nosotros mismos, pero Dios es Quien pelea por nosotros, especialmente en las cosas más difíciles. A veces la bendición de lo que Dios hace no aparece hasta que ya ha pasado algún tiempo. Pero en este caso fue algo inmediato.

Verso 26: “Y el SEÑOR dijo a Moisés, “Estira tu mano sobre el mar, para que las aguas puedan volver sobre los egipcios, sobre sus carros, y sobre sus jinetes.” Y Moisés estiró su mano sobre el mar. Y el mar regresó a su fuerza cuando apareció la mañana…’” (Versos 26-27).

¿Pueden imaginar el ruido del agua viniendo sobre donde estaban ellos? ¡Destruyó los carruajes, y los carruajes perdieron sus llantas!

“…Y los egipcios trataron de huir de él. Y el SEÑOR derribó a los egipcios en medio del mar. Y las aguas volvieron y cubrieron los carros y los jinetes…” (Versos 27-28).

Los Israelitas estaban de maravilla, felices, alegres. Miriam y las demás mujeres cantaron canciones de alabanza y victoria. ¡Todos estaban sumamente felices!

Aquí hay otra lección: ¡la memoria es corta! Tres días después estaban en Mara y el agua estaba amarga. Ellos no sabían qué hacer. ¿Qué fue lo que pasó?

Éxodo 15:24: “Y la gente murmuró contra Moisés, diciendo, “¿Qué beberemos?” Y él exclamó al SEÑOR. Y el SEÑOR le mostró un árbol. Y cuando él lo había echado en las aguas, las aguas fueron hechas dulces. Allí Él hizo un decreto y una ley para ellos, y allí Él los probó.” (Versos 24-15).

Muchas de estas cosas ocurren para ponernos a prueba, para examinarnos:

·            ¿Realmente le creemos a Dios?

·            ¿Realmente confiamos en Dios?

·            ¿Qué es lo que hacemos?

·            ¿Cómo es que lo hacemos?

 

¡Por eso debemos de presentarnos ante Dios en oración todos los días! ¡Debemos estudiar la Biblia todos los días! ¡Para poder mantenernos cerca de Dios y de Su Palabra! Así, cuando se presenten estas dificultades, nosotros podremos creerle a Dios y confiar en Él.

 

Noten lo que era este pacto, y muestra cómo debe de ser nuestro comportamiento.

 

Verso 26: “Y él dijo, “Si diligentemente [#1] escucharan… [Escuchan y obedecen]… a la voz del SEÑOR su Dios, e [#2] hicieran lo que es correcto en Su vista, y [#3] dieran oído a Sus mandamientos, y [#4] guardaran todas Sus leyes, no pondré ninguna de estas enfermedades sobre ustedes, las cuales he traído sobre los egipcios; porque Yo soy el SEÑOR Quien los sana.””

 

Eso aún es verdad el día de hoy. Tome esas cuatro cosas:

1.          Escuchar diligentemente a la voz del SEÑOR nuestro Dios.

Recuerden las tres palabras que dice Dios: obedezcan Mi voz

2.          Hacer aquello que es recto a Sus ojos

3.          Prestar oído a Sus mandamientos

4.          Guardar todas Sus leyes

 

ENTONCES aquí se encuentra la promesa: SI (Verso 26)… Todas estas cosas son condicionales sobre nosotros. ¡Dios no necesita ser condicionado!

 

Verso 27: “Y llegaron a Elim, donde había doce pozos de agua y setenta palmeras. Y acamparon allí junto a las aguas.”

 

SI usted:

1.          Escuchar diligentemente a la voz del SEÑOR nuestro Dios. Recuerden las tres palabras que dice Dios: obedezcan Mi voz.

2.          Hacer aquello que es recto a Sus ojos

3.          Prestar oído a Sus mandamientos

4.          Guardar todas Sus leyes

 

ENTONCES “…no pondré ninguna de estas enfermedades sobre ustedes, las cuales he traído sobre los egipcios; porque Yo soy el SEÑOR Quien los sana.” (Verso 26).

 

Existen ocasiones en las cuales uno sí necesita ir al médico. Pero también necesitamos confiar a Dios con nuestra salud, porque es algo muy importante que debemos de hacer en todo tiempo. Recuerden cuáles son las condiciones que están sobre nosotros.

 

Veamos cuáles otras cosas debemos de hacer. Nosotros debemos pelear, y dejar que Dios pelee por nosotros. ¡Dios peleará por nosotros!

·            Nosotros confiamos en Él para tomar la batalla

·            Nosotros confiamos en que Él irá contra aquellos enemigos con los cuales nosotros no podemos hacer nada al respecto

·            Necesitamos la ayuda de Dios

·            Necesitamos la intervención de Dios

·            Necesitamos de Sus ángeles.

