Génesis

  Éxodo

  Levítico

  Números

  Deuteronomio

  Josué

  Jueces

  I Samuel

  II Samuel

  I Reyes

  II Reyes

  Isaías

  Jeremías

  Ezequiel

  Oseas

  Joel

  Amós

  Abdías

  Jonás

  Miqueas

  Nahúm

  Habacuc

  Sofonías

  Hageo

  Zacarías

  Malaquías

  Salmos

  Proverbios

  Job

  Cantos de Salomón

  Rut

  Lamentaciones

  Eclesiastés

  Ester

  Daniel

  Esdras

  Nehemías

  I Crónicas

  II Crónicas

Volver a Isaías


Isaías 61

1. “El Espíritu del SEÑOR Dios está sobre Mí porque el SEÑOR Me ha ungido para predicar el Evangelio a los pobres, Me ha enviado para vendar al quebrantado de corazón, para proclamar libertad a los cautivos, y la apertura de la prisión a aquellos que están atados;

2. Para predicar el año aceptable del SEÑOR y el día de venganza de nuestro Dios; para consolar a todo el que llora;

3. Para designar a aquellos que lloran en Zion, dándoles belleza por cenizas, el aceite de gozo por llanto, el manto de alabanza por el espíritu de letargo; para que puedan ser llamados árboles de justicia, la plantación del SEÑOR, para que Él pueda ser glorificado.”

4. Y ellos construirán los viejos desechos, levantarán las desolaciones de tiempos anteriores. Y repararán las ciudades desechas, las desolaciones de muchas generaciones.

5. Y extraños se pondrán de pie y alimentarán los rebaños de ustedes, y los hijos del extraño serán sus labradores y sus viñadores.

6. Pero ustedes serán llamados los sacerdotes del SEÑOR; será dicho de ustedes, “Los ministros de nuestro Dios;” comerán las riquezas de los gentiles, y se jactarán en su gloria.

7. Por su vergüenza ustedes tendrán doble; en vez de deshonra ellos se regocijarán en su porción; por tanto en su propia tierra ellos poseerán doble; gozo eterno será suyo.

8. “Porque Yo el SEÑOR amo justicia, odio el robo por ofrenda quemada; y dirigiré su obra en verdad, y haré un pacto eterno con ellos.

9. Y su semilla será conocida entre los gentiles, y sus hijos entre la gente; todo el que los vea los reconocerá, que ellos son la semilla que el SEÑOR ha bendecido.”

10. Me regocijaré grandemente en el SEÑOR, mi alma estará gozosa en mi Dios; porque me ha vestido con vestidos de salvación. Él me cubrió con vestidos de justicia como un novio se adorna a si mismo con ornamentos, y como una novia se adorna a si misma con sus joyas,

11. Porque como la tierra da a luz su brote, y como el jardín hace que lo que es sembrado crezca; así el SEÑOR Dios hará la justicia y la alabanza crecer delante de todas las naciones.

 

Volver a Isaías
  Mateo

  Marcos

  Lucas

  Juan

  Hechos

  Santiago

  I Pedro

  II Pedro

  I Juan

  II Juan

  III Juan

  Judas

  Romanos

  I Corintios

  II Corintios

  Gálatas

  Efesios

  Filipenses

  Colosenses

  I Tesalonicenses

  II Tesalonicenses

  Hebreos

  I Timoteo

  II Timoteo

  Tito

  Filemón

  Apocalipsis

© 2023 www.laVerdaddeDios.org Derechos Reservados