ü   Para ayudarnos

ü   Para mostrarnos

 

Salmos 35—esto es lo que el pueblo de Israel debió de haber hecho cuando vieron a los Egipcios aproximarse tras ellos. Y es lo que nosotros debemos de hacer cuando somos confrontados con problemas y dificultades que sólo Dios puede resolver.

 

Salmos 35:1: “Combate, Oh SEÑOR, con aquellos que combaten contra mí; pelea contra aquellos que pelean contra mí. Toma escudo y broquel, y Levántate en mi ayuda.” (Versos 1-2).

Acción espiritual que solamente puede venir de Dios y de Sus ángeles para intervenir y ayudarnos. ¡Dios lo hará!

 

Verso 3: “También saca la lanza y la adarga contra aquellos que me persiguen; dile a mi alma, “Yo soy tu salvación.”” ¡Sólo Dios puede salvarnos en esas situaciones!

 

No había manera en la cual los Israelitas pudieran haberse salvado de esa situación sin tener algún tipo de arma. Ellos no tenían lanzas, no tenían flechas, no tenían carruajes, nada de eso, ¡sólo eran personas cargando sus bienes fuera de Egipto! Los Egipcios llegaron y aquí se ve un ejemplo perfecto de cómo interviene Dios: “…dile a mi alma, “Yo soy tu salvación.””

 

Verso 4: “Sean avergonzados y traídos a confusión… [¿Acaso no vimos esto en Éxodo 14?]… aquellos quienes buscan mi alma; sean vueltos atrás y humillados, aquellos quienes idean mal contra mí.”

 

Algo de esto también puede ser atribuido a cómo Cristo fue tratado cuando estuvo aquí en la carne sobre la tierra.

 

Verso 5: “Sean como paja delante del viento; y el ángel del SEÑOR los ahuyente.” ¡Dios puede hacer eso!

 

Verso 6: “Sea su camino oscuro y resbaladizo; y el ángel del SEÑOR los persiga.” ¡Suena casi como lo que ocurrió en Éxodo!

 

Verso 7: “Porque sin causa han escondido su red para mí; sin causa han cavado una fosa para mi alma. Venga destrucción sobre él en el momento que no sepa…” (Versos 7-8)

 

¿Acaso no describe eso perfectamente lo que ocurrió en el Mar Rojo? También puede ver otros ejemplos de cosas que Dios ha hecho en la misma manera.

 

“…y su red la cual ha ocultado lo atrape, déjalo caer en destrucción.” (Verso 8). Cuando confiamos en Dios de esa manera:

 

·            Pidiéndole a Dios que pelee la batalla por nosotros

·            Pidiéndole a Dios que intervenga por nosotros

·            Clamando a Él con lágrimas y plegarias, y alabanza y gloria a Él por todo lo que puede hacer

 

¡Dios está ahí mismo!

 

Verso 9: “Y mi alma estará gozosa en el SEÑOR; se alegrará en Su salvación. Todos mis huesos dirán…”

 

¿No es eso interesante, que diga que sus huesos hablan? ¡No si entendemos a qué se refiere! La amargura y el odio causan que los huesos se pudran. Esto está hablando de alegría, justicia y salvación, lo cual añade salud al cuerpo entero. Él lo reflexiona en lo siguiente:

 

Verso 10: ““Oh SEÑOR, ¿Quién es como Tú, Quien libra al pobre del más fuerte que él; sí, incluso al pobre y al necesitado de quien lo saquea?””

 

Dios peleará nuestras batallas por nosotros, y eso es algo grandioso para nosotros.

 

(Pase a la siguiente pista)

 

Estamos aprendiendo cómo tener la actitud correcta cuando vienen tiempos de dificultad. Podemos ver al horizonte y darnos cuenta de que se aproximan en una manera determinada.

 

La razón por la cual vienen sobre la nación y luego vendrán sobre nosotros, es porque la nación se ha olvidado de Dios. Nos toca vivir en medio de todo eso, tenemos que aprender en un tiempo cuando todas estas cosas vienen sobre nuestro país.

 

Debemos de ser sabios como las serpientes e inofensivos como palomas. Necesitamos practicar la Verdad y hablar la Verdad y dejar que Dios pelee nuestras batallas por nosotros. Como he mencionado antes, los salmos nos ayudan a acercarnos a Dios. Estas son las oraciones de David, y déjenme decir que David era un buen ejemplo de hombre en todo lo que hacía. Él era así porque confiaba en Dios.

 

Recuerden lo que pasó cuando él pecó; Dios perdonó el pecado pero quitó Su protección a David por un buen tiempo. Incluso la familia entera de David se volvió en contra suya. Y luego ocurrió la rebelión de Absalón quien murió. Aprendamos algunas lecciones de eso.

 

Salmos 16—Aquí está lo que necesitamos hacer; aquí vemos cómo podemos tener la correcta actitud hacia Dios, y cómo podemos confiar en Él, y lo que Dios hará por nosotros.

 

Salmos 16:1: “Presérvame, Oh Dios porque en Ti tomo refugio. He dicho al SEÑOR, “Tú eres mi SEÑOR; no tengo bondad separado de Ti.”” (Versos 1-2).

 

Esta es una gran lección para aprender. Nosotros podemos hacer el ‘bien,’ pero no tenemos bondad en la manera que Dios mide la bondad, ¡sólo tenemos aquella bondad que viene de Dios! Y mucho de los actos de ‘bondad’ que vemos en el mundo son hechos por personas que buscan su propio beneficio.

 

Verso 3: “En cuanto a los santos en la tierra… [Esos somos nosotros]… “Ellos son los excelentes en quienes está todo mi deleite.” Cuando tenemos este tipo de actitudes:

·            Confiamos en Dios

·            Peleamos en contra de la maldad

·            Venciendo y cambiando

·            Dejando que Dios pelee por nosotros

 

Noten lo que dice en el verso 3: “…ellos son los excelentes en quienes está todo mi deleite.”

 

Dios se deleita en nosotros cuando venimos a Él en oración, derramando nuestro corazón y mente a Él, pidiéndole ayuda. Dios está atento de todos los santos; ellos van a ser Sus hijos. Vamos a ayudarle a Jesús a reinar sobre el mundo. Esta va a ser una cosa magnífica.

 

Verso 4: “Sus lamentos serán multiplicados para los que corren tras otro dios. No derramaré sus ofrendas de bebida de sangre; y no tomaré sus nombres sobre mis labios. El SEÑOR es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú defenderás mi parte.” (Versos 4-5). ¡La copa; la Pascua!

 

Verso 6: “Las líneas han caído para mí en lugares placenteros; sí, yo tengo una hermosa herencia.”

 

¡Miren lo que será esto; vamos a brillar como el sol y a vivir para siempre! Quién sabe cómo será que Dios nos vestirá con ropas espirituales. Estaremos en la Nueva Jerusalén.

 

Verso 7: “Bendeciré al SEÑOR Quien me ha dado consejo; mi corazón también me instruye en las noches.”

 

¿Acaso no nos sucede eso cuando en las noches no podemos dormir? Se da uno vueltas en la cama y piensa acerca de Dios; orando a Él mientras estamos en la cama. A veces esas son las mejores oraciones. Todo está en silencio, está obscuro y no hay nadie más, y usted está orando a Dios.

 

Verso 8: “He colocado al SEÑOR siempre delante de mí porque Él está a mi derecha, no seré movido. Por tanto Mi corazón está contento, y Mi gloria se regocija; Mi carne también descansará a salvo.” (Versos 8-9). ¡Esto también aplica a Jesucristo directamente, es una cita directa!

 

Verso 10: “Porque no abandonarás Mi alma en la tumba; ni permitirás a Tu Santo ver corrupción.” ¡Se refiere a Cristo!

 

Nosotros vamos a corrompernos cuando muramos, ¡pero Dios va a arreglar eso en la resurrección!

 

Verso 11: “Me harás conocido el camino de vida… [Es por eso que estamos aquí]… en Tu presencia… [Vean cómo David siempre estaba anticipando estar con Dios]… está la plenitud de gozo. A Tu mano derecha están los placeres para siempre.”

 

¿Por qué es eso? ¡Porque él confiaba en Dios! Y continúa diciendo:

 

Salmo 17:1: “Escucha el derecho, Oh SEÑOR; atiende a mi clamor; presta oído a mi oración, pues no viene de labios de engaño. Que mi juicio provenga de Tu presencia…” (Versos 1-2).

 

En otras palabras, Dios nos va a dar el entendimiento que necesitamos; aquí lo dice, “…de Tu presencia…”

 

“…que Tus ojos vean cosas que son rectas. Tú has probado mi corazón…” (Versos 2-3).

 

Eso es lo que Dios quiere saber:

 

·            ¿Lo amamos realmente?

·            ¿Realmente le creemos?

¡Ahí está!

 

“…Tú me has visitado en la noche; Tú me has examinado, y no encontrarás nada; Yo he propuesto que mi boca no transgredirá.” (Verso 3).

 

¡Venciendo el pecado y todo aquello que está relacionado con cambiar y crecer!

 

Verso 4: “En lo concerniente a las obras de los hombres, por las palabras de Tus labios, Yo me he guardado de los caminos de los violentos. Mis pasos se han sujetado a Tus caminos, mis pies no han resbalado. Yo Te he invocado, pues Tú me responderás, Oh Dios; inclina Tu oído a mí; escucha mi hablar. Muestra Tu maravillosa bondad amorosa, Oh Salvador de aquellos buscando refugio en Ti; por Tu mano derecha sálvalos de aquellos quienes se levantan en contra de ellos.” (Versos 4-7).  ¡Eso es lo que Dios hace, Él interviene!

 

Nosotros debemos de pelear, y Dios peleará por nosotros. Él nos muestra el camino. ¿Cómo es que peleamos? ¡Peleamos en contra de los deseos de la carne!

 

Salmos 46:1: “Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda muy presente en los problemas.” ¡Nunca olviden eso!

 

Cuando los problemas y las dificultades vienen, recurra a Dios. No haga como el pueblo de Israel y acuse a Dios, y le pregunte, ‘Oh Dios, ¿por qué dejaste que sucediera esto?’ Bueno, ¡las cosas suceden!

 

·            ¿Qué es lo que va a hacer usted?

·            ¿Amará a Dios aun así?

·            ¿Qué será?

 

Verso 2: “Por tanto no temeremos, aunque la tierra cambie y aunque las montañas sean llevadas al medio del mar.”

 

¡Vaya que eso es ser inalterable en corazón y mente! ¡Eso es admirable! A pesar de que la tierra cambie y las montañas caigan al mar.

 

Verso 3: “Aunque las aguas rujan y echen espuma, aunque las montañas tiemblen con la inflamación de las mismas. Selah.”

 

Verso 5: “Dios está en medio de ella; ella no será movida; Dios la ayudará en el aproximar de la mañana. Las naciones se enfurecieron, los reinos fueron sacudidos; Él pronunció Su voz, la tierra se derritió.” (Versos 5-6).

 

¡Eso habla acerca del regreso de Jesucristo! Por supuesto, todas las lecciones que estamos aprendiendo hoy son todas necesarias porque nos estamos aproximando a los peores tiempos que habrá sobre la faz de la tierra desde la creación del mundo. Eso nos dice cuán fuertes debemos de ser en el Señor.

 

Verso 7: “El SEÑOR de los ejércitos está con nosotros…”— ¡Incluso cuando parece que nadie está ayudando!

 

La más grandiosa y final ayuda, la ayuda duradera y permanente, ¡es la resurrección!

 

“…el Dios de Jacob es nuestro refugio. Selah.” (Verso 7).

 

Ahora veamos unos versos muy importantes. Pensemos en esto con respecto a la Iglesia, porque somos el Israel espiritual. Piense en esto conforme a usted, porque Dios lo ama y se deleita en usted.

 

Isaías 41:8: “Pero tú, Israel… [Ponga su nombre aquí, o piense en la Iglesia]… eres mí Siervo, Jacob, a quien Yo he escogido…”

 

Nosotros somos los llamados, escogidos y fieles; ¡escogido significa seleccionado! Dios nos ha seleccionado; a todos los santos sobre todas las personas en el mundo. ¡Piensen en ello!

 

“…la semilla de Abraham, Mi amigo.” (Verso 8). SI usted es de Cristo, entonces usted es parte de la semilla de Abraham, ¡y heredero conforme a la promesa!

 

Verso 9: “Quien tomé de los confines de la tierra, y te he llamado desde sus partes más remotas. Y yo dije: ‘Tu eres Mi siervo; Yo te he escogido y no te he rechazado.’”

 

Eso es importante de entender. Cuando usted tiene una prueba que es difícil de manejar, Dios no lo rechaza.

 

Verso 10: “No temas; pues Yo estoy contigo…”

 

Eso es muy importante de entender porque Dios siempre está con nosotros con Su Espíritu:

·            El Espíritu de Cristo en nuestra mente

·            Por la mente de Cristo

·            El engendramiento del Padre

 

¡Para ser sus hijos e hijas! “…Yo estoy contigo…” ¿Qué es lo que dice en Juan 14? ¡El Padre y el Hijo harán Su morada o su habitación en nosotros! ¡Vaya que eso es estar con nosotros!

 

“…no desmayes… [No se desanimen]… porque Yo soy tu Dios. Te fortaleceré; sí, Yo te ayudaré; sí, te sostendré con la diestra de Mi justicia.” (Verso 10). ¡Miren cuán fuertes son estas palabras!

 

Verso 11: “He aquí que todos los que se enfurecieron contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada. Y aquellos que luchan contra ti perecerán. Los buscarás y no los hallarás; los hombres en guerra contra ti serán como nada, y como cosa que no es. Porque Yo, el SEÑOR tu Dios, sostendré de tu mano derecha… [¿Cuántas veces hemos leído esto?]… diciéndote: ‘No temas; Yo te ayudaré.’” (Versos 11-13).

 

Piense acerca de todas las circunstancias que usted ha atravesado, por el tiempo que sea que usted ha estado en la Iglesia. Miren lo que Dios dice que Él hará:

 

·            Él lo ayudará

·            Él nos ayudará a todos

 

Verso 14: ““No temas, gusano de Jacob y hombres de Israel; Yo te ayudaré,” dice el SEÑOR y tu Redentor, el Santo de Israel.””

 

Isaías 44:6: “Así dice el SEÑOR…” ¡Cuando Dios dice algo, entonces eso sucederá! Cada palabra de Dios es como una promesa:

 

·            Para bendición si amamos a Dios

·            Para maldición si vamos en contra de Dios

 

¡Y sucederá!

 

“…el Rey de Israel, y Su Redentor el SEÑOR de los ejércitos, ‘YO SOY EL PRIMERO, Y YO SOY EL ULTIMO…’” (Verso 6).

 

Eso es lo que Jesús dijo en Apocalipsis 1; ¡Yo Soy el Primero y el Último, el Principio y el Final, el Alfa y Omega!

 

“…y aparte de Mi no hay Dios. ¿Y quién, como Yo, llamará, y lo declarará y lo colocará en orden para Mí…?” (Versos 6-7).

 

Él ha hecho todo durante la historia de la humanidad.

 

·            ¿No es maravilloso que tengamos la Palabra de Dios?

·            ¿No es una cosa grandiosa que la Biblia sea el libro que más se ha traducido en el mundo?

 

Con todas las Biblias digitales, y todo el material digital que hay disponible—más lo que está impreso, más lo que se encuentra en audio— ¡Existe más conocimiento de Dios que nunca antes! Sin embargo, también existe más conocimiento de Satanás el diablo y sus caminos que nunca antes.

 

Verso 7: “¿Y quién, como Yo, llamará, y lo declarará y lo colocará en orden para Mí, desde que nombré al pueblo antiguo?... [Él lo ha hecho desde el principio]… Y las cosas que vienen, y vendrán…”

 

¡Todas las profecías en la Biblia acerca del tiempo del fin van a suceder!

 

“…y vendrán, declárenlas a nosotros. No teman, ni estén asustados; ¿no les he dicho desde ese tiempo; lo he declarado? Entonces ustedes son Mis testigos…” (Versos 7-8) Eso es lo que somos, testigos de Dios:

 

·            Por lo que creemos

·            Por lo que enseñamos

·            Cómo actuamos

 

§    Dios está sosteniendo nuestra mano derecha

§    Dios nos está guiando

 

¡Esa es la historia completa de la Fiesta de Panes Sin Levadura! Especialmente del último día.

 

“… ¿Hay Dios aparte de Mí? Sí, no hay otra Roca, no conozco ni una.” (Verso 8).

 

Isaías 12 es el capítulo más corto en Isaías. Veamos qué es lo que nos dice. La Palabra de Dios es para:

·            Ayudarnos

·            Inspirarnos

·            Animarnos

·            Cambiarnos

·            Convertirnos

·            Guiarnos

·            Ayudarnos a pensar como Dios

¡Eso es algo asombroso! Piensen en cómo es eso. ¡Veremos que la cosa más grande de donde sacamos levadura es de la mente!

 

Isaías 12:1: “Y en ese día dirás, “Te daré gracias Oh SEÑOR; aunque estuviste enojado conmigo, Tu ira es apartada, y me confortas.””

 

Vendrá un tiempo en el que las pruebas se terminarán. Por supuesto, esa es la resurrección. Con respecto a los problemas con los cuales tenemos que lidiar y la corrección que Dios nos da, Su enojo se apartará.

 

Verso 2: “He aquí, Dios es mi salvación; confiaré y no temeré; porque el SEÑOR Dios es mi fuerza y mi canción; Él se ha convertido en mi salvación.””

 

¡Maravilloso! ¡Miren cómo necesitamos ver hacia Dios en todo! Ese es el propósito del Séptimo Día de Panes Sin Levadura.

 

Verso 4: “Y en ese día dirás, “¡Alaben al SEÑOR! Invoquen Su nombre; declaren Sus hechos entre los pueblos, hagan mención que Su nombre es exaltado. Canten al SEÑOR; porque Él ha hecho gloriosamente; esto es conocido en toda la tierra… [Aún no, pero lo será]… Exclama y grita, Oh habitante de Zión; porque grande es el Santo de Israel en medio tuyo.”” (Versos 4-6).

 

¡Eso es algo absoluto! Grande es Dios. ¡Y piensen en todo lo que Él va a hacer! Entendamos esto:

·            Dios va a pelear por nosotros

·            Dios estará con nosotros

·            Dios nos mostrará y nos enseñará

 

¡Nosotros tenemos nuestra parte, Dios tiene Su parte! Es por eso que dejamos que la Palabra de Dios os diga qué es lo que Él quiere que aprendamos en Sus días, de acuerdo a Su Palabra y Verdad. Aquí está cómo es que Dios va a pelear por nosotros:

 

Salmos 35:1: “Contiende, Oh SEÑOR, con aquellos que contienden contra mí; pelea contra aquellos que pelean contra mí. Toma escudo y broquel, y Levántate en mi ayuda.” (Versos 1-2).

 

¡Sí, ciertamente! Dios es nuestra ayuda como ya hemos visto.

 

Verso 3: “También saca la lanza y la adarga contra aquellos que me persiguen; dile a mi alma, “Yo soy tu salvación.””

 

·            Nadie más puede salvar

·            Nada más puede hacerlo

·            ¡Sólo Dios!

 

Sea lo que sea que necesitemos hacer, ¡Dios se va a encargar de ello!

 

Hebreos 12—nosotros tenemos que hacer nuestra parte:

·            En cómo tenemos que pelear contra el pecado

·            En cómo debemos de confiar en Cristo

 

¡Es de verdad una cosa maravillosa! Aquí vemos cómo es que debemos de seguir caminando después de este Séptimo Día de Panes Sin Levadura:

 

Hebreos 12:1: “Por tanto, dado que estamos rodeados por tan gran multitud de testigos… [Toda la Palabra de Dios]… dejemos a un lado todo peso… [Suéltelo, ya no lo cargue]… y el pecado que tan fácilmente nos atrapa… [Sí que lo hace]… y corramos la carrera puesta delante nuestro con resistencia, teniendo nuestras mentes fijas en Jesús, el Iniciador y Terminador de nuestra fe; Quien por el gozo que tenía delante de Él resistió la cruz, aunque despreció la vergüenza, y se ha sentado a la mano derecha del trono de Dios.” (Versos 1-2).

 

Verso 3: “Ahora, mediten profundamente en Él… [Esto implica pensamiento, meditación y vivir experiencias]… Quien resistió tan gran hostilidad de pecadores contra Sí mismo para que no lleguen a estar cansados y desmayen en sus mentes. Ustedes aún no han resistido al punto de perder sangre en su lucha contra el pecado. Y ya han olvidado la amonestación que Él les dirige como a hijos: “Hijo Mío, no desprecies el castigo del Señor, ni te canses de ser reprobado por Él; porque a quien el Señor ama castiga, y disciplina severamente a cada hijo a quien Él recibe.” Si soportan castigo, Dios está tratando con ustedes como un Padre con Sus hijos. Porque ¿quién es el hijo a quien el Padre no castiga?” (Versos 3-7).

 

Veamos qué es lo que tenemos que hacer con nuestro corazón y nuestra mente. Las batallas más grandes no son allá afuera, las batallas más grandes son en nuestra mente. Como ya hemos comentado con respecto a la renovación y transformación de nuestra mente.

·            Veamos qué es lo que necesitamos hacer

·            Veamos cómo es que lo debemos de hacer

·            Veamos la manera en la que está siendo hecho

Para que podamos:

·            Cambiar

·            Crecer

·            Vencer

·            Tener a Dios peleando nuestras batallas por nosotros

·            Ser limpiados

·            Ser traídos a Dios

·            Estar cerca de Dios, para que:

 

§    Él pueda sostener nuestra mano derecha

§    Él pueda pelear nuestras batallas por nosotros

 

¡Pero la batalla que nosotros tenemos que pelear está justo en nuestra mente!

Vayamos a ver lo que escribió el apóstol Pablo. Recuerden que cuando leímos Romanos 7, incluso siendo un apóstol por más de 20 años, ¡Pablo estaba aún peleando el pecado que tenía dentro de él! ¡Pablo estaba aún luchando!

 

¿Cómo es eso posible? Aun así, sabemos—que a través de Cristo— ¡Podemos vencer!

 

2-Corintios 10:3: “Porque aunque caminamos en la carne, no guerreamos de acuerdo a la carne.”

¡Ninguna clase de psicología o forma de pensar humana puede ayudarle a vencer espiritualmente!

Verso 4: “Porque las armas de nuestra guerra no son carnales, sino poderosas a través de Dios para el derrocamiento de fortalezas—aquellas que están en nuestra mente:

·            En nuestras memorias

·            Nuestros pecados

·            Nuestras transgresiones

Todas las cosas que hemos hecho, que han sido registradas en nuestra mente, ¡Y que necesitamos limpiar!’ Así es como Dios lo hace:

·            Limpiando nuestro corazón

·            Limpiando nuestra mente

·            Guiándonos hacia lo que necesitamos hacer

Esto es lo que debemos hacer, y se requiere de dominio propio con el Espíritu de Dios para poder llevarlo a cabo:

Verso 5: “Echando abajo vanas imaginaciones, y toda cosa alta que se exalta a sí misma contra el conocimiento de Dios…” –que es la verdad de Dios, ¡la Palabra de Dios!

Una de los pecados más grandes tanto de hombres como mujeres, es el pensar que pueden añadir a la Palabra de Dios y mejorarla—¡pero no pueden!

“…y trayendo a cautividad todo pensamiento a la obediencia de Cristo” (verso 5). ¡Eso se logra con el Espíritu de Dios!

No siendo como los hijos de Israel quienes acusaron a Dios. No siendo como quienes no producen fruto y se estancan en las preocupaciones del mundo; como quienes no tienen raíz, sino “…trayendo a cautividad todo pensamiento a la obediencia de Cristo.” ¡Teniendo control mental por elección en la parte interna de nuestra mente a través del Espíritu de Dios!

¡Todo pensamiento! Es algo en lo que debemos de estar pensando día a día. 

·            Por eso debe haber arrepentimiento todos los días

·            Por eso debe haber perdón todos los días

·            Por eso Dios es misericordioso y buenos con nosotros todos los días

Si estamos trayendo cada pensamiento a la obediencia de Cristo:

Verso 6: “Y teniendo una disposición para vengar toda desobediencia, cuando su obediencia haya sido cumplida.”

¡Nuestra obediencia es cumplida con la Palabra de Dios! Veamos de qué manera, porque sabemos que el Espíritu Santo es comparado con agua.

En Efesios 5 – Pablo está hablando sobre la Iglesia, y de cómo Cristo está ahí para ayudarnos siempre. El Espíritu Santo está en nosotros para ayudarnos; Dios el Padre y Jesucristo.

Efesios 5:26: “Para poder santificarla… [a la Iglesia y a cada uno individualmente] … habiéndola limpiado con el lavado del agua por la Palabra.”

Con el Espíritu de Dios, que es el agua, y la Palabra de Dios se limpian nuestras mentes y nos ayuda a traer todo pensamiento cautivo para rendirnos voluntariamente a Dios en todos los aspectos, y así podamos entender la Verdad de Dios.

Verso 27—conectemos esto con Juan 17: “Para poder presentarla a Sí mismo como la iglesia gloriosa, no teniendo mancha o arruga, o ninguna de esas cosas; sino que pudiera ser santa y sin culpa.”

Cuando vemos las cosas desde esta perspectiva, entendemos que con la ayuda de Dios seremos capaces pasar por las cosas que tengamos que pasar.

·            Aquí está lo que necesitamos entender

·            Aquí está lo que necesitamos tener en cuenta

·            Aquí está la forma en la que debemos de ver las cosas

Para que podamos:

·            Crecer, cambiar, y vencer

·            Ser limpiados con el agua por la Palabra

·            Traer todo pensamiento cautivo

¡A través del poder de Dios! ¡Ese es el objetivo espiritual en nuestra mente, en nuestro corazón y en nuestros pensamientos!

Recuerden que independientemente de lo que venga, Romanos 8:28 dice: “Y sabemos… [esto es lo que necesitamos recordar y tener en mente] …que todas las cosas… [toda y cada una] …trabajan juntas para el bien…”

Aun cuando hacemos cosas que no están bien, pero nos arrepentimos y aprendemos la lección… esas cosas trabajan para bien por el arrepentimiento.

“…de aquellos que aman a Dios… [con todo el corazón, mente, alma, fuerza y ser] …para aquellos que son llamados de acuerdo a Su propósito” (verso 28). Sí, ¡y aquellos quienes son escogidos!

Verso 29: “Porque aquellos a quienes Él conoció de antemano, también predestinó para ser conformados a la imagen de Su propio Hijo, para que Él pudiera ser el primogénito entre muchos hermanos.”

¡Dios quiere terminar un trabajo en cada uno de nosotros! Pero debemos estar dispuestos y listos para ello.

Verso 30: “Entonces a quienes Él predestinó, a éstos también llamó; y a quienes Él llamó, a éstos también justificó… [reconciliándolos con Dios] …y a quienes Él justificó, a éstos también glorificó.” ¡Un presente perfecto de un acontecimiento futuro! ¡Vamos a ser glorificados!

¿Qué más podemos decir acera de esto? ¡Por eso es que este día es tan grandioso! Imaginen lo que los hijos de Israel deben haber pensado una vez que cruzaron el Mar Rojo. Todos los egipcios batallando y muriendo, y al agua cayendo sobre ellos por causa del poder de Dios.

Verso 31[corrección de transcripción]: “¿Qué diremos entonces a estas cosas? Si Dios es por nosotros…[lo cual es cierto] …¿quién puede estar contra nosotros?” ¡Nada en lo absoluto!

Verso 32: “Quien no escatimó incluso a Su propio Hijo, sino que renunció a Él por todos nosotros, ¿cómo no nos otorgará también todas las cosas con Él?” ¡Qué afirmación!

Verso 33: “¿Quién traerá una acusación contra el elegido de Dios? Dios es Aquel que justifica. ¿Quién es aquel que condena? Es Cristo Quien murió, más aún, Quien es alzado de nuevo, Quien está incluso ahora a la mano derecha de Dios, y Quien está también haciendo intercesión por nosotros.” (versos 33-34). ¡Personalmente y a través del poder del Espíritu Santo!

Verso 35: “¿Qué nos separará del amor de Cristo?...”

¿Qué hay que pueda separarnos de Su amor? ¡Es por eso que tenemos que pasar las cosas que Dios permite en nuestras vidas! Para que aprendamos a:

·            Confiar en Dios

·            Creer en Dios

·            Aferrarnos a Dios

·            Arrepentirnos hacia Dios

¡De todas estas cosas! ¡Porque NADA puede separarnos!

“…¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?” (verso 35).

Vean todas las diferentes circunstancias que han tenido que pasar los santos a través de la historia. Piénsenlo, ellos enfrentaron cada una de estas cosas y fueron victoriosos porque:

·            Creyeron a Dios

·            Confiaron en Dios

Verso 36: “En consecuencia, está escrito, ‘Por amor a Ti estamos muertos todo el día; somos contados como ovejas para la masacre.’” Pero en todas estas cosas…” (versos 36-37).

No vemos las cosas desde el punto de vista humanos, veámoslas desde el punto de vista de Dios.

“…somos más que conquistadores a través de Quien nos amó.” (verso 37).

Aquí está la persuasión con la cual el Apóstol Pablo pasó todas las cosas que padeció. Y en una oportunidad lean las cosas que pasó (1-Cor 6; 11); todas las dificultades y el sufrimiento.

Verso 38: “Porque estoy persuadido que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni poderes, ni cosas presentes, ni cosas por venir, Ni altura, ni profundidad, ni cualquier otra cosa creada, será capaz… [es decir, no tendrá el poder] …de separarnos del amor de Dios, el cual es en Cristo Jesús nuestro Señor.” (versos 38-39).

Así que, ahí está hermanos. ¡Este es el significado del último día de la Fiesta de Panes de Panes Sin Levadura! Así que, vayamos hacia adelante como Dios ha dicho!

 

Referencias Bíblicas:

 

1)          Levítico 23:6-9

2)          2 Corintios 9:6-8

3)          Números 33:1-4

4)          Éxodo 14:3-28

5)          Éxodo 15:24-27, 26

6)          Salmo 35:1-10

7)          Salmo 16:1-11

8)          Salmo 17:1-7

9)          Salmo 46:1-3, 5-7

10)       Isaías 41:8-14

11)       Isaías 44:6-8

12)       Isaías 12:1-2, 4-6

13)       Salmo 35:1-3

14)       Hebreos 12:1-7

15)       2 Corintios 10:3-6

16)       Efesios 5:26-27

17)       Romanos 8:28-39

 

Escrituras referenciadas, no citadas:

 

·            Números 33:5-7

·            Efesios 6

·            Juan 14

·            Apocalipsis 1

·            Romanos 7

·            Juan 17

·            1 Corintios 6; 11

 

Copyright 2021—Todos los derechos reservados. Con la excepción de propósitos de revisión, ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida o utilizada en ninguna forma y por ningún medio sin el permiso escrito del propietario de los derechos de autor. Esto incluye fotocopiado o grabaciones mecánicas o electrónicas, así como su uso en dispositivos de almacenamiento y sistemas de recuperación.

 

 

Atrás
Carta de Marzo 2021
Nosotros
 Declaración de Propósito
 Acerca de Nosotros
 Acerca de Fred Coulter
 Nuestra Historia
 ¿Cómo es soportada la obra?
 Calendario de las Fiestas
Nuestros otros sitios
 Truth of God
 Church at Home
 Restoring the Original Bible
 A Faithful Version
 God's Youth (Jóvenes)
Enlaces Externos
 Israel de los Alpes–Los Waldenses
 Historia y Verdad
Nota: Enlaces hechos a otros sitios web no debe interpretarse como una aprobación de todo lo que se ofrece en esas páginas. Sitios que ofrecen excelentes recursos para el estudio y la investigación también pueden incluir material que son contrarios a las creencias de IDCB. Es su responsabilidad ejercer discernimiento cuando acceda a ellos. IDCB no es responsable del contenido de estos enlaces externos.
Iglesia de Dios Cristiana y Bíblica
P.O. Box 831241
San Antonio, TX 78283
© 2021 www.laverdaddeDios.org. Derechos Reservados
Términos de Uso  Donaciones